(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "La historia de D. Fernando Colón : en la qual se da particular, y verdadera relacion de la vida, y hechos de el almirante D. Christoval Colón, su padre, y del descubrimiento de las Indias Occidentales, llamadas Nuevo Mundo, que pertenece al serenisimo rei de España,"

— -..--..-^ .___. . 








- : : : .__ _i ^ 











*■ 



LA HISTORIA DE 

D. FERNANDO COLÓ 

EN LA QUAL SE DA PARTICULAR, 

& VERDADERA RELACIÓN DE LA VIDA , Y HECHOS 

DE EL ALMIRANTE 

D. CHRISTOVAL COLÓN 

SU PADRE ¿ Y DEL DESCUBRIMIENTO DE LA§ 

Indias Occidentales , llamadas Nuevo Mundo , que 

pertenece al Sefeníílmo Reide Efpaña, 

QUE t REDUJO DE ESP AMO L EN ITALIANO ALONSO DÉ 
Ülloa i T acra, por no parecer el Original Efpaml , facada del traslado Italiano, 

PROEMÍO DEL AUTOR; 

IENDO Yo Hijo del Almirante D. Chriftoval Có 
lon,fujeto digno de eterna memoria,que defcubrifc 
las Indias Occidentales, i haviendo navegado con 
cl 3 algun tiempo ? parccia que entre las demás cofas¿; 
que he efedro, debia fer vna 3 i la principal, la Vi- 
da, i el prodigiofoDefcubrimiento,que del Nuev» 
Mundo de las Indias hico , no havieudole dado 
tiempo para reducir las Memorias, á Hiílona , los 
afperos, i continuos trabajos, i enfermedades,qüe padeció; i Yo me huvie- 
ra abftenido de eíla emprefa, fabiendo que otros muchos la havian inten-» 
tado; pero leiendo íusObras,hallé lo que regularmente fucede en la maior 
parte de los Hiftoriadorcs , los quales engrandecen, 6 delminuien algunas 
cofas , ó callan lo que juílamente debían eferivir, con gran particularidad; 
por lo qual determine' tomar á mi cargo el empeño , i fatiga de eíla Obra, 
creiendo ferá mejor para mi tolerar , lo que quifiere decirfe contra mi ef- 
tilo , i atrevimiento , que dejar fepultada la verdad , de lo que pertenece a 
fujeto tan claro ; pues puedo confolarme con que fi en efta Obra mia fe 
hallare algún defeclro , no ferá el que padece la maior parte de los Hifto» 
fiadores, que es la poca jé incierta verdad de lo que eferiven ; porque 
©frezco recoger lo que toca á fu Vida , i Hiíloria de los Efcriros, i Car- 
tas , que quedaron del miírno Almirante , i de lo que Yo vi , eílando pre- 
íente : i íi fofpechafe alguno , que añado algo , eílé cierto , que de ef- 
to no podia feguirfeme ninguna vtilidad en la otra Vida i i que (i tuviera 
algún fruto del trabajo mío ? gó9arán de él folamente los Le&ores. 

A G4Pk 







SL 







CJPI7VL0 I, Dt ¡a Patria , Origen i ¿ 
Ntmbre del Almirante Don Cbriftoval 

Colon. 



Orquevna de las principales cofas,que per- 
tenecen ala Hiftoria de todo Hombre ba- 
bio es que fe fepafuPatria, i Origen, por- 



Historia del AlmíR^nu i>b l.as Indias 

Nombres, que fueron pueftos como indicios 
de los efc&os , que havian de fuceder , por 
caufas oculuas , como en lo que pertenece ácj 
Almirante, de quien fué pronofticada la ma- 
ravilla , i novedad , de lo que hico ; porque íi 
atendemos al Sobrenombre común de fus Afeen- 
dientes, diremos que verdaderamente fue Co- 
lombo,6 Paloma,en quanto llevó la Gracia dei 



qiicfuclcn fer mas eftimados los que proceden 
de grandes Ciudades, i Generofos Atendien- 
tes, querían algunos , que Yo me detuviefe i 
ocupafe,en decir,que elAlmir ante defcendia de 
fanfere iluftrc,i que fus Pad lC s,por mala fortu- 
na, havian llegado ala vltima ■ cftrechez , ine- 
cefidad,; que probafc, que defcendian de aqud 
Colón de quien Gorndio Tácito, al principio del 
Libro lz.de fu Obra, dice, que llevó prifionero 
áRomaalReiMitridates;porloqualledioel 
Pueblo Romano la Dignidad Confular , las 
Águilas dclTribunal , ó Tienda Confular i 
querían también , quehiciefen vna larga Re- 
¡adonde aquellos dos Colones, fus Parientes, 
cuiagran Vidoria alcancada contra losVene- 
cianos, deferive Sabtlico como fe dirá en t\Ca- 
pitulo f. figuicnte. . 

Pero Yo meefeusé de eftos afanes, creiendo 
que el Almirante fué elegido por Nueftto Se- 
ñoreara vna cofa tan grande, como laque : ru- 
co, i porque havia de fer verdadero Apoftol, 
como lo fué en cfefto , quifoque en eftecafo 
imitafe álos otros,á los quales, para publicar 
fu Nombre, eligió en las Orillas, i en el Mar, i 
no en los Palacios,! en las Grandevas; i aunque 
imitafe almifmo Chrifto,qucfiendo fus Afeen- 
dientes déla Real Sangre de Jerufalen , fue fu 
voluntad , que fus Padres fuefen menos cono- 
cidos: De modo ,quanto fué fu perfona apropo- 
fito, i adornada detodoaquello,que convenía 
pararan gran hecho , tanto menos conocido, i 
cierto quifo que fuefe fu Origen,! Patria ; i cafi 
algunos , que de cierta nunei a quieren obfeu- 
recer fu tama, dicen que fué de Herví i Otros de 
Cngureo ; Otros de Bugiafco , Lugarcillos pc- 
queños 5 cerca de Genova, i limados en fuRibe- 
ra; Otros, que quieren exaltarle mas , dicen 
era de Saona , i otros Ginovh ,i algunos tan 
bien faltando mas fobre el Viento , le hacen 
natural de Placsmh , donde ai perfon»s muí 
honradas de fu Familia,! fepulturas,con Armas, 
i Epitafios de los Colombos,que afi fué el Ape- 
llido de que vfaban fusMaiorcsjbicn que elAl- 
mir ante, conforme á la Patria , donde fué á vi- 
vir,i á empegar fu nuevo eftado, tímó el voca- 
blo, para conformarle con el antiguo , i diftin- 
guir los que procedieron de él, de los demás, 
que eran Parientes Coratcrales, i afi fe llamó 
Colón : cfta confideracion me mueve a creer, 
que afi como la maior parte de fus cofas fueron 
obradas por algún raifterio, afi enlo que toca 
á, la variedad de femejante Nombre, i Sobre- 
nombre, no deja de haver algún miílerio. 
Podríamos traer pata cxcmplo jpuchqji 



Efpiritu Santo al Nuevo Mundo,quedefcubrió; 
moftrandofe como en el Bautifmo de San Juan 
Bauptifta,el Efpiritu Santo ,en figura dePalo- 
ma,manifeftando,quc era el Hijo amado de 
Dios,que no era allí conocido, porque fobre 
las Aguas del Occeano, llevó como la Paloma. 
de Noe, el Ramo de Oliva, i el Aceite del Bau- 
tifmo; por la vnion , i paz , que debian tener, 
aquellas Gentes, con la íglefia, que eftaban en- 
cerradas en el Arca de las Tinieblas, i la con- 
fufion;iconfiguientemente,fon mui apropofito 
áel Sobrenombre de Colón,que volvió a reno- 
var, que en Griego , fignifica Miembro , para 
que fiendo el propio fuio Chriftoval , fefupiefe 
dequíeneramiembro,eftocs ,deChrifto , de 
quien haviade fer embiado ala fallid de aque- 
llas Gentes;ifi queremos reducirle ala prontun 
ciacion Latina, «^ \ Chriftcpborus Coloms , i dire- 
mos , que como fe dice, que San Chriftoval tu- 
vo aquel Nombre , porque pafaba a Chtifta 
por la profundidad de las Aguas,contanto pe- 
ligro, de que fué llamado Chr iftoval,quc afi co- 
mo llevaba, i conducía las Gentes , que ningu- 
no fe atrevía ápafar,del mifmo modo el Almi- 
rante, que fué Cbrifiophorus Coloms, pidiendo 
áChriílofu aiuda,ique le favoreciefe en aquel 
peligro de fu Viaje, pasócl,i fus Miniftros,pa- 
ra que hiciefen á las Gentes Indias , Colonos , i 
Habitadores de la Iglefia Triunfante de losCie- 
los ; pues es de creer, que muchas Almas, de que 
imaginaba Satanás apoderar fe , faltando quien 
las pafafe por el Agua del Bautifmo, fueron he- 
chas por él , Colonas del Cielo, i Habitadores 
de la Gloria Eterna del Paraifo. 

CAP. II. Délos Padres del Almirante, i fu con» 
dicion,ila Relación falfa.de cierto Autor .llama- 
do Jufiiniano Jobrt lasexercicsos ,que tenia 
ante que fuefe Almirante. 

jEjando aora la Etimología, ó Deriva-' 
cion, i la lignificación del Almirante, i 
volviendo á las calidades, i perfonas de 
fus Progenitores , digo , que aunque fueron 
mui buenos en virtud, haviendolos reducido* 
gran pobreca, i neccíidad, las Guerras, i Van- 
dos de Lombardia, no hallo el modo con que 
vivieron, i habitaron, aunque el mifmo Almi- 
rante diga en vna Carta fuia, que fu comercio, 
i el de fus Maiores fiempre fué por Mar : i para 
certificarme mejor de efto,pafandoYo porCu- 
gureo , procuré informarme de dosHermanos 
Colombos, que eran los mas Ricos de aquel 
Caftillo, i fe decía , eran algo parientes fuios j 

pero 



. V.- ISXM^ 




* -• ■ • w 



Djn Christov á'i* Colón. 



pero porque el mas 111350 pafaba iá ck cien 
años, u3 futieron darme nD;icia de eít) , ni 
creo, que por cita ocafion nss quede meioi 
gloria del proceder de fu fa ; igtej pues tengo 
por mejor, que tengamos coda la gloria de la 
perfona del Almtrante,que andar inquiriendo, 
fi fu Padre fué Mercader, ó Calador de Bola-* 
teria , puefto que de perfonas de femej antes 
ejercicios, ai mil cada dia en todos los Luga- 
res, cnia memoria, entre los propios Veci^. 
nos, i Parientes, perece el tercero dia, fin que 
fe pueda averiguar , defpues ü vivieron ; por 
lo qual eftimo, que me puede iluítrar menos 
la calidad , i Noblega , que proviene de los 
Abuelos, que la que tengo , por fe: hijo de fe- 
mejante Padre; demás , que por los claros , é 
infignes hechos fuios , no tuvo necefidad de 
las Riquezas de fus Predecefores , las quales, 
como también la pobrera, no fon ruedas de 
la virtud,finO de la fortuna: á lo menos por fu 
famofo nombre , i valor, debía fer tratado de 
los Efcritores , fin incluirle en Artes Mecani* 
cos,6 EjerciciosManuales, lo qual alguno qui- 
fo afirmar , fundado en lo que eferive cierto 
Agitflin Jujiiniano , en vna Coronica fuia , lo 
qual no negaré, fino procuraré bufear térmi- 
nos , i modos para probar lo contrario con 
Teílimonios Auténticos ,dado calo, que para 
claridad, i verificación de vna cofa, que iá fal- 
ta de la memoria de los hombres, ni debe darfe 
fe, ni es Evangelio, lo que Jujlinianu eferive, 
ni tampoco debería creerfe , que Yo dijefe $ que 
havian entendido otros millo contrario ; ni 
quiero moftrar.fu falfedad , con las Hiltodas, 
que otros han eferito de Don Chriftoval Co* 
Ion, fino es con lo que el mifmo Autor dejó ef- 
erito , convenciéndole con fu mifmo Teftimo- 
nio ; pues fe verifica en él el probervio , que 
dice, Mendacem opportet eje numorim ; efto es, 
que el mentirofo debe tener memoria ; pues 
fino , como Loco, contradirá á lo que antes de- 
jadicho, i afirmado, comohico Juftiniano en 
efte cafo , -diciendo en vna comparación de las 
quatro Lenguas , fobie elPfalterio ,en aquel 
verfo,/« omnem tsrrarn exivit t foftus eorum ,las 
palabras figuientes. 

Efte Chriftoval Colón, haviendo adquirido 
en fus tiernos años, los principios de las letras, 
íiendoiáde edadadulta,fe dio al Arte de Na-*- 
vegar, i pasó á Lisboa , en Portugal , donde 
aprendió la Cofmografia , que le en Teñó vn 
hermano ,íuio , que hacia Cartas de Marear en 
aquel Puerto, con lo qual, i con lo querac,ona^ 
ba, con los que iban á San Jorge de la Mina 
de Portugal, en África, i con lo que havia eftu- 
diado en los Cofmografos, imaginó poder ir á 
las Tierras, que defeubrió. Eftas palabras ha- 
cen manifiefto, que no feexercitó en Arte Me- 
cánica, ó Manual; pues dice , que la niñez la 
empleó en aprenderlas Letras; la Juvcntud,en 
)a Navigatoria , i Cofmografia ; i la edad 
figuientc en fus Desabrimientos ¿ dernanera, 



que el mifmo Jujtimano fe convence 'afimifm© 
deHiíioriador fallo, i fe da i conocer ferin-- 
conliderado, parcial, ó maligno Paifano; pues 
hablando de vna perfona feñalada.i que dio tan 
gran honra ala Patria, que el mifmo Juftinia- 
no quifo hacer fe Coi -onifta de él, i Efciitor de 
fu Hiitoria, cafo que los Padres del Almiran- 
te fuefen perfonas viles , era mas honefto , que 
hablafe de fu Origen„con las palabras que vfan 
otros j diciendo : Humili loco ,/eu a. Parentibus* 
pauperibm ortu,i no meter en el Pfalterío las in« 
juriofas palabras, quepufoj repitiéndolas deC* 
pues, en la Coronica con llamarle falfamente Me-: 
caüico;en que aunque no fe contradijefe,Ura-» 
qon mifmamanifeftaba,que vn hombre*, qué 
defde que nació, eftaba trabajando en alguri 
Arle Manual , ú Oficio mecánico , havia de en* 
vejecer en él, para fiíberle perfectamente, i no 
andando en fu mocedad por tantas tierras, co« 
mo anduvo , ni podría aprender las Letras, ni 
tanta Ciencia como el Almirante tuvo, como» 
eftán publicando fus Obras, efpecialmente era 
Jas quatro Ciencias principales, que feapren^ 
den, para hacer loque é'hic;o,qiie fonAítrolo- 
gia, Cofmografia, Geometría, i Navegación» 
Pero no es de maravillar fe , que Juftinia* 
no en efte cafo, que es oculto, noacertafe con 
la verdad; pues en las cofas mas claras de fu 
Dvfcubrimiento , i Navegación, en media oja 
pufo mas de doce mentiras , en el P/a.ierh ; las 
quaies tocaré con brevedad, fin dilatarme en 
refponderla3 , por no interrumpir el hilo -de 
la Hiíroria;pues elcurfode eila,i loqueotros 
efe-iven, comprobará lafalfedad deioquejufü 
iniano eferive. La primera es, que elAlmiran-. 
te fue á Lisboa , a aprender la Cofinografia^ 
que le enfeño vn Hermano fuyo,queeftaba allij 
í lo contrario es cierto; porque el Almirante 
vivía antes en aquella Ciudad, i él enfeño a fu 
Hermano loque fupo. Lafegunda falfedad es, 
que la primera vez que vino á Caftilla , acepra- 
ron los Reyes Católicos , Don Fernando, i 
Doña ifabel , fupropoficion , defpues de fiete 
años, que les fue hecha por el ,reufandola to* 
dos, La tercera j que fue a def cubrir con dos 
Navios ; y todos fiben, que llevó tresCaravé* 
las. Laquarta,que lo primero que defeubrió, 
fue la Isla de la Efpañola, haviendo fido la de 
Guanahani , que llamó San Salvador. La quin- 
ta, que la Efpañolaeftabapob ! ada de Caníbales, 
Indios.que comen carne humana: fiendo verdad 
que fus Moradores eran la mejor gente, i la 
mas civil, que fe halla en aquellas partes. La 
fexta falfedad es, que peleando, tomó a los In- 
dios la primera Canoa, i que vio; i confíalo 
contrario, pues en aquel primer viage notuvo 
guerra con Indio alguno , fino paz , y amiftad 
con todos, hafta que falió de la Efpañola. La 
feptima, que volvió por Canarias, curo viage 
no es propio de labuelta de aquellos Navios. 
La octava , que defde Canaria defpachó vn 
Menfagero á lo.sSerenifim.os ReyesCatholicos: 












■I— 



- 






Historia del Almirante de las India* 

fiendocierto,que no llego á aquelUJIsla, i que ligion,queenlosaiunos,icnrcsar elOficioDi- 
el Menfaeero fue élmifmo. La nona cofa, vino , pudiera fer tenido por Profeso enReh- 
r •. . __ ~.. a ^mUrin mn Anee gion;tan enemigo de juramento , i blasfemia, 

que Yo juro , que jamás le vi echar otro jura* 
mento,que por San Fernando;y quando fe ha- 
llaba mas irritado con alguno,era fu reprehen- 
íion,decirle:Os doiáDios,porque hícifteis ef- 
to, ó dijiíteis aquello; fi alguna vez tenia que 



falfamcnteefcrita, es , que volvió con doce 
Navios á el fegundo viage ; y es claro, que fue- 
ron diez i fíete. La decima mentira es , que 
llegó á la Efpañola en veinte dias; el qual es 
tiempo muy corto , aún para llegar á las 
primeras Islas ; i no fue fino en dos Nie- 
les , y anees de las demás. La once es, 
que al inflante falló de laEfpañola con dos Na- 
vios,quando fue á Cuba; i nadie ignora , que 
fueron tres los que llevó. Ladoceialfedad,que 
dejó \ uíKnianoefcrita, es,que laEfpañola dif- 
ta de Efpañaquatro horas;y el Almirante cuen- 
ta mas de cinco: i para juntar la falfedad trece, 
dice,que el fin Occidental deCubadifta¡feis ho- 



efcrivir,no probaba la pluma,íin eferivir eftas 
palabras,?*/»* cumMana,fi! nobis in via ; y con 
tan buena letra, que bailara para ganar de co- 
mer. 

Dejando otras particularidades, que en el 
contexto de la Hifloria podrían fer eferitas áfu 
tiempo,pafarémosá contar las Ciencias á que 
aplicó en la primera edad : Aprendió lasLe- 



aice.que einn wtuucuwuw ,. * , , r 7 " ,7v r „ v , , i n - 

ras de laEfpañola ; haciendo mas dilatado el tras, i eftudio en Pavia,lo que le bailo para en- 
camino defde la Efpañola a Cuba, que defdeEf- tender los Cofmografos ; a cuia Lección fue 
paña a laEfpañola; de manera, quede lapoca muí aficionado, i por cuio rcfpeto fe entrego 
diligencia, i confufion,que vsó,para informar- también á la Aítrologia,!, Geometría ; porque 
fe i tferivir la verdad de eftas cofas tan claras, tienen eftas Ciencias tal conexión enrre si, que 
fe puede conocer como fe informatiade lo que no puede eftár la vna fin la otra; y aun Ptclomeo 
fnefe mas oculto;de donde procede la contra- tn el principio de fu Cofmograpbte,dice que ningu- 



no puede fer buen Cofmografo , fi también no 
fuere Pintor:Supo también hacer difeños pa- 
ra plantar las Tierras , i fij ir los Cuerpos Cof- 
mograficosenPlano , y Redondo. 

CAP, iy.De los Ejercicios en que fe ocupé el Al* 
mirante antes de venir á E/paña. 

'Eniendo el Almirante conocimiento de 
eftas Ciencias,empecó a atender al Mar^ 
i hacer algunos viages a Levante, y a Po- 
niente;de los quales,i otras muchas cofas de fus 
primeros años, no tengo bailante noticia, por- 
que murió,quando Yo no tenia atrevimiento,© 
pra¿ticaparapreguntarfe!o,por el refpeto de 
como; tibies coala grandeva, i perpetuidad de hijo , ó para habar con mas verdad , porque 
fus hechos maraviilofcs;i afsi pondré fin á efte entonces, como muchacho, me hallaba Yo muí 
Capitulo con lo que eferive en vna Carta al lejosdel penftmiento de efcrivirlo ; pero en 



dicion,quevá obfervada,en loque efenve. 

Pero dei ando efta diferencia, con que íma- 
gino,que he enfadado á los Leftores, Yo íola- 
mente,que por los muchos ertores,i falfeoades, 
que fe hallan en fu Pfalterio, i fe ponen en la 
Hiftoria;la República de Genova, reconocida 
la falfedad de fuseferitos , ha puefto grandes 
penasá los que tuvieren, ó leieten efta Hifto- 
ria; i ha mandado recogerla , en todas partes, 
donde fe hallare, para que por publico Decreto 
fea cautelada , i eftinguida ; por lo qual volve- 
re á mi intento principal,concluiendo conde- 
cir , que el Almirante era hombre de letras, i 
de grandes eíperiencias,i que no galló el tiem- 
po en cofas manuales, ni Artes Mecánicas , in 



>Tp] 



Ama del Serenifsimo Principe D, Juan,quecon 
t?ene eftas palabras: No/vi el primer Almirante dt 
mi Familia: pvnganmc el nombre que quifteren t qut 
alfín y Davrl, Rei mui fabio, guardo Ovejas } y def- 
pues fue hecha Rei de Jerufalém: Tío fot Siervo de 
aquel miftnüSeiior, que pufo aDavidjnefte eHado. 

CAP. III Di ladifpoficion del Cuerpo del Almin 
rante, i de las Ciencias ¡que aprenda, 

FUE elAlmirante hombre de bien formada, 
i mas que mediana eílaturajla cara larga, 
lasmegillas vn poco altas,fin declinar a gordo 
í macilento;lanariz aqu¡iina,losojos blancos, 
i deblanco, de color encendido; en fu mocedad 
tuvo el cabello blondo;pero de treinta años ia 
le tenia blancojen el comer,i beber ,i en el ador- 
no de fu per fona er a mui modefto, i continente; 
afab'een la converfacion con los eftraños,icon 
íes decaía muiagradable,con modeftia , i gra- 
redud-.ívie l*n obfervante de las co'.as de U Rc- 



vna Carta, que eferivió á los Reies Catholicos, 
el año de i f o i . a los quales no podría contar 
fino aquello que fuefe verdad,dice las palabras 
figuientes: Sereniftmos Principes. Entré á navega* 
en el Mar de muí tierna edadj ¡o he continuado ba- 
jía oi ; pues el mifmo Arte inclina , a quien lafigue, 
a defear faberlosfetretos de efte Mundo; Ha pa- 
fan de quarenta los años que le efloi vfando t en todas 
las partes que oife navegan, mis tráficos t iconvefm 
(aciones hanfido con gente Sabia , Latinos , Gtiegesj 
lmliosyMorosj otras diferentes SetJas,iftemprs be 
bailado a Nueftro Señor mui propicio a efte de/e» 
m'm ijefirvibde darme efp'mtu de inteligtnciaihi- 
fome entender mucho de la Navegación: dibme a en- 
tender lo que baflaba de la A/trologia , Geometría, 
i Arifmetica:me dio el animo ingenio fo , i las manos 
hábiles par a pintar la Esfera^ i las Ciudades,Mon- 
teSyRiosJslaSyi todos los Puertos t coolos Sitios con- 
venientes de ella. En efte tiempo he vifte , i eftudia- 
do en vh todas los Libros de Cofmcgrafia , Hifio?. 
riaj FthfofiaJ Gtras Ciencias; de mawra^que Dios 

Nuef- 






Don Chrjstov 

Nuejlro Señor me abrib el entendimiento, con mano 
palpable, par a que To vaia de aqui a las lndias,i me 
pufo gran voluntad en ejecutar lo. Lleno deefte ar- 
diente defeo ¿llegue' a vúefiras dltegas-.todos los que 
entendieron mi emprefa,ia negaban , burlando fe , i 
riendofedeella todas. Las Ciencias que be recibido 
no me aiudaron,ni ¡a autoridad de ellas;porque la 
conjlanciaj la feb falo permaneció en vuejiras AUe- 
fas. Y en otra Carta,que efcrivió á losReies 
Católicos en el MesdeEnerodelañode i49f. 
defdelaEfpañola,contandolas variedades, i 
errores,que fuelen hallar fe en las Derrotas , i 
losPilotages, dice: A m\ me fucedid ¡que el Rei 
Reinal ( que i* le llevb Dios) me embib a Tunez.pa- 
ra tomar la Galeota Fernandina%i baviendo llegado 
cerca de la Isla de San Pedro, en Cerdeña, me dije- 
ronque havia dos Navios, i vna Cafraca con la re- 
ferida Galea c a j por lo qual fe turbo mi Gente t idt* 
termino no pafar adelante, fino dtvolverfe atrás , a 
Marfella,por otro Navio, i mas Gente: To,que cm 
ningún arte podía forcarfu voluntad ¡convine en lo 
que querian;i mudando la punta de la Brújula, hice 
de/plegar lasVelas , fiendo por la tarde ; i el dia fi- 
guients ,alfalir elSol ,nos hallamos dentro del Cabo 
c&Cartagena ¡e/lando todos en concsptofirwe de que 
íbamos a Mnrfella. Aíimifmo, en vna memoria, 
ó anotación^ que higo , moftrando fer habita- 
bles todas las cinco Zonas;probandolo con la 
experiencia de la Navegación , dice: Él año 
de 1477. por Febrero , navegué mas allá 
deTile roo. leguas ; cuia parte Atiftral ,dif- 
ta de la Equinocial 73. grados , i no Ó 3. 
como quieren algunos ; i no eftá fita dentro 
de la Linea , que incluie el Occidente de Pto- 
lomeo, fino es mucho mas Occidental : i los In- 
glefes,principa!mentelos deBriíról,váncon fus 
Mercaderías, á eítalsla,que es can grande como 
Inglaterra : quandoYo fui allá,no eftaba elado 
elMar;aunque las mareas eran tan gruefas , que 
fubian2.6. brazas , i bajaba otro canto. Verdad 
es,que Tile, de quien Ptolomeo hace mención* 
eftá enel fitio donde dicc,i oi fe llamaFrií lauda : 
i masadelante,probando , que la Equinociales 1 
habitable,tambiendice:7of/?«'Uf en la Fort alega 
de Smjorge^de laMina del Rei de Portugal, que ej- 
th debajo de la Equinocial ,ifoi buen teftigo de que no 
es inhavitable ,como quiet en aiguuos ¿ i en el Libro 
del Primer Viage/lice, que v¡b algunas Sirenas en 
la Cofia de la Mmeyuet a, aunque no eran tan /?me- 
jantesd las Mugeres como las pintan. Y en otro lu- 
gar dice:Navegando muchas veces defdeLísbóa 
á Ginea,confideré diligentemente que el grado 
correfpondeen la tierra, á f 6. millas, i dos ter- 
cios: Y mas adelante dice,que en Scio , Isla de 
Archipiélago , vio lacar Almaftiga de alguno* 
arboles :Y en otra parte dice: Pe inte i tres años 
he andado por el Mar,fmfalir déipor tiempo , que 
daba defcontarfe,vi todo el Levante, i el Poniente, i 
al Norte .Inglaterra: He navegado á Guinea;peroen 
ninguna parte he vifio tan buenos Puertos,cemo tVos 
de la Tierra de las indias Y mas adelante firma 
que empegó á navegar de catorce años ¡ i que 



al Gol5n 4 

fíempre figuióel Mar.Y en el Libro delfegundo 
Viagc pone eftas palabras: To me he hallado con 
dos Navios, i he dejado vno en Puerto-Santo , por 
cierta cofa que me ocurrí b, donde fe de tuvo vn dia j i 
llegué h Lisboa,ochodiás antes que él¡porque me erft~ 
btflib vna Tempe fiad % i lientos contrarios del Su~ 
doefle, i U no tavoftño poco Viento^que ts Nordejle, i 
contrario 

De manera,que de eítas autoridades, 6 teftw 
monios,podemos entender, quan experimenta- 
do fuefeel Almirante en las cofas del Mar, i las 
muchas Tierras,iLugares que andu vo, antes qu@ 
fe metiefeen la emprefa de fu Defcubrimicnto. 

CAP. y. De la venida del Almirante a Efpaña t i ti 
que lefucedib en Portugal,d¡ que refultb el defcubri^ 
miento de las Indias, que hico 

EL principio , í caufa de la venida del Álxxúx 
rante á Efpaña,i fer tan dado á las cofas del - 
Mar, fue vn hombre mui feñalado de fi¿ 
Apellido , i Familia, llamado Colombo, mui 
nombrado por Mar, por laArmada que governa¿ 
ba contra los Infieles^ i tambie n la de fu Patria: 
tal erafurama,que efpantaban con fu nombre 
hafta los Niños en la cuna. Es creíble , que efte 
SugetOji fu Armada fuefenmui grandes ; pues 
vna vez apresó con ella quatro Galeras Vene-) 
ciauas gruefis;cuiagrandeca,i fortaleza noferá 
creida,fino de quien las huviefe vifto armadas. 
Llamaron á elle General Colombo el Mogo, £ 
diferencia de otro mas antiguo ,que fue gran 
hombre de Mar. Murco AntonioSabelico ¿ que es 
otro Tifo Livio,denueftros tiempos. Dice enel 
Libro O clavo déla Decada Décima, hablando de 
Colombo elMoc;o,que cerca de los tiempos, en 
que fue elegido Rei de Romanos, Maximilia- 
no, Hijo del Emperador Federico IILembió la 
República de Venecia, por Embajador á Por- 
tugal, á Gerónimo Donato , para que en nom- 
bre de aquella Señoría , diefe gracias al Rei D¿ 
Juan el Segundo, porque havia hecho mante- 
ner, i veftir á toda la Civufma , i Gente de las 
referidas Galeras gruefas, que volvían deFlan^ 
des, aiudando los, para que pudiefen volver á 
Venecia; porque cerca de Lisboa havian fido 
vencidos de Colombo elMogo,Corfario famo- 
fo,que los havia defpojado, i puefto en Tierra; 
de cuia autoridad ^ fiendo de vn hombre tari 
grande como Sxbelico , puede conocerfe la 
pafión del referido JufUniano; pues en fu FÍiftp-i 
ria nohigo menciondeella, paraqueno fefu- 
piefe, que la Familia de los Colombas , no era 
tan obfeura como decia; i fi lo calló por igno- 
rancia, también es digno de repreheníion, por. 
haverfe metido á eferivir Hiftr» 1 iade fuPatria,- 
i omitido, victoria, tan notable, que la acuer- 
dan los Enemigos; pues el Hiíloriador contra- 
rio hace tanto cafo de ella, que afirma, fe 
embiaron al Rei de Portugal, Embajadores, 
como fe ha dicho ; i el mifmo Autor , también 
enel mlfffilo Libro 8. algouiasde.Un.te ? como 

U qu§ 




wm 



mmm 


























. 






Híworia del Almirante dí las Indias 

IsladelaMaderamaior, ladividieronen dos 



que no tuviefe obligación de informar fe del 
defeubrimiento del Almirante : hace mención 
dtJ, fin mezclar las doce mentiras, ia referidas, 
que pufo juftiniano. 

Pero volviendo alpropofito principal, di- 
go , que en tanto que el. Almirante navegaba 
en compañía de Colon el Mcfco , lo qual duró 
mucho tiempo, fucedió, que entendiendo, que 
las dichas quatro Galeras gr nefas Venecianas 
volvían deFlandes , fueron á bnfcarle , i le ha- 
llaron entre L-sboa, i el Cabo de San Vicente, 
que es en Portugal , donde llegados a las ma- . 
nos , pelearon fuertemente ; i fe acercaron de 
modo, que aferraron de ambas partes , con 
tanto odio , i corage , que andaban de vnBa- 
gél en otro , híriendofe , i matandofe , no folo 
con las a. mas -fino con alcancías , i otros fue- 
gos ; de ¡tunera , que haviendo peleado defde 
por la miaña hafta la tarde , muerta , i he- 
rida mucha gente de ambas partes, fe pego 
fuego , entre la Nave del Almirante , i vna Ga- 
lera gruefa V eneciana ; i como eltaban ata- 
cadas con ganchos, i cadenas de hierro, inf- 
ttumentosqae vfan los Hombres de Mar para 
crfte efecto ; no pudo fer focorrida vna,ni otra, 
por lo mezcladas queeftaban , i por elafombro 
d-ei fuego j que en poco tiempo creció tanto, 
que no huvo mas remedío,que echarfe al agua, 
para morir masprefto , i no tolerar el tormen- 
to del fuego j pero Siendo el Almirante gran- 
diíimo nadador, i vien iofe dos leguas , ó poco 
masjdíftantede tierra , tomando vn^Kemo, 
que ie ofreció la fuerte,i aiudandofe del algu- 
nas veces, iotras n,d.mdo,quifoDios (quepara 
roaiores cofas le havia falvado) darle fuerzas 
pata llegar a tierra , aunque tan débil, i traba- 
jado del agua , i fu humé Jad , que tardó mu- 
chos días en vepararfejí porque no eftaba le- 
jos de Lisboa, donde fabía fe hallaban mu- 
chos de fuNacionGenovefa,pasó a laLiudad, 
lomas preftb que pudo , donde haviendole 
conocido fus Paífános , le hicieron tantas cari- 
cias , i tan buena acogida , que pufo cafa , i fe 
casó ; i porque £e portaba con mucha honra, 
I tenia bella prefencia, fin apartarfe de lo ho- 
ncíto , fucedió , que vna Señora , llamada Do- 
lía Felipa Monis , Nob'e , i Cavaílera , en 
eí Convento de todos Santos, donde folia 
el Almirante ir á Mifa , tomó con él tanta con- 
verfacion, i amiftad . que vino a fer fu Muger; 
i por ha ver muerto fu Suegro , llamado Pedro 
Monis Pereftrelo , fe fueron a vivir con fu Sue- 
gra ; la qual viéndole tan aficionado a la Cof- 
mographia , le contó , que fu Marido havia fí- 
elo gran hombre de Mar, i que havia ido con 
ot. os dos Capitanes, i licencia del Rei de Por- 
tugal , á defeubrir Tierra, con pacto , de que 
hechas tres partes , de lo que feganafe, llevafe 
cada vno la filia, por fuertes Con culo acuerdo, 
navegando la buelta de Sudoeftc , llegaron ala 
Isiade la Madera, i Puerto-Santo, que hafta 
entonces no fe havian defeubierto ; i por fer la 



partes , i la tercera fue la Isla de Puerto Santo, 
que caió en fuerte a fu Marido Pereftrelo ; el 
qual tuvo elGoviernode ella hafta que murió, 
Y porque vio la Suegra , que daba mucho guf- 
to al Almirante ,faberfemejantes Navegacio- 
nes , i la Hiftor ia de ellas , le dio las Efcrituras, 
i Cartas de Marear , que havian quedado de fu 
Marido j con lo qual el Almirante fe acaloró 
mas , i fe informo de otros Viages , i Navega- 
ciones , que hacían entonces los Portuguefes á 
la Mina , i a la Cofta de Guinea , teniendo mu- 
cho güilo, i complacencia en tratar con los 
que navegaban aquellas partes;! para decir 
la verdad, Yo no se fi durante efteMatrimonio, 
fue el Almirantea la Mina ,óáGuinea , fegun 
dejo dicho: ilaragonlo requiere ; pero fea 
como quiíiere , como vna cofa depende de 
otra, i o:ra, trae otras la memoria ; citando 
en Portugal , empecó a congeturar , que del 
mifmo modo que los Portugefes navegaron 
tan lejos al Mediodía, podría navegarfe la 
bueltade Occidente, i hallar tierra en aquel 
viage; i para confirmarfe masen efte dictamen, 
empecó de nuevo a ver losAutoees Cofmogra- 
phos,quehivia leído antes, i a coníiderar, 
lasragones Aftrologicas ,que podían corro- 
borar fu intento ; i coníiguientementc notaba 
todos los indicios, deque oía hablar a algunas 
perfonas, i Marineros ,por íl en alguna mane- 
ra .podría aiudarfe de ellos : De todas eftas 
cofas fupo tsn bien valerfe el Almirante, que 
vino a creer por fin duda, que al Occidentede 
Canarias, i de ;as Islas de Cabo- Verde, havia 
muchas Islas, que era polible n avegar a ellas 
idefcubrirlas. Yparaquefe vea de quan débi- 
les argumentos llegó á fabricarfe, ó falir a luz 
vna maquinaran grande; i para fatisfacer á 
muchos, que defean faber diftintamente los 
motivos que tuvo para veniren conocimiento 
de eftas Tierras , i tomar a fu cargo efta empre- 
fa, rere, iré lo que he hallado en fus Efcritos, 
fobre efta materia.. 

CAP. VI. La principal rapn 3 ¿ caufa 
qiw movió al Almirante á creer , que 
podían fer de/cubiertas las 
Indias. 

LLegandoádccirlas caufas,que movieron 
al Almirante á defeubrir las Indias, di- 
go, que fueron tres los fundamentos na- 
turales , la autoridad de los Efcritores, i los 
indicios de los Navegantes: En quanto al pri- 
mero digo , que es racon natural , que el con- 
íideraba , que toda la agua, i ia tierra del Uni- 
verfo , conítituiart, i formaban vna Esfera, que 
podía eftár rodeada de Oriente a Occidente, 
caminando los hombres por ella, hafta llegar 
á citar pies, con pies, vnos con otros } en qual- 

quler 









Don Cheu 

quier parte donde fe hallafen opueftos : Lofe- 
gundo,prefupufo,i reconoció por Autores apro 
bados ,que iá fe havia navegado gran parte de 
efta Esfera, i que para defcubrirla, imanifeftar- 
la toda , no quedaba mas de aquel efpacio, que 
havia al fin Oriental de la India , el qual cono- 
cieron Ttolome , i Marino , hafta quefiguien- 
do la via de Oriente , volviefen por nueftro 
Occidente alas Islas de los Aboces , i de Cabo 
Verde, que era entonces la Tierra mas Occi- 
dental defeubierta : Lo tercero , confideraba, 
que efte eipacio referido, que eftaentre el fin 
Oriental, conocido de Marino , i las dichas 
Islas de Cabo Verde,no podia fer mas de la ter- 
cia parte del Circulo maior de la Esfera ; pues 
iá el dicho Marino havia llegado acia Orien- 
te por i f. horas, ó parte de 14 qiieeftánenla 
redondez del Univerfo , i para llegar á las If- 
las referidas de Cabo Verde , faltaban cerca de 
ocho, porque, ni aun el dicho Marino em- 
pegó íuDefcubrimiento, fino acia Poniente: 
Loquarto,hic;o cuenra,de quehaviendo Mari- 
no eferito en fu Cofnografía , por las if . 
horas, ó partes de laEfphera acia Oliente, aún 
tío havia llegado al fin de la Tierra Oriental , i 
laragonprecifabaá creer, que efte fin, eftuvie- 
fe mas adelante , i consiguientemente quan- 
tomas fe eftendiefe acia Oriente , tanto nv>$ 
vendría á eítár mas cercano por nueftro Occi- 
dente á las Islas de Cabo-Verde : de fuerte que 
fi fue fe Mar, efte efpacio, pudiera navegar fe fá- 
cilmente, en pocos diasúfi fucfeTierra,fedef- 
cubriría mas prefto, por el miílno Occidente, 
porque vendría a eftár cercana alas mifmas If- 
las: Aeítarac/onfe junta lo que dice Strabon 
en el Libro quinto de fu Cofmografia , que 
ninguno ha llegado conEjercito al fin 0,iental 
de la India,el qual afirma Gtejlas, fertangran- 
de,como toda la otra parte de Afia ; i Qnefi- 
er'tto, afirma fer la tercera parte de la Esfe- 
ra i Nearco haver quatromefes de camino, fin 
loqacPÍi»h cuentaenel Libro 6. Capitulo i jAc 
fer la India la tercera parte de la Tierra ; de 
modo,quearguiafer ocafiontal grandeca, de 
eftuviefemostnas Vecinos ánueftraEfpaña por 
Occidente: La quinta confideracion, que decia 
creer,mas,que aquelefpacio fue fe pequeño, era 
la opinión de Alfragano , i los que le figuen, 
que pone la redondez de h Tierra , mucho 
menor, que losdemis Autores, i Cofmogra- 
fos , no atribuiendo á cadalado de ella , mas 
que f 6 Millas,i dostercios,de cuiaopinion in- 
fería, que fiendo pequeña toda h Esfera, havia 
de fer por fuerza pequeño el Efpacio.queMír/- 
ko dejaba por defeonocido , i en poco tiem- 
po navegado; de que infería afimifino , que 
pues aun todavía no eftabadefcubierto el fin 
Oriental de la India, feria aquel fin el que efta 
cerca de los otros por Occidente > i por efta 
racon podrían llamarfe juftamentc Indias las 
Tierras, que defcubriefen , en lo qual fe vé 
quan defvariadamente Maefe Rodrigo > Ar- 



stoval Colón * 

cediano, que fué en Sevilla, i algunos Sequa^ 
ees fuios,reprehendianal Almirante, dicíen- 
doque no debían llamarlas Indias, porque no 
fon Indios, dado que el Almirante, ñolas lla- 
mó Indias , porque fuefen viftas, i defeu- 
biertas por otros, fino porque eran la parte de 
U India, allende e!Ganges ¿ a la qual ningún 
Cofmografo, fcñaló ¡os términos á fus Con** 
fines con otra Tierra , ó Provincia , fino 
con el Occeano,i por fer efta Tierra la Orien* 
tal de la India , no conocida , i porque no te- 
nían nombre particular , las dio el nombre del 
Paismui cercano , llamando las Indias Occi-¡ 
dentales , maíormente porque fabia fer á todos 
notorio, quan Rica, i farriofafuefe la Indias 
por io qtial quifo combidar con efte nombre á 
los Reíes Católicos , que eftaban dudofos de 
fuempreía j diciendo , que iba á defeu-* 
brir lasIndias,por la Via de Occidente : i e&> 
to fué lo que le movió á defear el partí* 
. do del Reí de Caftilla 3 mas que el de otro 
Principe. 

CATlfVLOVII.La fegunda caufd; 

que movió al Almirante a dejcubrtr las 

Indias. 

EL fegundofundamento,que dio animo al 
Almirante para laEmprefa referida, i por 
qué pueden llamarfe Indias, las Tierras, 
quedefeubrió , fué la autoridad de muchos 
hombres Doctos, que dijeron, que defde el fiti 
Occidental de África , i Efpaña, podia nave* 
garfe por el Occidente hafta el fin Orídental 
de ia India , i que no era muí gran Mar el que 
eftaba en medio , como afirma Anfloteles en 
el Libro t. del Cielo , i el Mundo , don Je dice, 
que defde las Indias, fe puede pafar a Cádiz 
en pocos dias ,1o qual también prueba Aver- 
roes fobre el rnifmo Lugar , i Séneca en los 
Naturales , Libro i. teniendo por nada loque 
en efte Mundo fe aprende, r'efpectj de lo que 
fe adquiere en laorraVida, dice , que defde 
las vltimas partes de Efpaña, pudiera pafar vrt 
Navio, á los InJios,cn pocosdias,con Vien»; 
tos, i ficomo algunosquieren, híc_o efte Sc-¿ 
ñeca ¡as Tragedias , podemos decir, que á efte 
propofito dixo , en el Coro de la Tragedia de 
Medea. 

Venitnt ann'ts 
Sécula fer is, quibus Occeams s 
Vincula rerum laxet % Z3 ingens 
Paíeat tellus y tipbisque nevos 
Detégat orbes, nec fií Terris 
Pítima Tbule. 

Que quiere decir,en los vltimosaños vendiátí 
íig'os , en que el Occeano aflojará las ligadu- 
ras, i cadenas de las cofas , ifedefcubrirá vna 
gran Tierra , i otro como Tiphis , defeubrirá 
Nuevos Mundos » i no ferá Thule U vlcima de 

la 






mmm 






HlSLOIUA DEL ALMIRANTE DE LAS INDIAS 

laTierra:lo qual fe tiene por mui cierto haver- 

fe cumplido aoraen la parlona del 4»nuaoK. CAJ tf AM?mh Ff«<>f\or*nt{n y aUlmirantefo- 
£ x trabon,enel primer Libro de fu Colmo ff apata, ^ Defcubrmitnndt ¡as Indias. 
d¡¿- que el Occcaoo circuncida toda la 1 ier- 
ra 'i que al Oriente baña la India ,i al Oc- DON CHRÍSTO VAL COLÓN PABLO 
ciJcnre^rpana.iWtauritana^quehnoloim- F{R&o , Salud 

pidiefe la grandega de Atlántico , pudicrana- 



Tierrá ,i queíaanchura,üewnc<.Lc «y ~«w« gunos días haávn Amigo tn 

te es défdeía India , á Cádiz : Et mifmo en el SerenirimoReide p ortU g a l, a ntesdelasGuer. 

Capitulo XI. Libro ¡exto ,¿ Soítno en el La- rasde C aftilla,enrefpuefta de otra , queme ef- 

pitulo 48. de las cofas memorables del Mundo, cúv[ó de orden de fu Alcc g a , fobre e\ cafo ren 

d icen , que defde las Islas Gorgoneas , que íe ferido . . Q$ embio Qtra Carca de Marear,feme- 

c'rcc fer las de Cabo Verde, ai quarenta días íantea laque Yo leembie ,conUsqualesquc-| 

de nave ;aciotí,por el Mar Atlántico, haíta las da íacisfecho lo que pe dis : LaCopiade la 

Islas Hdperides, las qualestuvo por cierto el Caru mia es efta> 

A'mirame, que fuefen las de las Indias. J Fernando Martínez , Canónigo de Lisboa* 

Mano Polo , Veneciano ,i Ju*» de Man- Pauh p.^ SaJud . Muc home agrada faber 

davilaenfmP'tajes , dicen, que pafaron mucho la f am ii¡ ar¡dad>auet eneisconelSeiemfimo ,1 

mas adentro del Oriente , délo que elcriven M agnificentifimoRei,i aunque Yo he tratado 

Jftohmeo, i Marino, i aunque fuceda que no otrasraU chas veces del brevifimoCamino,que 



de laCantt'l.idde laTierrabavuawtj»"» "»?"»- c ion .ódcmoírracion s paraq 
lino t délo s Lugares habitables, iotrosmuebos Ira- p Ueda tomar efte camino,por lo qual fabiendo 
fados , dicen, que la India, i Efpaña, fonveci- Yo moftrarfele con la Esfera en lamano.ha- 
ñas por Occidente ; i en d Capitulo 19. de Ju c j en dole vér,comoe{Uel Mundojfin embargo 
Co/msgraphia , dice ellas palabras: Según los he deterrmnado , par a mas facilidad , i twaior 
Filoíofos , i Plinto.el Occeano,que fe eftien- . inteligencia, nioftear e\ referido Camino en- 
de entre los fines de Efpaña , del Arrica Oc- vna Caru f eme jante a \ as deMarear,i afi felá 



LIU'-llUlj 1 cuín. vi^.-«-¡ . 

Oriente , no tiene mui largo intervalo, 1 e tie- 
ne por mui cieito,quefe pueda navegar de vna 
parte á otr a.en pocos dias,con Viento prolpe- 
ro jP orloqual el principio de la India, .-por 
Oriente/, no puede diaar mucho del hn del 
Africa,por Occidente. 



mano , en la qual vápintadotodoel findelPo- 
niente, tomando defde Irlandia , al Auílro, 
haflael fin de Guinea , con todas las Islas, que 
eíláufituadas en elle Viaje, á cuia frente eftá 
pintado,enderechura,por Poniente, el princi- 
pio de las Indias, con las Islas , i Lugares por 



frica,por Occidente. pío deíasinaus, con jas isias , 1 L.ug4ic¡> pui. 

Eira autoridad ,i otras femejantes de efte Au- dónde podéis andar,i quanto os podríais apar- 

tor, fueron las que movieron mas al Almiran- tar del Polo Artico,por la linea Equinocia! , i 

te para creer , fu imaginación , como tam- p 0r q uanto efpaciojeílo es,con quantas leguas 

bien vnMaeílro Paulo' Fifico , del Maeftro podriaisllegar á aquellos Lugares fertilifimos 

Domingo Florenrin,Contemporaneode1 mil- de Efpeceria , i Piedras Preciofasj i no os ad- 

tóóAlmirante,el qual dio caufaen gran partea miréis de que ¡lame Poniente, al Pais , en que 

que emprendiefe elle Viage ,con masanimo, nace la Efpeceria,que comunmente fe dice na4 

porque íiendo el referidoMaeftroPaulOjAmigo cer en Levante, porque los que navegaren á 

de Fernando Martínez, Canónigo de Lisboa, i Poniente , fiempre hallarán en Poniente los re- 

eferiviendofe Cartas, vno a otro, fobre la na- fétidos Lugares, i los que fueren por Tierra a 

vejación, míe fe hacia alP-üs deGuinea, en LevanteJiempie hallarán en el Levante losdi- 



vegacion, que fe hacia al Pais de Guinea, en Levante,íiempre hallarán en 1 
tiempo del Reí D. A lo ufo de Portugal,! la que c hos Lugares. Las lineas derechas, que eílán á 

lo largo,en dicha Carta, mueftran la diílancia 
que ai defde Poniente a Levante, las oblíquas, 



podía hacerfe en las partes del Occidente,lle 
gó á notici a delA'mirante,que era curiofifimo 
de ellas cofas, i al infante por medio deLoren- 
50'Giraldo, Fiorenrin, que fe hallaba en Lií- 
boa,efctiyió fobre eíloal Maeítro Paulo ,i le 
embio vna Esférula , defeubriendole fu in- 
tento , á qmen el Maeílro Paulo refpondíó 



la que ai defde el Norte ai Medio-dia: Tam- 
bién le pintaba en dicha Carta muchos Luga- 
res, en las partes de las Indias, donde fe podrá 
ir,lucediendo algún cafofortuito,como Vien- 
tos contrarios , ü otro qualquiera ,que no 



ICUL^ ft .1 Lililí. 1 \*l |Vl[l»-".lV laUlU LlILU.MnilU 1 *.ww w v* fc » m* » Vta » , -• ^vv «|MHiv|»tv< H 

lo que fe lígse, traducido de Latin, en nucf- íe efperafc K i defpues , porque quedéis 
tuLengua. P^ e 




Don Christoval Colon. 



plenamente íéfofifiado de rodo , diré 
Jo que he averiguado. Las Islas de que 
hemos hablado , eílán habitadas por 
Mercaderes , que trafican en muchas 
Naciones : fe vé en los Puertos maior 
numero Je Bajeles Eftrangeros , que en 
otra parte del Mundo : De foio el Paer 
to de Zaiton , vno de losmashermo» 
ios , i famofos de Levante .parten co- 
dos los años mas de ciento, cargados 
de Pimienta , fin contar otros , que 
buelven cargados de toda fuerte de em- 
pecerías. Es grande , i poblado e! Pai<; 
tiene muchas Provincias , i muchos 
Reinos del Dominio de vn Principe fo- 
Jojllamado ElGranCa&t , que es lo mif- 
mo qae Rei de los Rúes. Ordinaria- 
mente tiene fu refidencia en el Catay, 
fus Predecefores defeaban tener comer- 
cio, con los Chriftianos , i ha zoo años 
que embiaron Embajadores al Pana, 
pidiéndole MaeHtos,que los inítruiefén 
en ntiefrraFé* pero rio pudieron llegar 
á Roma, i fe vieron preci fados á bo'l- 
verfe, por los embarazos , que hallaron 
€n el camtno.En tiempo del Papa Euge- 
nio IV". vino vn Embajador, que léafe- 
guro el afe£to,que tenían á los Catoli- 
cos^os Principes,! Pueblos de fu País; 
eftuveconél largo tiempo: me habió de 
la magnificencia de fu Rei , de los 
grandes Rios, que havia en fu Tierra, 
i que fe vian zoo Ciudades, con Puen- 
tes de Marmol , fabricadas fobre las 
Riberas de vn Rio folo. El País es be- 
llo , i nofotros debíamos haverle def- 
cubierto,' por las gtandes riquegasque 
contiene , i la cantidad de Oro , Pla- 
ta , i Pedrería, que puede facarfe de él; 
efcogen para Go ver n adores ¿ los mas 
Sabios, fin coníideracion á la Noblega, 
ni á la hacienda. Hallareis en vn Mana, 
que ai defde Lisboa, ala famofa Ciudad 
de §hiifay , tomando el camino dere- 
cho á Poniente , 16 eípacios , cada vrio 
de i j-o millas. Oguifay-, tiene ¿f leguas 
de ámbito, fu nombre quiere decir Ciu- 
dad del Cielo : venfe allí diez grandes 
Puentes de Marmol , Cobre gruefas co- 
lumnas, de vnaeftraña magnificencia: 
eftá fítuada en la Provincia de Man^o, 
cerca de Catay. De la Isla Antilla haf- 
ta la de Cipango,fe quentandiezefpa- 
cios,que hacen 2.2. f leguas: Es tan abun- 
dante en Pedrería, i Oro', que cubren los 
Templos,! los Palacios Reales,con Plan- 
chas deello. Aun pudiera añadir muchas 
cofas; pero como os lashe dicho , i fois 
prudente , i de huen juicio , no creo 
debo repetirlas aquí. Defeo que mi Car- 



ta fatisfaga á fu Altera, á quien os rue- 
go, digáis, que eltoi promp'to , i pun- 
tual t:n obedecerle, quando me mande 
qualquiera cofa. Florencia 2f.de Junio 
i J"74- Otra Carta de ¿1 mifmo , al Al- 
mirante, defpues de haverle efcrito la 
primera. 

Carta de Tahlo Fificó a Chrifioi 
val Colón. 

Ecibi vueílra Carta, con todo lo 
que me haveis embiado , de que 
quedo muí obligado: ñ *bo vuef- 
tro diíignio de navegar á Occidente; 
i eftoi perfuadido a que havreis viíto 
por mi Carta , quee¡ viaje,- que defeaís 
emprehender, no están difícil, como fe 
pienfa ; antes al contrario ¿ la Derrota 
es fegura,por los parajes, que he feña- 
lado : quedarais perfuadido enteramen- 
te , ñ luviefeis comunicado , como io 
muchas perfonas , oue han eílado en ef- 
íos Paí fes , i eftad feguro de ver Rei- 
nos Poderofos, cantidad de Ciudades 
pobladas, i ricas Provincias, que abun- 
dan de toda fuerte de Pedrería , i cau- 
fará grande aegria al Rei , i á los Prin- 
cipes, que reinan en eftas Tierras le- 
janas , abrirles el camino para comu- 
nicar, con los Chriftianos ,á fin de ha- 
cerle inítruir, en la Religión Católica., 
i en todas las Ciencias, que tenemos: 
Por lo qua! , i otras muchas cofas, que 
podían decirfe, no me admiro tengáis 
tan gran corvejón, como toda la Nación 
Portuguefa , en que (íempre ha havido 
hombres feña!ad,>s en todas emprefas,&c 
Eira Carta, aumentó el defeo, en el co- 
raron de el Almirante , de ex^cutar fu 
emprefa; aunque el Fiílco fe engañaba^ 
creiendo que el Catai , i el Imperio 
del Cam fuefen las primeras Tierras, 
que fe haÜafen , como por experiencia 
fe vio defpues* 

CATITVLO VIII. La tercera 

rafon que movih el Almiraitte en 

cierto modo 9 a defeubrir las 

Indias. 



Sta fué Ja efperanga,que tenia de 
hacerle dueño de algunas Islas, o> 
Tierra, para continuar con mas fa- 
cilidad fus diugnios $ afirmaba fe en ef- 
te pénfámieníó con la lección de algu- 
nos Libros , de ciertos Filofofos , que 
B de- 



■fe 



..- : 






6 



Almirante de las Indias^ 

que Islas movibles de que habla Plinío , Cap. 



Historia del 

decían, corno cofa fin duda 
la maior parte de nueftro Globo , efta- 
ba Teca, de que infaliblemente fe leguia 
haver mas Tierra, que Agua : De mas 
que oio ¿decir, á muchos Pilotos hábi- 
les, curiados en Navegación de los 
Mares Occidentales ,á las Islasde los 
Agores, iá la Madera, por muchos años, 
cofas que le perfuadian,á que él no fe 
engañaba , i que haviaTierras no co- 
nocidas acia Occidente. 

Martin Pícente , Piloto del Reí de 
Portugal , le dijo , que haliandofe á 
4fo leguas, acia Occidente, del Cabo 
de San Vicente, havía facado del Agua 
vn madero perfectamente labrado , i no 
conhierro,que el viento de Poniente ha- 
via traído: i concluía , que en efta par- 
te havia infaliblemente algunas Islas no 
conocidas. 

Pedro Correa» Cuñado del Almirante* 
le dijo, que él havia vifto acia la Isla de 
Puerto Santo,vnapiega de Madera.feme' 
jante á la primera, venida de la mifmapar- 
te deOc:idente;i anadia faber del Rci de 
Portugal , que acia la mifma Isla, fe ha- 
vian hallado en el AguaCañas,tan grue- 
fas, que de ñudo á ñudo cabían en ellas 
nueve Garrafa de vino. Difcurria el 
Almirante, que no conocíendofe Tierra, 
que llevafe femejantes cofas, venían de 
alguna Isla, aun no defcubierta: pues 
Ptoíomeo Lib. %. de fu Cofmografia , cap. 
17. dice, que en las partes (Orientales 
délas Indias, ai de eftas Cañas: Los 
Moradores de los Agores, le contaron 
que quando foplaba viento de Ponien- 
te, arrojaba eli-Mar en fus orillas, efpe- 
cialmente en la IslaGraciofa,i el Faial, 
algunos Pinos, que no havia en ellas. 
Anadian algunos, que en la Isla de ¡as 
Flores hallaron en la orilla dos hom- 
bres muertos , cuta cara , i traga, era di- 
ferente de los de fus Cortas. Supo tam- 
bién de los Moradores del Cabo de la 
Verga, que havían vifto Almadias, ó 
Barcas cubiertas, llenas de vna efpecie 
de gente , de quien jamás havianoido 
hablar. 

Antonio Lente , cafado en la Isla de 
la Madera, le contó ,quehaviendo na- 
vegado mui adelante acia Occidente, 
havia vifto tres Islas: El Almirante no 
fe fio de lo que le decía , porque co- 
noció, proíismiendo laconverfacion, ha- 
ver navegado, alo mas, cien leguas, i 
podía engañarle, teniendo por Islas al- 
gunas grandes Rocas , que por eftár 
mui lejos , no pudo díftinguir : imagi- 
naba también ,que ellas podían fer las losj pero los Pilotos temiendo, que los 

de 



zj.Lib.ti. cubiertas de Arboles,forma- 
das de raices entretegidas , que lleva el 
viento ádíverfas partes del Mar , como 
fe prefume eran las de San Brandan, de 
que fe cuentan cofas admirables,! ¡as ai 
femejantes, muí adelante del Septem- 
trion , de las quales queriendo Séne- 
ca , Lib. 3. De los Naturales , dar la 
racon,diceque fon de Piedra tan fofa 4 i 
ligera , que nadan en el agua , en la 
India j i Juvencio Fortunato hace men- 
ción de dos acia Poniente , vn poco 
al lado de Mediodía, debajo de las Is-a 
las de Cabo Verde , las quales andan 
íiempre fobreel Agua. 

Por efta ragon , i otras, puede fer que 
los Pueblos de las Islas del Hierro, de 
la Gomera , i los Agores , afegurafen 
que vían todos los años algunas Is- 1 
las a la parte de Poniente : i en el año 
1484 fue vn Capitán defde la Madera, 
á Portugal , á pedir vna Caravela, pa- 
ra dcfcubrir vn Pais , que decia veia 
cada año , i íiempre , de vna mifma 
fuerte } Eftas Islas fe pulieron , como 
firmes en los Mapas, conformando con 
los que decían haver la vifto defde la de 
los Agores, Arifloteles en él Libro délas 
C o/as Naturales , habla de haver navegan 
do por el Mar Atlántico algunos Mec^ 
caderes Cartaginefes, á vna Isla fertíli- 
íima , como fe dirá adelante ; la qual 
ponían los Portuguefes en fus Mapas 
con el nombre de Antilla, aunque no 
fe conformaban en el íitio , con Arifio¿ 
teles : Ellos la tenían por la de las 
Siete Ciudades , que los Portuguefes 
fueron á habirar el año 714. quando los 
Moros quitaron á Efpaña, al Reí D.Roá 
drigo , i fe hicieron dueños de efte Rei- 
no. Dicen, que en aquel tiempo fíete 
Obifposfeguidos de cantidad de Gente, 
haviendofe embarcado abordaron aque-: 
Has partes , donde fabricaron fíete Ciu- 
dades , i quemaron todos los Naviosj 
porque la gente que los havia acompa^ 
nado no fe fuefe. Algunos Portugue- 
fes han efcrito, que ¡os Pilotos de fu 
Nación, que han llegado á dicha Isla, 
jamás han buelto, i que no obftante, 
en tiempo del Infante Don Enrique, 
abordó allí vn Bagel , i defembar^ 
cada la gente, la llevaron los Morado- 
res luego a fu Iglefía,para ver íieran 
Católicos , ¡i que haviendolos reco- 
nocido tales, los rogaron fe eftuviefert 
con ellos algunos días, para eíperar fu 
Señor, querendria mucho gufto de ver- 









Don Christoval Colono 



de la Isla no qmfíefen quemar fus Na- hermano fuio, que fe llagaba Francifco 
vios, fe embarcaron á toda prifa para i vivía en Sevilla, el qual fe burló de él' 
bol ver á Portugal : añaden , que á fu i del encargo. Lucas de Cazzana lo hicó 
buelta contaron al Infante todo efto, por si mifmo.i partió poco tiempo def- 
creiendo fer recompenfados,por no ha- pues,i bufeo eíta Tierra toda fu vida- pe- 
ver fe querido quedar en aquellos Pue- ro ñola halló : i me afirmó el referido 



blos no conocidos , i que el Infante 
los reprehendió feveramente , i los obli- 
gó á bol ver j pero que los Pilotos no 
pudiendo refolverfe , fe efeaparon. 
Dicen mas , que mientras eílaban en la 
Iglefiade ellos Isleños, los que fehavian 
quedado en losBageles,cogieron arena en 
la orilla, para el vfo de la Cocina , de 
que era la tercera parte Oro. 

Pedro dsVelafco , natural de la Villa 
de Palos , dijo al Almirante, que haviendo 
partido del Faial, i navegado mas de r f o 
Leguas, acia el Occidente, defeubrióla 
Isla de las Floresjñgmenáo á vnosPaja* 
ros,que volaban á ella, i que defpues ha- 
lló ucia el Nordefte el Cabo deClara t en 
Irlanda Vpor el Oeíte, donde obfevaron 
muí grandes Vientos de Poniente, fin in- 
quietarfe el Mar, por lo que difeurrie* 
ron le cubría alguna gran Tierra acia 
Poniente, i por fer Agofto no quiíieron 
bolver á la Isla , de miedo del Invier* 
no. Efto fucedió mas de quarenta 
años antes de el defeubrimiento de 
las Indias, Otro Piloto le contó, en 
el Puerto de Santa María , que ha- 
ciendo viage á Irlanda, vio vna Tier- 
ra , que tuvo por parte de Tartaria, 
que daba buelta al Occidente , i feria 
Ja que aora llaman, de Bacalaos , adon- 
de, no pudo llegar por el mal tiempo. 
Cierto Pedro de Velafco , Gallego , le 
afeguró lomifmoen la Ciudad de Mur- 
cia , dicendole , que navegando él acia 
Irlanda , vio de el lado de Poniente 
vna Tierra, quecreió fer la que vn Fer~ 
nan Dolmos procuró defeubrir , en el 
modo que contaré fielmente como lo 
hallé en los Efcritos de mi Padre. 



Francifco, haver conocido dos hijos del 
Capitán, que defeubrió la Isla Tercera, 
llamados Miguel, i Gafpar de Corte. 
Real, que en divetfos tiempos fueron a 
defeubrir aquella Tierra, i perecieron 
en la emprefa , vno, deípues de otro^ 
el año de 1/02,. fin faber quando 
como. 



ni 



CATITVLO IX. ghfe los E/paño- 
les no han tenido ningún antiguoSeño* 
floren las Indias ^contra la opinión 
de Gonzalo de Oviedo^ que pro* 
cura probar lo con* 
trario. 

EL mifmo Gongalo Fernandez de Oviedo 
refiere en el tercer Capitulo de fu HiJ- 
toria , que las Indias Occidentales 
e ftaban iá defeubiertas, en tiempo del 
Almirante , i lo prueba ,cdn las cofas 
que hace decir Arifioteks de la Isla 
•Atlante } i Sebofo de la Hefperide -, Ovie* 
d° t que no parece entendía Griego, 
vsó de las Obras de Fr. Tbeophilo de 
Ferraris , que entre las propoíiciones 
que juntó del FiIofofo,pufo enfuLi~' 
bro De las Maravillas de la Naturalega, 
vn Capitulo , que contiene eílas pala- 
bras. 

Refieren, que mas allá de ias Cola- 
nas de Hercules, en el Mar Atlántico, 
algunos Mercaderes Cartaginefes , des- 
cubrieron vna Isla cubierta cafi toda 
de Arboles, í Florerías , habitada de 
Fieras hada entonces , en la qual ha- 



Gongalo de Oviedo venere en fu Htfto- vía muchos, i grandes Rios, í partes de 



fia , que el Almirante tuvo en fu po 
der vridLCarta , en que halló deferiptas 
las Indias , por vno, que las defeubrió 
antes , lo qual fucedió en la forma 
íiguiente. Un Portugués , llamado Fi~ 
tente Diaz , Vecino de la Villa de Tabi- 
ra , viniendo de Guinea , i haviendo pa- 
fado la Madera , vio , 6 creió ver , vna 
Tierra , i fe lodijo á vn Mercader Ciño- 
vés llamado Lucas de Cazzana , perfua- 
diendole á armar vn Bagel,pára ir á con* 
quiftáfla. El Mercader confinad en ello, 
i alcango permífo del Rei de Portu- 



Tierra , que producían abundante- 
mente todo genero de baílimentos» 
Ellos Mercaderes hallando el temple 
bueno,fe quedaron á vivir allí: Havien^ 
dolo fabido el Senado de Cartago , pro- 
hibió con pena de la vida á los Subditos 
de fu Dominio irá ella, i permitió ma- 
tar á los primeros que la havian def- 
Cubierto. Éfte Edicto fue para eítorvar, 
que alguna Nación Eftrangera fe apo- 
derafe de ella Isla , i defpues fe de- 
clarafe por enemiga fuia. 

Efte es el Fundamento de Oviedo, 



gal, i dio la cornjíion de ornarle avn p^ ra decir , que las Indias citaban ¡á 

dcf~ 










MHMM 



■»-™-"-P" 



.— I Hi 







Historia del Almirante í>e las Indias; 

haverfe engañado, deferí viendo aquello 

de que habla i porque dice que cenia 

uchas Beftias ferocesjen Cuba, ni en 



defcubiertáSj en tiempo del Almirante, 
i cree , fin ragon , que la Isla de que ha- 
bla Ftrrarh , es la Efpañola , o Cuba, 
i íi huviefe hecho explicar el Texto de 
Arijloteles por vn hombre , que lo 
entendiefe bien , no havria hallado pa- 
labra , de alguna Isla de las Indias 
Occidentales. 

Lo íegundo, quando Jrijioteles lo 
dijefe , no probaba que las Indias 
huviefen fido defeubiertas, antes del 
Almirante : El File fofo habla deja 
Isla de Atlante, como de vna cofa in- 
cierta, i fe firve de eíla frafe : Dicen, 
que antiguamente defeubrieron vna lila; 
pero no lo afegura. De mas , Oviedo 
creicndo,qucefta Isla era fértil quan- 
do la defeubrieron los Mercaderes Car- 
taginefes, no pensó lo que adelantaba: 
pues vna Tierra llena de Selvas , co- 
mo dice él mífmo , i que nunca fe ha» 
via cultivado , producía todo genero 



mi 

la Efpañola , no fe halló alguna, ni tie- 
nen Ríos Navegables ; Fuera de efto¿ 
ellas dos IslasnoeíHnfituadasen para-, 
ges,donde las tempeftades pudiefe arro- 
jar los Cartaginefes , fin naufragar , i 
naturalmente ellos no tendrían inten- 
ción de ir ádefcubrirlas,i menos fien-] 
do Mercaderes , que no querrían ale- 
jarfe de fu País , efpecíalmente en aquel 
tiempo j que fe navegaba con grandes 
dificultades , i que no íe atrevían á 
emprehender viajes largos ; antes los 
parecían muí dilatadas las Navegacio- 
nes breves, como fe vé en la dejafora 
defde Grecia á Coicos, i en la de Ulífes 
por el Mediterráneo , en que gallaron 
tantos años , las quales los hicieron 
tan famofos , como celebrados por los 
mas excelentes Poetas, por la poca ex- 



de alimentos: i qué juicio tendría el Se- periencia, que entonces tenían del Mar, 
nado de Cartaeo en prohibir á los Car- haíUquc en la edad nueftra fe ha me* 



taginefes ir á habitarla de miedo de 
que la conociefen los Eítrangeros, 
i tuviefen defeo de ocuparla ? El Edic- 
to feria imprudente •, porque havien. 
do fido efta Isla defeubierta vna vez, 
era impofible que todos los que lo 
fabian fe conformafen en callar •, i en 
efte cafo mejor era viniefeá poder de los 
Cartaginefes,que á el de otro Puebi o, que 
pudiefe en adelante hacer la guerra , que 
el Senado temía. 

Si eíla nueva Isla era la Efpa- 
ñola , como quiere Oviedo , los Car- 
taginefes tendrían miedo fin ragon, 
puerto que entre ambos eílaba la t«F- 
cer parte de el Mundo , en cuia dif- 
tancia , era muí dudofo el Pueblo 
fe apoderaría de ella : En fin , fi fue- 
fe tan fértil, en lugar de dejarla , debían 
confervarla , de miedo de que caiendo 
en el dominio de Pueblo Eftrangero , no 
fe aprovechafe de fu abundancia para 
hacerlos mal. Yo ere© que (i los Car- 
taginefes la huvieran defeubierto , ¡a 
la conferváran , como hicieron con las 
Cafítcrides , que oi llamamos Islas de 
los Agores: ocultáronlas mucho tiera 



]orado la Navegación , tanto , que fe 
han atrevido á rodear el Mundo con- 
tra e ! Refrán : Quien va a Cabo deNe» t 
b bolvera,d Non. Cabo en Berveria, no 
lejos de Canarias, Además , que es 
manifieílo error imaginar, qué pudie- 
ra fer Cuba, ó la Efpañola aquella Isla? 
porque aun oí, con las noticias, que ai 
de ellas , es cali impofible aportar á 
fus Coilas finque antes de dar en ellas 
huvieran hallado otras muchas Islas^ue 
las rodean, de que no habla nada. Oviedo. 
En fin ,fi eíla Isla Atlántica, no era 
alguna de los Azores , podía cafarfe 
vna mentira con otea » diciendo fer la 
Isla de que Séneca hace mención en el 
Sexto Libro de las Cofas Naturales : Dice; 
fegun el penfamiento ázTucidides ,quc 
pendiente la Guerra de Morea , fue fu- 
mergida enteramente , 6 en parte , vna 
Isla llamada Atlántica , de que habla 
Platón en fu finteo : i efto baila para 
el primer Articulo. 

Pafemos á el fegundo , en que 
Oviedo quiere , que los Efpañoles fue- 
fen antiguamente Señores de las In- 
dias, Sacando de vna autoridad in-i 



po por la cantidad de Eílano,que fa- cierta quiere facar tres Conclufiones 
caban de ellas todos los años , i pue- verdaderas , no conformándote con 
de fer , que eílasfean las Islas ,de que Séneca , que en el Lib. 6. referido dice 



jírifíoteles quifo hablar. 

Si fe me opone , que el Fiiofofo ha- 
ce mención de vna Isla, que tenia mu- 
chos Ríos grandes Navegables , que 
no ai en los Agores, i si en la Efpa- 
ñola , i Cuba } Refpondo , que pudo 



esdificultofo afirmar nada cierro, i 
diítintamente en lo que fe ha de tra- 
tar por conjeturas. 

Fundafe en la autoridad de Eftacio; 
i Sebofo , que dicen, que ciertas Islas 
llamadas Hefperides ? eílaban licuadas 

acia 



■ 



■ 



9 



DOn Chrisioval, Colón 

acia el Occidente á 40 dias de viaje pues no tenia interés, i la repugnancia Ca- 
de las Gorgonas : Oviedo cree , que eílas Ja bailaba á manifeftar el error Por efto, ü 
Hefperides ¡ fon las Indias Occidentales, los Cartagincfes, que llegaron á Cuba» 



á quien dio fu nombre Hefpero, Re i de 
Efpaña : de queconcluie , que los Ef- 
pañoles dominaron las Indias. 

Confiefo , con Sebofo , que las 
Hefperides eílán en el Occidente ; pero 
no dice , que fean las indias , ni habla 
del Principe , que las fujetó ; i íi Ovie- 
do afirma ,que He/pero fue Rei de Efpa- 
ña , fegun Berefo : es verdad , que Be- 
rofe lo dice , pero no que diefe nom- 
bre á Efpaña , ni Italia ; i viendo, que 
en efto le faltaba autoridad ,que le pa- 
trocinafe , cita cautelofamente á Higi- 
»3,fm feñalar el lugar , para probar, 
que las Hefperides eran las Indias Oc- 
cidentales j pero Higino , jamás ha- 
bló palabra de efto , como puede juz- 
garfe , por lo que pufo en fu Libro 
de Poética Agronomía. Ellas fon fus 
palabras :• Pintafe á Hercules , como vn 
hombre , que quiere matar el Dragón , que 
guardaba las Hefperides. 

Y mas abajo : Hercules havíendo fido 
embiado por Eurifteo ,por las Mancarías de 
Oro a las Hefperides , i no fabieudo el ca- 
mino , fue h Prometheo , que e fiaba atado 
en el Monte Caucafo , i le rogo fe le enfe- 
ñafe , de que le manifefló la muerte de el 
Dragón : i fegun efto avrá otras Hef- 
perides en Oriente , á las quales podia 
r a mb i en Qu<>?¿0 decir , que Hefpero ha- 
via dado nombre. 

En ñn , añade en el Capitulo de los 
Planetas , que Venus fe llama He/pe- 
rus ', porque tramonta poco deípues 
que el Sol. 

, De todo lo qual podemos inferir, que 
íi el que eftá acoftumbrado acontar Fá- 
bulas de Poetas, como Higino, debe te- 
ner autoridad , b dar indicio alguno, 
íino contra Oviedo, ó íi podemos afirmar, 
ó prefumir , que fe llamaron Hefperi- 
des por la referida Eftrella : aíi como 
los Griegos llamaron Hefperia á Ita- 
lia, por la mifma caufa , fegun dicen 
muchos , diremos , que Sebofo llamó 
Hefperides ,á aquellas Islas , i que pa- 
ra moílrar el fitio donde eftaban , fe va- 
lió el Almirante de las congeturas , i 
ragones, que hemos notado, para ¡?ener 
por cierto > que femejantes Islas efta- 
ban en aquellas partes Occidentales. 

Con 1q qual podemos concluir, que 
Oviedo no folo quiere fingir autoridades 
rué vas,, en fus efcrit©s,íi no que fe vale 
de cofas inciertas, ó por inadvertencia, 



o la Efpañola, como dice, ¡a hallaron 
fin mas Moradores , que las Fieras ; co- 
mo puede fer verdad, que los Efpañoles 
la huviefen pofeido mucho tiempo antes, 
í que fu Rei Hefpero la diefe funom-t 
bre ? Si no que fe diga, que la dsfpo- 
bló algún Diluvio, Í que otro Noe la 
pufo en el eflado,en que la defcubrióeí 
Almirante : i por no faílidiar á los Lec- 
tores en eílo , buelvo á fegurr nueílra 
Hiftoria. 

QATITVLO X. El Almirante 

rompe con el Reí de T-ertugal ^fobre 

la propojichn , que le hav'ta hecho 

de defeubrir las Indias. 

TEniendoel Almirante pormui fun- 
dado fu Difcurfo , trató de exe-t 
cutarle , i de correr el Occeano, 
bufeando las Tierras referidas 5 pero re- 
conociendo que emprefatan grande no 
convenia, fi no á Principe, que pudie- 
fe hacerla , i fuftentarla , quifo propon 
nerfela al Rei Don Juan, de Portugal, 
en cuio Reino eíbba ,oióle el Rei con 
gran atención , pero fin admitirle, ef- 
carmentado de los trabajos , i grandes 
gaflos ,que lecaufaba el Defcubrimien- 
to de la Coila Occidental de África, 
llamada Guinea , fin quehuviefe confe- 
guido felicidad alguna , ni pafado el Ca». 
bo de Buena Efperanga , cuio nombre 
fubrogaron en lugar del fuio proprio, 
que era jigefingua , por fer el Cabo , í 
el fin de la Buena Efperancja, de fu Con- 
quífta : aunque otros dicen le dieron 
eíle nombre , porque aquel Cabo, le da- 
ba efperancva. de mejor Tierra , i Na-» 
vegacion : Sea como fuere , el Rei no 
fe inclinaba á gaílar mas en defoubri- 
mientos. 

E! Almirante le infló , proponiendo 
tan buenas rabones , para acreditar fu 
émprefa , que le redujo á acetarla, i fo¿ 
lo dudaba , en las condiciones, i pi.¿los 
conque la proponía > porque fiendo el 
Almiranre de generofos , i altos penfa» 
mientos , capitulaba con gran honor, I 
ventaja,para dejar fu memoria,! la gran- 
deva de fu Cafa , conforme á la de fus 
obras , i merecimiento. Antes de ref- 
ponderle , confultó el Rei al Doclor 
C/ilfadilla , el qual le aconfejó, que era- 
o. por complacer aj que fe lo dijoj biafe algún Piloto hábil , á ver fi podia 

C defeu- 







—^ 














\q fílSTORlA DEL 

dcfcubnr la ñü'eva Tierra ; pues filo ha- 
cia ,no quedarla obligado, p dar al Al- 
mirante tan gran recompenfa* Siguió 
e! Rei dePortugal efte confejo,i con gran 
brevedad, i fecreto, embio vna Cara- 
vela acia donde el Almirante decia,co- 
raoquc embiaba Víveres, i focorro á las 
islas de Gafo fWf.Haviendo tomado los 
Marineros la derrota, que el Almirante 
ha vía manifeftado al Rci , no la acer-* 
taron j porque les faltaba el Almirante, 
i fu ciencia , i conftancia. Anduvieron 
errantes muchos días, hafta que fe vie- 
ron precifados á bolver i las Islas de Caí 
bo Verde , i á Lisboa , burlandofe de 
la aprchenfioft del Almirante. Y augu- 
raban que era impofible hallar Tierra 
alguna, en los Mares, por donde quer» 
navegar el Almirante. 

La treta de Calcadillo fué tan defagra* 
dable al Almirante, que fe enfadó con 
el Rei de Portugal , i fu Tierra , i 
fe falió del Reyno con fu hijo Diego 
Colh(qac le fucedió en el Eílado) por- 
que fu Muger havia muerto; i fe vino 
á Copula con intención de hacer al Rei 
la raifraa propoficion : temía que no 
la acepcafe, i verfe precifado i recurrir 
á otro Principe 5 por lo qual embio á 
Inglaterra á fu hermano Bartolomé Colon, 
que aunque tenia pocas Letras, era prac- 
tico , i juiciofo en las cofas de Mar , i 
hacia Esteras , i Cartas de Marear , i 
otros Iuftrumentos Náuticos , enfe- 
ñado del Almirante , al qual , i á los 
demás que iban á Inglaterra , robaron 
Cofarios ,i como fe vio mui pobre, i 
en Tiena agena , fe aplicó ha hacer 
Cartas de Marear, para ganar fu vida, 
i empeció á tratar con Enrique VIL Pa- 
dre de Enrique VIH. prefentóle vn Ma- 
pa Mundi , en que eftaban eferitos cftos 
Verfos , .que hallé entre fus papales, 
i que pongo aquí, mas por fu antigüe*, 
dad , que por íu elegancia. 



Terrarum quicumque capis feliciter Oras 
fjofeere , cuntía deeens doble Piclura docebit 
ehtiStvahiaffirfnitiPtolonituSyPlimus^atque 
I/ldorus , non vna tamsn (entenáa quifque : 
Pmgitur hic etiam ^nuper fule ata carinis, 
JJifp.ini! Zona illa , pritts incógnita Gentil 
Tórrida, qué tándem nunc efi nfitifima multis, 
Y mas abajo decía. 

Pro J ubi ore ftvé Piélore. 
Ianua cu* patria e^Nomencui Bartolo- 
Vitas Columbm de Terra Rubra , opus edidit 
iflud Landonijs Anno Dñi, 1 480. atfuein 
fu per Amo 8. decima/qué dkjum terüa^Men- 
fis Februarij. 



ALMIRANTE DE LAS ÍNDIAS 

Laudes Chriflo Cantentur abunde" , i porque 
alguno reparará, que dice : Columbas d& 
Terrarubea , digo, queche vifto algunas 
firmas del Almirante, antes que adqui- 
riefe el Eíiado en efta forma. Columbm 
de Terrarubra, 

Y bolviendo á la Hiftoria,digo , que 
haviendo vilto el Rei , el Mapa Mundi, 
i lo que le ofrecía el Almirante , acetó 
guflofo fu oferta, i le embió a llamar pa- 
ra ejecutar la emprefa ; pero como 
Dios la tenia guardada para Caíiilla , no 
tuvo efecto , pues iá el Almirante en 
aquel tiempo havia confeguido lo que 
deíeaba , como fe dirá por fu orden. 



CATITVLO XI. SaledeTortu* 

gal el Almirante \ pafa á Cafti* 

Ha , i proporciones $ que hi$Q 

d los Retes Católicos 'Don 

Fernando , i IDoña 

Ifabél 



N°<; 



contaré la Negociación deBar¡¡¡ 
tolomé Colón , por bolver al Almi- 
rante , el qual partió fecreta- 
mentc de Portugal , al fin del Aña 
de 1484. por temor de que fu Rei le 
eílorvafej puesviendo que havian fal- 
tado á fu obligación los delaCarave- 
la , defeaba bolviefe a fu gracia el 
Almirante , i á tratar de la Emprefa,' 
Vino á Cartilla, i dejando á fu Hijo 
en Palos, en vn Convento llamado la 
Rábida , pasó á Cordova , donde efta- 
ba la Corte , i con fu afabilidad , i 
dulcura , travo amiftad ,con las Per- 
fonas , que guflaban de fu propoíicion¿ 
entfe las quales , Luis de San Augel, 
Cavallero Aragonés, Efcrivano de la 
Razón de la Cafa Real , fugeto de 
gran prudencia , i capacidad , entro 
mui bien en ella. Habló al Rei fobre 
que el Almirante moítraria por rac;on 
la pofibilidad de fu Emprefa : El Rci 
lo cometió al Prior del Prado , quedef. 
pues fué Argobifpo de Granada , pa- 
ra que con los mas hábiles Cosmógra- 
fos confiriefecon Colon , hafta que que* 
dafen plenamente inftruidos de fu dí« 
fignio , i le informafe con fu diéba^ 
rnenj i bolveilos á juntar defpues, pa- 
ra determinar fobre las propoficio- 
nes, que huviefe hecho. Obedeció ei 
Prior del Prado ; pero como los que 
havia juntado eran ignorantes, no pu- 
dieron compreheudernada de losdif- 

eur- 



ií 



£)on GtíRisióvÁL Colono 

curfos del Almirante , que tampoco débiles informes. Con que defpues de 

quería explicarfe mucho, temiendo no havet gaftado mucho tiempo en cfta 

]e fucediefe loque en -Portugal. Los materia , refpondieron fus Altegas, ai 

Coímo CT rafos dijeron al Rei , que el Almirante , hallarfe impedidos de en- 

intento de Colon era impoftbk , i que def« trar en nueras Emprefas , por citar 

pues de tantos millares de años no empeñados en otras muchas Guerras^ 

podía defeubrir Tierras desconocidas, i Conquiftas , efpecialmente en la da 

aventajandofeá vn numero caíi infinito Granada , en que fe hallaban j pero 

de Gentes hábiles , que tenían per- que con el tiempo havria mejor ocan 

fe£ta experiencia de la Navegación: fiou para examinar fus Proposiciones, 

Otros decían , que el Mundo era muí i tratar de lo que ofreció: Y en efecto* 

grande para ir en tres años al fin de los Reies no quiíieron oír las grar&«» 

Levante , como quería ; i en coníir- despromefás del Almirante, 
macion de eílo tratan la Autoridad 

de Séneca , en que por via de Qucf- CATTTVLO XII. Comonoqüe* 

tion trataba, fi el Occeanocra infinU ^j ¿ ■ ^ ¿ Almiamte m 
to , dudando fi era navegable-, iquan- ■■-■■_, r „ É . ¿ 

do lo fuefe , dudaban fi de la otra el Reí de Efpana, , determina 



parte fe hallarían Tierras habitables, 
i íi fe podría llegar á ellas: Anadian, 
que en efte Globo inferior , la Tier- 
ra ocupaba la maior parte é i que Co- 
ló era habitada Vna Corona ¿ ó Cin- 
ta pequeña, que quedaba en nueftro 
Emísferio encima del Agua , i todo 



ofrecer a otro fu 
Emgrefá. 

N tanto , que fe trataba eíto,n© 
eftaban íiempre en vn Lugar los, 
Reies Católicos , por caufa de 
lo demás era Mar ; i que quando fe Ja Guerra de Granada ,■ í por etto 
concedíéfe que llegafe al fin de Oriente, fe dilato mucho tiempo la Refolu- 
podria también ir defde Efp'aña á lo cion , i Refpuelta. Fué el Almirante 
vltimo del Occidente : Y difputaban á Sevilla , i. no hallando en fus Al- 
ocras cofas á efte modo , como ios tegas mejor conclufiori , que la pafaé 
Portueuefes quando navegaron á Gui- da , dio cuenta de fu Emprefa al Du- 
nea ; ponderando , que fi alguno hi- que de Medina-Sidonia ; pero def- 
ciefe efte Viage , no bolvería jamás, pues de muchas platicas , rao íe con- 
porque lo impediría la redondez de la cluió nada, como defeaba ; en Efpana? 
Esfera , antes fe veria obligado á fu- i afi determinó pafar a Francia , á 



bir por la Mar H como por vna efpe 
cié de Montana , lo que era impofible, 
aunque lleváfe buen Viento. Y aunque el 
Almirante refpondiaátodo efto,quan* 
to mas eficaces eran fus rabones, tan- 
to menos las comprehendian , i en- 
tendían j porque quando alguno en 



euio Rei havia eferitofobre eílo , con 
refolucion , ti no fe le oiefe , de pa- 
far á Inglaterra á bufear á íu Her- 
mano , de quien no havia tenido no- 
ticia. 

Fuefe al Convento de la Rabida,con 
intención de llevar á fu Hijo D, Diego 



vejeee con malos fundamentos en la a Cordpva , i profeguir fu Viage j per® 
Matemática, no puede alcanzar nun- Dios ordenó . que no tuviefe efecto* 
ca la verdad i porque lo impiden las infpirando a Frai Juan Pérez , Guar- 
Re^las faifas aprehendidas, valien- dian del Con vento, á que tomafe amif- 
dofe del Refrán Caftellanó , que (úc^ tad,con el Almirante,! á que leagraw 
le decirfe en lo que no parece ra- dafe tanto lu Emprefa , que le causo 
conable^i de San Aguílin en el Cap. fentimíento fu refolucion , i lo que 
i del Lib zu de Civilate Dei , que perdería Efpana con ella, rogóle , que 
reprueba i tiene por impofibie que no executafe el Viage , porque que- 
haia Antipodas, i que pueda pafarfe ria ir á ver á la Rema , que ejpe-j 
de vn Emísferio, á otro. También aií- raba le diefe crédito, por fer fu Con- 
toneaban Tu dictamen , con las Fabu- féfor í i aunque el Almirante te- 
las de las cinco Zonas , i ocras men- nía perdidas iá las tfperangas rj poo 
tiras , que tenían por verdades raui el poco animo , i lluevo que hallaba 
fe^urasi por loqual tuvieron la empre- en los Confejeros de fus Alteras , por 
fa%or vana , é impoftble , i que no el gran defeo que tema de que cftt 
era decente ,<que tan grandes Princi, Emprefa la lograre Efpana , le preci- 
pes fe moviefen á protegerla con un tó 4 ceder á fu ruego , teniendofe por 















— .. - _, u 






1 .éT\ 



; 










12, 



Historia del Almirante de las Indias? 



Natural de éflos Reinos , que eran 
Patria de fus Hijos , i haver vivido 
en ellos tanto tiempo. Efto dio mo- 
tivo á reufar las ofertas , que otros 
Principes le havian hecho , como re- 
fiere en vna Carta fuia , á los Reies, 
donde dice: Por fervira V.V. Altegasno 
he querido empeñarme con Francia , In- 
glaterra, ni Portugal, como lo verkn V.V. 
Alteras por las Cartas de fus Principes, 
que eflhn en poder de Villtran. 

CATlTVLO XIII. Como el Jlmi* 

rante bolvio al Campo de Santa 

Fe y y no haviendo confeguifa 

nada de los Reies Católicos 9 

fe retiro 

lArtido el Almirante del Convento 
de la Rábida , que eftá cerca de 
Palos , con Fr, Juan Peiez , al 
Campo de Santa Fe , donde eftaban 
los Reies Católicos entonces, en el Si- 
tio de Granada , habló Fr.Juan á la 
Reina , con tan grande inftancia, 



tes de Cartilla , i León , i que pro- 
veiefe abfolutamente los Oficios de 
Govierno, i Jufticia.cn todas las If- 
las, i Tierra- Firme , i que fuefen por él 
removidos los nombrados,, á fu volun- 
tad , i arbitrio i i que todos losGo- 
vicrnos , i Regimientos fe proveie-1 
fen , proponiendo el, dos , ó tres Su- 
gerís , i q U e en qualquier parte de 
Efpana donde fe comerciafe con las In^ 
días , pufiefc Jueces , que determina.} 
ien los pleitos tocantes á aquellas ma- 
terias.. 

En quanto á Rentas , i vtilidades, 
demás de los Salarios , i Derechos 
de los Oficios de Almirante , Virrei, 
i Governador , pedia la décima parte 
de quanto fe comprafe, hallafe.i ga- 
nafe dentro de los términos de los 
Almirantazgos, bajadas las cofias déla 
Conquifta jde fuerte , queíí en vna Isla 
fe adquirían mil ducados, havian de fer 
los ciento fuios 5 i porque fus Contra- 
nos decían , que no aventuraba nada 
en el Viage , fino verfe Capitán de 
vna Armada todo el tiempo que dil- 
ate, pidió tambiea, que fe le diefe la 
que lo gro , que fu Mageft.d mándate oétava parte de todo lo que tragefe 4 
bolver al Tratado del Defcubnmien- la buelta, i pagará la odava parte de 



to -, pero como por vna parte lo con- 
tradecían el Prior del Prado, i fus fe j 
quacesjipor otra pedia el Almirantaz* 
go , el Titulo de Virrei , i otras co- 
fas de tanta eftimacion , é importan- 
cia , pareció coía dura conceder- 
las : pues faliendo con la Emprefa¿ 
parecía mucho, i malograndofe, lige- 
reza i con lo qual fe cesó en el Nego- 
cio. No omitiré referir la grande ef- 
timacion , que hago de la Sabiduría, 
Coragon , i Providencia del Almiran- 
te ; pues teniendo tan poca fortuna en 
efto , i defeando tanto, como he di- 
cho, permanecer en eftos Reinos, ha- 
llandofe en eftado , i tiempo , que 
debia reducirfe á qualquiera partido, 
tuvo anim© tan confiante , que ñoqui- 
f© aceptar fino grandes Títulos, i Ef- 
tados , pidiendo cofas , que no po- 
dían fer maiores,fi fupiera de cierto, 
lo que fucedió defpues: i vkimamen- 
te fue necefario que fe le concediefen, 
haciéndole Almirante en todo el Mar 
Occeano , con las prerrogativas , ga- 
ges , i preheminencias , que tenían 
los Almirantes de Canilla en fus Díf- 
tritos ;• i que en todas las Islas , i 
Tierra-Firme fuefe Virrei , i Gover- 
nadoE , con la Autoridad , i Jurifdic- 
cion , que fe concedía á los Almiran- 



los gaftos de la Armada. 

Siendo eftas cofas tan importan-* 
tes , i no queriendo fus Altecas con- 
cederlas , fe bolvió á Cordova, para 
difponer fu Viage á Francia , porque 
cftaba refuelto á no bolver á Portiii 
gal , aunque el Rei le havia eferito, 
como fe dirá adelante. 

CATITVLO XIV Como los Re: 
tes Católicos mandaron bolver al 
Almirante , y le otorgáronlo 
que pedia. 

ENtrado ei Mes de Enero del Año 
de I4p2. el mifmo dia,que el 
Almirante falió de Santa Fe, 
acudió á la Reina Luis de San Ángel, pro- 
curando algún remedio , que impidíeí 
fe fu Viage , i con palabras , que el 
defeo lejfubminiftró, para periuadirla, 
i aun_ reprehenderla, la dijo : Que fe 
maravillaba , que haviendo tenido cf- 
piritu para emprehender todas las co-» 
fas grandes, é importantes , le faltafe 
para vna , en que fe aventuraba rara 
poco , i de que podia refultar tanto» 
fervicio á Dios, i exaltación á fu ígle- 
fia , no fin graníifimo aumento, i glo- 
ria 












Don Christoval Colon 



13 



Ha de fus Reinos ] í Eílados ; i tal 
finalmente , que fí la configuiefe otro 
Principe , como el Almirante ofrecía, 
feria muí claro el perjuicio , que re- 
futaría á fu Ettado : en cuio cafo la 
reprehenderían con juila cauía íus 
Amigos, i Aliados , i la depreciarían 
fus Enemigos j pues todos dirían ,ef- 
taba bien empleada efta defventura, 
de que fu Altega fe dolería deípues, 
i fus fuccefores tendrían gran dolor. 
Y puefto que parecía , que el Nego- 
cio tenia buen fundamento , i el Al- 
mirante , que le proponía jbuen juicio, 
i ciencia, i no por mas premio, que 
en lo que hallafe , concurriendo en 
parte de los gallos , i aventurando fu 
ferfona , no debia üi Mageílad tener 
la emprefa por tan impofthle, como de- 
cían los Letrados : pues lo que opo- 
nían , de que feria murmurada, fi no 
íalieíe el Almirante, con lo que afir- 
maba , era centra el dictamen que 
él tenia formado ; pues antes ima- 
ginaba ferian tenidos por Principes 
Magnánimos , i generofos , porque em- 
prehendian faber las grandevas , i de- 
cretos del Univerfo $ lo qual havlan 
hecho otros Reies , i Señores , i me- 
recido mucha alabanza , i aun quando 
fu efe incierta la faliáa de efte empe- 
ño , era bien empleada qualquicr fu- 
ma grande de Oro' , por falir de du- 
das : Demás, que el Almirante no pe- 
dia mas que zrjfoo.efcudos, para dif- 
poner la Armada , i porque no fedi- 
«efe , que efta cortedad la detenía, no 
debía abandonar la Emprefa : A que 
refpondio la Reina , conociendo el 
buen defeo de Luis de San Ángel ', agra- 
deciéndole fu buen confejo , i dicieri- 
doíe gufiaba de aceptarle , con cau- 
dal de que fe fufpendiefe la ejecución, 
halla que refpirafe de los trabajos de 
aquella guerra , i que quando le pare- 
ciefe mejor , que fe ejecutafé luego,buf. 
cafe fobre fus Joias el. dinero necefa- 
rio para la Armada. Villa por San Án- 
gel , t\ favor que le hacia la Reina, en 
aceptar lo que por Confejo de tantos 
havia defeftimado.ía refpondio, que no 
era necefario empeñar las Joias , que 
él ferviria á fu Altega, pregándola el 
dinero : Con ella refolucion defpachó 
luego la Reina vn Capitán á traer al 
Almirante , que le encontró cerca de 
ja Puerta de Pinos , á dos leguas de 
Granada, i aunque el Almirante fe do- 
lia de las dilaciones, i pefares que ha- 
via padecido, en fu emprefa, informado 



de la determinación , i voluntad de la 
Reina , bolvió á Santa Fe, donde fue 
bien recibido de los Reies, i manda- 
ron al Secretario Juan de Coloma, \c def- 
paehafe ,como lo pedia , i con fu Real 
Firma, i Sello, le concedieron todos 
los Capítulos , i claufulas , que hemos 
referido , fin quitar , ni mudar cola al- 
guna. 



CJTITVLO XIV. Como el 
mirante armo tres Car ave las ,pará 
hacer la emprefa de fu Tiefiubri* 

miento. 

Concedidos por los Serenifimoí 
ReiesCatolicos, los capítulos ex» 
prefados al Almirante , faüo a! 
punto de Granada, en iz. de Vtaio del 
mifmo año de 1492.. para la Villa de 
Palos , Puerto donde havia de hacer la 
Armada, por eílár obligada aquelUTier- 
ra á feryir a fus Altegus con dos Ca- 
ravelas , por tres mefes , las quales man - 
daron entregar al Almirante , el qual 
las armó, con otro Navio, con la foii- 
citud,i diligencia necefaria. La Capi- 
tana en que iba era llamada Santa Mariá} 
otra la Pinta , de que era Capitán Mar- 
tin Alonfo Pingon, i fu hermano A'on- 
fo lañezPingon, (ambos de Palos) de la 
vltima, llamada la Niña, que eraLatina. 

Proveídas de todo lo necefario las 
Naves, con noventa hombres, fe hicie- 
ron á la Vela , á tres de Agofto al ama- 
necer , en derechura á Canarias : Y def- 
de efte punto pufo el Almiran gran cus-; 
dado , en eferibir dia por dia, quanto 
fiícedia en el Viaje , mui por menor? 
efpecificando los vientos que foplaban, 
lo que caminaba cada vno , con qué Ve- 
las , i corrientes, lo que vía, Pájaros» 
ó Peges , i otras colas , i lo mifmo' 
higo en los quatro Viajes, ponedores 
defde Caftilla á las Indias. 

No quiero eferibuio todo par- 
ticularmente, pues aunque el efcn'bir fu 
Viaje, i navegación ; el demonftrar las 
imprefiones,i efectos correfpondientes 
á fus curios. i losafpectosde las EftrelJas, 
i el declararla diferencia de ellas , i de 
nueftros Mares, i Regiones, feria mui 
vtilino me pareceque tantas particula- 
ridades ferian del güilo de los Lectores, 
á los quales ferviria de mo'eflia alargar 
eftaHifloria, con difeuríos impertinen- 
tes por lo qual düe f°'° loqu e tuviere 
por necefario, i conviniente. 
r D CAPÍ- 












::_ 






*4 



Historia del Almirante de las India s 

viaje j con efto efperó el Almirante 
en aquel Puerto dos días : i viendo 
quenovenu e !Navio, icíUeraliade 
la Isla, vn Caravelon, para la Gran Ca- 
naria, embió adecir á Pfn^„ 
de los fu ios, fu arribo 



CATTTVLO XV. T>e como el 

Almira nte llego a Canarias , don~ 

d¿ pr oveib fus Navios de toda lo 

que necejitaba. 



S Abado á 4. de Agofto, que fue el día 
íiguiente, en que falió dePalos elAl- 
mirante, faltaron los hierrosde! Ti- 
món de la CaravelaP/ff*i3,i le fueprecifo 
componerle, fin embaí godel vieno fuer- 
te,'que hacia, i de dudar, fi havia fucce- 
d ido por malicia de el del Parrón, que- 
riendo evitar el Viaje , como lo havia 
intentado antes de la partida j pero fien- 
do mm pr. ¿tico Pintón , fu Capitán, 
compuíb el Timón , atando cuerdas , de 
modo que pudo feguir fu viaje, haftael 
Martes Íiguiente , que la fuerza de el 
tiempo rompió las cuerdas, i fue pre- 
dio que amainafen todos para bolver 
á remediarlo. 

De la deforden , i defventura de 
perder efta Caravela dos veces el Ti- 
món , al empegar el Viaje* pudiera con- 
jeturar algún agorero , la inobediencia, 
i obftinacion, que tuvo defpues contra 
el Almirante ,apartandofe de él, en dos 
ocafiones, por malignidad de Pingon, 
como fe contará mas adelante. 

Solviendo á lo que iba refiriendo,, 
procuraron remediar entonces , lo me- 
jor que pudieron, efta defgracia,por lo 
menos haftallegar á Canarias , lasqua- 
les defcubiieron todas las tres Carave- 
las Jueves á nueve de Agofto, al ama- 
necer , í por el viento contrario , i 
las calmas, no pudieron tonur Tierra 
en tres dias en la Gran Canaria, de que 
eftaban mui cerca : por lo qual el Al- 
mirante dejó allí á Pingon , para que 
tomando Tierra procurafe haver otro 



r r r \, • a,lluo » í que com- 
pufiefefuNavio,porqueboIviapreftoá 
aiudarle , pero no bol vio, con la rcípuef- 

^-.-^/'í'-^^í^coWus 



d ( 



Navios a la Gran Canaria á 22. 
Agofto i el dia figuiente encontró 



ontro 

s contra- 

naria , i 



al Caravelon, que po? viento 
nos, aun no havia llegado áCa 
recogiendo el hombre que iba en él , pa- 
se^ aquella noche cerca de Tenerife, de 
emo Monce , que es altifimo , vieron 
iahr tan grandes llamas , que la Gen- 
te fe efpantó , i el Almirante los de* 
claro el^ fundamento , i caufa del fue. 
go, verificando fu difeurío, con el Mon- 
te Etna de Sicilia, i otros, en que fe 
velomifmo. 1 

Pafada aquella Isla , llegaron el Sá- 
bado xy. á la Gran Canaria , adonde 
Pingon havia llegado, ei dia antes, con 
gran trabajo : i fabiendo que el I unes 
antecedente havia partido Don* Bea* 
tri 2 ,en aquel Navio, lo finció mucho } 
pero íe conformó con la vo untad de 
Dios , pues fin él efeufaba los diftur- 
bios que en fu compañía tendría , i la 
perdida de! tiempo, que en mudar la 
hacienda fecaufariaj, i afí trató de ade- 
rezar la Pinta , poniéndola Timón 
nuevo, porque havia perdido el fuio i 
mudó a la Niña la Vela Latina ,en re- 
donda, para que pudiefe feguir con 
mas quietud , i menos riefgo los otros 
Navios. 

CATITVLO. XVI. ComoelAlmil 
rante faltó de la Isla de Canaria, a 



Navio,i para el mifmo efefto navegó á la J e g mr J u ™ a je , o ddr principio a 
Gomera , llevandofe la Niña ^ox fi no fu defcubrimiento,i lo que le fucedio 

en el Occeano , i O bferv aciones 

primeras de la variación de 

la Aguja. 

PUeftos en orden los Navios , i á 
punro de partir , higo defp.'egar 
las Velas al viento el A miran- 
te, Viernes , 1. de Septiembre por la 
tarde , partiendo de la Gran Canaria, 
i e! figúrente dia fuejjon á la Gomera, 
donde eftuvoquatro,dias proveiendo- 
fe de batimentos , Agua , i Leña, 

de- 



en otra. 

Con efta determinación , llegó á la 
Gomera, el Domingo figuiente, á 1 2.. de 
Agollo , i embió el Bitel a Tierra, 
el qual boivió al dia figuie»ue , dicíen- 
do que no havia Navio alguno enellaj 
pero que eftaban etperando a Doña Rea» 
triz de Bobadilla , Señora de la Is- 
la , que eftaba en la Gran Canaria, 
que havia de venir en el Navio de 
Grageda , natural de SeviLla , que fe- 
ria de 40. Toneladas , el qual podría 
comprarfe , por fer apropoíito para el 



Dos Christoval Colon 



<je fuerte , que el Jueves 4. por la ma 
nana temprano , que puede contarfe 
por el primero de ella emprefa, i del 
Viñge por el Occeanoj partió el Almi- 
rante la bneita de Occidente, i por el 
poco viento, i calmas, no fe pudo ale- 
jar mucho de la Isla. El Domingo al 
amanecer fe halló á nueve Leguas de 
la Isla del Hierro, i en el mifmo, per- 
dieron de villa la Tierra , i muchos 
empegaron á llorar, i gemir, temien- 
do, que no bolverian á verla en largo 
tiempo : Pero el Almirante , defpues 



15" 



de los Navios, vna maravillofa llama 
de fuego, á la parte del Sudoefte, aun- 
que era templado (como en Abril) el 
tiempo , i bonancibles los vientos del 
Nordeftc , al Sudoefte , el Mar fo Ce- 
gado , i las corrientes continúas a Nor- 
defte. Los de la Caravela Niña dijeron 
al Almirante, que el Viernes pafado 
havian viíto vna Gar^a , í otra Ave 
llamada Rabo de Junco, de que enton- 
ces le admiraron mucho ,por íerlospri- 
meros Pajaro» que havian viíto ; pe- 
ro maior admiración tuvieron el día 



de havcrles confortado , ofreciéndoles figuiente , que fue Domingo, que encon 

largamente Tierras , 1 riquezas para traron gran abundancia de ierva entre 

aumentar fu efperanca , i difminuir el verde , i pajina que fe via en lafuper- 

temor , que del largo Viage tenían, fície del Agua, i que parccía h [ ver 

procuro rebajar las Leguas , que fe na- íido arrancada poco antes de alguna 

vegab.an , para que no imaginaren ef- Isla., 6 Efcollo -, al dia figuiente no 

taban tan lejos de Efpaña j i aunque la vieron, por lo qual afirmaban mu- 

faavian caminado aquel dia iS Leguas, chos eftár cercanos á Tierra efpe-i 

es dijo , que eran if. Levando para si cialmente viendo vn Cangrejo vivo 

Ja cuenta cierta. 1 entre* amplia iV^-i 1. „ 1 a- 

~ . . caire aquella ierva , la qual dicen era 

Continuando fu Viage , el Martes ió\ femejante á la ierva Eftrella j pero no 



de Septiembre, al ponerte el Sol , ha 
Uandofe á ip Leguas de la Isla del 
Hierro , acia Poniente!} vieron vn Pa- 
lo de Navio , tan gruefo , que ha- 
via fido de izo Toneladas, parecía, 
que havia muchos dias , que cita- 
ba en el Agua. Eran en aquel pa- 
rage , i mas adelante acia Occiden- 
te , las corrientes muí grandes acia el 
NorJeJte , pero haviendo corrido acia 
Poniente f o Leguas, a 13. de Septiem- 
bre , obfervó que defde prima no- 
che noruíleaba la Aguja media quar- 
ta , i al amanecer poco mas de 
otra quarta : en que conoció no iba 
ajuílada á la Eftrella Polar , fino á otro 
punto invifible , i fijo ,cuia variación 
hatta entonces ninguno havia obferva- 
do , i por éfta caufa le admiro al ter- 
cero dia, haviendo navegado cafi cien 
leguas por aquellos parajes , porque 
obfervó que la aguja no rufteaba iácon 
la quarta , i por la mañana bolvia á 
herir en la mifma Eftrella. 

CJPITVLO XVII. T)e las Aves, 
i otras finas , que denotaban Tier- 
ra cercana , que encontró el Al- 
mirante en fu -viaje. 

"I^Srando cafi á 300. Leguas de la 

JC* ^ s ' d d e ' Hierro, acia Occidente, el 

Sábado i 1 f< de Septiembre , caió 

del Cielo á quatro , ó cinco Leguas 



tenia pie , i los ramos eran altos , i es- 
taba cargada de Fruta, como la del Len- 
ti feo: defpues obfervaron que el Agua 
del M¿r era la mitad menos falada , que 
la pafada , i aquella noche figuieron á 
las Caravelas muchos Atunes , i fe 
acercaban tanto á ellas , icón tanta li- 
gerega, que mataron vno con vn Tri- 
dente los de la Niña , i eftando iá á 
trecientas i fefentH Leguas de la Isla 
del Hierro , vieron otro Rabode Jun- 
co , Ave llamada afi , porque tiene por 
Cola vna pluma larga. 

El Martes figuiente, que fue á 18.de 
Septiembre , havia pafado adelante la 
Caravela Pinta, que era mui velera , i ef- 
peróal Almirante,! íe dijo fu Capitán ha« 
via vifto muchos Pájaros grandes volar 
acia Poniente , por lo que efperaba ha-, 
llar Tierra aquella noche, i que le pare- 
cía verla acia Tramontana , á quince 
Leguas de ditlaracia , i en el mifmo dia 
al ponerfe el Sol creió lo eran vnos Na- 
barrones ; pero porque el Almirante fa- 
bia que no era afi , no quifo gallar el 
tiempo en ir á reconocerla , aunque to- 
dos lo defeaban , pueíloque no fe ha- 
llaba en el Sitio , donde fus indicios, 
i rabones havia de eftár ,i aquella no« 
chepuíieron vnaboneta, porqucel vien- 
to refrefeaba , haviendofe pafado once 
dias, en que nohavian arminadolas Ve- 
las vn palmo , navegando continua- 
mente a Occidente , Viento 
eu Popa. 

CAPÍ- 






i-6 



Historia DtL Almirante de las Indias 



CAPITVLO XVIII. T>el cuida- 
do con que todos procuraban ver las 
Señales en el Mar , i el defeo de 
tomar Tierra. 



O dejaban de mormurar todos 
los de la Armada, víendofe tan 
lejos de todo focorro,i en Na- 
vegación tan larga , i peligróla : i co- 
mo nunca vian , fino Agua , i Cielo, 
notaban íiempre con atención qualquier 
feñal ,que fe defeubria , como los que 
citaban mas lejos á Tierra ,que nafta 
entonces ningunas perfonas havian ef- 
tado ; por lo qual referiré todo aque- 
llo de que hacían alguna eftimacion, 
á lo menos en la Defcripcton de efte 
primer Viage % pero no hablaré de otras 
léñales de menos importancia, que fue- 
len verfe, regularmente muchas veces: 
i di digo , que a 19 de Septiembre, 
por la mañana, fe pufo en el Navio del 
Almirante vn Alcatraz , i por la tar- 
de Orto, que daban efperanc,a de Tierra, 
juzgando, que eftas Aves no fe aleja- 
rían mucho de ella •, con cita efperan- 
ga , cftando en calma , fondaron en mas 
de ducientas bragas , i aunque no ha- 
llaron fondo , cono;ieron que iban las 
corrientes acia Sudoefte. 

El Jueves zo. vinieron otros dos 
Alcatraces,! de allí á vn buen rato, 
Ocro, i cogieron vn Pajaro femejante á 
García, aunque era negro, i tenia en 
la cabec,d mono de Plumas blancas, i 
los pies, como Añade ,i á bordo ma- 
taron vn Pececiilo , i vieron mucha 
ierva de la referida : al amanecer 
fe pulieron en el Navio tres Pajarillas 
cantando, i á la anochecer defparecie- 
ron , dejando á la Gente algún confue* 
lo, porque confederaban ,que los otros 



lo peor el miedo, temíanles fucedie* 
fe lo que fe finge de San Amóroen el 
Mar elado, que no deja mover los Na- 
vios -, por lo qual los apartaban de las 
manchas iknspre que podían. 

Bolvieodo á las Señales , digo que 
otro dia vieron vna Bal ena , i el dia 
figuiente,quefue Sábado, 22, de SepJ 
tiembre , vieron algunos Ghirütos , i 
también en aquellos tres dias corrieron 
algunos vientos Sudoeíles, mas ,ó me- 
nos, acia Poniente : i aunque eran con* 
erarios al Viage del Almirante , decia 
la Gente , que eran muí buenos , i que 
aiudaban mucho á la Navegación, i cita 
era vna caufa para que la Gente mormu- 
raíe mas , pues decían que llevando 
íiempre viento en Popa, le tendrían con- 
trarío ala bueita, i aunque alguna vez ex- 
perimentaban buen viento,para bolver, 
decían , que no era durab'e f ni baf- 
tante ábolverios, por el camino que 
dejaban atrás •, el Almirante les re- 
plic*..ba , diciendo ,que aquello pro- 
cedía de eflar iá ceica de Tierra, la 
qual no dejaba levantar las olas , i 
los daba otras Agones ; afiíma , que 
entonces tuvo necefidad eípecial de la 
aiuda de Dios , como Moifes quando 
facó al Pueblo de Egipto , pues al Do* 
mingo figuiente 2,3. le levantó vien- 
toHues- Norueíte,el qual turbó el Mar, 
como la Gente defeaba, i de allia tres 
horas, vieron volar vna Tórtola fobre 
¡a Nave , i á la tarde vn Alcatraz jí 
vn Pqarillo de Rio , i otres Pájaros 
blancos, en la ierva hallaron algunos 
Cangrejales , i al dia liguiente vieron 
otro Alcatraz ,i muchos Chirlítos, que 
venían de acia Poniente, algunos Pe- 
cecillos , de que mató a'gunos la Gen- 
te de los ocros Navios , porque no pi- 
caban en el Anguelo. 

CATITVLO XIX. Como la Gen- 



ñor fer grandes , i Marinos . podían . , ? j r j 1 ¡ 

P°. , h . " j r^. 9tr r te mormuraba con defeo de bolver- 

mejor alejarfe de Tierra; pero que ef. J 

tos tan chicos , debían de fer de País fe , i viendo otras feñales, i mué •/- 






cercano , i de allí á tres horas , vieron 
otro Aicitráz, que venia de Noruefte: El 
diaíiguience por la tarde , vieron Otro, 
i vn Rabo de Junco , i delcubrie- 
rou cantidad de ierva , acia el Nor- 
te, por rodo el efpacio,que podia alean- 
car la vifta , conlaqual fe cop.foki.ban 
algunas veces , creiendo venia de Tier- 
ra' cercana , ¡ otras les caufabagran 
miedo, porque havia manchas , tan ef- 
pefas , que en cierto modo impedian la 
Navegación , i como üsmpr¿ prepone 



tras de Tierra, navego á ella 
mas alegre. 



QT. 



^Uantas mas feñales,vian que faüati 
vanas, tanto mas crecía el miedo, 
■de laGente,i fe aumentaba la oca- 
fion Je mormurar, i retirados en l#s Na- 
vios, decían, queel Almirante con fu lo* 
ca fantasía , havia refue'to hacerfe Gran 
Señor, a coila de fus vidas , i peligros , í 
moni- en aqueja EmptcTa ¿i que puefto 

que 




Don Chrisí 
que iá. havian fatisfecho á fu obligación 
en tentar la fortuna, i eíraban tan remotos 
de Tierra , i de todo focorro , mas que 
otros algunos, no debían, fígiriendo el 
Viage, fer Autores de fu propria ruina , í 
privarfedel tiempo de arrepentit fe, fal- 
tándoles los baltimentos, i Navios que 
tenían tantos defectos j que no podrían 
iá falvar hombres, que eftaban tan den- 
tro del Mar ; i que nadie tendría eílo 
á mal , antes ferian muí eltimados, por 
haverfe expuerto á emprefaíemsjante ,í 
haverfe adelantado tanto , i que por 
fer el Almirante Eftrangero ¿i fin fa- 
vor , i fu opinión reprobada , i des- 
preciada por tantos hombres Doctos^ 
i Sabios , no tendría quien le patrocí- 
nale, i ferian ellos creídos, bechando \z 
culpa á fu mal govierno, i á fu Ignoran- 
cia , lo qual valdtia mas que quantas 
juftííicaciones pudiefe hacer él ,en con- 
trario i i fío faltaron algunos, que de- 
cían ,que para quitar contiendas lo he- 
chalen en el Mar, uno deíjítia de fu 
intento, publicando defpues , que él fe 
havia cYido , citando mirando lasE.ft.re- 
llas , i las feñales , i que ninguno an- 
duviefe bufeando la v'erdad fobre ello, 
pues no havía otro fundamento cierta 
de fu buelta , i falvameuto que eíle. 

Continuaban de efte modo elVia- 
gc, mormurando , dolíendofe , i a*on- 
fejandofe todos los días : i el Almiran- 
te no ignoraba fu inconftancia , i la 
mala intención , que tenían contra él; 
pero vnas veces con palabras fuaves¿ 
i otras refuelto á morir ; los amena- 
zaba con e! caítigo , que haría , íi ímpi- 
diefen e! Viage, con lo qual templaba al- 
guna cofa fus miedos , i maquinacio- 
nes , i en confirmación délas efperan- 
§as , que los daba , acordaba las fe- 
ñales, que havian vifto , prometiéndo- 
los' qus en breve tiempo hallarían al- 
guna Tierra : i andaban tan atentos 
continuamente á ellas feñales, que cada 
hora les parecía vn año para ver Tier- 
ra , nafta que el Martes zf . de Septiem- 
bre , al ponerfe el Sol , eftando hablan- 
do con Pigon,el Almirante, que fe ha- 
llava muí cerca de fu Navio , grito- 
recio Píngon : Tierra , Tierra. Se- 
ñor no fe pierda mi buena mano , i 
le enfeñó vn cuerpo acia Sudoeíte, 
que parecía Isla , á zf, Leguas de 
diítancia , de que la Gcm° fe alegró 
mítshoji confolada daba gracias á Dios, i 
á el Almirante, que por fer la noche obf- 
cura havia creído algo de ello , por 
tener confolada la Gente , i porque 



COLON* "if 

no fe le opuíiefen , í impídiefen fu ca- 
mino , navegó acia el bulto gran par-j 
te de la noche •, pero á la mañana íi- 
guíente , conocieron que eran nubesj,' 
que muchas veces parecen Tierra: por 
lo qual con baítante dolor , i enfado 
bolvieron a feguir la vía de Occidente, 
que continuaban fiemprequando el vien- 
to no lo impedia , i poniendo gran 
cuidado en las feñales, vieron vn Alca- 
traz , vn Rabo de Junco , i otras Aves 
femejantes á las referidas. 

El Juíves 27. de Septíembe vieron" 
otro Alcatraz , que venía de Ponien-i 
te , i iba acia Levante , i fe apare- 
cieron muchos Peces Dorados, de que 
mataron vno , i pasó junto á ellos vn 
Rabo de Junco , i delpues obfervaron 
que las corrientes no iban tan firmes.; 
i ordenadas aquellos vítanos días ,co« 
mó folian , íi no bolviendo en derecho 
con las mareas , i la ierva era menos 
en el Mar, que primero. Viernes mataron 
defde todos los Navios muchos Peces 1 
dorados j i el Sábado vieriSn vn Ra» 
bi- Ahorcado, que aunque es Ave de 
Mar , no fe para en el , antes anda 
por el aire , petfiguiendo los Alcatra- 
ces, harta que los hacedefcargarel vien- 
tre , i en el Aire recoge la immundíciá 
para mantenerfe , icón efta aítucia , i 
caga, fe alimenta en aquellos ¡vía; es, 
como en los contornos de las Islas de 
Cabo-Verde \ de alli á poco vieron 
otros dos Alcatraces ,i muchos Peces, 
llamados Golondrinas de Mar : , cuia 
grandega es de vn palmo , i con dos 
aletas bueian encima del Agua, tanto 
como vn tiro de Efcopeta , vna langa, 
en alto, poco mas, ó menos , i a'gu» 
nas veces caen en los Navios ; defpues 
vieron mucha ierva en vna liíta acia 
el Norte , medio dia, como primero,' 
iotrostres Alcatraces, i vn Rabi Ahor- 
cado , que los perfeguia. El Domingo 
por la mañana fe puíicroh en el Navio 
quatro Rabos de Junco , que por ve». 
nir juntos , imaginaron eítár mas veci:*>] 
nos á Tierra , 1 efpecialmente, porque 
poco delpues pafaron otros quatroA caf 
traces ? t vieron mucha ierva áCÍaelHues- 
Oueíte áLes Sueñe, i otros, vieron mu- 
chos Peces Emperadores, que tienen Ig 
piel duriíima, i no fon de comer. 

No por eftas feñales fe defeuw 
daba el Almirante de las del Cielo, en 
el curfo de las Eítrellas , i notó , en 
aquel parage , que las Guardas de no» 
che citaban juftamente en el braco del 
Norte , i quando amanecía en la linea, 
E de 


















„ 



. . . tí 



18 



Historia del Almirante de las Indias 



debajo del braqo, á Nordefte , lo que le 
caufaba grande admiración , i com- 
prehendia.que en toda la noche no nave* 
gabán mas que tres lineas , que fon nue- 
ve horas , i todas las noches experi- 
mentaba eftoj Notó igualmente , que 
á prima noche, Noruefteaban las Agujas 
por toda vna quarta , i quando ama- 
necia, ellaban á juíUdas ala Eftr ella Po- 
lar, lo qual tenia muí confufos, i afa- 
nados á los Pilotos, hada que el Almi- 
rante les higo entender , que efto era, 
por ración de el rodeo , que hace la 
Eltrella referida circundando á el 
Polo, con cuia advertencia fe anima- 
ron algo-, porque hallando tan gran di- 
ferencia , temían grandes peligros 
en tanta diftancia , i diveríidad de 
Paií'es. 

CJTITVLO XX. Como profiguie* 

ron viendo los indicios , i feriales 

id referidos , i otros mejores^ 

con que tuvieron algún 

confuelo. 

LUnes primero de O&ubre , fe pu- 
fo vn Alcatraz en el Navio , í 

dos horas antes de medio dia, 
otros dos , i las Hilas de ierva venían- 
la de Efte á Oefte : el mifmodiapor 
la rrunana el Piloto del Navio del Al- 
mirante dijo, que eftaba acia Ponien- 
te, diftante de la Isla del Hierro 578. le- 
guas , i el Almirante le afirmo, que ef- 
taba 5-84 . aunque fabia que eitaban 
707 que eran 119 mas , de las le- 
guas , que contaba el Piloto. La queti- 
ta de los otros dos Navios era muí 
diferente , porque el Piloto de la Niña 
dijo, el Miércoles fíguiente en la tarde, 
haver navegado 5-40 Leguas , i 
el de la Pinta 634 quitando lo que ha- 
vían caminado aquellos tres días /ha- 
blaban mui fuera de la verdad , porque 
fiempre tuvieron buen viento en Popa, 
i havian navegado mas; pero como fe 
ha dicho al Almirante difimulaba , i fu- 
fna el error j porque la Gente no fe en- 
trifteciefe viendofe tan lejos. 

El dia fíguiente , que fue 2. de 
Octubre , vieron muchos Peces , i ma- 
taron va Atún, i vieron muchos Paja- 
ros , i Avecillas , vno blanco , i la 
ierva mui vieja , i cafi reducida á 
polvo. No viendo el dia íiguiente 
Pájaros , fino algunos pequeños , du- 
daron grandemente, fi havian dejado 



algunas Islas , i pafado por medio 
de ellas , fin verlas , imaginando,' 
que la multitud de Pájaros , que ha- 
vian vifto, haíla entonces fuefen de 
pafo de vna Isla á otra , con quede-, 
feaban ir á vna parte , ó otra para def- 
cubrir aquella Tierra , en lo qual no 
convino el Almirante ,por no perder el 
buen tiempo, que tenia , i profeguir el 
Viage derecho á las Indias, navegan-* 
do fiempre á Occidente, que era él caá 
mino , que tenia por mas cierto ; i por- 
que le parecía perdía la autoridad , i cré- 
dito de fu Viaje , bateando a vna, i otra 
parte, loque havia afirmado, faber de 
cierto,donde cíbbajpor !o qual la Gen- 
te eftuvo paraamotinarfe,perfeverando 
en las murmuraciones , i conjuraciones: 
mas quilo Dios íocorrerle , con nuevas 
feñales, como va referido 5 pues el Jue-j 
ves quatro de Octubre ,de!pues de me- 
dio día, vinieron mas de 40 Pajarillos, 
por la tarde juntos a el Navio ,i dos 
A'catraces , que fe acercaron tanto , que 
dio vn muchacho vna pedrada, á vno, i 
antes de efto havian vifto otro Pajaro, 
como Rabo de Junco , i otro blanco, co- 
mo el antecedente , í bolaron en la Nave 
muchas Golondrinas : El dia fíguiente 
llegó áel Navio vn Rabo de Junco , i 
vn Alcatraz de acia Poniente , i vie- 
ron muchos Pajarillos. 
- ElDomingo defpues, a7 de Octu- 1 
bre , áel falir el So!, fe vio mueftra de 
Tierra acia Occidente j pero porque 
era obfeuro, ninguno fe atrevió á hacer* 
fe Autor de la novedad , no por la ver- 
güenza de decir lo que no fuefe, fino por 
no perder la merced de 30 efeudos 
de renta concedida por los Reies Ca- 
tólicos, á los que primero viefen Tierraj 
pues como hemos dicho , para impedir 
que fe diefen alegrías vanas , fe havia 
vedado con pena de perderla , que íi 
dijefen Tierra, no verificandofe en el 
termino de tresdias, aunque defpuesla 
viefen , era noticia faifa : i por efto 
temían los de la Nave de el Almi- 
rante , no queriendofe arriefgará decir 
Tierra , Tierra-, Lbsdé la Cara vela Nma s 
que era mas velera, creiendo firmemente 
fuefe Tierra , la que vian , difpararon 
vn Cañonazo , i levantaron Vande- 
ra,en feñal de Tierra % pero quanto 
mas adelante navegaban , iban peidien- 
do la alegría, hafta que totalmente ce- 
so con la mueftra que havia vifto. 
Poco deípues quifo Dios conlblar- 
los ,por que vieron gran Jes vandadas 
de Pájaros de todas fuertes, i algunas 

de 







Don Chrzstoval Colon 



dcPajarillos de Tierra, que dcfáe Occi- 
dente ibanábufcar, que comer, acia el 
Sudoefte ;por lo qual el Almirante te- 
niendo por mui cierto, hallandofe tan 
dillante de Cartilla, qué Pajarillos tan 
pequeños no pararían en Tierra mui 
lejana, dejo de feguir la vía del Oef- 
te » i hecho áda Suelta del Sudoefte, 
diciendo, que íi mudaba camino, lo ha- 
cia porque no era mui diftante del fuio 
principal , i feguir la ragon , i expe- 
riencia de los Portuguefes,que havian 
defeubierco la maior parte de fus Islas, 
por el juicio , ibuelo de femejantes Pa- 
jaros ,i maiormente, porque los que 
havian vífto , hacían entonces cali el 
mefmo viagejenque fíempre tuvo por 
cierto debía halIarfeTicrr'a,fegun el pa- 
raje donde eftaban puertos, que como 
fabian, les havia dicho muchas veces, 
quenoefperaba ver Tierra, hafta haver 
navegado 7 j-o. leguás,ácia el Occidente 
de Canarias , en cuio termino havia 
también dicho, que hallaría la Efpaño- 
Ja , llamada entonces Zipango , i firí 
duda la hubiera hallado , fi no hu- 
viefe fabido , que fe decía eftár á lo lar- 
go de Tramontana , á medio dia, i por 
efo quedaba á la izquierda, acia el me- 
dio día aquella Isla, i otras de Cari- 
bes, acia las quales bolavan aquellos 
Paj aros, ¡ por eftár tan vecinos á Tierra, 
fe vía continuamente tanta abundancia, 
i variedad de Pajarillos , que el Lunes 
1 8. de Octubre llegaron áel Navio do- 
ce de los que tienen muchas colores , i 
cantan en el campo , i defpues de ha- 
ver volado vn poco á el rededor de las 
Naves , profiguieron fu camino } tam- 
bién vieron defdc los Navios otras mu- 
chas Aves , que volavan á el Su- 
doefte , i aquella mifma noche fue- 
ron viftas otras Aves grandes , i 
vandadas de Pajarillos , que venían 
de acia el Norte , i bolavan en de- 
rechura acia los primeros •, i de- 
más de ello vieron muchos Atunes , i 
por ¡a mañana vna Garc;a , vn Alca- 
traz , Añade , i Pajarillos , que llevaban 
el mefmo camino , que los otros $ fen- 
tian los de las Naves el aire mui fref- 
co , i olorofo , como por el mes de Abril 
en Sevilla ; pero era tanta el anfia , i 
el defeo de ver tierra , que ia no creían 
ninguna feñal: de modo ,que aunque el 
Miércoles io. de Octubre de dia , i 
de noche viefen paíar muchos, de los 
me Anos Pájaros i la Gente no dejaba 
de lamentarfe , ni el Almirante de re- 
prehender fu poco animo , afirman- 



19 



dales que bien, 6 mal , havian de fa-r 
lir con laempretade las Indias, áque 
les embiaban los Reies Católicos, 

CAPITVLO XXL ComoelAlmi* 

rante hallo la primer Tierra , qué 

fue vna Isla llamada de los 

LucayoSe 

Viendo Nueftro Señor quan difi- 
cultofamente fe mantenía el Al- 
mirante contra tantos contradic- 
tores ,fue férvido, de que el Jueves á 
1 1. de Octubre , defpues de medio dia, 
tuviefen gran animo , í alegría ; porque 
hallaron indicios manifieíbos , de eftár 
cerca de Tierra : pues los de la Capi- 
tana , vieron pafar junto á ella vn Jun- 
co verde , i defpues vn Pez verde, de 
los que no fe alejan de las Rocas. Los 
de la Pinta vieron vna caña , i vn baf- 
ton , i cogieron otro labrado ingenio • 
famente , i vna Tablilla , i vna man- 
cha de ierva de Ribera . Los de la JNiña % 
vieron femejantesfeñales , i vn Ramo 
de Efpino cargado de Majuelas madu- 
ras , que parecía recien cortado j por 
cuias feñales , i lo que dictaba el na- 
tural dífeurfo , teniendo el Almirante 
por cofa cierta eftár vecino á Tierra iá 
de noche , acabada la falve, que fegun 
la coftumbre , cantan los Marineros to- 
das las tardes, habló generalmente á to- 
dos, refiriendo las mercedes que nuef- 
tro Señor los havia hecho de llevarlos 
tan feguros , í con tanta profpendad de 
tiempos,i Viage, i á confolarlos, con fe- 
ñalesquecada inílanteeran maioresjpor 
lo qual les rogaba , que velafen con aten-; 
cion aquella noche, traiéndoles á la me- 
moria, que bien fabian como el primer 
Capitulo de la conufion , i orden, que 
fe dio en Canarias á los Navios, era* 
que en navegando 700. Leguas á Po- 
niente ,íín hallar Tierra , no navegafen 
defde la media noche, hafta el dia ; i 
porque el defeo de Tierra no tenia efec*> 
to,por lómenos fupliefe fu ardimien- 
to la buena vela ° } i pues él tenia 
muí cierta efperancja , de que aquella 
noche havia de defcubrirfe Tierra, hi- 
ciefe cada vno guardia, por fu partei 
porque además de la merced de 30 
Efcudos de renta , que fus Altegas ha- 
vian feñalado,al que primero viefe Tier- 
ra, le darla él vn jubón de Terciopelo. 

Dicho efto,eftando defpues el Al- 
mirante, en el Caftillo de Popa, doce 

horas 



„ 






^G 






Historia del Almirante de las Indías 

otrosdosNavios.entrandoenfusBarcas 



horas, antes de media noche, vio vna 
luz en Tierra 5 pero dice que era de trio- 
do ,que no fe atrevia afirmar,. que ruc- 
ie en Tierra , por lo qual llamo á Pe- 
dro Gutiérrez , Maeftre Sala del Reí,, 
i le dijo , que ¡nairafe , íi viaU luz , i 
le refpondió qué si , i luego llamaron 
á Rodrigo Sánchez de Segovia , para 
que mirafc, acia donde fe viaj pero no 
pudo verla , porque no íubiá tanpref-, 
to , ni defpues la vieron mas que vna, 
6 dos veces, por lo qual juzgaron, qué 
podia fer Candela, 6 Antorcha de Pef- 
cadores, 6 Caminantes,que levantaban, 
ó bajaban la luz ,6 que pafaban de vna 
Cafa , á otra-, porque fe defparecia , i 
bolvia de repente, con tanta prompti- 
rud , que pocos creerían por aquella 
feñal , eftár cerca de Tierra 



con la Vanderade laEmprefa,en que 
eftaba pintada vna Cruz verde, con vna 
F. de vna parte , i de la otra tenia otras 
coronadas , en memoria de Don Fer-í 
nando , i Doña Ifabél -, i dando to- 
dos , gracias a Dios , arrodillados en 
Tierra , befándola con lagrimas de ale- 
gría , el Almirante fe levantó en pie^ 
i pufo por nombre á la Isla San Salva- 
dor : Defpues tomo pofeíion en nonu 
brede losReiesCatolicos,conla folerrH 
nidad, i palabras, que fe requieren, ef- 
tandoprefentes muchas gentes delalf- 
la,quehavian concurrido á verlos,! los 
Omitíanos le admitieron por Almi- 
rante, i Virveí , i le juraron la obedien- 
cia, como a quien reprefentaba las Rea- 
les Perfonas de fus Aliecas , con tan- 



Próficuicron el camino mas adver- to jubilo , i placer , como era jufto, 
tidos , hafta que dos horas defpues de pidiéndole todos perdón de lastimas, 

que por fu temor, e ínconttancia le ha- 



la media noche, la Pinta , que iba de 
lante,porfer mui velera ,hico feñal de 
Tierra , la qual vio el primero Rodri- 
go de Triana , Marinero , i eftaba á dos 
Leguas de diftancia de ella •, pero no 
fe íe concedió la merced de los 30 Ef- 
cudos , fino al Almirante, que vio pri- 
mero la luz, en las tinieblas de la no- 
che .denotando la luzefpiritual , que fe 
introducía por él, en aquellas tinieblas: 
Eftando iá cerca de Tierra , fe pufie- 
ron todos los Navios á el reparo, te- 



Vían hecho ; haviendo concurrido mu- 
chos Indios a ver efta fiefta, i alegría^ 
conoció el Almirante, que era Gente pa- 
cifica , quieta 3 i fencilla, les díó algunos 
Gorros colorados , i farras de cuentas 
de vidro , que le hechaban al cuello 3 
i otras cofas de poca importancia ,qne 
eíli marón mas , que íi fuefen Piedcas- 
precijofas, 

CATITVLO XXIII. "De la ca* 



niendo por tiempo mui dilatado el que Mad .. CO a tmbres de aqU ella Gen- 
faltaba hafta eldta, para gogarde. cofa J . d ' 

te x que vio el Almirante en l a 

Isla referida. 



tan defeada. 



CAPITULO XXII. Como el AL* 
mirante tomo Tierra 3 i pofejlon 
de ella , en nombre de los Reies 
Católicos. 



Etirado el Almirante á fus Bar- 
cas, le íbanfiguiendo los Indios 9 
a nado vnos , i otros en Canoas, 
con Papagaios , Ovillos de Algodón' 
hilado , Acagaiasjb Lancillas,i otras 
Legadoel dia , vieron vna Isla cofas, para trocarlas por fartas de Ava- 
de 2f Leguas de largo, llana, i lorio , Cafcaheles , i otras cofas de po-' 
* fin Montes, llena de Arboles mui ca eítimacion ,i como gente fencilli- 
verdes ,con vna gran Laguna enmedio, finia , andaban todos los Indios defnu-; 
poblad! de muchas Gentes , que no dos , como nacieron , i no tenia me- 
con menor defeo corrían á la Marina; jor vellido, vna India que fe apareció 
todos afombrados, i maravillados de ver allí : Comunmente eran mogos de haí» 
los Navios , creiendo eran algunos Ani- ta treinta años , de buena ertatura , te- 
males, i no vian la hora de faber de cierto man los cabellos gruefos , i mui negros, 
loque fuefe,niIosChriftianos tenían me- cortados fobre las orejas , aunque ha-j 
nosptiefa de faber quien fuefen ellos* vía algunos que los traían largos hafta 
pero prefto fue fatísfecho fu defeo , por- la efpalda , i atados con vn cordón grue- 
qite de repente hecho las Ancoras el AI- fo , al rededor de la cabeca , á modo de 
mirante, i íalió áTierra,en laBarca,arma- trenga 5 eran de agradable bulto, i bue- 
da , defplegado el EftandarteReal j lo ñas facciones , aunque los afeaban algo 
mifmo hicieron los Capitanes de los las frentes , que tenían muí largas ; fu 









Don ChrisioVal Colón 



eftatura era mediana, bien formados, de 
buenas carnes, i de color aceituno , co- 
mo los Canaris , ó Rufticos , toílados 
coj) el Sol : Vnos eíhban pintados de 
blanco , otros de negro j ¿ otros de 
Colorado j algunos en la cara , otros 
en todo el cuerpo , ¡ algunos folamen- 
te en los ojos , ó la Nariz no tenían ar-* 
mas, como las nueftras , ni las cono-» 
cían i porque enfeñandoles los Chriftia 



%1 



pondieron , que de la parte de Medio 
día, donde havia vn Reí, que tenia mu- 
chas piecas, i vafos de Oro 5 añadien- 
do , i moílrando que acia aquel lado 
del Medio Día , i del Sudoefte , havia 
muchas Islas , i grandes Tierras : i 
como tenían tan gran defeo de llevas: 
algo de lo que llevábamos , i íer po- 
bres , no tenían con que refcatarlo .i 
Juego que enttavan en los Navios 



nos vna efpada defnuda, ¡a cogían por podían tomar alguna cofa , aunque fué- 



Jos filos bobamente, í fe cortaban} ni 
tenían conocimiento alguno de cofas 
de hierro} porque las lanciilas,que hemos 
dicho , eran de madera , con la punta 
aguda , i tortada , i en ella vn diente 
de Pez por hierro} Viendo algunos con 
cicatrices de heridas , fe les pregun- 
to , por feñas , la caufa de ellas, i por fe- 
ñas refpondieron,que las havian reci- 
bido defendiendofe de las Gentes de 
otras Islas, que venían ácautivarlos.Pa- 
recisn perfonas de buena lengua, i in- 
genio, porque bolvian á decir con fa- 
cilidad las palabras, que oían vna vez} 



fe vn cafeo de plato , ó efcudilla vi- 
driada, faltaban al Mar , i fe iban á 
Tierra con ella, i fi traían alguna, co- 
fa, la daban por vn pedacillo de vidro 
roto , 6 cofa femejante , i huvo algu- 
no, que dio diez i feis Ovillos de Al- 
godón , por tres quartos de Portugal., 
que no valían vn quacrin de Italia , í 
eftos Ovillos pefaban mas de veinte i 
cinco libras , i el Aigodon eílaba muí 
bien hilado : En eíte comercio fe pasó 
el dia , i llegada U noche fe fueron 
los Indios a Tierra: i es de advertir, 
que la liberalidad que moíbaban , no 



no havia Animales algunos , excepto procedía de que eítimafen mucho la ma- 
los rapagaios, que venían á trocar con 



otras cofas , como ia fe ha dicho. 

Defpues en el diaííguíente, que fue 
13 de. Octubre, falieron muchos Indios 
á la Pi¿ia, ícon fus Barquillas ( llama- 
bas Canoas ) vinieron por la mañana 
áios Navios: Eftas Canoas eran de vna 
piega,hechasde! tronco de vn Árbol, ca* 
bado á modo de Artefa., i en la maior, 
cabían quarenta , i cinco perfonas, 
otras eran mas pequeñas, i algunas havia, 
en que no cabia mas de vn Indio .'bo- 
gaban con vna pala á modo de las de 
horno , ó de las con que fe muele el 
Lino : Los Remos no los atan co- 
mo nofotros , fino los meten en 
el Agua , i tiran derecho como gaf- 
tadores con las zapas , i fon ellas Ca- 
noas tan ligeras, i fabricadas con tan- 
to artificio , que fi fe buelcan , las ende- 
rezan nadando, í hechan el Agua fue- 
ra , meneándolas de vn lado á otro , co- 
mo hace el Texedor , i quando la tie- 
nen fuera , facan el Agua, que queda 
con ca!abagasfecas,que lleban paraef- 
te efecto , partidas por medio. 

Aquel día llevaron para trocar 
de las cofas , que hemos dicho , í 
lo daban por qualquíer cofa, que los 
dicCew, pero en ninguno no fe vieron Jo- 
ias , ni Metales , fino algunas ojillas de 
Oro , que traían colgando fuera , í den- 
tro de la Nariz : i preguntándoles de 
donde havian traído aquel Oro , ref- 



teria de las cofas , que los nueííros les 
daban , fino porque les parecía , que 
liendo nueftras , eran coíaá dignas 
de mucha eftimacion , teniendo ?or. 
cierto , que los nueííros havian ba- 
jado de el Cielo , i por efo deíe^ban 
tener alguna cofa fuia , para memo- 
ria de ellos. 

CAPITVLO XXIV. Como el Al* 
mirante paso de aquella Isla % ¿ 
fue a ver otra. 

EL Domingo íiguíenteá í^deOctu- 
bre, corrió el Almirante ,en las 
Barcas por la Cofta de la Isla, acia- 
el Noruefte, por fi hallaba algo al reedoc 
de ella, i halló vn Puerto capaz de quan- 
tas Naves ai en la Chrifttiandad. Vien-¡ 
dolé aquellos Pueblos ir , corrían; por la 
Plaia fus Moradores, gritando , i pro- 
metiéndole baftimento , combidando 
á los que encontraban, queviniefen á 
ver la Gente del Cielo , al qual al- 
eábanlas manos, hechados en Tierra,, 
como dándole gracias por íu venida; 
Muchos nadando, ó en las Canoas, co- 
mo podían, iban en las Barcas á pregun- 
tar por feñas, ü eran venidos de! Cie«> 
lo? Logrando el que defembarcafen para 
defeanfar ; pero el Almirante dándoles 
á todos ¿¡asneas de vidrio, fe alegraba 
F increi- 



, L, 








































1% 



Historia e>el Almirante de las Indias 



increíblemente de tanta fimplicidad, 
harta que llego á vna Peninfula , que 
en tres dias podía haverfe rodeado, por 
Agua, habitable, i donde podía hacer- 
fe vna buena Fortaleza : Aqui vio feis 
calillas de Indios 5 con muchos Jardines 
al rededor, tan hermotbs , corno eílán 
los de Canilla, en Maio j mas porque 
la Gente eftabacanfadade remar, i co- 
nocía claramente, no fer aquella Tierra 
la que bufeaba , ni de tanta vtilidad, 
que pudiefe poblar en ella, temo fíete 
Indios por Interpretes , i vuelto á fus 
Navios , navegó acia otras islas , que 
íe vían defde la Penínfula , i pasecia 
fer Hanas , verdes , i mui pobladas , co- 
mo lo afeguraban los mifmos Indios? 
llegó á vna de ellas ,diftante fíete leguas, 
el día íiguiente Lunes 15*. de Qctu- 

cre , i le pufo por nombre Santa Ma¿ don , ó Colchas, i las Mugeres andaban 
ría de la. Conceptiva ¡ la parte de efta cubiertas con vnaFagiila de Algodón, 



embajadas , como lo higo , dándole al- 
gunas cofíilas , para que las repartiefe 
con los otros j i fu buena Relación fue 
caufa de que repentinamente viniefe \% 
Gente de la Femandina , á los Navios, 
en fus Canoas, á refcatar,lo mifmo, i 
en la mifma forma, que los otros In- 
dios ; porque aquella Gente, i la de- 
más que fe havia vifto , era de la mif-i 
ma calidad : i quando el Batel , fue á 
Tierra á hacer aguada, los mifmos In- 
dios en feñaban á los Marineros, donn 
de eftaba, con gran alegría, i cargan- 
do voluntariamente con los Barriles 
en la efpalda para llenar las Botas en el 
Batel , aunque es verdad que parecían 
Gente de maíor advertencia, i juicio 
que los primeros, i recateaban los refea^ 
tes: En fus cafas tenían Paños de A ! go- 



Isla, acia San Salvador , tendría cinco 
leguas de Coila , pero el Almirante fue 
por la de Lefte , b Huelle „ que tie- 
ne mas de diez leguas de largo , i ha- 
vie«do Túrgido acia Occidente , deíem- 
barcb , para hacer lo mifmo, que en la 
Isla antecedente 5 concurrió la Gente 
de la íslapromptamenteá ver losChrif- 
£ianos,conla mifma admiración, que la 
otra , i viendo el Almirante que to- 
do era vno , navegó el dia Íiguiente 
Martes , acia Huelle, ocho leguas , á 
otra Isia mucho maior, cerca de la Cof- 
ia de aquella, que correa NoruefteSuef- 
te , mas de diez, i ocho leguas, 

Era también mui llana, i de hermo- 
fas Plaias , i la llamó la Femandina jpe.» 
ro antes que arribafen á ella Isla , i 
á la de la Concepción, encontraron vrt 
Indio en vna Canoa pequeña , que lle- 
vaba vn pedagode fu Pan, vna Calaba- 
za de Agua, i vn poco de Tierra, fe^ 
mejante á la fangre de Drago, conque 
fe pintan aquellas Gentes el cuerpo , co- 
mo dejamos dicho ,i algunas hojas fe- 
cas 9 que eftiman ellos mucho , por fer 



í otras con vn paño tegido,que psre- 
cía tela. Entre otras cofas notables, que 
fe admiraron en aquella Isla, fue ver los 
Arboles, de di verfos raroos,i hojas de va- 
ríasefpecies, fin eílar ingertos, fino pro- 
ducidos naturalmente , i havia tronco 
queteniaquatro,óciuco modos de ho- 
jas, i ramas,tan diferentes, como fon las 
hojas délas Cañas , délas del Lentif- 
co;Vieron también Peleados dediver-] 
fas hechuras , i de colores muí finosj 
pero no hallaron Animalesaígunos, fin© 
Lagartos , i algunas Culebras, 

Defpues para reconocer mejor 1% 
Isla, navegaron áciael Noruefte ,ifur- 
gieron en la boca de vn Puerto beHi- 
fimo , que á la entrada tenia vna Isle-¡ 
ta } pero no pudieron entraren él jpoc; 
tener poco fondo , ni hicieron cafo, 
por no alejarfe de vn Pueblo } que fe 
via poco diftsnte, aunque haíla enton- 
ces no havian vifto en la maior Isla, 
que havian eítado , mas que diez , ó do- 
ce cafas á modo de Pavellones , en Jas 
quales no havia mas adorno , ni me« 
naje, que lo que llevaban, á refeatar álos 



mui olorofas „ i fanas,í en vna CcT~ Navios. Sus camas , eran como red , á 



tilla , llevaba vna fartade qtientas ver- 
des de vidrio,i dos monedillas de co- 
bre¿ de que fe infirió, que venia de la Isla 
deS. Salvador , i haver pafado por la 
Concepción, i de allí ibaá la Femandi-. 
na, dando- noticia de la llegada de los 
ChriíUanosáaquellaTierra: mas porque 
la jornada era larga, fe vino al pumo 
á los Navios , donde fue recogido con 
fu Canoa, i tratado mui bien, por eí 
Almirante , con animo de en llegando 
i Tierra , embiarle á los Indios, con íus 



modo de honda, colgada, acueíranfeera 
medio de ellas , i atan los extremos a 
dos peftes de la cafa ; también vie^ 
ron algunos Perros s como maiti- 
nes , i bracos , que no 
ladraban. 



-Pté 8 ' «Pcá* «poj* «Pcá- «PKS- 

4»cS" -Poá- ^oJ" jji& 

jpccj' <Pe¿r «peá* 

CJPé 



Don Christoval Colón 



13 



da, que tenían los Indios, porque de- 
CAPITVLO XXV. Como el Al- follad M¡ene la carne mui blanca, de to 

viíimo , i agradable güilo, i es llama 



mirante paso a otras Islas , que 
defde la Fernanáina fe vian ¿ 



p 



Or no havcr hallado en efta Isla, cofa 
de importancia, navegaron el Vier- 
nes ip. de 0¿tubre,á otra, llama- 
da Saometo , á la qual pufo por nombre 
Jfafala t el Almirante, para proceder con 
orden en la impofícionde los nombres: 
pues á la primera, que llamaban Gua« 
nahani los Indios , la llamó á Gloria 
de Dios , que fe la havia moftradoj 
librándole de muchos peligros, San Sal- 
vador; á la fegunda, por la devoción que 
tenia á la Concepción de María San- 
tiíima* 1 por el principal favor, que en 
ella tienen los Chriftiauos , llamón»- 
ta María de la Concepción j á la ter- 
cera , llamó Femandma , en memoria 
del Rei Católico ; i á la quarta ,//¿i- 
bela , por refpeto ala Sereniíima Rei- 
na Doña Ifabél , i defpues ¡a que ha-) 
'lo primero, que Cuba , la llamó Jua- 
*a t en memoria del Principe Donjuán, 
heredero de Canilla, teniendo refpe- 
to de fatisfacer, coneftos nombres á la 
memoria efpiritual , i temporal. 

Es verdad ,que en quanto ala bon- 
dad , grandega , i hermofura de la Fer- 
nandina,fe aventaja mucho á las otras 
Islas j porque fuera de fer mui abun- 
dante de Aguas, belliíimos Prados , i 
Arboles , entre losquales havia muchos 
Aloes j fe vian Collados , i Mon- 
cañuelas , que por fer mui llanas , no 
temían las otras Islas: Enamorado de 
fu belleza el Almirante, defembarcó por 
hacer la ceremonia de la Pofeíioii 
en Tierra de tanta amenidad , i hermo- 
fura, como tiene Efpaña , por Abril} oía- 
le el canto de los Ruifeñores, i otros 
PajarilIos,tan fuave, que no fabia bol- 
ver á la Barca , i no folo volaban en- 
tre los Arboles, fino en vandadas tan 
granJes,pafaban,queobfcurecianeI Solj 
Ja maior parte era diferente de losnuef- 
tros, i por fer Tierra de muchas Aguas, 
i Lagunas, en vna vieron vna Serpien- 
te de fiete pies de largo , i vn pie de 
vientre , la qual perfeguida de los nuef- 
tros , fe hecho en el Agua ; pero por 
no fer profunda , la facaron con las 
langas , no fin efpanto , i admiración, 
por fer de afpefto feroz , i horrible } pe- 
ro e! tiempo adelante les enfeñó laex- 



da por los Indios Givvana. Aderegada 
efta Caga , defeando conocer mas la; 
Tierra, dejando para el dia ílguientc 
efta Serpiente , en que mataron otra 
de la mifma fuerte , profiguieron en re- 
conocer la Isla , i hallaron vn Pueblo, 
cuios Indios hüieron á los Montes, 
con lo que podían llevar de fu hacien- 
da ; pero el Almirante no confintió fe 
tocaíe ert cofa ninguna de las que deja- 
ban , porque no tuviefen por Ladro-i 
nes á los Chriftiauos } de que refultó 
que perdiendo el miedo § poco á poco¿ 
los Indios , bolvieronáreícatar volun-i 
tarios á los Navios , como havian he- 
cho los demás¿ 

CATITVLO XXVI. Como el Al- 
mirante defcubrib la Isla deCuba$ 
i las cofas , que en ella hallo. 

HAviendo fabído el Almirante los 
fecretos de la ístelfabela, i el tra- 
fico , i modo de aquella Gente, 
no quifo perder tiempo corriéndola^ 
porque eran muchas Islas ftmejantes 
entre si, como decían los Indios, por 
lo qual falió con buen tiempo, para ir 
á vna Tierra mui grande llamada Can 
ha , que eílaba acia el Medio Dia,ei 
Domingo zy. de Octubre , i llegó a 
la Corta del Norte de ella : al punto 
que la vieron , reconocieron fer de me-i 
jor bondad, i calidad, que las que van 
referidas , tanto por la hermofura de 
los Montes, i Collados, como por la va- 
riedad de los Arboles, i de los Campos, i 
por la grandega , i dilatación de fus 
Campiñas, i Ríos , i para tomar len<i 
gua , i noticia de fus Gentes , hecho 
Anclas el Almirante , en vn gran Rio, 
donde los Arboles eran mui pompofos¿ 
i altos, adornados de Flores, i de Fru- 
tos , í diferentes de los nueftros : ha- 
via vna infinidad de Pájaros, diverfos 
de los nuefhos , i tanta amenidad , que 
era íncreibSe; porque fe veía la ierva 
mui alta , i diferente de la nueftra, aun- 
que havia Verdolagas, B'edos, í otras 
femejanres t lasQuales no eran conocidas 
por fu di veríí dad , i haviendoidoá dos 
calillas i que no lejos fe veían, las ha- 
llaron fin G'-nte, que havia huido de 
miedo, dej.tndo fus rede?, i losdemi» 



períencia, fer la mas agradable comí- iníkuiifientosde pefear, i yn Perro , que 

11 Q 






































% 4 Historia del ÁlmÍIaMTE de las Indias 

no ladraba ; pero no fe llego i cofa al- bragos á la Ciudad , dándoles para alo- 
guna,como havia mandado el Almirante} jamiento vna gran cafa de aquellas? 
porque le baftaba ver la calidad de las donde los hicieron fentar, en vnos alien- 
tos hechos de vna piega , de eftrañá 
forma , i femejantesá vn Animal ¡.que 
tiene bragos , i las piernas cortas , i 
la cola vn poco levantada para apoiar-; 
fe j la qual no es menos larga , que el 
aíiento , para eílár con mas convenien- 
cia, con vna cabega en la facha , i los 
ojos , i orejas de Oro i A eílos aíien-' 
tos llaman los Indios Duchi i en los 
quales haviendo hecho fentar á los 
riueftros ,al inflante fe fentaron todos 
los Indios al rededor de ellos, en el íue- 
lo, i fueron llegando vno á vnq, ábefar- 
leslos pies, i las manos, i los dieron áco- 
mer algunas raices cocidas, que fabian á 
Caítañas , rogándoles mucho fe que- 
dafen con ellos, ó por lo menos, res 
pofafen por qnatro , 6 feis dias : i eílo 
era, porque los dos Indios, que iban con 
ellos, decian á los otros, muchos bienes 
de los ChrÜt-ianos j defpues entrando 
muchas Indias á verlos, fe falieron fue- 
ra los Indios, las quales no con menor 
maravilla, i reverencia , los beíaron los 
píes ,i las manos , como cofa Sagrada, 
ofreciéndolos los dones que los llevaban. 
Qiiando les pareció tiempo de reco^ 
gerfe á los Navios , quiíieron venir 
acompañándolos muchos Indios ; pero 
ellos no coníintieron, que viniefe nadie; 
fino es el Rei , vn hijo fuio , i vn Cria- 
do , á los quales higo mucha honra el 
Almirante , i los Omitíanos ie conta- 
ron , como al ir , i bolver vieron mu*. 
chos Pueblos , donde les hicieron Ja 
tnefma cortefia? i acogida, los quales 
no tenían mas de cinco cafas juntas, 



porquí 

cofas, que vfaban para fu rriantenifniea*' 
to , i férvido : Bueltosde los Navios, 
proíiguieron fu Viage acia Occi- 
dente , i hallaron otro Rio al qual 
el Almirante llamo de los Mares ; era 
mucho maior que e\ referido , porque 
podía entrar por fu boca vn Navio 
con mucha anchura , i eítaban mui 
pobladas fus Riberas j pero luego que 
fus Gentes vieron los Navios, huie- 
ron á los Montes , que fe vian mu- 
chos , altos , redondos , i llenos de Ar- 
boles ; i Plantas amenifimas , en los 
quales efcondieron los Indios qnanto 
pudieron llevar*, conque no pudiendo 
entender el Almirante la Calidad de 
aquella Isla ,por el temor de los Mo» 
radores , i conííderando que fi bolvia 
á defembarcar con mas Gente , le au- 
mentatia , determino embiar dos Chrif- 
tianos con vn Indio de San Salvador, 
que llevaba coníigo , i con orro de la 
mífma Isla, que fe haviaarriefgado ,á 
venir en vna Canoa, á los Navios, man- 
dándolos entrafen en la Isla , i fe in- 
formafen de ella , acariciando á los In- 
dios, que encontrafen en el camino ; i 
porque durante el Viage de eítos, no fe 
perdiefe tiempo , mandó facar a Tierra 
el Navio para empalmarle , i cafual- 
mente reconocieron , que toda la leña 
de la lumbre que havian encendido pa- 
ra eílo , era Almaítiga , de que havia 
grandifima abundancia en toda la Isla; 
Eíte es vn Árbol, que en la hoja, i el 
fruto , es fe me jan te al Lentifco , aurjs 
que es mucho maior. 



que por las calles havian hallado mu- 

CAPITVLO XXVII. Como Bol- c . ha Gentc • J. r " e llevab ? en la man ° ** 

tigon encendido para hacer lumbre ,i 



vieron los dos Chrijlianos , ¿ lo que , 
dijeron haver vijlo, 

EStando iá aderegada la Nave - t i 
á punto denavegar,bolvieronlos 
Chriítianos,con dos Indios, á j*. 
de Noviembre , diciendo haver cami- 
nado ii. leguas por Tierra , i haver 
llegado a vn Pueblo de fo cafas, baf- 

tantemente grandes, todas de madera, drupedos, no havian viíto ninguno ,ef- 
cubiertas de paja , i a modo de Pave • cepto Perros que no ladraban } lo que 
lloa , como las otras», i que havia en fembravan eran muchasraices de aque- 
eHas haíta mil fuegos , porque en ca- lias , i cierta efpccie de Habas , i otro 
da vna habitaban los de vna Fa- grano, que llamaban Maíz, de mui buen 
milia : i que los Principalesde la Isla, fabor, cocido , ó toíiado , ó hecho po- 
falieron a recibirlos , i los llevaron en lenta ¿ havia grandifima abundancia de 

Aleo* 



faumarfe defpues , con algunas iervas¿¡ 
que para efte efeéto llevaban configo ,t 
para toítar aquellas raices, que los die-s 
ron , que era fu principal comida } vie~ 
ron también otras infinitas efpecies 
de Arboles , i iervas,que no havian 
viíto, en la Coftadel Mar ,gran diver- 
sidad de Aves , mui diferentes de las 
nueftras , aunque entre ellas havia Per- 
dices , i Ruifeñores : Animales qua- 



Don Christoval Colon." i% 

Algodón bien hilado j de fuerte, que en pufo el nombre del Mar de Ñüirá 
vna (ola cafa vieron mas de doce mil i **r* j eílaban tan efpefL ts í it 

quinientas hbras, bien hiladas. Los In- que no'havia vn uaScaa vnaá 

d os no plantan efta lerva , que e-Ja fe otra , i la maior parte diftab vn tU. 

nace por los campos.conio las Rofas, rodé Arcabuz : los Ca ales que W- 

fe madura , aunque no coda á v n tiem- ban , eran tan profundos , i adorS, 

po, en vn mefmo pic.havia pimpollos, dearboies, i iervas, tan ¿feas cue da 

en otro eftaban abiertos, i en otro ma- ba gran deleite andar po £ en? 



duros , de cuias plantas llevaron los 
Indios gran cantidad á los Navios, i 
por vna correa, daban vna eefta llena: 
ninguno fe vífte de fu tela, porque folo 
ks fírve, para hacer fusRedcs , i Ama- 
cas , i hacer enaguas de Muger , que fon 
los Pañetes, conque fe cubren las Indias. 
Preguntados defpues/i tenianOro, Per- 



tre otros muchos Arboles diverfos de 
losnueílros, fe via alli mucha Almaf- 
tiga , Palmas con el pie verde , i lifo 9 
i otras Plantas de varias fuertes : i co- 
mo fino fueran pobladas eftas Islas ,fe 
veían también muchas íeñales de luim 
bres , hechas porlosPefcadores : pues 
como defpues fe vio por experien- 



las ,6 Efpeceria , hacían feñas, de q „e da, ,a G^* dML hZTll 

havu grande abundancia acia el Lcfte, da en cuadrillas de Canoa, ™,'¡? 

en vna TierraJIamada Bochio , que* tas Is ¿ S) i'o' ras ¡uu^Se'^e eí 



es aora la Isla Efpañola , que ellos lia 
ñiaban Baveche , que aun no fe fabe de 
cierto por qualentendiefen. 

CAPITULO XXVIII. Como el 



tan por allí defpobladas , i fe alimen- 
tan del Pefcado que cogen , i de las 
Aves , t Cangrejos, i otras cofas, que 
hallan en Tierra : aunque es verdad, que 
¡os Indios generalmente comen muchas 

inmundicias , como fon Arañas gruefas. 
Almirante dejo de fegmr la Cojla- i grandes, Gufanos blancos , que fe en- 

Occidental de Cuba 3 y fe bolvib Sadrán en los Arboles podridos , i 



a Occidente , acia la Isla Ejpa- 
ñola. 



ENtendidapor el Almirante la Re- 
lación referida, no queriendo de- 
tenerfe mas, en el exprefado Rio 
de los Mares , mandó que tomafen al- 
gún Indio de la Isla , con animo de 
llevar de todas partes, alguno de ellos 
a Caftilla , que diefe cuenta de las 
cofas de fu Tierra : i aíi cogieron do- 
ce perforas, entreMugeres, Muchachos, 
i Hombres,con tanta quietud, i tan fin 
ruido , que quando eílaban para ha- 
cerfe á la Vela , fue á la Nave, en vna 
Canoa , vn Indio, Marido de vna de las 
Mugeres , que iban en ella , i Padre 
de dos muchachos, rogando á los Chrif- 
tianos ,por feñas , le Uevafen también 
á Cartilla, no dejándole feparado de fu 
Muger , i hijos', de lo qual fuemui ale- 
gre el Almirante, i mandó, que les tra- 
tafenrnui bien , i los acariciafen. 

De repente el mifmodia,quefue 13. 
de Noviembre , dio labueltaá Oriente, 
para ir á la Isla que llamaban Bochio ,ó 
Bavechej pero por el Viento de Norte, 
que era mui frefco,fe v ió precifado á fur- 
gir en Tierra de Cuba, entre algunas If- 
las altiíimas , que eílaban cerca de vn 
Puerto, que llamó del Principe ¿ i al Mas; 



en otros lugares corruptos , i muchos 
Peces, cafi crudos, á los quales antes de 
toíhrlos, luego que los Pefcan,losfa- 
can los ojos para comerlos , i de eftas 
cofas , comen otras muchas , las quales 
no folo caufan haíiioj pero bailaran á 
matar á qualquierade nofotros, que las 
comiefe. 

A eftas Cacas , i Pefcas van los In- 
dios ,fegun los tiempos, ia en vna Isla, 
iá en otra , como quien muda pafto 9 
faftidiado de el primero j pero bol-i 
viendo Yoá las referidas Islas del Mar 
de Nueftra Señora ,digo : Que en vna 
de ellas , mataron los Chriilianos vn 
Animal, que parecía Tejón , i en el 
Mar hallaban muchas Conchas de Ná- 
car , i con las Redes,entre otros Peces, 
facaron vno que parecía Puerco , con 
el pellejo durilimo , excepto en la cola 
que era tierno : Notaron también , que 
en efte Mar , i en las Islas crecía , i 
menguaba el Agua, mas que en loslu* 
gares donde hafta entonces havian efe 
tado , i por configuiente ias Mareas 
eran al contrario de las nueftras , i pos; 
dio la Luna acia el Sudoefte, á la 
quarta del Medio Dia,era la 
baja Mar. 

«S»«S*. &><& «Poá* ^»a¿ 



CJPI* 


















6 



Historia del Almirante de las Indias 



CATITVLO XXIX. Como el Al- 
mirante bohío d fegu'ir el camino 
acia Oriente , a la Isla Efpañola^ 
i que vno de los Navios fe 
aparto de fu Compañía, 

Unes ip.de Noviembre, partió el 
Almirante del Puerto del Princi- 
pe, en Cuba, i del Mar de Nuef- 
tra Señora, para ir acia Levante á la 
isla de Baveche,i á la Efpañolaj pe- 
ro porque no le dejaban navegar los 
Vientos contrarios, como él defeaba, 
fe vio precifado á bolver á la Ifabela, 
que los indios llaman Saometro , i al 
Puerto del Principe 9 que eftá cafi al 
Norte Sur ,lf. leguas de díftanciavno 
de otro. Por eftos Mares hallaba lulas 
de ierva, comohavia viftoen elOccea- 
no s i conoció que iban íiempre á las 
corrientes , i que no las atravefaban. 

Siendo avifadoeneíle Viaje Martin 
Alonfo Pintón , por a'gunos Indios, que 
llevaba en fu Caravela, de que en la ísla 
de Bochío , que como hemos dicho , afi 
llamaban laEfpañola, havia muchoOro, 
fe alejó codiciofamente del Almiran- 
te, á zí. deOclübfe, fin fuerga de vien- 
to , ni otra caufa 9 antes viento en 
Popa podia llegarfe á él, mas noquifo, 
procurando adelantar fu camino quanto 
podia , i era fu Navio mui velero. 
Todo el Jueves íiguiente fue adelante, 
haviendo antes navegado vno á vifta 
de otro , i llegada la noche defpareció, 
conque el Almirante fe quedó con dos 
Navios , i no hallando tiempo a pro- 
pofito , para atravefar á la Efpañola, 
ie fue conveniente bolverfe á Cuba,á 
otro Puerto, que llamo Santa Catalina, 
no lejos de el del Principe : en efte Puer- 
to vio vn Rio de donde fe facaban Pie- 
dras con mueftras de Oro , i en laTier* 
ira havia Pinos, tan altos, que podían 
fabricarfe de ellos, ArbolesparaNavios, 
i Carracas, ni faltaba madera para tabla- 
zón , i fabricar buenos Bajeles , i quan- 
to fe quiíiefe: havia también Encinas , i 
otros Arboles femejantes á losdeCaf- 
tillaipero viendo que todos loslndioslc 
encaminaban á la Efpañola , íiguió a, 
la Coila mas á Sueíle , diez , ó doce 
leguas, por parajes llenos de Puertos 
mui buenos . i de muchos , i caudalo- 
fos Ríos. 

De la amenidad, i hermofurade ef- 
ta Región , ee tanto lo que dice el 



Almirante * que tengo gufto en poner 
aquí fus palabras, fobre la entrada en 
vnRio , que defemboca en vn Pu«> 
to , que llamó Puerto Santos había era 
efte modo : Qtjando To fui con Jas Bar-; 
cas por ¡afrente^ la Boca del Puerto, hciá 
Medio Dia, bailé Vn Rio , en que podia etú 
trar cómodamente vna Galera , / es fu en- 
trada de tal modo , que no fe conocía fina 
eftando cerca j i fu hsrmofura me movib h 
fondearlo , i hallé de fondo defde cinco & 
ocho Bracas , i haviendo andado por él 
en mi Barca algún tiempo , me aconfejaban % 
que me quedafe alli. La amenidad de efe 
Rio , la claridad del Agua , en la qual fe 
Via ha fia la Arena del Fondo , i multitud 
de Palmas de varias formas , las mas 
altas , i hermo/as , que he hallado j í 
otros infinitos Arboles Grandes fi Ver desude 
los Paj 'arillos ', i verde de losC ampos t íivn ef~ 
te País , Principes Serenifimos , en tan" 
ta maravilla Hermofo , quefobrepuja a los 
demás en amenidad , i belleza , como el Dia 
en luz , k la Noche : Por lo qual folla 
To decir a mi Gente muchas veces , que 
por mucho que me esfot cafe a dar en- 
tera Relación de él >a P~. F. A. A. no po- 
dría mi Lengua decir toda la verdad , ni 
la Pluma efcriviria j i cierto , que To hs 
quedado ajombrado viendo tanta bermoju- 
ra , que no sé como contarlo : Porque 
To he e/crito de Otras Regiones , de fus 
Arboles , * frutos , de fus iervas , de fus 
Puertos , i de todas fus calidades , quanto 
podia eferivir t no lo que devia : Pero de efia¿ 
todos afirman fer impofible que ha'*a otra 
Región mas bella : aora callo, defeando que la 
vean otros , que quieran eferivir de ella 3 pues 
conozco, quan poco puede fer confideradopot 
mi el mentó del Lugar , i puede fer aforttti 
nado en la Lengua t b Pluma de Otro. 

Navegando, pues, el Almirante en 
fus Barcas, vio entre los Arboles de efte 
Puerto, en Tierra vna Canoa fabricada 
de vn tronco de Arbol,que era tan gran- 
de como vnaFufta de doce Bancos , i 
en algunas Cafas alli cerca hallaron 
vn Pan de Cera , i vna Cabega de 
Muerto , dos CeíHllas , colgadas de 
vn pofte ; i en otra Cafa hallaron; 
defpues lo mifmo , por lo qual ima- 
ginaron los nueftros , que fuefe del 
Fundador de la Cafa , porque no ha- 
via Gente alguna de quiendnformaríe, 
pues afi como vian los Chriftianos, 
huían los Indios , i fe pafaban de la 
otra parte del Puerto • Defpues en- 
contraron otra Canoa, hecha como la 
que va referida,de 05 Palmos , en que 
cabían iyo Pciíbnas. 

CAPÍ. 



Don Christoval Colón 2,7 

^ .„__,_ _ <*c Oro , la dual traída á los Navios 

KtATllULO XXX. Como elAl- fue regalada por el Almirante } con mu 



mirante atravesó la EJpanola 3 

i de lo que vio et$ 

ella. 

HAvicndo el Almirante navegado 
17 Leguas acia el Levante, por 
la Colta de Cuba , llegó al Ca- 
bo Oriental de ella , que llamo Alfa? 
i el Miércoles f . de Diciembre atra- 



erías coíillas, i caícaveles, i fin hacerla dif. 
güilo alguno, la embió á el punto, afier- 
ra con tres Indios,de los que él traía de 
las otras Islas, i tres Chri ¡líanos, que 1^ 
acompañafen harta fu Pueblo. 

El dia (¡guíente embió nueve hom- 
bres á Tierra , bien Armados , i havien • 
do caminado quacro leguas , dieron co ti 
va Pueblo de mil cafas, efpareidas poE 
vn Valle, cuios Indios ,aficomo vie- 
ron á los Omitíanos , abandonaron la 



veso acia laEfpanola, que diftaba 16 Población, i fe fueron á los Eofquesí 



Leguas de la Otra , á el camino del Ef 
te , pero por algunas corrientes, que 
ai alli , no pudo llegar hafta el diaíi- 
guiente , que entró en el Puerto , que 
llamó San Nicolás , por fer en fu Dia. 
El Puerto es muí grande, i muí bue- 
no , i mui profundo , ceñido de mu- 
chos , i grandes Arboles 5 pero la Tier- 
ra tiene muchas Rocas , i los Arboles 
menores , que parecían á los de Caf- 
tilla , entre los quales havia Enani- 
llas , Mirtos , i otros Arbolillos, i 



pero el Indio, guia, de San Salvador, 
que llevaban los nueftros, fue tras ellos i 
i tanto los llamó t i dijo de los Chrif- 
tianos, afirmándoles que era Gente ve- 
nida del Cielo, que los hic;o bolver 
quietos , i feguros ; Defpues llenos de 
efpanto i i maravillados , ponían ¡a 
mano fobre la cabeca de los nueilros, 
cómo por honrarlos s i traían baftimen- 
to , i los daban quanto encontraban, 
fin pedirles nada por ello, rogándoles 
fe quedafen aquella noche, en fu Pueblo; 



corría por vna Llanura, la buelta del pero los Chnilianos no quifieron acep 



Puerto , vn R. muí agradable } i en 
el Puerto havia algunas Canoas , co- 
mo Fullas de quince bancos ¿ pero por- 
que el Almirante no podia tratar con 
aquella Gente , íiguió la Corta acia el 
Norte , hafta que llegó á vn Puerto, 
que llamó la Concepción , que ella á 
el Medio Dia de vna Isleta , que fe 
llamó defpues la Tortuga , i es del ta? 
maño , de la gran Canaria. 

Viendo que ella Isla Bochioer* muí 
grande , i la Tierra , i Arboles feme- 
jantes á los de Efpaña, i que havien- 
do echado las Redes defde los Navios, 
facaron muchos Salmones , i otros Pet- 



tarel corribite , fin bolver primeroá los 
Navios, con la nueva deque la Tierra 
era muí amena, i abundante de comi- 
da , i la Gente mucho maá blanca , i 
mas bella, de quanta halla entoncesha- 
vian vifto, en las otras Islas, muí tra- 
table , i de mui buena converfacion,£ 
decían ,que la Tierra donde fe cogia 
el Oro eftaba mas á el Levante : En- 
tendido de todo el Almirante , aun- 
que los tiempos eran mui contrario s¡¡ 
hico defplegar las Velas , i el Do? 
mingo figuiente 16. de Diciembre 5 
dando buelta los Navios ,entre la Ef-* 
paúola , i la Tortuga , encontró 



cados, (emejantesá los de Efpaña, de« vn Indio folo en vna Canoa pequeña, 

terminó conformarla en el nombre , i que temió fe le tragafe el Mar .-tanto 

el Domingo 9. de Diciembre , la lia- era el viento , i lasólas % recogióle en 

mó Efpañoh ; i porque tenían todos fu Nave, llevándole á laEfpanola , i 

mucho defeo de informarle de la cali- le embió á Tierra , con muchas dadi- 



vas , él refirió á los Indios las caricias* 
que le havian hecho , i dijo tanto bien 
de losChriftianos, queá el inflante vi« 
nieron muchos á la Nave ; pero no 
traían cofa de valor , excepto algunos 



dad de la Isla, en tanto que la Gente ef- 
taba pefeando en la Plaia, fe entraron 
tres Chríílianos por el Monte , i die- 
ron en vna quadrilla de Indios defnu- 
dos , como los antecedentes , los qua- 
les viendo, que losChriftianos fe acerca- granillos de Oro colgando de las ore 
bañadlos, hecharon á huir, por el Bof- jas , i las Narices , i preguntándoles 
queefpantados, con tanta ligereza, co- de donde lo traían, hacían Ceñas, deque 
moa los que no leseftorvaban vertidos, mas adelante havia gran abundancia. 
rii faldas : Los Chriftianos , para tomar El dia (iguiente llegó vna gran Ca«* 

lengua, corrieron tras ellos, i folo pu- noa de la Isla de la Tortuga , cercana 
dieron coger vna Muchacha, que lie- á el parage donde eftaba furto el Almi- 
yaba colgando de la nariz vna Ojuela ranee, con quarenta hombres, á tiem- 
po 



i .• 












% % Historia del Almirante de las Indias 

po que el Cacique , 6 Señor de aquel fin duda , ver fu gravedad 
Puerro de la Efpañola, eílaba en la Plaü, 



con mucha Gente, trocando vna hoja 
de Oro, que havia traído j i quando 
el , i los fuios vieron la Canoa, fe ren- 
taron en el fuelo , en feñal de que no 
querían pelear , i entonces defembar- 
caron cafi todos los que venian enella¿ 
contra los quales el Cacique de la Ef- 
pañola fe levantó folo , i con palabras 
de amenaza los higo tornar á fu Canoa: 
i defpues los tiraba Agua s i tomando 
algunas piedras de la Plaia , las tira- 
ba á el Mar contra la Canoa , i defpues 
que todos , como á el parecer obedien- 
tes fe bolvieron á la Canoa , tomó vna 
piedra , i fe la dio en la mano á vn 
Mítnftro del Almirante, para que fe 
la tirafe á aquellos de la Canoa, dando á 
entender, que tomaba áel Almirante en 
fu favor contra los Indios } pero el Mi- 
li i (tro no la tiró, porque áel inflante 
fe fueron, los de la Canoa. Defpues de 
eíto , hablando el Cacique, fobre las co- 
fas de aquella Isla , que el Almirante 
havia llamado Tortuca , afirmaba que 
havia mucho mas Oro , en la Ef- 
pañola , i que en Babeche era maior 
la abundancia de él , que en otra par- 
te , i podía diftar del lugar donde ef- 
taban , catorce jornadas. 

CAPITULO XXXL Como el 
'Principal Reí de aquella Isla vi- 
no a los Navios , i de la gran** 
con que venia. 

k Efpues s Martes 1 8. deDíciembre, 
el Rei,que havia venido el dia an- 
tes, donde eftaba la Canoa, de la 
Tortuga , que vivía cinco leguas dif» 
tante del Lugar , adonde eftaban los 
Navios, á la vna del dia fe fué á fu 
Pueblo', que eftaba cerca del Mar, don- 
de fe hallaban algunos, que el Almiran- 
te havia embiadoávér , i traían algu- 
na mueílra maior de Oro } eftos, vien- 
do que el Reí venia , fueron al Almi- 
rante á decirle, que llevaba configo mas 



el re/pe- 
to , que le tenían los fuios , aunque to- 
dos iban defnudos i el qual luego que 
entro en el Navio , i /upo que To ef- 
taba en el Cafiillo de Popa cerniendo^ 
cogiéndome de improvifo , vino 4 fen^\ 
tarfe junto d nú, fin darme lugar de que 
faliefe a recibirle , ni a levantarme de l/» 
Mefa ; quando entró debajo del Cafiillo f 
hico feñas de que todos fe queda fen fuera t 
afi lo hicieron , con grandifima reveren* 
cia , fent ando fe fobre la Cubierta , efeepta 
dos Viejos , que creí eran fus Confejerosl 
los quales fe fentaron a fu<> pies } deciafe¿ 
que efle era el Cacique , i creiendo To 
que comer ia , mandé facafen algunos pía™ 
tos de lo que comia To , i de todo pro-, 
barón , embiando a los fuios lo demás s 
que comieron de todo ; lo mifmo fucedtb 
en el beber , que folo lo llegaron a la bo- 
ca 3 i defpues fe ¡o dieron a los otros . Ef> 
taban todos con notable gravedad } habla* 
han poco , i a lo que To podía compre" 
hender , las palabras que decian eran mui 
graves , i repujadas : Los dos Viejos mi- 
raban al Cacique a la boca , i hablaban 
con el , i por el ; defpues de comida vn Pr'in* 
cipal Indio le trujo vna Cinta , femejan-* 
te en la hechura a ¡as de Cafiitla , aun- 
que de labor diferente , con mucha reve~ 
renda , la qual tomo en la mano s i me la 
did con dos plecas de Oro , labrado mui Ju- 
t tímente. To pienfo , que de efle Oro fe 
halla aqui poco , aunque el parage creo 
que efia cercano a la Tierra donde nace, 
i ai mucho : i creiendo To , que le agrá* 
da fe vna Colcha , que efiaba fobre mi 
Cama , fe la di , juntamente con vna 
hermofa Corona de Ámbar ¡que To traía 
¿ el cuello , vn par de Capatos encara 
nados , i vn Vafo de Agua de A(aar> 
con lo qual quedo maravillo/amenté conten* 
to j mofiraron gran Jentimiento él 3 i fus Con* 
fejeros , porque no me entendían , ni ¡oí 
entendía To\ aunque bien comprehendl , que 
me deci a,quefi nece litaba alguna cofa , tenia 
toda la Isla a mi difpoficion - 3 entonces 
To embie por mi Cartera s donde tenia 
vna Medalla de Oro , en que eftaban efy 
culpidas las Imágenes de Vueftras Altecas^ 
la qual le enfeñé , diciendo otra vez, que 



de 200 hombres , i que no iba á pie , fi- feñoreabanla mejor parte del Mundo, i que 

eran grandifimos Principes , i les moflre las 
Vanderas Reales , i las otras de ¡a Cruz t que 

eftimaron mucho^por lo qual huelto á fus Con- 
fiteros dee'ta , que fin duda eran Vueftras Al- 
te fas grandes Principes , pues de parte tan 
lejana , somo es el Cielo , nie havian ent- 
inado fin temor , ha fia fu Tierra ; otras 
muchas cofas pafar en entre nof otros , que 

To 



no es en vnas, como andas, que traían 
quatro hombres con gran veneración, 
aunque era mui mo^o ; llegado efte 
Rei á poca diílancia de la Nave , def- 
pues de haver repofado vn poco, fe lle- 
gó á ella con toda fu Gente, acerca de 
lo qual eferibe el Almirante afsi : Mu- 
cho havria alegrado a Vueftras Alteras 






Don Christoval Colon 

To no entendi ; aunque conocí , que de toda 
je admiraba ; pero fiendo ia tarde , / que - 
riendo ufe , le hice entrar en la Barca, 
honrándole mucho , i difparar algunos Ti- 
ras , i puefio en Fierra , fe fue en fus jindas 
con mas de zoo Hombres , i vn Hijofaio, 
que ¡hvaba acuellas vn Indio mui Principal-^ 
mando dar de comer a todos los Marineros , 
i otra Gente de los Navios , que havia en 
Tierra , i ordeno , que fuefen muí bien tra- 
tados ; defpues dijo vn Marinero ,■ que le 
havia encontrado en el camino ¿ que llevaba 
delante de ¿l , todas las cofas , que To le ha* 
i)ia dado , vn Indio mui principal , / que 
fu hijo no iba con 11 , fino detrás , con 
otra tanta Gente, como él llevaba, i tafi con 
otra tanta, vn hermano (uio % que iba ápie lie- 
vandole dos Indios Principales de los bra~ 
fos , al qual también havia To dado algu- 
nas cofilías , quando vino al Ntvio, de/pues 
de fu hermano. 



29 



CJPITVLO XXXII. Tfe como 

el Almirante perdió fu Navio , en 

algunos Baglos , por negligencia de 

los Marineros , i de lo que le 

üiudb el Re i de aquella 

Isla, 



■Iguicndo, pues, el Almirante lo que 
pasó ,dice : Que huvo mucha calma) 
el Lunes 24. de Diciembre , excepto vn 
poco de viento , que le llevo ai Mar de San- 
to Tomas , hafia la Punta Santa , (obre 
la qual ejluvo mas de vn quarto , que 
feria vna media hora antes de media no- 
che , i fe fué á defcanfar por no haver dor- 
mido en dos Días , i vna Moche : pero como 
havia calma ; el Marinero , que llevaba el 
Timón , fe le encomendó á vn Grumete , lo 
qual, dice el Almirante» ¿«vía To prohi- 
bido en todo el Viage , mandándoles, que con 
viento , ó fin él , no dejafen jamas el Ti- 
món a los Grumetes , ni otros Muchachos 
del Navio , con lo qual iba Jeguro de Ba- 
glesj i de Efcollos; porque el Domingo ,que em-\ 
bié las Barcas d aquel Rei , havian pu fa- 
do del Le fíe s de la Punta, Santa, tres le- 
guas i media , poco mas , b menos , i ha- 
vian vtflo toda la Cofia , i las bajos 1 que 
eftan , de (de la dicha Punta , al Le fie Oefte, 
tres leguas , i havian reconocido por donde 
fe podia pafar , lo que To no havia hecho 
en todo el Viage , i fué Nuefiro Señor fér- 
vido , de que a media noche, eftando Yo asof- 
lado en la cama , i el Mar en Calma 
muerta , i tan quieto , como vna taga de 



Agua , fe fueron todos a defcanfar , dejando 
ávn muchacho al Timón, por lo qual fucce- 
dib , que las Corrientes mui tranquilamen* 
te dieron con la Nave en vn Bagio de Are- 
na , con tanto ruido , que pudiera oír fe h 
vna legua de diftancia :El Muchacho , que 
fintio arar el 1 imon , i oié el rumor , em- 
pico a gritar mui recio , i oiendole To¿ 
me levanté al punto , porque ninguno ha-{ 
viafentido^ que la Mave huviefe encalla- 
do : Salió luego el Patrón de ella ¿ a quien to« 
caba la Guardia , a quien dije , i a los de- 
mas Marineros , que entrafen en el Ba« 
tel , que iba fuera de el Navio , hechan- 
do vna Ancora por la Popa , al inflante 
fe hecharon al Batel , i creiendo To, que iban 
a hacer lo que los mandaba, bogaron, huien* 
do, acia la otra Caravela, que e fiaba medie 
legua difiante : Viendo To, que huían , con el 
Batel, i que las Aguas empegaban a difmu 
nuir fe , i que la Nave efiaba en peligro^ 
mandé cortar luego el Árbol , y aligerarla] 
lo mas , que fe pudo , para ver fi podían fa^ 
caria de la Arena-, pero difminuicndoje t oda-i 
via el Agua i nopudo moverfe,por haver en- 
trado mucha Agua por las junturas , que ha- 
vian llenado toda la Quilla -, a efte tiempo 
llegb la Barca de la Caravela á darnos fo-\ 
corro; porque viendo la Gente de ella , que 
hu)a el Batel , no quifieron acogerle , z afi- 
je vibprecifadc a bolverfe al Navio. 

Reconociendo^ que no havia remedio para 
poderla librar , ful a la Caravela , para 
falvar la Gente , i porque foplaba Viento 
de Tierra , i era ia pafada gran parte de 
la noche , no fabiamos por donde podría ja- 
lir de aquellos Baghs , contemporicé con Ia 
Caravela , hafia que fue de dia , i por 
el mifmo Banco llegué a ella , haviendo pri- 
mero embiado el Batel a Tierra, con Diego s 
de Arana, de Cordova, Capitán, i Jufli-*, 
cia Maior de la Armada , i Pedro Gu- 
tiérrez. , para que contafen al Rei lo que 
me fucedia , por querer irle a vifitar a fa 
Puerto , como el Sábado antecedente me lo 
havia pedida , i que havia perdido el Na- 
vio envn Bagio a legua i media de fa Pue- 
blo. 

Enterado el Rei del fucefo , manifefil 
gran féntímiento , i lagrimas de nueftro 
daño , i al inflante embió al Navio toda 
la Gente de fu Pueblo , en muchas , l 
grandes Camas , con lo qual ellos , i na* 
futras en poco tiempo defcargamos to* 
da la cubierta , porque fue grande la 
atada , que nos did el Rei , pues él mifmo 
con ¡us He> manos , i Pariente;, hacia quan. 
tas diligencias podia , afi en Mar, como en 
Tierra , para que todo fue fe bien governa** 
da s i de quando en quando embiaba á fas 
H Parien^ 






' 


















3® 



Historja del Almirante de las Indias 



Parientes llorando, á rogarme, que no toma- 
fe pefadumbtf , que el me darla todo quan- 
to tenia : i afirmo por cierto & Fue fitas 
Alteras , que en ninguna parís de Cafiilla, 
havria tan buena dijpnftcion , i govierno de 



Oro , i afi , llegado á Tierra combidó 
al Almirantea comer Axis, i Cac,aviche, 
que es fu principal comida , i le dio 
vnas Malearas , con los ojos , i ore-: 
jas grandes de Oro , i otras cofas mui 



la hito poner junta y cerca de fu Palacio, hafta 
que fe de [ocuparon las Cafas > que quería pre- 
venir para falvarla ; Pujo luego guarda de 
Hombres armados, a los quales hito e/lar toda 
¿a noche en "jela , i con los de la frena llo- 
raban , como fi les impórtale mucho nueílro 
daño : Tan amorofa , tratable , i pacifica 
era la Gente , que juro a Vueffras Alte fas, 
que en el Mundo ñola al mejor , ni mejor 
Tierra-, Aman fu próximo , como a si mi f- 
nos, i tienen el habla mas dulce , i mam 
Justa del Mundo , alegre „ i fiempre acom- 
pañada de rifa : i aunque es verdad , que 
andan defnudos 9 crean Vutfiras Altecas, 
que tienen cojlumbres mui loables , i que el 
Reí es férvido con gran Mageftad » el qual 
es tan decente , que caufa mucho gujlo ver- 
le , i igualmente confiderar la Memoria de ejle 
Pueblo , i ti chfeo de faberlo todo , que les 
precifa preguntar ¡a cauja de las cofas , I 
el aféelo de- ellas, 

CJTITVLO XXXIII. Como el 

Almirante refolvib poblar en la 

Tierra de aquel Rei , i llamd 



nue fitas cojas i porque toda nuefir a hacienda lindas, que fe traen al cuello : Defpues 

fe quejo de los Caribes ¿ los quales 
hacían á los fuios , Efclavos , i fe los 
llevaban para comerfelos ; pero fe ani-' 
mó mucho , quando confolandole el AI3 
mirante , le moftró nueftras Armas, 
diciendo , que con ellas le defendería: 
Efpantofe mucho de nueftra Artille- 1 
rw , i era tanto el afombro de los 
Indios , que al oír el Tiro s caian en 
Tierra , como muertos 5 por lo qual el 
Almirante, haviendo encontrado tan-a 
to amor en aquella Gente, i tan bue- 
nas mueftras de Oro, templó el dolor 
de la perdida del Navio , pareciendo»! 
le , que erapermifíon Divina, para que 
poblar en aquella Tierra , i dejar allí 
Chriílianos , que trafícafen , i fe infor- 
raafen de ella , i de la Gente , apren- 
diendo fu Lengua, con Iapractica de los 
Indios } con que quando bolviefe de 
Cartilla, con focorro , tendría quien 
cuidafe de quanto necefitafe para la 
Población , i Señorío de la Tierra. 
Inclínófe mas á eíto ; porque mu- 
chos de los fuios fe ofrecían á quedar 
voluntariamente , i vivir en aquella 
Tierra , i afi determinó fabricar vna 
Torre, con Ja Madera del Navio , de 
la qual no dejó porción alguna , que 
no íacafe a Tierra , i que no le fuefe vtib 
aiudó mucho á erta reíolucion,haver lle- 
gado noticia, el dia figuiente , Jueves 
2.7. de Diciembre , de que la Carave-j 
la Pinta eftaba en el Rio ,acia el Cabo 
de Levante de la Isla , i para faberlo 
de cierto embió el Cacique , que fe 
llamaba Guacanagari , vna Canoa, con 
algunos Indios , i vn Chriftiano, que 
haviendo navegado 20 leguas por la 
Coila abajo 5 fe bolvió fin tener noti- 
cia de ella , lo qual hi§o , que no fe 
crciefe á vn Indio , que decía haver- 
la vilto algunos días antes. 

No obftante eíto, el Almirante no 
ce->ó en dar ordenes, para dejar Chrif- 
tianos en aquel Lugar, cuia bondad , i 
riqueza conocían cada dia mas , traien- 
do Jos Indios muchas Mafcaras, i cofas 
de Oro, i dando cuenta de muchas Pro-; 
vinciasde aquella Isla, donde nacía. 

Eftando iá para partiré! Almiran- 
te , volvió á hablar con;el Rei ,fobre 
los Caribes . de los quales fe lamen» 
taban aquellos Indios , i tenían gran 

mis-a 



al Pueblo de 

dad. 



Navu 



L Miércoles z6 de Diciembre, fué 
á la Caraveía del Almirante el Rei 
Principal de aqudla Tierra, mof- 
trando gran tríítega , i fentimiento, i 
le confolaba , ofreciéndole liberalmen- 
ce todo lo que quifiefe recibir ,dicien- 
dole , que ia havia dado tres Cafas á 
los Chriílianos , para que guardafen to- 
do lo que havian facado de! Navio , i 
que les daría mas , fi fuefe necefarioj 
en tanto llegaron vnos Indios de otra 
Isla , en vna Canoa, que traían algunas 
Rojas de Oro , para trocar por Caf- 
cabeles , que los eftíman mas , que 
ota cofa ; llegaron también, los Ma- 
rineros , diciendo , que concurrían 
muchos Indios al Pueblo, de otros 
Lugares, i traían muchas cofas de Oro, 
i las' daban por refeates , ofreciendo 
mucho mas, filo qniíiefen los ChrifliV 
nos 1 vifta por e! Gran Cacique la ale- 
gría del A l mirante , i le dijo , que le hu* 
viera hecho traer gran cantidad, de Ci« 
bao , Lugar donde fe hallaba mucho 



Don Christova 

miedo , dicíendole , que para que queda- 
fe contento , quería dejarle compañía 
de Chriílianos , i para que tuviefen te- 
mor de nueítras Armas, higo difparar 
vn tiro , que pasó la Nave de parte á 
parte , de que fe afoi»bró el Cacique: 
higóle enfeñar nueftras Armas, i co- 
mo cortaban , i íe defendían de ellas, 
afegurandole , que quedando aquellas 
Armas en fu defenía , cefaria el te- 
mor de los Caribes i porque los darían 
muerte los Chriílianos, que quedaban 
en fu guarda, en tanto que ibaá Caftilla 
á traer Joias , i otras cofas , que dar- 
le : Encomendóle mucho á Diego de 
Arana, hijo de Diego de Arana , de 
Cordova , de quien va hecha mención, 
porque á efte , á Pedro Gutiérrez , i á 
Rodrigo de Efcobar, dejaba por Go« 
vernadores de la Fortaleza , i de 36" 
Hombres, con muchas Mercadurías , i 
Vituallas , Armas , i Artillería , icón 
la Bw:a de la Nave , Carpinteros , í 
Calafates , i todo lo demás , que era 
neceíario para poblar , como Medico, 
Tallador , Bombardero , i otras per- 
fonas : Defpues de efto , fe difpufo 
con gran preftega , para volver derecho 
á Caftilla , fin defeubrir mas, dudan- 
do íl le fucederia alguna defgracia( no 
teniendo iá mas de vn Navio) que oca- 
fionafe , que los Reies Catholicos, no fu - 
piefen de aquellos Reinos , que nueva- 
mente los havia conquiftado. 

CATITVLO XXXIV. Cerno el 

Almirante par t'tb a CaftiUa^ i encon- 
tró la Car ave la de c Pinfon. 

Viernes á 4. de Enero , al falir el Sol, 
fe higo el Almirante á la Vela,con 
las Barcas á Proa, acia el Noroef* 
te,para falir de los Bagios, dejó en aque- 
lla parte el Puerto de los Chiftianos, 
que llamo la Navidad , en memo- 
ria de que en efte dia havia faltdo á 
Tierra , falvandofe del peligro del Mar, 
i havia empegado la Fortalega : Duran 
eftos Bagios, dcfde el Cabo Santo ,haf- 
ta el Cabo de la Sierpe , que fon feis 
leguas , i eftán a tres ,en el Mar. To- 
da la Cofia acia Noroefte , i Suerte* 
es Plaia , i Tierra liana, por quatro le- 
guas de Tierra , i defpues ai altas 
Montañas , i muchas , i grandes Pobla- 
ciones , refpeto de las otras Islas. 

Navegó defpues acia vn alto Mon- 
te , que llamó Monte- Chrifto , i eftá, 
18 leguas á Lefte,de Cabo Santo ¡ de 



l Colón. 3 1 

modo , que qualquíera que quífiere ir 
á la Ciudad de la Navidad , defpues 
que defeubra á Monte- Chriílo, que es 
redondo como vn Pavellon , i parece 
Efcollo , deóe entrar en el Mar dos le- 
guas diftante de él , i navegar á el Oef-: 
te,hafta hallar el Cabo Santo , i efta-i 
rá entonces cinco leguas déla Navidad,: 
i entrará por ciertos Canales» los qua- 
les eftán en aquellos bajos , i delante. 
Pareció á el Almirante mui conveniente 
hacer mención de eílas feñales , para 
que fe fupiefe donde fue la primera 
habitación, i Tierra de Chriílianos, que 
huvoen aquel Mundo Occidental. 

Defpues que con tiempos con- 
trarios navegó mas á Levante , de 
Monte-Chriílo ,vió vn Calafate, el Do- 
mingo por la mañana 6, de Enero ,def« 
de la Gavia del Árbol j la Caravela Pin- 
ta, que con Viento en Popa venia na- 
vegando acia Oeftej i al inflante, que 
llegó adondeeílaba el Almirante, Mar» 
tin Alonfo Pingon,fu Capitán, entre 
en la Caravela del Almirante , i fe pu- 
fo á fingir ciertos motivos , i á dif- 
culparfe de haverfe apartado de él , di- 
ciendo, de que cfto havia fido contra 
fu voluntad , fin haver podido hacer 
otra cofa. El Almirante aunque fabia 
baftantemente lo contrario , i la mala 
intención de efte Hombre, acordando- 
fe de la mucha licencia , que fe havia 
tomado en otras cofas, en el Viaje, dí- 
íimuló con él , i toleró fus mentiras^ 
por no romper el difignío de fuempre- 
fa , lo que fácilmente huviera fucedi- 
do , porque la ¡maíor parte de la Gen^ 
te , que venia con él , era de la rriifma 
Patria de Pingon,í aun Parientes fuios; 
i lo cierto es , que quando fe apar- 
tó de el Almirante , en Cuba , fué 
con propoíito de ir á la Isla de Bave- 
che , porque los Indios de fu Carave- 
la le decían , que havia en ella mucho 
Oro j pero quando llego , i vio locon-5 
trario de lo que le havian dicho , vol- 
vía á la Eípañola , donde los Indios 
le afirmaban haver mucho Oro, 

Havian pafado iá , en efte Viage 
veinte dias , i folo fe havian navega-; 
do quince leguas, al Lefte de la Navi-! 
dad , hafta vn Rio , que llamó el Almi- 
rante Rio de Gracia '- aofui havia eíla^ 
do Martin Alonfo diez i feis diás ,ref- 
catando Oro bailante ,del mifmo mo- 
do que havia hecho el Almirante en la 
Navidad , de que daba la mitad á la 
Gente de fu Caravela , para afegurar- 
lajitenei'ia quieta, i contenta, quedan» 

do» 



. 






, 




































32r 



Historia del álMí^aníe dé las Indias 



poblada de ^Mugeres , á las quales 
iban los Caribes, en cierto tiempo del 
añoj i fi parían Varones, fe los entrega- 
ban á fus Padres-, para que fe los lie- 
vafen: haviendo eíte refpondido, por fe- 
ñas á lo que fe le preguntaba , fegun lo 
que pudieron entender los Indios de San 
Salvador , el Almirante le higo dar de 
comer , i algunas cofillas , como far- 
menudo, al qual llamó por efto, el Rio tas de vidro, psño verde, i colorado^ 
del Oro , que difta de la Navidad 17. i le embió á Tierra , para que trajefe 
leguas , i es poco menor ,_que Gua«< Oro,íi le tenían aquellos Indios, llegai 



dofe conía otra mitad, á titulo de Ca- 
pitán : i íiertdo la verdad eíta , que- 
ría dar á entender al Almirante , que 
no fabia nada de ello: Siguiendo ,pues, 
fu Viaje para fttrg.it cerca de Monte- 
Chrífto; porque el tiempo no le daba lu* 
gar á pafar adelante , entró con la Bar- 
ca, en vn Río, que ella al Sudoeíle del 
Monte, i lleva grandes mueftras de Oro 



dalquivir , quando pafa por Co¡rdova„ 

CATITVLO XXXV. Como acia 

el Golfo de S amana ¡fucediblapri* 

mer Batalla entre Indios 5 ¿ 

Chrip Hatios* 

EL pomingo 15. de Enero, eftan- 
do fobre el Cabo Enamorado , que 
efta en el Golfo de Samaná , de 
la Isla Efpañola , embió el Almirante 
ía Barca á Tierra ¿ i en la Plaia, halla- 
ron los nueíkos algunos Indios feroces 
en el afpeék? * con Arcos , i Flechas, 
que moáraban eftac de Guerra , i te- 
ner el animo turbado, i Mena de efpantoj 
pero haviendo travado converfacioti 
con ellos , trocaron dos Arcos, i al- 
gunas Flechas , í con mucha dificultad 



jan- 



do la Barca á Tierra, vieron losnuef- 
ros efeondidos entre los Arboles <j*f In- 
dios definidos, con los Cabellos largos, 
como vfan las Mugeres deCaftilla, i en la 
Frente,Penachos dePlumas dePapagaios, 
i otras Aves , armados todos de Arcos, 
i Flechas. 

Quando tomaron Tierra los de la 
Barca, el Indio que iba en ella, higo feñas 
á los otros,para que dejafen las Armas re- 
feridas, i vn palo gruefo, que llevaban era 
lugar de Efpada $ porque, como hemos 
dicho, no tienen hierro aIguno,i defpues 
que fe llegaron á la Barca , i los Chriftia- 
nos defembarcaron , empegaron á com^ 
prar Arcos, i Flechas, por orden del Al-! 
mirante ,i otras Armas í pero haviendo 
vendido dos Arcos,los Indios, no quifie- 
ron vender masj antes, como irritados, á 
con mueítra de querer prender á los 
Chriítianos,volvieron á tomar fusArcos, 



alcanzaron, queAlguno de ellos fuefe i Flechas a del paraje donde las havian de 

á la Caravela, á hablar al Almirantea jado , previniendofe de cordeles para 

fu habla fe conformaba con fu fierega, atarlos, ios quales citando iá fobre avifo, 



que parecía la maior, que hafta enton 
ees le havia vifto en otra Gente , i aiu- 
daba eftar pintada , como de Carbón: 
poique todos aquellos Pueblos acoftum ■• 
branembijarfe ,vnosde negro, otros de 
blanco , otros de colorado , de diferen- 
tes modos j traían los Cabellos mui lar- 
gos, i recogidos delante con v na rede- 
cilla de Plumas de Papagaio. 

Eftando , pues , vno de eftos In- 
dios , delante del Almirante , como 
le havia parido fu Madre , i como 
andan los demás de aquella Tierra en- 
tonces defeubierta, dijo, en voz alta.que 
todos andaban aíl en aquellas partes, 
i creiendo el Almirante, que eíte fuefe 
de los Caribes, i que el Golfo dividía 
la Efpañola, de ellos , le preguntó don- 
de habitaban los Caribes j 1 el indio 
feñaló con el dedo , que mas a! Orien- 
te , en otras Islas , i que allí havia pe- 
dagos de Gañín , tan grandes , como 
la mitad de la Popa de la Caravela ,i 
que la Isla de Matinino , eftaba toda 



viéndolos venir tan defanimados , como 
fino ¿befen mas que fíete* los embutieron 
tan animofamente , que hirieron á vno, 
con v na Efpada en las narices, i á otro en 
el pecho con vna Flecha :Efpantados, los 
Indios de la ofadia de los nueftros, con- 
fiderando, las heridas, que hacían nuef- 
tras Armas, huieron, dejando caer Arcos a ' 
i Flechas , i hu vieran íido muertos mur 
chos,á no impedirlo el Piloto de la Ca- 
ra vela, á cuio cargo la havia erabíado el 
Almirante, i por Capitán de los que 
iban en ella. 

No defagradó al Almirante eftaefcaJ 
ramuga, ocurriendofele, fi eran eitcsCa<3 
ribes , de los quales tenían tanto miedo 
ios demás Indios,prefumiendo que con- 
flnafen con ellos, porque era Gente arif- 
cada, i anímofa , como daban á entendei- 
fuafpeéto,i Armas, i lo que havian inten- 
tado : i efperaba, quefabiendo los Is- 
leños , que fíete Chriítianos havian he- 
cho huir ff Indios tan feroces, ferian 
mas eítimados , i refpecados , los que 



Don Christov 

quedaban en la Navidad , i que na te- 
nían atrevimiento.para darles pefadurn- 
bre: Defpues de efto,por la t-mie hicie- 
ron humos en Tierra, para moítrar mas 
animo, i volvióla Barca á ver lo que 
querían •, pero nunca pulo lograr , que 
í'e fufen de los Omitíanos , por lo quid 
fe volvió a ir. Eran los Arcos de Te- 
jo, caíí tan grandes , como los de Fran- 
cia, i Inglaterra, i las Fiechas de los re- 
nuevos de Cañas , que hedían en la 
punta donde llevan la fimiente , los qua- 
les fon niacigos , i mui derechos , i 
tienen brago , í medio de largi ,i ar- 
man la cabega con vn palo de quarta, 
i media, agudo, i toítado, i por pun- 
ta ponen vn diente , ó efpina de Pez 
avenenado j por lo qual llamo el Almi- 
rante de aquel Golfo , que los Indios 
llaman Sarnaná , Gofa de las Flechas, 
en el qual havia mucho Algodón fino, 
i Axi , que es la Pimienta , que vían 
picante .largi, i redonda •, i cerca de 
Tierra , en poco fondo , nacía mucha 
de aquella ierva, que hallaron los nuef- 
tros en el Occeano , de que conjetu- 
raron ,que naciatoda cerca de Tierra, 
i que fe defprendia defpues de feca, 
llevaniola las corrientes por el Mar a 
lo largo. 

CJP1TVLO XXXVI. Como el 
¿Umirante partió a Cajiilla , i por 
Tempejiad ¡fe apartó de fu com- 
pama la Car ave la Tinta. 

Miércoles 16*. de Enero de 1495. 
partió el Almirante con buen 
tiempo, del Golfo délas Flechas, 
que aora llaman de Samaná, la buelta 
de Cartilla , porque ambas Caraveras 
hacían iá mucha Agua , i era grande 
el trabajo ,que padecían en foftenerlas, 
i Tiendo la vltima Tierra , que perdió 
de villa el Cabo de Santelmo , 2.0 le- 
guas acia eí Lordefté , vieron mucha 
íerva , como la de antes , i 2.0 leguas 
mas adelante , hallaron el Mar caíi cu- 
bierto de Atuncillos , de los quales vie- 
ron gran cantidad los dos días figuien- 
tes , que fueron 10. i 2,0. de Enero, i 
defpues muchas Aves Marinas , i aun 
le veu la ierva con las Hilas de el 
Le-fte á Vefte, juntamente con las cor- 
rientes» por lo qual havian iá conocido 
que las corrientes tora aneílasiervas mui 
lejos , porque no liempre traen vn 
camino , i aíi algunas veces van acia 



al Colón* 3 3 

vria parte , i otras acia otra , i efto 

fucedia caíi todos los días , hafta pa- 

fado caíi el medio Golfo* 

Defpues figuiendo fu camino, con 

buenos tiempos , navegaron tanto, que 
al parecer de los Pilotos , fe hallaban 
á o. de Febrero, acia el Medio Día de 
la Isla de los Azores ; pero el Almi- 
rante dec ia.que era mas enfrente, á 1 5-0 
leguas, pues todavía hallaban Hitas de 
mucha ierva , que no vieron quan- 
do fueron á las Indias , hafta que fe 
hallaron 263 leguas al Oci dente, dif- 
tantes de la Isla del Hierro. Navegan- 
do aíi con buen tiempo , empegó á cre- 
cer el tiempo, de diaen día, i á enfo- 
berbecerfe el Mar , lo qual toleraban 
con gran fatiga , i por efto el Jueves 
1 4. de Febrero corrieron de Nocbe^ 
donde la fortuna del tiempo quífo lle- 
varlos , con la qual la Caravela Pinta 
en que iba Pintón •, porque no podía 
mantenerle tanto en el Mar , corrió 
derecha al Norte, con el Viento de Me- 
dio Día , i al Almirante , íiguió acia 
Lordeíte para inclinarle mas á Efpaña¿ 
loque no pudieron hacer los de la Pinta, 
por la obfcuridad de la Noche , aun- 
que el Almirante llevaba fiempreel Fa-j 
tul encendido. 

Quandofue de Dia,fe hallaron per- 
didos de v ¿ítalos vnoS,i los otros, te- 
niendo cada vno por cierto , que el otro 
fe havia anegado , por lo qual volvicn- 
dofe a las Oraciones, i a la Religión, los 
del Almirante, hicieron Voto por fuer- 
te de peregrinar a Ntieitra Señora de 
Guadalupe , la qual tocó al Almiran- 
te ; defpues votaron otro Peregrino á 
Nueítra Señora del Loieto, i falió la 
fuerte en Pedro de la Villa , Marine- 
ro del Puerto de Santa Maria de San- 
toña: Tercera vez hecharon fuerte, pa- 
ra que vno velafe vna Noche en San- 
ta Clara de Mógútr , i toco también 
al mífmo Almirante ; pero creciendo 
todavía la Tempeftad , hicieron todos 
los de la Caravela Voto de ir defcalgos, 
i en camiía ,á hacer oración en la prí- 
meraTierra, que encontrafen Iglefia de 
N.Señora,i demás de eftos Votos gene-a 
rales, huvo muchos particulares , de va«3 
rias perfonas;porque iá laTernpeftád era 
tan grande , que el Navio de) Almirante 
la toleraba con gran dificultad, por falta 
deLaílre, que nole llevaba,porlosbafti- 
mentos conlumidos,i para fuplirla, ima- 
ginaron feria bueno llenar de Agua del 
Mar todos lo? Vafos vacíos, lo que fue de 
algún provecho j pues pudo el Navio 
t fu lien- 



\ 




. 


















3 4 Hist©ria del Almirantb de las Indias 

fultentarfe , fin peligro de volcarfe. De Jo , que incluía , contra la -verdad del norte 
tan cruel Tempeftad , d.jo el Almiran, i al inflante hice que me traiefen -un oran 
te eítas palabras : Hamia tolerado efia Barril , i embolviendo el Pergamino en Z 
fortuna con menor péfar , fi fulamente ef- encerado, metido de/pues en vna hovaca da 

tuviefe mi perfona puefta en peligro , a (i ">*» i» *««■ > »» ^ 

porque foi deudor de la vida del Summo Cria' 
dor , como porque otras veces me he hatla- 
do tan 'vecino á la muerte , que el menor pafo 
era el vltimo , que fe e fiaba para padecer*. 
la j pero lo que me ocafionaba infinito do~ 
hr , i afán , era confederar , que afi como 
Nueftro Señor fue férvido de iluminar- 
me con la Fe , i la certidumbre de efia 
empreja , en que iá bavia confeguido la vic- 
toria , afi quando nuefiros Contradictores 
havian de quedar convencidos , i Vaefiras 
Alteras férvidos de mi, con gloria, i aumen- 
to de fu alto Eftado, quifeefeju Divina Ma- 
geftad e flor vario todo con mi muerte : /* fé$ 
ria mas tolerable , qaando no fue/e acompa- 



ñada de la Gente , que traigo conmigo , con 
promefas de profpero fucefo , la qual vien- 
do fe en tanta aflicion , no folo maldecía fu 
venida ,fino es el miedo , ó el freno , que los 
pufiefen mis palabras , par a no volver atrás, 
como ejluvieron refueltos a hacerlo muchas 
•veces ; i ¡obre todo efe o me doblaba el do- 
lor la reprefent ación de mis dos hijos , que 
havia dejado en Cordova,en ejE ¡ludio, defii- 
tuidos de focorro , en Tierra e ¡Ir aña , fin 
haver fabido , que huviefe hecho férvido, 
por el qual creiefe , que Fueferas Alteras 
■tuviefen memoria de ellos , i aunque por 
vna parte me confortaba la Fe, que tenia de 
que Nuefiro Señor no permitiría , que vna 
cofa de tanta exaltación de fu Idefea , que 
con tantas contradiciones , i trabajos havia 
To perftcionado , quedafe imperfecla , i Yo 
perdido ; por otra parte confederaba mis pe- 
cados , por los quales quería privarme de la 
gloria , que confeguiria en efie Mundo , i 



cera, le pufe dentro del Barril, i bien cer- 
rado con fus aros , le heche al Mar , i todos. 
creieron ,que, et a alguna devoción , i por- 
que imaginé , que podía fuceder, que mlk-\ 
ir T¿°* mnt9 > «cercandofe los Navios 
a Lajtilla , hice otro emboltorio femeiante 
t le pufe en lo alto de la Pepa , porque 
fe Je ¡umergia el Navio , quedafe el Barril 
fobre las Ondas , a arbitrio de ¡afortuna. 

CATITVLO XXXVII. Como el 

Almirante llego á las Islas de los 

Azores , i los Moradores de la de 

Santa Marta ;• u quita* 

ron la Barca con U 

Gente^ 

NAvegando; pues, con tan extre- 
mo peligro , i con tanta Tem- 
peíhdel Viernes i T . de Febre- 
ro , al amanecer, vio Tierra á Les N óm 
defte Rui García , del Puerto de San- 
ta Mana de Santoña, defde lo alto del 
Navio , los Pilotos , i Marineros juz- 
garon, que érala Roca deSintraj pe- 
ro el Almirante entendió eran las Islas 
de los Acores, í l]ue fuefe vna de ellas 
aquella Tierra , i aunque no efhban mui 
lejos de ella , no pudieron aquel dia to- 
marla por la Tempeftad , i a fi dando 
bueltas por íbplar el Viento de Lefte; 
perdieron á la viña aquella Isla , i def- 
cubrieron otra , al rededor de la qual 
anduvieron con gran Tempeftad , i ma-i 



de efte modo confufo entre mi, me acordaba Jiíimo tiempo, íín poder tomar a'leu V 

de la ventura de fuefiras. Megas , que aun con continuas fatigas , i fi n tener a\úl * 

pereciendo To, i perdiendo fe el Navio, podían tud alguna, por eíío dice el Almirante 

bailar modo,de no perder efia confeguida Fie- en fu Diario. 



toria , pues era pofible , que por alguna vía 
tuviefen noticia de mi Viage : Por efie mo- 
tivo efcrivl en vn Pergamino , con la breve- 
dad que pedia el tiempo , como dejaba def- 
c -abiertas las Tierras , que havia ofrecido, 
i en quantos días , i por qué caminólo ha- 
via confeguido , la bondad del País , la ca- 
lidad de jus Moradores , i como quedaban 
Fafallos de Vueflras Altecas , i en Pufe- 
fion de todo lo que bavia hallado. Efte ef- 
crito, cerrado, i fellado dirigí, con jobreferi- 
to a- Vueftras Alteras , con el porte , d 
promefa de mil ducados, a quien fe le pre- 
fentafe cerrada, para evitar, que fe la ha- 
llaban Eferangeros , no fe vahefen del avi- 



Sábado i6.de Febrero , por la Noche, 
llegué a vna de efeas Lias , i por la Tem- 
peftad, no pude conocer qual era. Dormí vn 
poco, por que defde el Miércoles, bafea enton- 
ces , ni havia dormido , ni podía dormir ; 
; defpues quedé con los Nervios de las pierl 
nar maltratados , por haver efiado fiempre 
defeuherto , al Aire , i al Agua , i padecía 
mucho en el comer. El Lunes por la ma- 
ñana , iá que efiaba furto, fupe que aque+ 
Ha Isla ira la de Santa Mar i a de ios Aco- 
res , i todos fe maravillaban , de que To 
huviefe podido librarme , confederando la 
Tempeftad deshecha , que havia durado if 
días comimos ¿ en aquellas partes. 

el 






Don Christoval Colon 3 ^ 

Entendiéndolos de aquellas Islas fin moílrar,que fe querían defender,para 

que con maior fegundadfeacercaíen lcá 



el Defcubri miento del Almirante , rnof- 
fraron alegría, dando gracias á Dios, 
i vinieron tres de ellos al Navio , con 
algunos refrefcos , i muchos cumpli- 
mientos del Capitán de la Isla, el quaí 
fe hallaba lejos, en el Pueblo; porque 
allí no havia mas, que vna Hermita de 
Nueftra Señora »fegun dijeron los Mo- 
radores , con lo qual fe acordó el Al 



Portugueses } pero ellos , quando 
llegaron ceica del Almirante, pararon, 
í pidieron feguridad al Almirante, dió- 
íela , creiendo entrafen en el Navio, 
con animo de retenerlos debajo de la 
Fé, conque havian tomado fu Barca, 
i Gente, halla que todo4o reftituiefen. 



Los Porruguefes no fe atrevieron 
mirante!, itodos los del Navio, deque á acercarfe mas, que hafta donde po- 
el Jueves antecedente havian hecho Vo- dia oirlosel Almirante, el qual le¿ di- 



to de ir defcalgos , i en camifa á la 
Iglefia de Nueftta Señora , quehuvie- 
íe,en la primer Tierra, que tomafen,i 
les pareció cumplirle, efpecialmente en 
aquella donde la Gente , i el Capitán 
moftraban tanto amor, i piedad á los 
nueftros, i fiendo de vn Reí tan Ami<* 
gó de los Reies Católicos , por lo qual 
rogó el Almirantea aquellos tres hom- 
bres , que fuefen al Pueblo por el Ca- 
pellán, que tenia la llave de la Hermi- 
ta , para que les dijefe Miía : partie- 
ron contentos, en la Barca del Navio 
con la mitad de la Gente , para que 
empegafe á cumplir el Voto, i en aca- 
bando, volviefe para ir los demás. Lue- 
go que faltaron en Tierra en camifa, 
i defcalgos, fegun el Voto que havian 
hecho , el Capitán, que eftaba en em- 
bofcada,con mucha Gente del Pueblo, do Cartas de recomendación para to- 



qual 
jo , que fe maravillaba de Cemejante 
intención , i de no ver á ninguno de 
los fuios , que havian tomado Tierra^ 
con falvo conducho, en la Barca , i con 
ofertas de regalos , i focorro , i con 
efpecialidad havíendole embi.ado a fa- 
ludar el mifmo Capitán , por lo qu ai 
ie rogaba, que confiderafe, que fuera de 
execurar lo que entre enemigos no fe 
vfaba , t lo que no toleran las Leies 
de Caballería , ofendería mucho al Reí 
de Portugal , cuios fubditos eran muí 
bien tratados de los Reies Católicos, 
fus Señores , i recibían mucha cor- 
tefia de fus Vafallos, ! quando defembar- 
caban , i vivían en fus Tierras, fin fal- 
vo conduelo alguno 9 i con tanta fe- 
guridad , como íi eíluviefen ¡en Lisboaj 
1 añadió , que fus Alteras le havian da- 



falió de improvifo á ellos , i los higo 
priííoneros , quitándolos la Barca, ím 
la. qual le parecía , que el Almirante 
-no podría huir de fus vñas. 

CAPITVLO XXXVIII. Como 

el Almirante padeció otra Tempe f- 

tad j i al fin recuperó la Gen* 

te con la Barca. 

PAreciale Almirante , que tardaban 
mucho los que havian ido á Tier- 
ra en la Barca al amanecer , i era 
iá medio día , i fofpechó que les hu- 
yiefe fucedido algún defaltre en Mar, 
ó en Tierra 5 pero no viendo la Her- 
mita donde havian ido , defde el pa- 
raje en que eftaba furto * determinó 
navegar acia vna Punta, defde donde 
fe vía la Iglefia j haviendo llegado vio 
en Tierra mucha Gente á Caballo, que 
defmontada entraba en la Barca , para 
venir á embeítir la Caravela ,con Armas, 
por lo qual, dudando el Almirante % lo 
que podía fuceder, mandó á los fuios, 
que fe pufiefen en orden , artaandofe, i 



dos los Principes , i Señores , i Per- 
fonajes del Mundo, las quales le enfe- 
ñára , íi fe huviefe acercado mas ; por- 
que en todas partes eran refpetadas, i 
él , i todos fus Vafallos bien recibi- 
dos ; con que era mucha mas ragon, 
que efto fe hicieíeen Portugal , por la 
vecindad , i Parentefco de fus Princi- 
pes: efpecialmente fiendo él ,como era, 
fu Almirante Maior en el Mar Occea- 
no , i Virrei de Jas Indias , peco ha 
defeubiertas : de todo lo qual le havria 
hecho ver Cartas firmadas de fus Rea- 
les Nombres, i Selladas con fus Rea- 
les Sellos-, i fe las moftró defde lejos, 
diciendole,que bien podía acercarfe , fin 
miedo, pues por la paz, i amiftad, que 
havia entre los Reies Católicos , i ei 
fuio , tenían mandado hicíefe toda la 
honra , i cortefia que pudieíe á los Na- 
vios Portugueíes, que encontrafe: i que 
quando quiíicfe obltinada , i deícortef- 
mente detener fu Gente , no dejaría 
por efto de ir á Cartilla , pues tenia 
bailante Gente en fu Navio, para lle- 
gar á Sevilla , i aun para hacerle mu- 
cho daño , fi lo pidiefe la neceíidad, 
del qual íeria él mifmo la caufa , i caf- 



/ 



■ 









\ • 












3 6 Historia del 

tigo , dignamente atribuido áfu culpa, 
i aun por ventura, !u Rti le cuírigaria, 
como á quien daba ocahon a romper 
Ja Guerra entre él , í ios Reíes Cató- 
licos : El Capitán , i las Pomu. ueies 
refpondieron , que no conocían al Rei, 
ni á la Reina de Gaíhlia v i menos á fus 
Cartas , que no tenia miedo de el , i 
que le haria conocer lo que era Por- 
tugal; De efta refpuefta coligió el Al- 
mirante , i dudo, íi defpues de fu par- 
tida havia rotura entre ambos Reinos, 
i le replico, como convenia á fu locu- 
ra , i á lo vltimofe levanto el Capitán 
en pie al partirfe , í defde lejos dijo 
á el Almirante, que debia ir al Puer- 
to con la Caravela , porque todo lo 
que hacia , era fegun las órdenes ,que 
tenia de fu Reí , i haviendolo oído e¡ 
Almirante, pidió TefHmonío a todos 
los que eítaban en el Navio , i llaw 
mó otra vez ai Capitán , i los Portu- 
guefes, i juró que no queria defembar- 
car , halla ver prefos cien Portuguefes, 
para llevarlos á Cartilla, idefpoblarla 
Isla , con loqual volvió á íurgir al Puer- 
to donde antes eftaba,que el tiempo no le 
permitía hacer otra cofa. 

El dia figúrente, aumentandofe eí 
Viento mucho , i íiendo muí malo el 
lugar donde eftaba , perdió las Anco- 
ras , i no pudo hacer otra cofa , que 
defplegar las Velas acia la isla de San 
Miguel , determinando ,en cafo de no 
poder llegar á ella, por el mal tempo- 
ral , que todavía duraba, eítarfe á la 
Capa., no fin infinito peligro , aíi por 
el Mar , que eftaba muí turbado, 
como poique no le havian quedado 
mas de i j. Marineros, i algunos Gru- 
metes , que la demás era Gente de Tier- 
ra, i los Indios, que no tenían practi- 
ca de govemar Navios j pero fuplien- 
do con fu períbna, la falta la Gente 
del Mar , con gran fatiga , i no con le- 
ve peligro, pasó aquelia Noche, nafta 
*]ue venido el Dia , haviendo perdido 
de vifta la Isla de San Miguel , í abo- 
rujado algo el tiempo , refolvió vol- 
verfe á la Isla de Santa María , para in- 
tentar íecobrar fu Gente, las Ancoras, 
i la Barca , i llegó el Jueves á z9.de 
Febrero por ja tarde , i poco defpu.es 
llegó laBarca, con cinco Marineros,! 
haviendoles dado. la feguridad necefa- 
ria , eneraron juntos en la Caravela, 
i porque era tarde, durmieron en ella 
aquella Noche. El día figúrente dige- 
ron iban de parte de el Capitán á 
¡faber con certidumbre, adonde , i cq. 



Almirante de las Indias 
mo venia aquel Navio , i f¡ navegaba 
de orden del Reí de Cartilla, porque 
coníhndoles la verdad de efto, eftabaa 
promptos á hacerle buen pafage } ella; 
mudarica , i oferta , la causó conocer; 
daranVnte , que no podían tomar el 
Navio del Almirante , i que podría 
atraherlos tnaior daño, que el que ellos 
havian hecho 5 pero el Almirante difí- 
mulando lo quefentía,refpondió agra- 
deciéndoles fu oferta ; i corteña, idi^ 
ciendoles, eftaba prompto á fatisfacer 
lo que pedían, por fer conforme al v(o¿ 
1 racon del Mar, i les moflióla Carta 
General de Recomendación , que los 
Reíes Católicos eferibran á todos fus 
iubditos , i á otros Principes , i la 
Comifíon, í mandamiento, que le ha-; 
vían dado para que emprehendiefe aquel 
Viage i lo qual vifto por los Portu^e- 
fes , vo vieron á Tierra fatisfechos t i 
dieron libertad luego á la Barca , i á 
los Marineros.delosquales fe Tupo, que 
en la Isla fe decía, que el Reí de Por- 
tugal havia dado orden á todos fus fub- 
dieos ,para que prendíefen al Almiran- 
te,porqualquier camino,que pudiefen. 

CAPITVLO XXXIX. Como el 

Almirante partía de las Islas de 

ks Afores , i llegó con Temfefi 

tad á Lisboa, 

CON gran necefidad de Laítre , í 
Leña, de que havia eftorvado ha- 
cer prevención el mal tiempo, 
partió el Almirante á Cartilla de la Is- 
la de Santa Maria , el Domingo ¿4 de 
Febrero , con buen tiempo para fu Via- 
ge,i á 1 00 leguas de laTierra, mas veci- 
iu,vino al Navio vn3GoIondrina,que fe 
imagino havian hechado los malostiem- 
posen el Golfo. i fe calificó, porque el 
día íiguiente 18. de Febrero , vinie- 
ron otras muchas , i algunos Pajarillos 
de Tierra, i vieron también vnaBalkna. 
A ¿. de. Marceo tuvieron tan gran 
temporal, que pafadala medía Noche 
fe rompieron las Velas , i haílandofé 
en manifiefto peligro de muerte , hi- 
cieron Voto de embiar vn Peregrino 
a Nueírra Señora de la Ceuta, para que 
fuele defcalgo , i en camífa, á fu devo- 
ta Cafa , que efta en Huelva ; toco 
también la fuerte al Almirante , en que 
parece quería moftrar Dios Gloriofo, 
con tantos Votos, como Je caían, ert 
fuerte, le eran mas gratas fus Prome- 

fas f 



I 



Don Christovaí Colono 
que ias de los oíros } i demás de efto a ir donde los Ihmafen 
hicieron otros muchos particulares 



i corriendo todo él , iá fin vn palmo de 
Vela , el Árbol défriüdo -, el Mar ter- 
rible 4 i grande viento , truenos efpan- 
tofos , i relámpagos por todas partes 
del Cielo , que cada cofa de aquellas, 
parecía, que llevaba la Caravela por el 
aire , fué Nueítro Señor férvido de 
moftrarlos Tierra , cali á la media No- 
che , de la qual no re ful taba menor 
peligro , pues por no gogobrar , ó dar 
en lugar donde no fupielen ^ íi podían 

falvarfe , fué necefario que híciefcn vti ra que le conftafe , lo que decía , i po- 
pocode Vela, para mantenerfe contra der fatisfacer á fu Capitán Maior.en 
el temporal , haíta que Dios quifiefe lo qual coníintió el Almirante , porque 



37 
, m debían fa- 
lir de fus Navios, a dar cuenta a nadie i 
i afi determitiahci ejecutarlo. Entonces 
le dijo e\ Patrón , que por lo mo- 
nos embiafe vu Carpintero ¡ i vo'vió 
á refponder el Almirante , que todo 
era vno , aunque embiafe a vn Grumete a 
i que en vano je le pedia § que embiafe 
ninguno de fu Navio. Viendo el Pa- 
trón i que el Almirante hablaba con 
tanta refolucion, le replicó, que por lo 
menos le enfeñafe las Cartas * i Co- 
mifiones de los Reies Católicos , pa~ 






que viniera el Día , con el qual cono 
cieron , que eftaban encinta de la Ro- 
ca de Sintra, en Sos confines del Rei- 
no de Portugal, donde fae precitado á 
entrar con gran efpanto , i afombro de 
las Gentes , i Marineros de aquella 
Tierra , que tenían por cofa maravi- 
11o fa huviefe efeapado de tan cruel Tor- 
menta el Navio , fabiendo que otros 
muchos havian perecido aquellos días 
en el Mar de Flandes , i otros. 

Con ello entró en el Rio de Lis- 
boa , Lunes á 4. de Margó, i furgíó 
fobre el Raítriilo , i al inítante defpa- 
chó Correo á los Reies Católicos de 



parecía jufto j i le enfeñó la Patente 
del Reí Católico, con que fatisfecho¿ 
fe bolvióá fu Navio, á dar cuenta de 
lo que le havia pafado , á fu Capitán 
Don Alvaro de Acuña, el qual al pun- 
to que le oió , ¿fué á la Caravela del 
Almirante,con gran eítruendo deCaxas, 
Pifaros , i Trompetas , i le higo mu4 
chos agafajos , i ofrecimientos. El día 
figuiente ,que fe fupo en la Corte , fui 
venida de las Indias, era tanta la Gen- 
te, que iba á la Caravela a ver losln-* 
dios, que traía, i faber novedades, que 
no cabía en ella ; el Mar no fe via¿ 
porque eftaba cubierto* de Barcas t i 



fu venida , i también avisó al Rei de Bateles de Portuge fes < a algunos daban 

Portugal , pidiendo licencia para fur- gracias á Dios de tanta Victoria j otros 

gír en la Ciudad, por no fer feguro fe defefperaban , enojandofe mucho , de 

el lugar , en que eftaba , contra los que que fe les fuefe de la mano aquella em- 

quiíiefen ofenderle , con el faifa caute- prefa , por la incredulidad , i poco cafo 



lofo pretexto de que el Rei lo manda- 
ba # creiendo que con hacerle daño, 
podría impedirfe k Vi&oria de el Rei 
de Caítilla. 

CAPTTVLO XL. Como los de lis- 
boa iban á ver al Almirante, co- 
mo cofa maravillofa : i como 
fué a ver al Rei de 
Portugal. 



que fu Rei havia hecho de ella } dema- 
ñera ,que aquel día fe pasó todo con" 
gran concurfo , i viíitas de Gente i aí 
«guíente , mandó el Rei fe le díefen aí 
Almirante los refrefeos , i cofas , que 
neceíitafe para si , i fu Gente , de val- 
de.Efcrivió al Almirante, alegrandofe 
de fu profpera venida , i que pues fe 
hallaba en fu Tierra , le diefe el conten.) 
to de verle , fobre lo qual dudó el Al- 
mirante 3 pero confiderada la amiftad 
que tenia con los Reies Católicos , el 



agafajo con que fe le havia tratado , & 

EL Martes f. de Margo, llegó cotí también por quitarle la fofpecha , de 
fu Batel armado á la Caravela del que no venia de fus Conquiftas , deter -" 
Almirante, el Patrón de la Nave minó ir á Valparaifo , adonde eftaba el 



Gcuefa , que tenia el Rei de Portugal 
en el Raftrillo para guarda , i le di- 
jo , fuefe con él, a dar cuenta de fu ve- 
nida á los Minifttos del Rei , fegun la 
obligación, i vfo de todas las Naves, 
que arribaban alli : el Almirante lercf- 
pondió : Que los Almirantes ele los Reies 
de Caftilla 9 como el , no a fiaban obligados, 



Rei, nueve leguas diíbnte de Lisboa 3 
i llegó el Sábado 9. de Margo, por 
la Noche ; mando el Rei faliefen á re- 
cibirle todos los Nobles de la Corte¡, 
i le higo mucha honra, i gran acogi- 
miento , quando llegó delante de é! 5 
mandándole fe cubriefe , i fentafe. 
Defpues de haver oído, con femblan-j 
K te 






■■ 







38 



Historia del Almirante de las Indias 

á la Religión Chriftiana , corno al ef- 
tadode los Reics Católicos, tedos loa 
Vecinos hacían gran miíterio,i efti- 
macion , de que el Almirante huviefc 
falido de aquel Lugar , i llevado U 
maior , i mas noble parte de Gente., de 
aquella Tierra , aunque muchos de ellos 



te alegre , las particularidades de fu 
Hiítoria , le ofreció quinto neceíita- 
fe para el férvido del Reí Católico: 
aunque le parecía le pertenecía aque- 
lla Conquiíta , fegun loque los Reies 
tenían capitulado j á lo qual fatisfigo el 

Almirante diciendo : Que no fabia na- aquena i ierra, aunque 
da de tal capitulación , ¡que lo que á él /i por culpa de Pintón, vfafen aleuna 
le havia mandado, era, que no fue/e h la Mi- perfidia , i innobedicncia. Luego luc ! 
na de Portugal , ni á Guinea , i que afilo cedió , que quando el Almirante Wú&h 



havia vljewado ; á que dijo el Reí , que 
todo citaba bien , i él cierto, de que 
todo fe havria hecho fegun raejon. 

Haviendo eílado vn gran rato en 
cita converfacion , mandó el Rei al Prior 
de Grato , que era el Señor Princi- 
pal , i de maior autoridad, acerca de 
fu perfora, quehofpedafe al Almiran- 
te , haciéndole todo agafajo , i buena 
compañía : i haviendo eftado allí to- 
do el Domingo , el Lunes defpues de 
Mifa, fe defpidio el Almirante, de] Reí 
el qual le moítró mucho amor , i le hi- 
lo muchos ofrecimientos , mandando 
á Don Martin de Noroña, que le acom- 
pañáis , i fueron otros muchos Ca va- 
lleros con él por honrarle , i faber Jas 
grandes cofas de fu Viaje. Viniendo 



á Palos , Pincon arribó á Galicia i 
queria ir á Barcelona ,ádárquenta era 
derechura del fucefo á los Reies Ca-' 
tolicos, los quales le dieron á enten- 
der, que no fuefe, fino con el Almirante, 
que era a el que havian embiado al Des- 
cubrimiento , de que tuvo tanto pefar- 
i enojo , que fe fue á íu Patria indif- 
pucíto i i murió de congoja en pocos 
días j pero antes que él llega fe á Pa- 
los , havia partido el Almirante á Sevi- 
lla, con intención de ir á Barcelona 
donde eílaban los Reies Católicos. *' 
En el Viage le fué precifo déte-' 
nerfe algún tiempo , porque era tan- 



ta la admiración de los Pueblos , 
donde pafaba ,que de todos concurría 
.„«.„ ~. 4f . . „g< v imcnuo mucha Gente á las Calles, i Caminos 
a Lisboa , paso por vn Convento, en para ver los Indios . i las otras cofa? 
que fe hallaba la Reina de Portugal, i novedades , que llevaba j llegó en fin 
la qual con grande mftancia le havia á Barcelona á mediado del Mes de Ató? 
embudo a pedir, que no pafafe, fí n vi- haciendo antes faber á losReies el P rof" 
Atarla ; llego a verla , i le hico quan- pero fucefo de fu Viage , de aZ L 
tos agatajos , ¡ favores correfpondian traron infinita alegría , i contento ¡ 
a vn Gran Señor ¡aquella mifma No- mandaron , que fuefe recibido foíem 
che llego vn Gentil-Hombre del R eí , nemente j como Hombre que tan grl" 
al Almirante, diciendole, en fu nombre, Servicio les havia hecho, con lo q " a i fa 



liaron á recibirle quantas perfonas ha- 
via en la Ciudad , i en la Corte i 
los Reies Católicos le efperaron Ten- 
tados publicamente con toda Magef- 
tad , i Grandeva, en riquifimas Sillas 
de bajo de Dofel de Brocado de Oro • I 
quando llegó el Almirante á befar 'a 



que ñ queria ir por Tierra a Caftilla, 
le acompañaría , i hofpedaria por todo el 
camino, dándole todo lo que fuefe me- 
nefter, hártalos confines de Portugal, 

CATITVLO XLL Como el Al* 

arante fe partió * LisZoa , ¿ara i^S^ uSX^nS 

venir á Caftilla ,pr Mar. . vn Senor * l pufieron dificultad en dar- 
le la mano , í luego le hicieron fentar 

L Miércoles defpues i ¿,de Mar- me^ífa^ h *™& do contado **cre3 

,o , a las dos de'la Mañana, fe í - TX^^tv^T^ ^ 

qo á la Vela e-1 Almirante, para cene i oara oneVJ¿ g f ' r dier ° n ]i ^ 

navegar á Sevilla j i el Viernes al me 2 P f q - Uefe a fu a P°fcnto t 

dio dia entro en Saltes, ftóó e ¡ a fi "ti t ^ T** ^ h C ° n ^ 

el Puerto de Palos, de donde haWafaH f f u ¿° e " e ¡^ con tan gran favor, 

doa 3 .de Ago^delAñoamec^ñ 1 : ^^^*¡ g^^ 

tede^ 491 .fietemefes,ioncedia S5a n. Barcelona, llevaba ^ll^lC. 



tes: Recibióle todo el Pueblo, con Pro- 

ceíion , dando gracias á Nueílro Señor 
por tan gran merced , i Victoria , de 
que fe efperaban grandes aumentos , afi 






. V ■" * — « *ll ^lililí ■ 

rante , i a otro al Infante. Fo-tuna 
no eftilando antes llevar á Otro , qug' 
al infante, que era Pariente mui 
cercano de Reí. 

capí* 




Don Christoval Colon 




C APIPÓLO XLTL Como fe deter- 
mmb$ue el Almirante vclviefe ¿i po- 
blar la Isla EfpdMhfongruefa Ar- 
mada, rje alcatifo la Aprobación 
de la Co/tquijla del Tapa. 

Tofe orden én Barcelona , con gran 
fiíl¡cúud,iprefteca,paralabuel- 
ca del Almirantea la Efpañola, afi 
por llevar focorroálosque havian que- 
dado , como por acrecentar la Pobla- 
ción , t pacificar las Islas, con las demás 
que fe havian defeubierto, i fe havian 
de defcubriEj i para mas claro , i jufto 
Titulo de ellas , pidieron los Rcies , por 
confejodel Almirante ,1a Aprobación, i 
Conquifta de todas las Indias, al Sumo 
Pontífice , que era entonces Alejandro 
Sexto, el qual mui liberalmente,laconce« 
dió^nofolo dequanto halla entonces, fe 
havia defeubierto , fino en todo lo que fe 
havia de defeubrir acia Occidente, halla 
llegar á Oriente , en las partes , donde 
en aquel tiempo,ningun Principe Chrif- 
tiano tuviefe pofeíion , prohibiendo á 
todos generalmente , que no entráferj 
en los termmos referidos i lo qual con- 
firmo el año figuíence , con mui eficaces 
clau fulas , i palabras íignificatibas. 

■. Viendo los Reies Católicos , que el 
principio, i caufa de toda aquella gracia, 
i concefion que el Papa les havia hecho, 
era el Almirante, i que con fu Viage ,í 
defeubrimiento, ¡es havia dado la ación, 
i pofeíion de todo, fueron férvidos de 
gratificarle, en Barcelona á a8.de Maio, 
concediéndole otro nuevo Privilegio, 
en declaración del primero , por el qual 
confirmaban ,1o que antes tenian capi- 
tulado , icón palabras claras, i abier- 
tas declaraban los limites , i confi- 
nes de fu Almirantazgo , Virreinato, 
i Govierno , en todo loque el Papales 
havia concedido , confirmando el Pri- 
vilegio, que antes les havian dado en la 
forma figuiente* 

CATITVLO XLI1I Privilegio* 

concedidos ,por los Reies Católicos^ 

al Almirante, 

DON Fernando , i Doña Ifabel, por la 
Gracia de Dios , Rei , i Rana de 
Cafitlla , de León , de Aragón de 
Sicilia de Granada , de Toledo de Valen- 
cia , de Galicia , de Mallorca , de Menor- 



3 9 

cá i de Sevilla , de Cerdeíu , de Gordo- 
va , de Córcega , de Murcia , de Jaén , de 
los Algarves de Algecira , de. Gibr altar , ¿. 
de las Islas de Canaria , Conde , i Con- 
de fa de Barcelona , Señores de Pizcaia , i 
de Molina, Duques de Atenas, i de Neo a 
patria , Condes de Rofellon , i de Cerda- 
nía , Marquefes de Oriflan , i de Gocia- 
m , &c. Por quanto Vos, Chrilioval Go~ 
Ihn , fuiüeis de orden nueftra a defeubrir, i 
conquiftar, con algunas Car ave/as me jiras 
i con nueftra Gentex, algunas Islas , i Tur- 
ra-Firman el Mar Qcceano , i fe efpera, 
que con el favor de Dios , é por vueftrl 
medio , e induftria , fe defeuhiran , i con- 
quistaran algunas de las dichas Islas , » 
fierra-Firme , en el dicho Mar Oceeano \ i 
íiendo cofa jufla , i razonable, qu? pues os 
pufifteis a tanto peligro por nuejlro Real 
Servicio , feais premiado , queriendo hon- 
raros , i haceros merced , por las cofas refe- 
ridas-, es nue/lra voluntad, que Vos Chrifte^ 
val Colón , defpues que bu-viereis ganado > 3 
i conquiftado las dichas Islas , i Tena-Fir- 
me , que de/cubriereis , i conquiftareis i que 
feais en ellas nueftro Almirante , Virrey 
i Governador , i que en adelante os podáis 
llamar , e intitular Don Chriftoval Colbn 9 
i vueftros hijos , i face for es en el dicho car- 
go, puedan llamar fe, é intitular fe Don ,AU 
mirantes, i Governador es de ellas, i que po~ 
dais vfar , i ejecutar el dicho cargo de AU 
mirante , con el exprefado Oficio de Virrei 9 
i Governador de las dichas Islas, i Terra- 
Firme , que defcuhriereis Vos , 6 Vueftros 
Tenientes , i librar todos los Pleitos , i Cau« 
fas Civiles , i Criminales , pertenecientes A 
dicho Empleo de Almirante, Virrei, i Gover- 
nador , fegun viereis que es de Juftkia , $ 
fegun le vfan , i ejercen los Almirantes de 
nue/lros Reinos , i podáis cajligar los deli-i 
quentes : i vfareis los dichos Oficios de AU 
mirante , Virrei , i Governador , Vos , i 
vueftros Tenientes , en todo lo que a dichos 
Oficios , i a cada vno de ellos pertenece , i 
que gocéis de los derechos , i falarios , que 
tocan ¿ dichos Oficios , i h cada vno de ellos, 
fegun los tiene , i gofa el Almirante Maior 
de nueflros Reinos : Y por efta nueftra Car- 
ta, b fu traslado fignado de Efcrivano Pu- 
blico , mandamos al Principe Don Juan 
tsueftro mui caro, i mui amado hijo , i a los 
Infantes , Duques , Prelados , Marquefes ¿ 
Grandes Maeftres de las Ordenes Militares, 
Priores , Comendadores , i a los de ti 
nuefiro Confejo , i Oidores de nueftra Au- 
diencia , Jmces , i otras Juftkias , quahfi, 
quiera, que fean.de nueftra Cafa, i Corte, 
Chancilleria, i a los Comendadores Cale- 
fones de ks Caftiiles s i Cafas Fuertes, é 

Lias 


































































4© 



Historia mv Almirante de las Indias 



i ." 




ílanas,ik todas las Comunidades, Afifientes, 
i Governadores, Jueces , Capitanes, Oficia- 
les de Mar t ti Jos Veinte i pairos , Ju- 
rados, Efcuderos , i otros O finales , i Hom- 
bres- Bunos de nuejiras Tieiras, Ciudades* 
i Lugares de nueflros Reinos , i Eflados s 
i de aquellos , que Vos conquifiareis , i ga- 
nareis : i a los Capitanes , Maefires, Con- 
tra Mae fin s , Oficiales , i Gente de Mar t 
me/iros fui ditos , i naturales , que aora fon, 
i en adelante fueren , / a qualquiera de ellos \ 
quefiendopor Vos def cubiertas, i ganadas laí 
duhas Islas , / Tierra-Firme en el dicho 
Mar Occeano ,.i hecho por Vos , b por 
la perfona , que tuviere vuefiro Poder , el 
juramento , Vos en el tiempo que vlvie- 
'reis, i de [pues vuefiro hijo fucefor , i de fu- 
ce for en fucefor , por fiempre jamas feas , i 
fean nuefiro almirante del dicho Nuefiro 
Mar Occeano , Virrei > i Gobernador de 
las dichas Islas, i Tierra-Firme , que fue - 
ren defeubiertas , i conquifiadas por Vos Don 
Chnfioval Colón , i -ufen con Vos, i con los 
Tenientes , que pufiereis en dichos Oficios de 
Almirante , Virrei , i Gobernador , todo 
lo que ¡es perteneciere , i os correfpondan, 
i hagan correfponder, con todos ios derechos, 
i las demás cofas anexas , i pertenecientes 
a dichos Oficios , i os guarden , i hagan 
guardar,, todos los honores, gracias , liberta' 
des ,preheminencias; perrogativas , exemp- 
ciones , inmunidades > i todas las demás 
cofas , i cada vna de ellas , que por tacón 
de dichos Oficios de Almirante , Virrei , i 
Gobernador , debéis tener , i fe os deben guar- 
dar, en todo, cumplidamente', demanera , que 
no falte cofa alguna, i que no os pongan di- 
ficultad alguna , en todo lo referido 4 ni par- 
te de ello > ni confientan , que fe ponga ¡por- 
que Vos, por efia nuefira Carta, defde aora s 
para entonces os hacemos gracia de dichos 
Oficios de Almirante , Virrei , i Goberna- 
dor perpetuamente , para fiempre jamas , i 
os damos la pofefion de los referidos Oficios, 
i de cada vnode ellos, i plena autoridad pa- 
ra vj 'arlos , i exercerlos , llevar dos dere- 
chos , i /alarios a ellos , i a cada vno de 
ellos, pertenecientes, fegun queda dicho % fo- 
hre todo lo qual fi tuviereis por necefam, 
i lo pidiereis , mandamos d nuefiro Chanci- 
ller , Notarios , i a les demás Oficiales de 
vuefiros Sellos , que os den expidan , i fellen 
Nuefira Carta de Privilegio, la mas firme, 
valedera , i bafiante, que pidieren , i hu- 
biereis menefler ; i ninguno fea ofado d con- 
travenir á lo referido, pena de nuefiru ief- 
gracia, de 50. ducados contra quaiquiera % que 
contraviniere a ello. T afimiimo manda- 
mos a tos que fueren requeridos con efia nuef- 
ira Carta 9 que citen a los que contravinie- 



ren t que comparezcan en nuefira Corte, don- 
de a la facón e/luvieremos , dentro de if 
días primeros figuientes, al de la citación, 
fo la dicha pena ; i también debajo 
ella mandamos a qualquier Notario Publi- 
co , que fuere llamado para lo referido *que 
dé Tefiimonio, fignado con fu Signo , para 
que Nos fepamos , como Je cumple nueflrt 
■mandato. Dada en nuefira Ciudad de Gra» 
nada d 30. de Abril del año delNaamien-, 
1o de Nuefiro Señor Je fu Chriftode 149Z.' 
TO EL REl 10 LA RE1NJ. lo Juan 
da Coloma , Secretario delRei, i de la Rema 
Nuefiros ¡señores t la hice eferibir , por fu 
mandado : Notada en forma , Rodericus 9 
Doblar. Regiflrada , Sebafiían de Olmo 9 
Francifso de Madrid , Chanciller. 

T aora porque ha ftdo Dios férvido , de 
que Vos haiais hallado muchas de las dichas 
Islas, i porque efperamos con fu favor, i aiu* 
da, que hallareis, i defcubr iréis otras, i la 
Tierra-Firme , en el dicho Mar Occeano , i 
en las partes de las referidas Indias , me 
fuplicajleis , i pedifteis por merced , que os 
confirmaiemos el dicho nuefiro Privilegio de 
fufo inferto , i la merced contenida en ¿/, 
para que Vos , i vuefiros defeendientes , i 
fucefores , vno de/pues de otro , i de/pues de 
vuefiros clias , podáis tener , i tengáis los 
dichos Oficios de Almirante , Virrei , i Go- 
bernador del dicho Mar Occeano , / Islas 9 
i Tierra- Firme , aft de lo que ha veis defiz 
cubierto , i hallado , como de lo que defiu- 
briereis , i hallareis en adelante , con to- 
das las facultades, prehem'mencias, i prerro» 
gativas t que hm gocado , i gocan los AI4 
mirantes , Virreies , 1 Govemaaores^ que ha 
havido , i ai en nue/i<vs Reinos de Cafii- 
ila , i León , i que os acudan con todos los 
der eches , i falarios antxos , i pertenecien- 
tes a dichos Oficios concedidos , i conferva- 
dos d nuefiros Almirantes , Pirreies , i 
Governadores , i que proveamos ¡obre h 
referido , conforme nuefira merced fue fe : T 
Nos teniendo en confideracion el riefgo , i 
peligro , en que por nuefiro férvido os pufif- 
teis ,en ir a bufear , i defcubr ir las refe- 
ridas Islas , i el en que aora os ponéis , en 
ir a bufear , /* defcubr ir otras Islas , i Tier- 
ra-Firme , de que f&mos , i efperamos fer 
bien férvidos , / por haceros gracia , i pre^ 
miaros: Por laprefente os confirmamos d Vos, 
i a vuefiros hijos , i defeendientes , i fu- 
cefores , vno defpues de otro , aora , i para 
fiempre, los dichos Oficios de Almirante de 
dicho Mar Occeano , Virrei , i Governa- 
dor de las dichas Islas ¡, i Terra- Fir- 
me , que haveis hallado , /' defcubiertu , h 
que por vuefiro ingenio fe hallaren , i defeu-* 
brieren en adelante,, en las Pastes de las In- 
dias» 



Dól4 
Has \ i es mtftra voluntad 



CtlklSTÓVAL 

, que Vos, 



Colon 



i de/pues de vuefiros dias , vuefiros hijos¿ 
i defendientes , i face/ores , vno de/pues 
de otro , aora , i para fiempre ,tengm los 
dichos Oficios , de nueflro A mirante del di- 
cho Mar Occeano, fue es Nuejiro , el qual 
empieza defde la Lima, que hemos hecho ti-¿ 
rar de/de las islas de los Afores , ha/la las 
Islas de Cabo Verde, defde el Norte , a Me- 
dio Día, de Polo a Polo. De manera , que to-¿ 
do lo que efia defde la referida Linea acta 
Occidente , es nueflro , i nos pertenece : i 
a/i os hacemos , i creamos A-mirante , i 
también a, vuefiros hijos , i fucefores , vno 
de/pues de otro , de todo lo referido perpe 
tuamente : T afimifmo os h acema i nueflro 
Virrei , i Governader , i dejpues de vuef- 
iros dias , á vuefiros hijos , defendientes , i 
face I ores , vno defpues de otro , de lis dichas 
Islas , i Tierra- Firma defcubiertas , / que 
fe defcubrieren en el dicho Mar Occeano, en 
la parte de las Indias , como va dicho j i 
os damos la pofefionde todos los dichos O fi- 
aos de Almirante , Virrei , i Governader, 
para fiempre jamas ,cón coníifion , i auto- 
ridad , de qUe podáis vfár , i exercer el 
Ofitto referido de nuejiro Almirante , en el 
dicho Mar , en todas aquellas cofas ,en la 
forma , / manera , i con las prerrogativas^ 
i preheminencias , derechos , / Marios , qué 
han vfado , i vfan , han gofado , i gocan 
los nuefiros Almirantes de los Mires de Cáf- 
tilla , i de León , afi en las dichas lslas$ 
i Tierra Firme id defcubiertas , como en las 
que en adelante fe defcubrieren, en dicho Mar 
Occeano en las dichas pírtes de las Indias, 
para que los Pobladores de iodo ello , fean 
mejor governados : i os damos la referida 
Autoridad , i Facultad , para que podáis 
como nueflro Virrei , i Govérnador , Vos, 
o¡ vuefiros Tenientes , Jueces , Capitanes , i 
otros Oficiales , que pna lo exprefado crea' 
reís vfar de la Jurifdiccion Civil, i Cri- 
minal , alta , i baja , mero , / mix- 
to imperio ; i que podáis remover los dichos 
Oficiales t i poner otros en fu lugar s fiem- 
pre que fea vuefira voluntad , i que os pa- 
rezca conviene a nueflro férvido : los qua- 
les puedan oh fentenciar , i determinar to- 
dos los Pleitos , i Caufas Civiles , i Cri- 
minales , que ocurrieren, i je movieren en 
dichas Islas , i Tierra- Firme , i tangán, 
i lleven los derechos , i {alarios acoftumbra- 
4os en nuefiros Reinos de Caflilla , / León, 
anexos, i pertenecientes a dichos Ofi ios : i 
feos nueflro Virrei , i Govérnador podéis oh, 
i juzgar todas las dichas Caufas , i cada 
vna de ellas fiempre, que fe* vuefira vo- 
luntad, en primera infancia f por via de ape- 
lación , por /imple querella , i conocer - 



4* 
las , / determinarlas , i definirlas , como- 
nwftro Virrei , i Govérnador , i pacíais ha- 
cer , i hagáis Vos, i los dichos vuefiros hijos, 
todas las diligencias ra'con^bles , i las darías 
cofas pertenecientes á los dichos Oficios de 
Virrey i Gnvernadoi , ;' que Vcs¡ i vueftro Te-, 
Miente, i Oficiales , que nombrareis parné fto 9 
podáis tener conocimiento de ellos , i vfar 
los términos, que tuviereis pur convenientes, a. 
nueflro férvido y i a ¡a admmijfirwon de 
Juflicia; todo lo qual podáis , i pueden hacer % 
i exicutar con jufia ex''cmi<jñ , i con efetlo, 
como pirlán , i deberían hacerlo , fi fue- 
fen nombrados por Nos d los dichos Oficiales^ 
Pero nueflra voluntad-, es , que las Cédulas, 
i Patentes, que concediereis , fe dhn , i def- 
pachen en nueflro Nombre , diciendo : Don 
Fernando, i Doña ífafae!, Reí, i Reina 
de Caftilli,Leon,&c. T que vaianfetla- 
das con nueflro Sello , el qual os haremos 
dar t para dichas Islas , i Tierra -Firmes 
T mandamos a todos los Vecinos , i havi* 
tantes , i b las demás perfonas ,que fe ha- 
llaren en dichas Lias , i Tierra- Firme , que 
os obedezcan como a nueflro Virrei , i Go- 
v amador de ellas , i a los que anduvieren 
por los dic'jos Mares, arriba declarados, que 
os obedezcan , como a nueflro Almirante del 
dicho Mar Occeano , i executéh vueftras Car- 
tas , i Mandamientos , i fe Vnan con Vos 9 
i vuefiros Oficiales t para executar nueflra 
J aflicta , i os den, i os hagan dar todo el 
favor , i aluda que les pidiereis , i que ne- 
cefitareis , debajo de fas penis ,qne les im- 
fufiereis , las quales Nos ,• por las prefiniese 
los imponemos : i os damos facultad para 
ejecutarlas en fus perfonas , i bienes : Y aft- 
mifmo es nueflra voluntad , que fi vieredes 
que conviene a nueflro jerviüo ,i a la txe- 
cucion de nueflra Juflicia , que las perfo- 
nas , que efiuvieren en dichas indias , i Tier- 
ra-Firme , falcan , i no entren , ni efiirt 
en ellas , i que vengan , i fe prefenten ante 
Ñus, podáis mandar felo, de nueflra par te ,é 
hacei los falir de dichas Islas , a los quales 
Nos por laprefente mandamos falgan promp- 
tamente de ellas , i executen , i pongan por 
obra todo lo referido , fln hufear efeufa , b 
confultar (obre ello , ni efperar tener otra 
Carta , o Mandamiento nueflro , fin embar- 
go de qualquiera Apelación , b Suplica, qu§ 
hagan, b interpongan de vueflro Mandamien- 
to, pira todas las cofas referidas, i todas las 
demás debidas , i pertenecientes d dichos 
Oficios de nueflro Almirante , Virrei , i 
Governader , os damos facultad bafiante¿ 
con todas fus incidencias , dependencias, 
emergencias , anexo , ;' conexo : T manda* 
mos ei nwflro Chanciller , i Notarios ,ih 
¡os otros Oficiales , que eflan a la Mefa de 
h fluep* 















4* 



Historia del Almirante de las Indias 



nuéft* <u Selles , que Ji qui/iereií , os din , ett- 
pidan , pafen ¡ i fe lien nuefira Carta de Pri« 
v/legio /obre todas las cofas referidas, con las 
Vigores fuer cas y i firme fas, i como Fes las pi- 
diereis ¡ inecefitareis j i ninguno fea ofado de 
hacer cofa alguna sn contrario , fo pena de 
nuefira dej gracia , ¿ de 30 ducados para 
nuefira Cámara , a cada vno , que lo contra- 
fio hiciere ; i demás de efio mandamos , que 
& la perfona , que fe le mofirare efia nuefira 
Carta , los emplace ¡para que comparezcan 
ante Nos en nuefira Corte , donde efiuvie- 
r eraos , dentro de if di as primeros figuien* 
tes , con la mifma pena ; i debajo de la 
tni/ma , mandamos qualquier Notario, que 
para tfie efeclo fuere llamado , que di 
Teftimonio , fignado con fu Signo , para 
que Nos fepamos como fe executa nuef- 
tro mandado. Dado en la Ciudad de 
Barcelona a 28. de Maio del año del Na- 
cimiento de Nuefiro Señor Jefu-Chrifio de 
1493, YO EL REÍ , YO LA REINA, 
2o Femand Alvarez de Toledo , Secreta- 
rio del Rei ,-¿ de la Reina Nuefiros Seño- 
res , .te -hice efcribit '¡por fu mandado. Pe-¡ 
dro Gutiérrez, Chanciller. Derechos de Sello } 
i de Regt jiros , nada. Acor dado \ Roderkus 3 
JDoclor. Regifirada , Alfonfo Pérez. 

CATITVLO XLIV. Como el AL 



do eftrecharfe tanto el numero dé Ja 
gente , que eftaba para entrar en la Ar- 
mada , que no llégale á mil ,i quinien- 
tas perfonas, entre grandes , i chico»;. 
1 algunos llevaban Caballos, Borricos, i 
otros Animales , que fueron de gran- 
de vtilidad, i aiuda para la Población 
de aquella Tierra. 

Con efte aparato fe higo á la Veía, el 
Almirante, en el Canal de Cádiz, donde 
la Armada fe havia puerto en orden á 
2f . de Septiembre del año 1493. citan- 
do Yo , i mi hermano prelentes ; i to- 
mó fu Viage áSudoefte, por las Islas 
de Canaria, con intención de tomaren 
ellas refrefeo de las cofas necefarias ji 
afi con buen tiempo, á 28. de Septiem- 
bre, á cien leguas' de Efpaña , llegaron 
a el Navio de! Almirante muchas Aves 
de Tierra , i Tórtolas , i otros Paja- 
nllos pequeños , que parecía iban de 
pafo á invernar á África , i que venian 
de las Islas de los Acores. Siguiendo fu 
Viaje, ¡legó á ¡a Gran Canaria á once 
de O&ubre, donde furgió : i á media 
Noche volvió á dar la buelta,para ir á 
la Gomera, donde llegó el Sábado f. 
de Oótubre , i ordenó, con gran pref- 
tega , que fe tcmafe todo qiunto nece- 
íitaba la Armada. 



mirante fe partió de Barcelona a CAeprrnun VTtrr , , 
Sevilla , i de Sevilla a U CATirVL0 XLVXcmo el Alm¡¿ 

rante partw de la Gomera , i atra» 

vejando el Occeano , hallo las 

Islas de los Caribes. 

L Lunes fíete de Octubre , figuio 
el Almirante fu camino ,á,las In- 
dias, dando antes á cada Navio 
vna Comiíion cerrada , i fellada* 
en qiie mandaba , que no la abrie- 
fcn.fino es que fe apartafende él, con 
tempeftad s porque dándoles en aque- 
lla Carta , noticia del Viage , que ha- 
vian de hacer á la Ciudad de la Ñas 
vidad,enla Efpañola , no quería, que 
fin gran neceíidad , fuefe fabido de nin- 
guno aquel Viage } i a fí navegando 
con profpero Viento , e! Jueves á 24. 
de Odubre , eftando como á cofa de 
400 leguas, a! Occidente de la Gome- 
ra , no halló la ierva, que havia encon- 
trado, en el primer Viage , á Jas 2fo. 
leguas ;Y no fin admiración de todos," 
venia á el Navio aquel dia , i los dos 
figmenres, vna Golondrina á vifitar la 
Armada, i el mifmo Sábado en la No- 
che , fué yififco Santelmo , con fíete lu- 
ces 



Efpauola. 

PRoveido de todo lo necefario, pa- 
ra la Población de aquellas Tier- 
ras , partió el Almirante de Bar- 
celona á Sevilla, por Junios i luegoque 
llego, dio tanta prifa á la Expedición 
de la Armada , que los Reies Católi- 
cos le havian encargado , que en bre- 
ve tiempo fe apreftaron \-f Navios 
grandes , i pequeños , proveídos de 
muchos batimentos , i de todas las 
cofas , i ingenios, que parecían nece- 
farios, para poblar aquellas Tierras, co- 
mo Oficiales de tod¿s Artes , Hom- 
bres de trabajo, i Labradores, i havian 

concurrido t;¡ntosCavallcros, Hidalgos, 
i otra gente honrada , á la fama del 
Oro , í de las otras cofas nuevas de 
aquellas Tierras ,que fue necefario re- 
formar el numero , i no dar Ucencia á 
que tanta gente fe embarcara , por lo 
nsenos.hafta que fe viefe,cn alguna ma- 
nera , como ib^n ¡as cofjs , en aquellas 
partes, i hafia que todo en alguna ma«¡ 
ñera fe acomodafe , bien que no pu- 




Don Christoval Col&n, 
ees encendidas en la Gabia , mucha li¿- 
, i grandes truenos : quiero decir, 



43 



vía 



que fe vian las luces , lasquales afirma- 
ban los Marineros , fer el cuerpo de 
Santelmo , por lo qual le cantan mu- 
chas Letanías , i Oraciones , tenien- 
do por cierto , que en la tempeílad, 
que él aparece , ninguno puede peligrar. 
Sea lo que fuere , Yo me remito á ellos, 
porque fi creemos á Plinto , algunas 
veces aparecían femejantes , luces en las 



CJPITVLO XLV1. Como el 
Almirante defiubrib la Isla de 
Guadalupe , i lo que viu 
en ella. 

Lunes áquatro de Noviembre par- 
tió el Almirante* de la referida Isla 
de Marigalante , la buelca de! Nor- 
lempeftadesde Mar, a los Marineros te á otra Isla grande , que llamo Núef- 
Romanos , i decían , que era Cajlor , i ira Señora de Guadalupe , por devoción, i 
Polux , de que hace también mención ruegos de los Monges de aquella Cafa.'á 
Séneca al principio de el primer Libro losqualeshavia prometido poner áalgu- 
de los Naturales j pero volviendo á na Isla el nombre de fu Monafterío; 
nueftra Hiíloría , digo : Que viendo el Tres leguas antes de llegar á efta Isla, 
Almirante gran mudanga , en los Cié- vieron vna Roca altifima , que remata- 
Jos , i en los Vientos, el Sábado n. ba en punta, de la qual falia vn golpe 
de Noviembre, i confiderando también de Agua , fegun les pareció , tan gran- 
jo alborotado de las Olas , i las grandes de , como vna gran bota , la qual caía 



lluvias , tuvo por cofa cierta hallarfe ve 
ciño á Tierra, i con efta opinión , hi- 
go quitar la maior parte de las Velas, 
i ordenó, que toda laGente híciefe bue- 
na guardia aquella Noche , no fin jufta 
caufa, pues al amanecer vieron Tierra 



con tanto rumor , i fuerza , que fe ola 
en los Navios , aunque algunos decian 
era beta blanca en la Roca , fegun 
la blancura del Agua ,por fu afpéra caí- 
da , i precipicio. Defpues de Cuf- 
tos , fueron á Tierra á reconocer vn 



a Loefte, fíete leguas diítante de la Pueblo,que fe vía defde la orilla, en que 



Armada , que era vna Isla alta , i mon» 
tuoia , á quien pufo por nombre Domi- 
nica, porhaverladefcubierto,el Domin- 
go por la mañana ; i de allí á poco, 
vio otra Isla al Lordefte ,de la Domi- 
nica : defpues vio otra , i otra al 
Norte , i por el favor , que Dios los 
hacia, cantó la Salve toda laGente, en 
las Popas de los Navios, i otras Ora- 
ciones , í Verfos , cantados con mucha 
devoción , i daban muchas gracias á 
Dios, de que á los veinte dias de ha- 
ver partido de la Gomera , huvieíen 
llegado á la dicha Tierra ,cuia diftan- 
cia juzgaban feria de jfo. á 8oo. Je* 
guas ; i porque en la Coila de Levan- 
te de la Dominica , no hallaron fitio 
conveniente donde dar fondo, arrave* 
faron á otra Isla, á la qual llamó Ma* 
rigalante , el Almirante , porque fe lla- 
maba aíi la Nao Capitana , donde ha- 
viendodefembarcado, confirmó folem- 
«emente la pofefion,en nombre de los 
Reies Católicos , de las Islas , i Tier- 
ra-Firme , que havia tomado en 
el primer Viaje. 



&<& 



¿toar 

-P afi- 



no hallaron ningún Indio , porque toa- 
dos havian huido al Monte , fino es al- 
gunas criaturas, en cuios bracos ataron 
algunos Cafcabeles ,para afegurará fus 
Padres ,quando volviefen s hallaron en 
las Cafas muchos Ganfos, femejantes á 
losnueftros,muchos Papagaios con plu- 
mas aguíes, verdes, blancas, i rojas, del 
tamaño de los Gallos comunes -, tam- 
bién hallaron Calabagas , i cierta Fru- 
ta, que parecía Pinas verdes, como las 
nueftras , bien que mucho maiores , í 
llenas por de dentro de vna carne, que 
parecía Melón , muí olorofa , i fuave 
nacen en matas por los Campos , co- 
mo de Lirios ¿ ó Aloes , aunque fon 
mejores las que fe cultivan , como fe fu- 
po defpues: vieron también muchas Ier- 
vas , i Frutas diferentes de las nueftras, 
camas de Redes de Algodón , Arcos, 
i Flechas, i otras cofas, á que no toca- 
ron los Nueftros, para que los Indios 
fe afegurafen mas de los Chriftianosj 
pero lo que mas les maravilló, fué ha- 
ver hallado vna Tortera de Hierro; aun- 
que Yo imagino, que por íer los can- 
tos, i piedras de aquella Tierra cocidas 
de color de lucidifimo Hierro , alguno 
que ia vio de repente , creió ligeramen- 
te , con poco juicio , que era de Hierro, 
no (iendolo j pues defde entonces h af- 
ta oí } jamás fe ha hallado cofa de Hier- 
ro 









I 






! 






44 



Historia del Almirante de las Indias 



to entre aquella Gente , ni Yo fe lo oi 
dicir al Almirante , i tengo para mi, 
que notando lo que fucedia , i lo que 
¡e decían , alguno loefcrivió, como fe 
lo contaban ,los que havian ido á Tierá 
ra j pero aun quando fuefe de Hierro, 
no havria de que maravillarfe j porque 
fíendo los Indios de aquella Isla de Gua- 
dalupe , Caribes, i corriendo, robando 
hafta la Efpañola , pudieron tener aque^ 
lia Tortera de los Chriftianos , ó de 
otros Indios de la Efpañola j i también 
pudo fer , que fe huviefen llevado el 
cuerpo de la Nave , que perdió el 
Almirante á fus mefmas cafas , para 
valerfe de el Hierro , ó el coftado de 
ella,ú otro Navio roto,que losVientos, 
i corrientes huviefen llevado á aquellos 
lugares, defde nuettras Cortas, pero fea 
lo que fuere , aquel diano tocaron á la 
Tortera , ni á otra cofa , i fe volvieron 
á los Navios. 

El dia (¡guíente Martes f. de No-* 
viembre , volvió a embiar el Almiran-i 
te dos Barcas á Tierra , á ver íi po- 
día tomar alguna perfona,que les die- 
fe nuevas del País , i le informafe 
de la diftancia , i acia donde caía la Ef- 
pañola i volvió cada Barca convn In- 
dio Mogo, i ambos dijeron, que no eran 
de aquella Isla , fino de otra llamada 
Borichen, oi San Juan , i que los ha- 
bitadores de aquella Isla de Guadalu- 
pe , eran Caribes, i los havian prefo 
en fu mefrna Isla % i de allí á poco que 
volvieron las Barcas á recoger algunos 



dos criaturas , i vn muchacho , qtié fe 
havia efeapado de los Caribes , eligien- 
do por mas feguro,entregarfe a Gente, 
que jamas havia viílo, i taneftraña de 
fu Nación , que quedar entre aquellos, 
que manifieftamente eran terribles , i 
crueles, i los havian comido fus hijos, 
í maridos \ que á las Indias ñolas ma- 
tan , ni las comen , finólas tienen por 
Efclavas, i de vna de ellas fefupo^que 
á la parte de Medio Día , havia muchas 
Islas , vnas pobladas , i otras no , las 
quales fe llamaban , como aquella India, 
i las demás decían, Jaramachi , Cairottoi 
Huino,Buriari 3 Aruveira, Sixibei-, pero la 
Tierra-Firme, decian„que era mui gran- 
de , iá lade la Efpañola llamaban fuá- 
nia , porque en otros tiempos folian ve- 
nir á comerciar con los Indios de ella; i 
también dijeron , que el Reí de la Isla 
de adonde fe havian huido, havia falido 
con diez grandes Canoas , i 300 In- 
dios, á correr las Islas vecinas , i pi- 
llar Gente para comer. También fe 
fupo de las mefmas Indias , donde ef- 
taba la Isla Efpañola 3 pues aunque el 
Almirante la havia íituado en la Car- 
ta de Marear s qüifo ,no obílante , por; 
maior información , faber lo que decían 
de aquel Pais , i al punto huviera idej 
allá , íi entonces no le hirvieran dicho, 
que vn Capitán, llamado Marcos, havia 
faltado á Tierra, con ocho hombres, an- 
tes de amanecer , fin licencia , í que no 
havia bueltoá los Navios : por lo qual 
neceíitó embiar Gente á bufcarle , aun- 



Chriñianos, que havian dejado en Tier- que no pudo fer defeubierto por los 



ra , hallaron con ellos ieis Mugeres ,que 
huiendode los Caribes , havian veni- 
do á fu amparo , i voluntariamen- 
te fe venían á los Navios ; pero el AU 
mirante , por afegurar la Gente de la Is* 
la , no quilo retenerlas en los Navios^ 
i dándolas algunas firtas de vidrio , i 
Cafcabeles , las higo volver á Tierra, 
cuia acción no fué de poca prudencia, 



muchos Arboles , i el Almirante por 
110 dejarlos peididos , ni vn Navio á 
que los efperafe , i recogíefe , i que 
defpues no pudiefe ir á la Efpañola, 
refolvió detenerfe el dia íiguíente , £ 
porque la Tierra citaba llena de Bof- 
ques , como hemos dicho , mandó voí« 
viefen á bufcarlos , i cada vno llevaq 
fe vna Trompeta , i algunos Arcabuz 



porque al inflante, que las hecharon á ccSt para que los oiefen ; pero tam-¡ 






Tierra , los Caribes las quitaron , quan 
to el Almirante las havia dado, por lo 
qual, ó por odio, ó miedo que tenían á 
aquellos Caribes , poco defpues que vol- 
vieron las Barcas á hacer Agua, i leña, 
fe entraron en ellas, las indias, rogando 
á los Marineros, que las llevafená los 
Navios , diciendolos por feñas, que la 
Gente de aquella Isla comia hombres; 
i las tenia Efclavas , i que no querían 
quedarfe con eilajde modo , que mo- 
vidos losMai ineros a fus ruegos, las vol- 
vieron á traer á los Navios , con otras 



bien eífcos fe volvieron á los Navios^ 
haviendo andado todo el dia por la Isía 9 
como perdidos, fin haverlos encontra- 
do , ni traer nueva alguna de ellos.- 
viendo el Almirante , que era Jueves 
por la mañana , i que defde el Martes 
hafta entonces, no fe havia fabido na- 
da de ellos , i que havian falido fin 
licencia , quifo fegtiir fu Viage , ó por 
lómenos, hi^o feñal de querer feguír- 
le , para que con eílo temíefen otros eS 
caftigo , pero por los ruegos de algu^ 
nos Amigos , i Parientes de los referi- 
dos, 



ChriStov 
¿o , fe áetuvS { 5 entre tanto mandó 
hacer Agua , i Leña en ¡os Navios , i 
que la Gente labafe fu ropa , i enrabió 
ai Capitán Ojeda , con quarenta hom- 
bres, para que además de bufear losdeí- 
carriados,fe inforriiafe de los fecretoá 
del Pais, en el qual halló Maíz, Aloes, 
Sándalo , Gengibre ¿ íncienfo, i al- 
gunos Arboles , que en el olor , i el 
labor parecían de Canela , mucha 
abundancia de Algodón, i bailantes Al- 
eones , i vieron á dos, de ellos cagar¿ 
I perfeguir á las otras Aves ; también 
vieron Garbas Reales , Milanos , Pa? 
lomas , Tórtolas , Perdices , Ganfos¿ 
Ruifeñóres, i Cornejas, i afirmaron ha- 
ver pafado veinte i feisRios, enfeis le. 
guas, que anduvieron, dándoles en mu- 
chos el Agua á la cinturas aunqüeYo mié 
perfuado, que por la afperega de laTier- 
rapafafen muchas veces vnmifmoRio. 
En tanto, que eílos andaban mara- 
villados de ver eílas cofas , i otras; 
quadrillas , por la Isla, bufeando los 
perdidos, vinieron ellos áiosNavios¿ 
íln que ninguno los huviera hallado^ 
el Viernes á ocho de Noviembre, di- 
ciendo , que la efpefura de los Bofques¿ 
era caufa de haverfe perdido. El Almi- 
rante entonces , por dar algún caftigo 
á íü temeridad , mandó poner al Capí- 
tan en la Cadena, i quitará los demás 
parte de la ración , que fe le daba , i 
defpues falíó á Tierra , i vio en algu? 
ñas cafas , de todas las cofas referidas, 
i fobre todo mucho Algodón hilado fi 
i por hilar , Telares para texerlo , £ 
muchas cabegas de hombres colgadas, 
i ceños de huefos de muertos : Dicen, 
que tilas cafas eran las mejores , i mas 
abundantes de baftimentos , i de las 
demás colas necefarias al vfo, i fervi- 
ció de los Indios , i que en él prime? 
Viaje no havian vifto,-eii lasdemásls» 
las , otras femejantes. 

CJTITVLO XLVII. Como el jfiá 

mirante partió de la Isla de Guada* 

lii^e , t de algunas Islas , que 

encontró en el Viaje. 

lO mingo á cinco de Noviembre, 
higo levar las Anclas el Almi- 
rante , i navegó a lo largo de la 
Coila de Guadalupe , acia Noruefte, 
par?, ir á la Efpañola ; llegó á la Isla 
de Monferrate , á la qual dio elle nom- 
bre por fu altura , i fupo de los In- 



Afc CoL&tfl -, 45* 

dios, que llevaba configo, que los Ca- 
ribes la havian defpoblado, comíendo- 
fc la Gente; De allí pasó á Santa Ma-¡ 
ría la Redonda , llamada afi , porque era 
tan Redonda, iLifa,que parecía, que 
no podía falirfe de ella fin efcalera , a 
la qual llamaban los Indios Ocamamro$ 
defpues fué á la de Santa María de la 
Antigua, que los Indios llamaban Ja* 
maica , la qual es vna Isla de mas de 
27 leguas de Coila % i figuiendo fu Via- 
ge acia el Norueíle, fe vían muchas Islas, 
íkuadas ala parte del Norte ,t corrien- 
tes al Noruefte Sueíle , todas mui 
altas , i de gtandifiríias Selvas de Ar- 
boles i dieron fondo erí vna de ellas, i 
la llamaron San Martin , i facaban pe« 
dagos de Coral pegados á las Ancoras* 
Con que tuvieron efperancjas de que ha- 
vian de hallar cofas de vtilidad, en aque- 
llas Tierras | pero aunque el Almiran- 
te defeaba faberlo todo , quifo feguir 
fu Viaje á la Efpañola , por focorrer a. 
lósque allihavía dejado •, mas por vio- 
lencia del tiempo , furgió Jueves 14 
de Noviembre, en vna Isla > en la qua! 
mandó coger algún Indio, para faber 
donde fe hallaba ; i mientras el Batel 
Volvía á la Armada traieridoquatro In« 
dias, i tres niñOs,que havia prefo,encon- 
tró vna Canoa , en que iban quatro In- 
dios , i vna India , los quales viendo 
que no podían huir ¿ bogando, fe previ- 
nieron para defenderfe , i hirieron dos 
Chriílianos ,corí las Flechas, tirando- 
las con tanta fuerza , i dellrega , que 
la India pasó de parte á parte vn bro-¡ 
quel j pero embiíliendoía impetnofa«¿ 
mente, el Batel boleó la Canoa , i na-: 
dando los prendieron á todos, aunque 
vno tiraba tantas Flechas , como íi ef- 
tuvieíe en tierra j tenian cortado el 
Miembro Viril, porque quando los eau-! 
tivan los Caribes en otras Islas, los ca- 
pan, para que engorden, comonofotros,' 
vfamosde engordar losCapones,para que 
fean masfabí ofos : De aqui partió el Al- 
mirante, figuiendo fu camino al Sues 
Noruefte t donde halló mas de 5*0 Islas, 
que dejó al Norte, i llamó á la maior; 
Santa Urfula 3 á las otras : Las Once 
Mil Firgines 5 defpues aportó á la Isla, 
que llamó San Juan Bautiíla, que loe 
Indios Hablaban Boriquen , i furgió 
con la Armada en vna Canal de ella k 
Occidente , donde pefearon muchos 
Peces, algunos como los nueílros , i 
vieron Aleones , i Parras Silveílres, I 
mas acia Levante fueron vnosChriília-; 
nos á ciertas Cafas de Indios , que fe« 
M guti 







— 




4<> 



Hítoria del Almirante de las Indias 



: 



. ,|''l 



■ ' P 












gun fu coftumbre eftaban bien fabrica 
ü-ís , las quales tenían la Pla$a , í la 
falida hafta el Mar , i la Calle muí 
larga , con Torres de caña á ambas 
partes , i lo alto eftaba texido con be- 
liifimas labores de Plantas , i lervas, 
como eftán en Valencia los Jardines, 
i lo vltimo acia el Mar, eravn Tabla- 



vna Canoa , i preguntó por el Almiran- 
te, i haviendole avifado , mandó, que 
entrafen los Indios que allí eftaba; pero 
noquiííeron entrar, diciendo, que no 
entrarían, fino le vían, i conocían i de- 
manera , que fe vio prectfado el Almi- 
rante á falir á bordo á oírlos, i luego 
entraron dos, que llevaban dosMafca- 



- " : «~¡»jvjuv lavaumi uusiviaica- 

do ,en que cabían diez , o doce peté ras en la cabera , i fe las dieron al 



fonas,ako , i bien labrado. 

CAPITULO XLVI1I. Como el 

Almirante llego a la Efpañola , i 

fup la muerte de los Chrif 

danos. 

EL Viernes á zz. de Noviembre, 
llegó el Almirante, por la parte 
del Norte, á la Efpañola , i al inf- 
tante embióá la Tierra de Samanavno 
de los Indios , natural de ella, que lle- 
vaba de Cartilla, convertido iááNuef- 
tra Santa Fe , el qual fe ofreció á re- 
ducir á todos los Indios al fervicio, i 
paz de los Omitíanos , i íiguió el Al- 
mirante fu Viage acia la Villa de Na- 
vidad : Quando llegó al Cabo del Án- 
gel , vinieron algunos Indios defeo- 
fos de rescatar, con los Chriftianos, í 
pafando á dar fondo al Puerto de Mon- 
te .Chairo , vna Barca ,que fué á Tier- 
ra , encontró dos hombres muertos jun- 
to á vn Rio , vno que parecía Mogo, 
i otro Viejo, que tenia al cuello vna 
foga de efparto , que es cierta Ierva, 
i los bracos eftendidos , i atadas las 
manos á vn Palo ,en forma de Cruz, 
pero no pudieron los que iban en ella 
diftinguir íi eran Indios , ó Chriftia- 
nos : de que tomaron mal agüero. 



Almirante, de parte del Cacique Gua-' 
canagari, diciendo ,quefe le encomen- 
daba mucho j i preguntándoles el Al- 
mirante por los Chriftianos, que havia 
dejado allij lerefpondieron,que algunos 
havian muerto de enfermedad , i otros 
íc havian dividido de la compañía , i 
otros fe havian ido á otras Tierras, i 
que tenían á quatro , ó cinco Mu- 
gares ; pero aunque fe coligiefe del mo- 
do de hablar, que todos, ó la maior. 
parte eran muertos, no obftante pare- 
ciendole al Almirante, que por enton- 
ces no debía hacer otra cofa , volvió 
a embiar a ¡os Indios con vn preferi- 
ré para Guacanagari, i para ellos , i 
fe fueron aquella Noche. 

CAT1TVLO XLIX. Como el 

Almirante fue á la Isla de Navi* 

dad 3 ; la halló quemada , i defp. 

blada , i como hablo con el 

Reí Guacanagari. 

EL Jueves 28. dcNoviembre, ahora 
de Vifperas, entró el Almirante, 
con fu Armada, en el Puerto, que 
eftá delante de la Villa de la Navidad 
i ¡a halló toda quemada, fin que aquel 
día viefen por todo aquel contorno 
perfona alguna; al otro diadefembar- 



üi .-• r • /-° > r" u " u «'gwuít , ai otro aiadeiembir. 

El da figuiente , que fué á 16. de có el Almirante; con gran dolor de vX 

Noviembre , volvió el Almirante á cm- las Cafas , i fa Fonal* abraf JL * 

btar á muchas partes de Tierra . í v ¡. 1,. „«.rJ A rS5 3 abrafadas.,i 



biar á muchas partes de Tierra , 1 vi 
nieron loslndios, á hablar con los Chrif- 
tianos mui amigable, i atrevidamen- 
te , i tocando los Jubones , i las Ca- 
milas de los nueítros-, decian , Cami- 
Jií , Jubón , dando a entender , que fa- 
bian los nombres ; ello afeguró X 
el_ Almirante de la fofpecha , que te- 
nia de aquellos hombres muertos , juz- 
gando, que fi huviefen hecho los Indios 
alguna' ofenfaá los Chriftianos, que ha- 
via dejado allí , no fe atreverían á venir 
con tanto atrevimiento, i fin miedo á los 
Navios ; pero el día figuiente, eftan- 
do iá furto cerca de la boca del Puer- 
to , defpucs de media Noche , llegó 



las cafas de Chriftianos , eftab'an 
derrotadas , como otras cofas , i co . 
mo íi fu efe Pais , faqueado 3 ma$ 
no havia ninguna perfona á quien 
preguntar .-entró el Almirante con aÍ4 
gunos Bateles en vn Rio vecino , i a % 
tanto que andaba por él, mandó lim- 
piar el P050 de la Fortaleza , creien- 
do, que fehallafe en él Oro , porque 4 
el tiempo de fu partida , temiendo lo 
que podía fuceder , havia mandado á 
los que quedaban alli , que hechafen en 
aquel Poco todo el Oro, que tuviefen* 
pero no fe halió nada, ni el Almiran- 
te , en todo lo que corrió con los Ba» 
teles, pudo coger Indio Jguno , por! 

que 



Don ChristcVaL Cql&n. 

MonS i Síí? ^ f",^? á l0S ** h — ld °* untado alguno, vL 

Atontes , i no havicndo hallado mas cainos , Jiegaron a vn Liúea dnnHeVo 

que a ganos andrajos de las veftidos de dos fueron muero" efue efta cr 1¡ 

£s Omitíanos, fe volvió á la Navidad, verdad , de loque havi'a Yzced do i lo 

No tejo, de la Plaga Miaron defpues qi¡ e podían contar a, A \m a i'cm, 

otros tres muertos , i conocieron eran bió ahogarle por los mefeos Ghr ftU- 

Chnft.anos en algunos vertidos ¿ i nos, queW/a vifitarle pues fe ha- 

parecía,, Cadáveres de vn mes , andan- J Iaba en Cari mal eílado , quV no podía 

do losChnftunos por alh, bufeando vcfr- f a i¡, de Cafa ; a fi lo higo "t Kan- 



ripios, ó algunos papeles de los muertos, 
vino á halla, el Almirantea vn hermano 
del Cacique Guacanagari, con algunos 
Indios, los qualesiá fabian decir algu- 
nas palabras Españolas , i conocían,! 



te , i el dia fíguiente fué á verle , i 
el Cacique , le contó con feñales de 

granfentirniento,loquehaviafucedido, 
como fe ha expreíado ; añadiendo, 
que él , i los fuios havian (ido herí dos 



it„ l r > \ . ' t Wi » ' 1,J5 lu >os nav an nao nen do<: 

aSÍS« P ° r T " 'fV ° S P ° r defo,der '° 5 Chulíúno* , i 5 P T. 



Chriftianos , que havian quedado en 
aquelíitio; eftosdigeron que los Chrif- 
tianos empegaron á uner pendencias, 
i difeordias entre si , i á robar cada 
vno , Mugeres , i todo lo que podía, 
por \o qual fucedió ,que Pedro Gutiér- 
rez, i £fcobedo , mataron á vno, que 
fe llamaba Jacobo , i defpues havian 
ido coa otros , i fus Mugeres, á vn Ca- 
cique, que llamaban Caonabo , que es 
Señor de las Minas, el qual los higo 
dar muerte , i defpues de muchos dias 
fué á la Navidad, con mucha Gente, 
donde no havia masque Diego de Ara- 
na , i die2 perfonas , que perfeveraron 
con él , para guardia de la Fortalega* 
porque los demás eftaban efparcidos 
por diferentes partes de la Isla } iha- 
viendo llegado Caonabo de Noche á 
Ja Navidad , atacó las Cafas con fuego, 
donde eftaban los Chriftianos, con las 
Mugeres , de los quales ocho huieron, 
temrrofos al Mar, donde fe ahogaron, 
i tres murieron en Tierra , aunque no 
decían donde , i que el mifmo Gua- 
canagari , peleando por defender los 
Chriftianos con Caonabo , fué herido, 
i huid : efla Relación eíbba confor- 
me i la que traían otros Chriftia- 
nos , que el Almirante havia entibia- 
do á fiber las novedades de la Tier- 
ra , i havian llegado al Pueblo Prin» 
€'i pal, donde eftaba malo de vna heri- 
da Guacanagari , i eíle motivo dio 
de no haver podido ir á vificar al Al- 
mirante , i a darle cuenta de lo que 
fucedído á los Chriftianos , entre los 
qual.es, decia, que luego que el Almiran- 
te partió á Cartilla, empegaron á nao r 
dilcordiás , porque cada vno quería reU 
catar el Oro por sí , i tomar las Mu- 
geres , que le parecía , no concentos con 
lo , que el niiímo Gaacanagari les da- 
ba , i ofrecía dar, antes fe dividieron en 
muchas quadriilas á varias partes , i 



recia de las heridas, pues no eran he- 
chas con Armas de Chriftianos . lino 
con Azagaias , i Flechas con efpmas 
de Peces por puntas , que ellos vfan: 
Defpues de haver hablado algún rato, 
dio el Cacique al Almirante ocho Ce- 
ñidores de cuentecillas de Piedras blan- 
cas , verdes , i coloradas , i otro Ce-* 
ñidor , trabajado de Oro , i v tl a Co-$ 
roña -Real , también de Oro, i tres ca- 
labacillas llenas de granos , i pedaci- 
llos de Oro , que todo podía pefaí 
quatro Marcos, i el Almirantean re- 
compenfa, le dio muchas cofiilas , qué 
todas valían tres reales , i fueron tan 
©(timadas del Cacique , como ti valie* 
ra mi! , i aunque fe hallaba gravemen- 
te enfermo, quito ir con el Almiran» 
te á ver la Armada , donde fe le higo 
mucha Fieita , i le guftaron mucho 
los Caballos , de quien ia le havian da- 
do noticia los Eípañoles ; i porque 
alguno de los que havian muerto, de- 
bía haver hablado mal de Nueftra San- 
ta Fé , diciendo era vana , necetitó ei 
Almirante de confirmarle en ella , i 
quifo defpues , que trujefeal cuello vna 
Imagen de Nueftra Señora , que no 
havia querido recibir antes. 

CAVITVLO L. Como el Almh 

rante dejo el Tuerto , i Ciudad 

de la Navidad , i fue a poblar , la 

que llamb Jfabela. 

COníiderando , pues, el Almirante 
la defgracia de los Chriftianos 
perdidos , i la infelicidad , que 
havia tenido en la Tierra , i el Mar 
de aquel País, donde por vna parte ha- 
via perdido el Navio, i por otra U Gen- 
te , i la Fortalcga , i que no lejos de 
allí havia garas Lugares mas conve- 
nían s 






1 

































fuentes, i mejores para poblar, navego 
con la Armada Sábado 7. de Diciembre, 
á la vanda de Levante, donde llegó por 
la carde, no muí lejos de las Islas de 
Monte-Chrifto,á donde hecho las An^ 
coras : i el día figuiente, eftando iá Co- 
bré Monte-Chrifto, paso entre aquellas, 
fíete islas bajas , de que hemos habla* 



Hist@r.iA del Almirante i>s las Indias 

bao , donde al punto los Indios Havían 
íacado OlO de vn Riachuelo , como 
folian hacer , en otros muchos de la 
Provincia , en la qual afirmaban, que 
havia gran abundancia de Oro. 

El Almirante ¿que iá eítaba bueno 3 
fe alegró mucho con eftas noticias , £ 
determinó andar por la Tierra , i vét 



do , que aunque tenían pocos Arboles^ la dtfpoíicion de la Región , para fa-* 

' .* ~ ' ... 1 -i K01- \n mif «íi nprplafin narw t*n pila» 



eran hermofos , pues en aquel tiempo, 
que era Invierno, fe hallaron Flores á 
nidos con Huevos , i otros con Pollos, 
i todo quanto ai en Verano : De aqui 
fué á dar fondo á vn Pueblo de Indios, 
donde con determinación de hacer Ca- 
fas, defembarcó, con toda laGente, baf- 
timentos , i Ingenios, que traia en la 
Armada, en vna llanura cerca de vna 
Balfa, en la qual podia fabricarfe fegu- 
ra , i conmodamente , vna Fortalega¿ 
i al! i fabricó vna Villa , que llamó la 
Ifabeh , en memoria de la Reina Do- 
ña Ifabél : Tuvieron por mui bueno 
ette íicio, porque el Puerto era mui 
grande, aunque defeubierto al Norueftej, 
tenia vn belliíimo Rio á vn tiro deBallef- 
ta, de que podían facar canales de Agua, 
que pafafen por medio de la Ciudadji de- 
más de eíto fe eílendia vna grande , i 
hermofa llanura , á la qual decían los 
Indios, que eílaban muí eercanas las 
Minas de Cibao. 

Eftas ragones inflaban aí Almiran- 
te á poner en orden la Población , i 
vnida fu priefa á lo que havia padecí-» 
do en el Mar , no folo no tuvo lugar 
de eferivir diariamente, fegun fu cof- 
tuimbre , lo que fucedia , lino que caió 
enfermo , i interrumpió lo que eferi- 
via,defdeeldia 1 1. de Diciembre, naf- 
ta 1 2. deMargo de 1494.cn cuio tiempo .Mida de laCorte, que havia ido elVia 



ber lo que era necefario hacer en ellas 
aíi falió de la Ifabela,el Miércoles á 
doce de Margo , á Cibao á ver las Mi-i 
ñas , con toda la Gente , que fe ha- 
llaba fana , aíl de á pie , como á Ca- 
ballo , dejando buena Guardia en las 
dos Naves , i tres Caravelas, que ha- 
vian quedado de la Armada , i hecho* 
meter en la Capitana todas lasMunn 
cienes , i Armas de los otros Navios 9 
para que ninguno pudiefe algarfe coa 
ellas, como havian intentado hacer al- 
gunos, mientras él eítaba enfermo: por- 
que muchos havian idoá aquel Viage, 
creiendoque al inflante que faltafeneti 
Tierra , havian de cargar de Oro, i vol* 
verfe (íiendo afi,que aunque el Oro fe 
bufea allá 5 i fe recoge , cuelta mucha 
fatiga , í induíkia , i tiempo ) pero 
como no les havia fucedido, comopen» 
faban, eílaban muí defeontentos, i can-* 
fados; por efto , i por la Fabrica de 
la nueva Villa s ! las defagones , % 
enfermedades , que les ocaíionaban el 
aire , la calidad del nuevo Pais , i la 
mudanga del alimento , intentaron fe- 
cretamente rebelarfe, i dejando la obe- 
diencia del Almirante , tomar por fuer-] 
ga aquellos Navios , i vol verfe con 
ellos á Caílilla : Era cabega de los re- 
boltofos Bernardo de Pija , Capitán de 






defpues de tener ordenadas las coíasde 
la Población , lo mejor que podia , em- 
bió , en él Mes de Eneróla Alonfo de 
Ojeda á bufear las Minas de Cibao, i 
á once de Febrero fe volvieron á Caf- 
tilla doce Navios de la Armada , con 
el Capitán Antonio de Torres , her- 
mano del Ama del Principe Don Juan, 
hombre de gran honra , i juicio , de 
quien fe confiaban mucho los Reies 
Católicos , i el Almirante. 

De alü á pocos días volvió Ojeda 
con Relación de íu Viage , diciendo, 
quealfegundodia de fu partida durmió 
en vil Puerto dificultólo de paiar , i 
que defpues de legua en legua hallaba 
vn Cacique , i todos le havian reci- 
bido con mucha cortefia , i al fexto 
día havia llegado á Us MjnasdeCi- 



w spor Contador del Reí 1 , por cuioref-J 
peto, quando el Almirante lo fupo, no 
quifo darle mas caftigo , que ponerle 
enpriíion,en vn Navio, con propofito 
de embiarle á Caílilla con el Procefo 
de fu Crimen , que no folo contenia 
el de ¡a Sublebacion , fino el de havec 
eferito falfamente algunas cofas contr^ 
el Almirante, que havia hallado efeora^ 
didas en cierto lugar del Navio. 

Ordenadas todas ellas cofas , i de- 
jando perfonas en Tierra, i Mar, que 
con fu hermano D. Diego Colón , aten- 
diefen al govierno , i guarda de la Ar-| 
mada , tomó fu camino á Cibao, lle-| 
vando configo todas las herramientas^ 
i demás Cofas necefarias,para fabricar 
vna Fortalega , i confervar pacifica 
aquella Provincia , i para que eítuvie- 

ferj 









Don Christoval Colon 



49 



C Itl- 



fen fegurosdc qualquier infulto , 
juria que los Indios intentafen , los 
Chríftianos que fe quedafen para reco- 
ger el iOro ; i por meterlos mas mie- 
do, i quitarlos la efperanga de poder, 
citando prefente el Almirante, hacer lo 
que havian hecho contraArana, i los 38 
Chríftianos , que havian quedado con 
el , llevo configo entonces toda la 



preíto hallaron lo contrarío , pafaron 
en efte camino Montes llenos de Sel»' 
vas mui hermofas , que tenían Parras 
Silveftres, Arboles de Aloes , i de Caí 
nela Selvática , i otros que llevaban 
la Fruta como higos , i el pie era 
mui gordo , i tenían las hojas como 
Manzano , de los quales fe dice , que 
fe hace la Efcamonea. 



Gente, que podia,para queenfusmif 

mos Pueblos conociefen el poder de QATltVLO LL Como el Almi* 

los Chriftanos , i compr ehendiefen , que ^^ ^ \ ^ Trovmcia de Cibao¡ 

donde hallo las Minas de Oro 3 i 

fabrico la Fortaleza de 

Santo Thomds, 



quando por aquella Tierra hiciefen aj- 
gun daño á los Chríftianos, que cami- 
naban folos , tenían los demás poder 
para caftigarlos * i para maior obftcnH 
sacian, i mueftra, llevaba por todos los 
Lugares armada , i puefta en orden 
la Gente , como quando fe va á la 
Guerra con Caxas , i Trompetas , i 
las Vanderas defplegadas : Caminando 
de efte modo pasó aquel Rio, que efta- 
ba á tiro de Efcopeta de la Ifabcla , í 
vna legua mas adelante pasó otro, mas 
pequeño , i fue á dormir aquella No- 
che tres leguas diftante de la Ifabela, 
en vn Lugar mui llano , con campos 



P 



Artió el Almirante del Río de laá 
Cañas, el Viernes catorce de Mar- 
§0 , i á legua i media , halló el 
Rio , que llamó del Oro , porque al pa- 
farle , cogieron algunos granos de efte 
Metal, pasóle con alguna dificultad, 
i llegó a vn Pueblo grande , de cuia 
Gente huió alguna parte á los Montes,; 
i la otra fe higo fuerte en fus Cafas¿ 



hermolifimos , que llegaban hafta el pie atravefando en las puertas Canas , coma 



de vn Puerto, ó Montaña afpera, que 
tendría de alto dos tiros de Ballefta, 
á que pufo por nombre el Puerto de 
los Hidalgos , porque fueron delante 
del Ejercito algunos á difponer fe hi- 
ciefe camino : i efte fue el primer Puer- 
to, que fe hí^o en las Indias , porque 
ios Indios hacen los caminos tan an- 
goftos , que foio puede pafar vn hom- 
bre por ellos. 

Atravefado efte Puerto , bajó á vna 
gran llanura , por la qual caminó el 
día figuicnte cinco leguas} i fué ador- 
mir cerca de vn gran Rio , que la Gen* 



íi fuefe vna gran defenfa ,para que no 
entrafe alguno : pues fegun la coftu ro- 
bre que tenian , ningún Indio fe atre- 
vía a entrar por la puerta, donde havia 
femejantes barras; de aquí pasó el Al- 
mirante \ otro bellifimo Rio , que lia- 
mor Rio Ferie , cuias Riberas eftabara 
cubiertas de guijaros redondos , mui 
limpios , i allí pasó la noche : Al dia 
figuiente continuando fu camino , pa- 
só por otros grandes Pueblos , en los 
quales eftaban atravefados á las puer- 
tas palos, como los otros ,xme hemos 
dicho , i porque la Gente , i el Al- 



te pasó en Balfas , ¡ Canoas , llamo á mirante iban canfados , pararon aque- 



efte Rio , que iba á defembocar á Mon* 
tc-Chrifto, Rio de las Cañas , pasó en 
efte Viage por muchos Pueblos > cuias 
Cafas eran redondas, cubiertas de Pajaj 
con vna puertecilla , que era meneftec 
bajarfe mucho para entrar en ellas j lue- 
go que entraban en aquellas Cafas algu- 
nos de los Indios , que el Almirante 
llevaba configo, tomábanlo que querían 
de lo que havia en ellas , de que no 
fe difguftaban los dueños , como fi fue- 
fen cofas comunes , i del mifmo mo- 
do los Indios de aquella Tierra , lie- 
gandofe los Cbriftianos , los quitaban 
lo que les parecía , creiendo también 
havia efta coftumbre entre ellos •, pero 
$Q duió mucho eíte engaño s porque 



lia Noche al pie de vna Montaña , que 
llamó Puerto de Cibao , porque en pafan- 
dole , empieza la Provincia de Cibao» 
i defde efta, á la primera Montaña, que 
havian pafado , ai once leguas , cami- 
nando al Medio Dia. 

Al otro dia caminó por vna fenda, 
en que con dificultad necefitaron de 
pafar los Caballos de dieftro , i def- 
de aqui embió algunos Mulos á la Ifa- 
bela á traer Pan ,i Vino, porque em« 
pecaban á faltar los baftimentos , £ 
fe alargaba el Viage , i tanto mas pa- 
decían, porque no eftaban acoftumbra- 
dos á comer los alimentos de los In- 
dios, como aora los que viven entre 
ellos , i andan por aquellas partes ex- 
N perl- 









1, 









' 












-r-.. 



So Historia del Almirante de las Indias 

perimentan fer las Vituallas de la Tierra 
de mejor digeílion , i mas conformes 



al Aire de aquel Pais , que las que fe lle- 
van de Cartilla , aunque no tengan tan- 
ta fubílancia \ bueltos iá los que ha- 
vían ido por la vitualla , el Almiran- 
te , pafada la Montaña , el Dominga 
diez i feis de Mar^o, entró en la Tier- 
ra de Cibao , que es afpera , i peñaf- 
cofa , llena de guijas , cubierta de mu- 
cha icrva,i bañada de Arroios, en los 
quales fe halla Oro : Quanto mas ade- 
lante andaban por efta Región , la iban 
hallando mas afpera , i mas cargada 
de Montañas altas , en cuíos Arroios 
fe vian los granos de Oro , porque 
como decía el Almirante , las grandes 
lluvias traían délo mas alto delosMon- 
t es los granillos menudos, á los Arroios. 
Efta Provincia, es tan grandtí, co- 
mo Portugal , i por toda ella ai mu- 
chas Minas , i bailante Oro en los 
Ríos ; pero generalmente , tiene po- 
cos Arboles , i los que ai , eítán á las 
Riberas de los Rios , i por la raaior 
parte fon Pinos , i Palmas de varias 
cfpecies : Pues como Ojeda havia an- 
dado iá por aquella Tierra , como fe 
ha dicho , i los Indios tenían iá no- 
ticia de los Chriftianos , falian los 
Indios á los caminos, i calles á recibir al 
Almirante, con prefentes de comida,ial- 
giii' cantidad de Oro , en granillos , que 
havian recogido, defpues que fupieron 
que venia per eílaragon. Viendo el Al- 
ijarante que eítaba 17 leguas durante 
de la Ifabela , i que la Tierra que de- 
jaba á las efpaldas , era rnui afpera, 
mandó , que fe fabricafe vn Cajlilb, 
en vn fino muí alegre, i fuerte , que 
llamo de Santo Thomás , el qual feño- 
reafe la Tierra de las Minas , i fuefe 
como afilo para los Chriftianos , que 
anduviefen en las Minas : Pufo en el 
nuevo Gallillo por Governador á Pe- 
dro Margarit , hombre de mucha auto- 
ridad , con cinquenta i fcis hombres, 
entre los qua'es havia Maeílros de to- 
do lo que fe necefitaba para la fabrica 
de la Fortaleza , que era de Tierra, i 
Madera , lo qual bailaba árefiftirqual- 
quicr cantidad de indios , que fuefen 




Artillería , lo qual causó á todos gran 
admiración , i en el Rio que corre á Ja 
falda del Monte , donde eílá el Cadi- 
llo, hallaron Piedras de diverfas colo- 
res , i algunos pedamos gruefos de Mar- 
mol finifimo , i otros defpues de pu- 
ro Diafpio. 

CATITVLO LII. Como el Almi* 

rante fe -volvió a la Ifabela , i ha~ 

lio fer mui fértil aquel Ter~ 

reno. 

Ada la orden para la Fabrica , i 
fortificación del Caftilloj el Vier- 
nes á veinte i vno de Margo, par- 
tió el Almirante á la Ifabela , i jun- 
to al Rio Verde halló muchos , que ve- 
nían con vituallas á la Fortalega , def- 
pues procurando hallar Vado, por don- 
de efguagar el Rio , fe eíluvo algunos 
dias , por aquellos Pueblos de indios, 
comiendo de fu Pan, i de fus Ajos, los 
quales daban VQluntariamente,por poco: 
i el Sábado á veinte i nueve de Margo, 
llegó á la Ifabela , donde iá havia 
Melones, que tenían mui buen güilo, 
no haviendo dos Mefes,que fe havian 
fembrado , i Cohombros á los veinte 
dias , i vna Parra Silveílre , cultivada 
havia ¡levado Vbas , que eran rnuibue-i 
nas , i redondas , i el dia figuiente, 
treinta de Marco , cogió vn Vecino 
Efpigas de Trigo , que havia fembra- 
do a fin de Enero : Havia también Gar- 
vancos, mas gordos, que los que han 
vian fembrado , i finalmente todas las 
femillas de las Plantas, nacían al ter- 
cero dia de fembradas , i al veinte £ 
ciuco fe podían comer jlos Arboles de 
huelo , faüeron á los fíete dias , i los 
Sarmientos hecharon en otros tantos 
Pámpanos , i veinte i cinco dias def- 
pues, cogieron del agraz } también en 
fíete dias nacieron las Cañas de Acucar; 
lo qu? /procedía del temperamento de 
la Tierra , que era conforme al de Caf- 
tilla , mas frío, que caliente, i las Agua? 
del País fon delgadas , fanas , i frias. 
Quedó el Almirante mui fatisfecbo 



contra el :> Abriendo Ja Tierra para he- de la calidad del Aire , de la fertilidad 



char los cimientos , i cortando vna Pe- 
ña para hacer los fofos , penetrada la 
piedra dos bragas , hallaron nidos de 
heno } i paja , i en vez de huevos, tres, 
ó quatro piedrecillas redondas del ra- 
iiiaño de vna naranja , que parecía ef- 
taban hechas con arte , para Valas de 



i de la Gente de la^Region j á cuio 
tiempo el Martes primero de Abril , le 
llegó vn proprio de Santo Tomás , c!n- 
biado porMargarit, con la nueva de que 
Jos Indios de la Tierra fe huían , i que 
vn Cacique llamado Can nabo fe pre- 
venía para quemarle la Fortalega j pe- 
ro 



Don Christoval Colon. 

ro el Almirante , conocía la vilega de 
los Indios, higo poco cafo del rumor, 
que le avifaban, confiando efpecialmen- 
te en los Caballos , de los quales temían 
los Indios fer comidos , i eran tan gran- 
de el miedo que los teman , que no ís 
atrevían á entrar en la Cafa donde ha- 



51 



en todo lo detrm que fe ofrecía para 
folicitar la Maeftranga , era necefáiio 
que eituviefe él.fobre la Gente, por- 
que todos huían del trabajo. 

^ También refolvíó embiar a la Cam- 
paña toda la Gente Cana , excepto 
los Maeftros , i Oficiales , para que an- 



via Caballo; pero con todo refolvió el dando por la Tierra, fuefcn eftimad 



Almirante por buenos refpetos,embiar- 
le mas Gente, i batimentos, confideran» 
do que queriendo ir él á defcubrir la 
Tieira~Firme,era bien dejar allí quietas, 
i fe guras todas las cofas , i afi el Miér- 
coles , á dos de Abril * embió fetenta 
hombres con baítimentos , i municio- 
nes al referido Cadillo , los veinte i 
cinco , de efcolta , i los otros , pira que 



os 



de los Indios , i poco á poco haden* 
dofe los baítimentos de la Tierra , por- 
que cada dia havia mas falta de los man- 
tenimientos de Caftilla \ embió al Ca- 
pitán Ojeda á Santo Thomás , para 
fuceder á Margaric en el Govier- 
no de la Fortaleza , como quieo ha- 
via trabajado tanto el Invierto pafa- 
do en defcubrir la Provincia de Ci- 



aiudafen á hacer otro camino, porque bao ,quc en lengua de los Indios quie> 
era muí dificultofo pafar por el prime- re decir Peña/cofa , i diefe Gente al 
ro los vados de los Rios. referido Margarit , para que andu- 

Defpachados eítos en tanto que los vkCe con ella , por la Isla j narrió 
aviosfe aderezaban para el nuevo def- Ojeda de la Ifabela á zo. de 'Abril 

con toda la Gente referida , que eran 
masde 300 hombres , i dcfpues dehai 
ver pafado ©l Rio del Oro , prendió 
al Cacique, que havia al!.i,á fu Herma- 
no , i á vn Sobrino , i los ernbíó al 
Almirante , en Cadenas, i mando cor- 
tar las Orejas á vn Indio en la Plaga 
de fu Pueblo, porque haviendo dado 
Tiro de Artillería, dificulcofamente po- efte Cacique cinco Indios, para que pa-, 



N 

cubrimiento, atendía ádifponer ¡as cofas 
necefariasá la Población que hacia, di- 
vidiéndola en Calles, con vna Plaga muí 
conveniente, i procurando traer el Rio 
por vn ancho Canal, paralo quál hígoha* 
cer vn eftanco para que el Aguaiirvie- 
fe á los Molinos , porque eftando el Pue» 
blo diftante del Rio , tanto como vn 



dría la Gente proveerfe de Agua, de 
parte tan lejana, eípecialmente hallan, 
dofe cafi toda muí débil ,i trabajada, 
por la futilega del Aire , que no po- 
dían fufrir ,por lo qual caían enfermos, 
fin tener mas alimentos de Caítilla,que 
Vizcocho , i Vino, por el mal govier- 
110 quehavían tenido los Capitanes de 
los Navios , i también porque en aque- 
lla Tierra no fe confervan las cofas, 
como en la nueftra s i aunque tenían 
baítimentos de la Tierra en abundan- 
cia , c*>mo no eílaban acoftumbra- 
dos á ellos , conocían que les hacían 
mucho daño , £ por eíle motivo eíta- 
ba en animo el Almirante de dejar en 
Ja Isla 300 hombres , i embiar á los 
demás á Caftilla , porque conocía 
que coníiderada la calidad de la Is- 
la , i de las Indias , era numero de 
Gente bailante , para tener pacifica , i 
fugera á la obediencia de los Reies Ca- 
tólicos aquella Región , i porque fal- 
taba iá el Vizcocho , i la Harina para 
hacerle, determino hacer algunos Mo- 
linos para moler el Trigo , que lleva- 
ba , aunque en mas de legua i medía, 
de la Villa , no havia caída de Agua 
competente para ello , en lo qual , i 



fafen por el Vado, la ropa de los Sol- 
dados, déla otra parte del Rio , fe vol- 
vieron con ella al Pueblo ,defde en me- 
dio de él , i eí Cacique en lugar de 
caftigarlos ,tomó para si la ropa , i 
no quifo reftítuírlaj pero el otro Ca- 
cique , que vivia de la otra parte del 
Rio , confiado en los férvidos , que 
havia hecho á los Chriftianos , determi- 
nó ir con los prefos á la Ifabela, para in- 
terceder con el Almirante por ellos, i fue 
bien recibido, aunque el Almirante man- 
do, que loslndios prefos, fuefen Tacados 
con las manos atadas, á la Plaga j í 
publicar fentencia de muette contra 
ellos , lo qual vifto por el otro Cacique, 
pidió al Almirante, con muchas lagri- 
mas, fus vidas, ofreciendo por feña!es 9 
que nunca cometerían ocro delito , con 
lo qual el Almirante los dio por libres 
á todos. A efte tiempo llegó vno de á 
Caballo , á la Ifabela , con la nueva de 
que en el Pueblo del Cacique , que ha- 
vian traído prefo , los Indios tenían 
prefos cinco Chriftianos, que fe vol- 
vían ala Ifabela , á los quales havia éi 
libertado , efpancandolos con el Ca- 
ballo , haciendo huir á mas de 400 In- 
dios, i herido, en el alcance, i dos , £ 

que 







$ i Hisíoria del Almirante de las Indias 

que ha viendo pafado el Rio, vio , que Monte- Chrifto, al Poniente de la Ifabe^ 

la; i el Viernes, fué al Puerto de Gua- 
canagari , creiendo hallarle allí ; mas 
él quando vio los Navios huió de 
miedo , aunque fus Indios procuraban 
di Amularlo , diciendo, que al inflante 
venia -, pero no queriendo-fe detener el 
Almirante , fin gran motivo , partió el 
Sábado if . de Abril , i fué á la Isla 



los Indios volv ian fobre los cinco Chrif 
líanos , por lo qual dio mu cítras de vol- 
ver contra ellos , i hacerlos frente , i 
los Indios, por miedo del Caballo , huie- 
ron , temiendo que pafafe el Rio vo- 
lando. 

CAVirVLO LUÍ. Como dejatt* 



do el Almirante bien di/Puedas las á *¿\ j£*g » quc eftá ^«dente^ 

% J f mas de ieis leguas j cerca de ella eftu- 

eofas de la Isla^fué a defcitbrir vo aquella noche con las Velas tendidas 



la de Cuba , creiendo era 
Tierra-Firme. 



en gran calma , i con Mareta , que vol- 
vía de las corrientes} defpues al día fi* 
guíente fe vio precifado de el Noruef- 
te , i de las corrientes de Occiden- 

REfuelto el Almirante á ir á def¿ te , de volver á Lefte , i forcrir en e | 
cubrir laTierra-Firme, formo vn Rio Guadalquivir , q Ue es en la mif- 
Confejo , que quedafe en fu lugar ma Isla , á efperar Viento con que ven I 
para el govierno de la Isla , que fe com-, ccr las corrientes , Jas quales entonces i 
ponía de D. Diego Colón, fu hermano, el año antecedente, havia hallado baftan- 
con el titulo de Preíidente , de el P. Fr. temente recias acia Oriente, en aquellas" 
Builji Pedro Fernandez Coronél,Regen- partes j de aquí llegó el Martes á 20 con 
tes, Alonfo Sánchez Caravajal,Re¿tor de buen tiempo al Puerto de San Nicolás i 
Baeea , i Juan de Luxan , Cavallero de defde eñe lugar atravesó á la Isla de 
Madrid, Gentil- Hombre de los ReiesCa- Cuba, la qual empecó á cortear poc 
tolicos.i para que no faltafe harina en el la parte del Medio Día , i haviendo na- 
focorrodelaGente,procurócongranfo- vegado vna legua mas allá de Cabo- 
licitud la Fabrica de los Molinos , aun- Fuerte , entró en el que llamó Puerta 
que las continuas lluvias, i las crecien- Grandt , cuia entrada era profundi- 

tes de los Rios eran muí contrarias á 

efte intento. 



proce 



fima , i tenia de boca 170 pafos j aqui 

hecho Anclas , i tomó refrefeo de 

•De eftas lluvias, dijo el Almirante Peces afados , i Hutías , de que los 

cedia la humedad , i configuiente- Indios tenían grande abundancia . X 



Íes , que volvían á hechar ; de que ¡n 
feria , dar fruto dos veces al año , i 
las Yervas , i Semillas dan fruto , i 
florecen continuamente:Tambien en to- 
do tiempo ai en los Arboles, nidos de 
Pájaros, con huevos , i con Pollos , i 
fíendo tan grande la fertilidad de todas 
las cofas, havia nuevas todos los dias 

de las grandes riquecas de la Tierra, del Cielo , traiendode aquel Pan* A 
porque continuamente llegaban á la Cin- i Pefcados , dándolo todo 
dad los que el Almirante havia embia- 
do a diferentes partes, i avifaban de 
las Minas , que fe iban defeubriendo: 
ello fuera de la Relación , que daban 
los Indios de la gran cantidad de Oro, 
que fe defeubria , en varias partes de 
la Isla. 

No contento el Almirante con todo 
lo referido , determinó volver á defeubrir 
por la Cofta de Cuba, íin faber íi era Isla 
ó Tierra- Firme , i llevando confino 
tres Navios , fe higo á la Vela á 24. de 
Abril , i fué á dac fondo aquel dia ,4 



j 1 ^7 'Z uwwo "»"i com- 
modos, de bellihmos Ríos , i Monta- 
ñas altifimas, i defde que dejó la Isla 
de la Tortuga, havia hallado mucha ier* 
va de la que vio en el golfo, iendo, 
1 viniendo a Efpaña , i quando an- 
daba corteando, muchos Indios de ella 
iban a los Navios en Canoas, creiendo 

3"f/- 1 í S , QUeftroS 7 ra . n ho, nbres bajados 

p an, Agua, 
con mucha 
alegría , íin pedir nada por ello , mas el 
Almirante por embiarlos contentos 
mando fe les pagafetodo, volviéndoles 
Cuentas de Vidro , Cafcabeles, ' 
Campanillas , i otras cofas 
femejantes. 



Jpaár 



&& jpoa^* && .p^ 
4»93- jpoJ* jpoa* jp9#á* 
dípaár && &>& 



CáPh 



Don Christgval Cetbm 



Sí 



CJPITVLO LlV.Como el AtmU 

rante defcubrib la Isla de Ja~ 

ptaica. 

EL Sábado , tres de Malo , refolvio 
el Almirante atravefar defcle Cu- 
ba ,á Jamaica, por no dejarla atrás, 
para fabcr'íi era cierta la fama de te* 
ner mucho Oro, que corría en lss demás 
Islas : i con buen tiempo, efíando cer- 
ca de la mifad del camino, la defeubrió 
al Domingo figuicntc , dio fondo en 
ella el Lunes , i le pareció la mas her- 
mofa de quantas haviavifto en las In- 
dias : era tanta la multitud de Canoas 
grandes , i pequeñas, i délos indios, 
que llegaban á los Navios , que mara- 
villaba! todos y el dia figiuente , que.» 
riendo reconocerlos Puercos, corrióla 
Cofta abajo , i haviendo ido las Bar- 
cas á fondarlas entradas de ellos, fa- 
lierorí tantas Canoas , i Gente arma- 
da i defender la Tierra , que las pre~ 
cifaron á volverfe a los Navios , no 
porque los temiefen , fino por no rom- 
per la amiftad con ellos •, pero confi- 
derando defpucs , que fi fe moftraba 
temor á los Indios , fe harían mas or- 
sullofosji fobervios, volvieron á otro 
Puerto de la Isla , que llamo el Almi- 
rante Puerto Bueno , i í alie ron los In- 
dios á hecharlos de allí * mas los de 
las Barcas los trataron de modo , con 
fus Ballenas , que haviendo herido feís, 
ó fíete, fe vieron forjados a retirarle. _ 
Pafadá la Batalla, llegaron infini- 
tas Canoas de los Lugares cercanos a 
ver i trocar varias cofas ,1 vituallas, 
que traían , las quales daban por qual- 
quier cofa en cambio :fia cftc Puerto, 
que parecía vna herradura de Cavallo, 
fe compufoel Navio, en que iba el Al- 
mirante , porquehada Agua ; i el Vier- 
nes, nueve deMaio, figuio la Cofta aba- 
jo de Poniente , tan cerca de Tierra, 
que los Indios le feguian con las Ca- 
noas , con defeo de contratar , i tener 
alguna de nueftras cofas ; pero porque 
los tiempos eran algo contrarios, no 
podia el Almirante navegar loque 
quería , i el Martes catorce de Maio, 
refolvio volverfe á Cuba, para feguir a 
Coila abajo de ella , con intención de 
no volverfe hafta haver navegado qui- 
nictas , ó feifcientas leguas, ifcr cer- 
tificado.de fi cralsla ,o Tierra- Fir- 
me: El mifmo dia que partió de Jamai- 
ca, fe fue vn. Indio á los Navios, di- 
c,iejido,queria venir á CaiUUa , i tras 



él muchos Parientes finos , í otras per- 
fonas, rogándole, con grande inítancia, 
que fe volviefe á la isla , pero por mas 
que hicieron , nunca pudieron apartar- 
le de fu propofkoj i pOjCjno ver las lagri- 
mas , i gemidos de .fus hermanas , fe 
pufo en parte donde ninguno podia ver- 
le , i el Almirante maravillado de fu 
conílancia , mando fe le tratafe mía 
bien. 

CJPITVLO ÍP. Como el Almu 

rante volvió de Jamaica á feguitf 

la Cofia de Cuba , creiendo 

todavía 5 que fue fe Tierra* 

Firme, 



iEfpues que partió el Almirante de 
Jamaica, el dia catorce de Maio 9 
llegó a vn Cabo de Cuba , que 
llamó Cabo de la Cruz , i figuiendo 
la Coila abajo , fobrevino vna gran 
Tempeftad de Truenos , í Relampa-i 
gos efpantofos , por la qual , i los mu» 
chos bancos de Arena, i canales , que 
encontraba , tuvo mucho peligro , i pa- 
deció gran trabajo ¡ viendofe precifado 
á vn tiempo , á defenderfe de eílos 
dos accidentes malignos § que caufabara 
cofas contrarias 5 porque el remedio 
contra los Truenos , es amainar las Ve- 
las , i para huir de los bancos , nece«f 
íitaba de mantenerlas , i es confiante,' 
que fi huviera durado ocho , ó diez 
días eíla defgracia , no fe huviera po- 
dido tolerar. Lo peor era, que en todo 
aquel Mar , afial Norte, comoáNor* 
deíle , quanto mas navegaban , halla- 
ban mas Islas bajas , i llanas, de vna 
legu a poco mas , ó menos : i aunque ers 
algunas fe vían Arboles i Otras erara» 
arenofas , i tan bajas , que aun no 
fe vían en la fuperficie del Agua ; es 
verdad , que quanto mas fe acercaban 
á Cuba, tanto mas altas , i hermofas 
eran ellas Islas, por fer tantas , era di-i 
ficultofo, i vano ponerlas nombre par-i 
ticular : i afi el Almirante las llamó 
en General, el Jardín di? la Reina, aunque 
fi aquel dia vio muchas Islas, mas vio al 
día Gruiente, i las mas, maiores, que las 
delos'otrosáias, no folo acia el Noroefs 
te, fino al Noroefte, i al Sudoeíle:de ma- 
nera , que aquel dia fe contaron ciento % 
fetenta islas, alas quales dividían cana- 
les muí hondos, por los quaies pafabani 
los Navios. En algunas de ellas vieron 
muchas Grullas, del tamaño , i figura de 
O las 






















/ 




54 



Historia del Almirante de las Indias 



las deCaílillaipero encarnadas, conioEO 
cariara j en Otras hallaron gran abun- 
dancia de Tortugas , i muchos hue- 
vos de ellas , que parecían de Gallina: 
Ponenlos las Tortugas, en v n hoio que 
hacen en la Arena , i los cubren naf- 
ta, que con el calor del Sol faien los 
hijuelos , que con el tiempo fe hacen, 
como Rodelas, i algunas, como gran- 
de; Adargas j aíimifino fe vian en eftas 
Islas , Cuervos , i Grullas , como las? 
de Eípaña , Cuervos Marinos ,é infi- 
nitos Paj arillos , que cantaban fuavifiw 
mámente , i el ambiente era tan agra- 
dable , i olorofo , que parecia eftár en- 
tre Rofas , i entre los mas finos olores 
del Mundo : aunque el peligro de la 
navegación , era tan grande ,como fe 
ha dicho , por los muchos Canales , en 
que fe tardaba mucho tiempo hulean- 
do falida. Un dia vieron en vnadeef- 
tas Canales, vna Canoa de Peleadores 
Indios , los quales , con mucha feguri- 
dad , i quietud , ün hacer movimiento 
alguno , efperaron la Barca , que iba 
acia ellos , i eftando vecina , hicieron 
feñal , de que fe aguardaíe vn poco , haf. 
ta que acabafen de pefear ¿ parecióles 
á los nueítros tan eílraño , i nuevo el 
modo de fu Pefca', que pararon , dán- 
doles eíte güilo , I era de elle modo: 
Tenían atados á la cola algunos Pece- 
cillos, que llamamos Reberfos , i ef- 
tos los echaban al Mar, he iban hafta pe- 
garfe los Peces grandes , ten fintiendo 
los Indios , que havia pegado cierta 
afperéga,que tienen en lacabega , i que 
llega hafta en medio del Efpinaco , tira- 
ban del hilo, i facabaná vno,iotro,loqual 
vieron en vna Tortuga que pefcaban,que 
llevaba el Pez pegado alpefcueqo, que es 
donde fuelen regularmente embeftir,para 
que no los puedan morder, i de efte modo 
he vifto Yo pegarfe á grandes Tiburo- 
nes: Defpues que los Indios de la Canoa 
recogieron la Tortuga s acabando fu 
pefea con otros dos Peces, que havian 
tomado antes , fe llegaron á la Barca 
promptamentc , para faber lo que que- 
rían los nueítros , i haviendolos man* 
dado los Chriftianos , que fuefen con 
ellos á los Navios , lo executaron , i 
el Almirante los recibió con mucho aga¿ 
fajo , i fupo de ellos , que por aquel 
Mar havia infinitas Islas , i Juego ic 
dieron quanto tenían-, pero el Airoirari- 



beber , i dándoles algunas colillas, los 
dejó ir muí contentos , i profiguió fu 
Viage,con determinación , de que no 
durafe muchoi poique le empegaban a 
tattar los baftimentos , que íi huviera 
tenido abundancia de ellos, no fe hu- 
viera buelto á Efpaña, fino por el Orien- 
te , aunque fe hallaba muí trabajólo, 
afi porque comia mal , como porque 
defde que falió de Eípaña, hafta diez 
i nueve de Maio, no havia dormida 
en cama, en cuio tiempo eferibia eíto¿ 
excepto ocho noches , que por eftár en! 
ferino fe acortó , i fi otras veces tuvo 
las fatigas , que van referidas , en eftas 
fe le doblaron j por la numerable canti- 
dad de Islas , entre las quales navegaba¿ 
que era tanta , que á veinte días de 
Maio , defeubrió fetenta i vna, fuera de 
otras muchas, que fe divifaban a! po « 
nerfe el Sol acia el OvesSudoefte. 

No folo da miedo la gran multi- 
tud de Islas , que fe vén á todas par- 
tes, pero caufamaior cfpanco , ver to- 
das las tardes , que nace de ellas , vna nie- 
bla acia el Leíte , que parece quiere 
caer vna grao lluvia, mucho granico* 
tanto fon los Truenos , i los Relám- 
pagos; pero al falirlaLuna, fedefva- 
nece todo,refolvíendofe alguna parteen 
lluvia ,i viento, lo quai es tan ordi- 
nario , i natural en aquel Pais , que no 
folo fucedia en las tardes, que navega- 
ba por el el Almirante} pero Yo también 
vi lo mifmo en aquellas Islas el año 
de Tfoj. viniendo al defeubrimiento 
de Veragua. Aquí fopJa el Viento re- 
gularmente de noche , de la parte del 
Norte, porque f a le de la Isla de Cuba, 
i defpues de falir el Sol fe buelve al 
Leíle , i va con el Sol , hafta que da 
buelta al Occidente. 

CAPITVLO LVL Del gran trú 
bajo^ i fatiga, que tuvo el jíltni z ' 
rante f navegando entre wfi* 
mí 'as Islas, 



j 



Ueves á zz. de Maio , navegando 
el Almirante acia Occidente , entre 
innumerables Islas, llegó ávna al- 
go maior , á que pufo por nombre San* 
ta Marta , i tomando Tierra , para itr 
á vn Pueblo , que havia en ella , no 



■ r r r x , " iufcu,u > M«c udvia en ei a „ no 

te no quifo que fe toma fe de ellos, quifo efperar ningún Indio , ni venir 
fi no es el Pefcado , porque lo demás á hablar con los Chriftianos, en las Ca" 
eran fus Redes , Ancuelos , i Calaba- f as no fe encontró cofa alguna, finoPef. 
S as , que llevaban llenas de Agua para cado , que es el mantenimiento folo de 

aque- 




Don C^ristoyal Col6n, 

aquellas Gentes , i muchos Perros, co- detener á vno de los Indios 



roo Maitines, los quales también fe man- 
tienen de Pefcado , porloqual fin ha- 
blar con ninguno , ni ver cofa notable, 
fe volvió al Navio , i pasó la vía del 
Nordefte, entre otras infinitas Islas, en 
las quales havia Grullas coloradas , co- 
mo Efcarlata , Papagaios , i otras Aves, 
Perros , femejantes a los referidos , i 
mucha ierva, de laque encontró quando 
defeubrió las Indias i Efta Navegación* 
por entre tantos bancos, i Islas , cau- 
faba gran trabajo al Almirante , por- 
que algunas veces fe vía precifado á vol-¡ 
ver á Oriente , otras al Norte , otras 
al Medio Día, fegun la difpoficion délas 
Canales , poique fin embargo de toda la 
diligencia, i avifo , que empleaba, en ha- 
cer (bridar el fondo,i que fe pufiefen hom- 
bres en la Gavia , para defeubrir el Mar, 
tocaba en Tierra la Nave muchas vecesj 
porque por todas partes havia innume- 
rables bancos de Arena , i navegando 
íiernpre de eíle modo, volvió á tomar 
Tierra, en la Isla de Cuba , para hacer 
Agua , de que tenían gran falta , i no 
hallando Pueblo alguno , por la efpe- 
fura , en que tomaron Tierra, fe adelan- 
tó vn Marinero con vna Ballefta para 



matar algún Animal , ó Ave , i 



halló 



treinta Indios en vn Bofque , con las 
Armas que vfáii , que fon Langas , i 
Maderos % que traen en lugar de Efpa- 
da , i llaman ellos Macanas i contó ef« 
te Marmero, que entre ellos, havia viílo 
vno, con vna veftidura blanca, que le lie* 
gaba hafta las rodillas, idos que la traían, 
halla los píes, todos tres blancos, como 
nofotros ; pero que no habló con ellos, 
porque dudofo al ver tanta Gente, em- 
pegó á gritar , llamando á los compa- 
ñeros , i los Indios hecharon á huir, 
i no volvieron mas : i aunque al dia 
figuiente , por faber la verdad , embió 
el Almirante á Tierra alguna Gente, 
no pudo caminar mas de medía legua, 
por la mucha maíega de Iervas , i Ar 
boles, i por fer toda aquella Coftapan 



S5¡ 

dicien - 

dolé, i á los otros , que en enfeñandoie 
el camino , i informandofe de él de 
algunas cofas de aquella Tierra, le 
volvería á embiar libre á fu cafa , i el 
Indio quedó mui contento , i dijo al 
Almirante, de cierto , que Cuba era Isla, 
í que el Rei , ó Cacique de la parte 
Occidental , no hablaba fino por íeñas 
con fus Vafallos, de los quales era mui 
obedecido , en quanto íes mandaba* i que 
toda aquella Cofta , era muí baja , i 
llena de muchas islas, lo qual fe halló 
verdad defpues j pues el dia figuiente, á 
once de Junio , para ir con los Navios 
de vn Canal á otro mas profundo , con- 
vino á el Almirante, hacerlos remolear 
con las Gúmenas , por vn banco de Are^ 
na , que no tenia vna braga de hon- 
do , i fu anchura, era como la dedos 
Navios; de eíle modo inclinándole á 
Cuba , vieron Tortugas tan grandes, 
como dos j ó tres bragas, en tan gran 
numero , que cubrían el Mar ¿ defpues 
al falir el Sol, vieron vna Nube de Cuer- 
vos Marinos , cuia multitud era tan- 
ta , que obfeurecia la claridad del Sol, 
i venían de alta Mar, acia la Isla , don- 
de calaron á Tierra , i fueron viftas 
muchas Palomas , i otras Aves de di- 
ferentes géneros, i al dia figuiente vi- 
nieron á los Navios tantas Maripofas,' 
que cubrían el Aire, i duraron nafta la 
tarde , que vna gran lluvia las deshigo, 

CATITVLO LFII. Como el Al* 

i 

mirante dio buelta a la Ef- 
jpañola. 

Viendo el Almirante , que la Cofia 
de Cuba fe eítend.ia mucho al Occi- 
dente , i que fu Navegación era 
mui dirkultofa, por la innumerable muí-. 
titud de Islas , i bancos, que havia en 
todas partes , i que iá empegaban á 
faltar las vituallas , lo qual impedía 



tanofa, que pot dos leguas, no fe vían profeguír fu Viage , fegun el propofi-i 

to que tenia , determinó volverfe á la 
Villa, de la Efpañola,que él havia de- 
jado empegada, el Viernesá 13. de Ju- 
nio , i para tomar Agua, i Leña, lle- 
gó á la Isla Evangelifta , que tendrá 
30 leguas de circuito , i eftá diñante 
íetecientas ,de la Dominica, i bafte- 
cido de todo lo que necefitaba, ende - 
regó fu Viage la buelta de Medio Dia,' 
efperando hallar mejor falidapor aquel 
camino; i navegando por el Canal , que 

mas 



fino Colladas : i Montañas, de modo, 
que folo vieron pifadas de Peleadores 
en la Plaia , i muchas Grullas , como 
las de Efpaña, aunque de mas cuerpo. 

Defpues, iendo con los Navios ha- 
cia Occidente , vieron Cafasen la Ma- 
rina , de las quales faíieron algunas Ca- 
noas con Agua, i otras cofas, de que 
fe mantienen aquellos Paifanos, i lo lle- 
varon á los Chríftianos» i haviendofela 
pagado mui bien , higo el Almirante 
































































































































£4 Hísioria t>Ek AlMiraníe db las Indias 

maslimpío, í menos impedido le pare- las Lagunas , que citan junto á al Maty 
ció, apocas leguas le hallo cerrado, de que le caufaban gran defeomodidad , i 
que'no tuvo laGente poco fennmicnto,i haftio, hada que volvió á acercarfe a U* 



temor jviendofc íitiada , Co.fi. de todas 
partes , i fin batimentos , ni otro ali-j 
vio ; pero conociendo el Almirante,» 
(que era prudente, i animólo) la fragi- 
lidad de ellos, con femblante alegre di- 
jo, que daba muchas Gtacias á Dios, 
que le precifaba á volver por donde 
havia venido , pues fi huvieran conti« 
miado el Viaje, hafta donde tenia in- 
tención de ir, pudiera fer que huvie- 
ran caido .»en' parte, donde feria muí di. 
ücultofo el remedio , i en tiempo que 
ño tuvieran Navios , ni vituallas pa- 
ra volverfe , comoaoraio pudieran ha- 
cer fácilmente: De eíte modo volvió 
á la isla del Evangelifta , con gran con- 
fuelo , i íatisfacion de todos , i el Mier 



Isla de Cuba, acia Oriente, adonde ha- 
via eftado en fu primer Viage : all¿ 
percibió vn olor , como de flores , ma¿ 
fuave.fegun havia experimentado antes. 
A liste de Julio bajó á Tierra pa-* 
fa oir M'tfa , á la quái afiftió, con mu- 
cha atención, vn Cacique Viejo , Señor: 
de aquella Tierra , que havia venido» 
á verle , i defpues de acabada , figni- 
íicó por feñ&s , i como mejor pudo fi 
que era triui bien hecho dar gracias a 
Dios , pues el Alma, íi era buena ,iba 
al Cielo , i el Cuerpo quedaba en la 
Tierra , i que las Almas de los malos 
iban al Infierno , i entre otras cofas di- 
jo , que havia eftado en la Efpañola, 
i en Jamaica , donde conocia la Gente 



coles ir. de Junio , partió de ella, acia mas Principal , i que havia andado mu-; 



el Noroeíte , navegando acia vnas Is 
las, que ellaban á cinco leguas de dis- 
tancia , i pafando vn poco adelan- 
te , entró en vn Mar, que tenia el Agua 
tan verde , i blanca , que parecía 
banco de Arena , i tendría dos brac,o£ 
de fondo , camino por él fíete leguas, 
i hallo el Mar blanco, como vna leche, 
¡o qual caufaba gran maravilla , i mas 
tiendo el Agua, como era ,mui efpefa¿ 
efte Mar dcfvanecia la,v iíta de los que le 
miraban , i parecía también banco de 
Arena todo , fin mas fondo para loa 
Navios , que tres bracas de Agua, 
jnas defpues de haver navegado po? 
aquel Mar quatro leguas , llegó á 
otro tan negro , como tinta , de cin- 
co bragas de hondo , i navegó por 
él hafta que llego á Cuba, defde donde 
íiguiendo acia Levante, con Vientos 
mu i efeafos , i por entre Canales , i 
bancos de Arena, i eilando efcribíVn- 
do la memoria de aquel Viage 5 dio era 
Tierra fu Navio, tan fuertemente, que 
no pudiendo facarle con las Anclas, i 
otros ingenios , fue Dios férvido , que 
le hechafen al Mar por la Proa , aunque 
con bailante daño, por los golpes que 
havia dado en la Arena j pero at fin 
falió , i navegó , fegun el Viento , i 
los bancos de Arena, le permitían, ílem- 
pre por vn Mar muí blanco , i en dos 
bragas de fondo , que ni crecía , ni men- 
guaba, fino quando fe acercaba mucho 
á alguno de aquellos bancos , donde 
fe necefitaba de fondo : fuera de eíte im- 
pedimento , todos los dias, ai ponerfe 
el So', le moleílaban varias lluvias, que 




cho acia el Occidente de Cuba , i que 
el Cacique de aquella Tierra fe veftia$ 
como Sacerdote. 

CATITVLO LVIII. <De la gran- 
de hambre , i trabajos, que jpadecih 
el Almirante con fu Gsute 7 
i como volvió <ü Ja^ 
maka, 

Artido de eíle fitío el Almirante 
Miércoles á 1 6". de Julio, con Vien- 
tos , i lluvias terribles, llegó cer4 
ca del Cabo de la Cruz, en Cuba, don- 
de fué embeílido de repente de vna 
lluvia tan grande , é importuna, i de 
tantos aguaceros , que le mecieron el 
bordo debajo del Agua ; pero quifo 
Dios Nueílro Señor , que pudieferi 
amainar las Velas promptamente , £ 
dar fondo con todas las mejores An- 
coras, aunque el Agua que entraba en t\ 
Navio , por lo llano , era tanta , que la 
Gente no podía Tacarla con las Bom- 
bas , efpecialmente hallandofe todos 
muí afligidos, i defmadejados, con la 
falta de batimentos j porque no co-$ 
mían otra cofa, que vna libra de Vif- 
cocho podrido , cada vno , al dia , i vía 
vafo de Vino ,con lo qual fe mantenían, 
fino es , que acafo , pefeafen algún Pez, 
que no podían guardar de vn día para 
otro, por fer muí delicados, i ligeros los 
baíKrnentos en aquellas parces, i el tiem- 
po mas caliente , que en nueftros Paifes: 
i porque ella penuria de comida, era 



Í£ engendran en aquellas Montañas de común á todos , dice %\ Almirante, era 



Don Christoval 
fu itinerario : T To también eftoi Jup- 
io d la m : fm i porción: quiera Naejlro Smo*j 
que fea efto pira fu fanto fer-mcio , i el de 
Fuejlmí rfltefas: pues por lo que a mi to- 
ca , no me expondría á tantos trabajos ,. i 
peligros ¡porque no paf* dia alguno, m que 
no ven, que tugamos todos al fin de nuejira 
vida : Con eíla necelidad , i peligro, 
llego al Cabo de la Cruz, á 18. de Ju- 
lio , donde fué recibido de ios indios 
amigablemente ; trajeron mucho Caga- 
bi , que es ei nombre que din á fu Pan, 
hecho de races rafpadas , mucho Pef- 
cado , i grande cantidad délos Frutos, 
qne ellos comen, peí ó no pudiendo lograr. 
profper o Viento , para ir á la Españo- 
la, eldia 22. de Julio , atravesó defde 
aqui,á Jamaica , i navegando por la 
Coila abajo , la buelca del Occidente, 
cercano á Tierra, de betlifima villa , i 
de grande fertilidad , vio de legua erí 
legua , Puertos excelentes, i toda la Cof- 
ta°l!ena de Pueblos , cutos Indios fe- 
guian á los Navios, en fus Canoas, He* 
vando las vituallas que vfaban , que 
eran mas eftimadas de los Chriftianos, 
que, las que havian gallado en las de- 
mis Islas : el Cielo , i la dífpoficion 
de aire , i el tiempo , eran en eílos Lu- 
gares el mifmo, qué éa los demás ; por- 
qué en eíla parte Occidental ác jamaica, 
todas las tardes havia lluvia, que du- 
raba vna hora, poco más, o menos, lo 
qual atribuía el Almirante á las gran- 
des Selvas , i Arboles de elle País $ i 
fe via por efpenencia , que al principio 
fucedío ío mifmo, en las Islas de Ca- 
naria , la Madera , i los Azores , don- 
de aora , que han allanado muchas Sel- 
Vas, i cortado muchos Arboles, que las 
afombraban , no ai tantos aguaceros, 
como havia antes. 

De eíle modo iba navegando el Al- 
mirante , aunque fierapre con viento 
contrario, que le precifaba á repararte 
todas las tardes, en tierra } tan verde, i 
amena, tan fru&ifera , i llena de Vitua- 
llas, i juntamente tan poblada,que fe per- 
fuadio,áque no havia otra mas aventaja- 
da, efpecialmente cerca de vn Canal , que 
llamo de las Vacas , porque ai ocho ti- 
las cerca de Tierra , la qual , dice, eftár 
tan alta, como otra qualquieradelasque 
havia vifto , i creía , que delante de 
el Aire, don^e fe engendran las impre- 
íiones,í no menos es muí poblada toda, 
i de grande fertilidad, i bcUega. juzga- 
ba que eíla Isla tendría 8o Leguas de 
circuiro , aunque defeubierta, ñola tu- 
vo por mas que de ¿o Legu¿s de lar» 



Colon '$ f 

go , i vna de ancho 5 enamorado dcCñ. 
beilega entró en defeo de quedarle en 
ella , para entender fus calidades par- 
ticularmente , pero no lo pudo lo- 
grar, por lapenuria de Vituallas , que 
hemos dicho , i la mucha agua , que 
hacían los Navios ; i afi al punto que 
huvo vn poco de buen tiempo, cami- 
nó á Leíle , tan ¡bien , que e! Martes á 
ip. de Agoílo perdió de villa la Isla, 
figuíendo el camino derecho á la Ef« 
pañola , i llamó al Cabo mas Oriental 
de Jamaica , á la Colla de Medio Día» 
Calo de Fano. 

CAP. LIX. Como el Almirante 

defciibrib la 'Parte Meridional dé 

la E/paíiola , ha fia que yol* 

vio por Oriente y a la Villa 

de la Navidad. 




'Icrcoles á 20. de Agoílo , vio i 
Almirante la Punta Occidental 
de la Efpañola , á que pufo por 
nombre Gabo de San Miguel , que diña- 
ba 30 Leguas del Cabo Oriental ác 
Jamaica , que oi , por ignorancia , lla- 
man los Marineros Cabo de Tiburón. En 
efte Cabo llegó á ios Navios, el d i a 2 5 e * 
de Agoílo, vn Cacique , que llamaba 
al Almirante por fu Nombre , i decia 
otras cofas, de que coligieron fer aque- 
lla Tierra la mifma, que la de la Efpa-1 
ñola j i á fin de Agoílo furgió en vna 
Isla , que llamó Aitovelo , en la qual 
higo desembarcar la Gente , porque 
era mui alta, i defde ella fe via gran 
diílancia , por íi pedia defeubrir los 
dos Navios de fu Conferva , que ha- 
via perdido de villa , pero no vieron 
ninguno 5 i al volverfe á embarcar ma^ 
taron ocho Lobos Marinos , que eU 
taban durmiendo en la Arena, i cogie- 
ron muchas Aves , i Palomas •, porque 
eílando defpoblada aquella Isla , i los 
Animales no acoílumbrados a vérGen« 
te , fe dejaban matar a palos. Lo mif- 
mo hicieron los dosdias figuientes,poí 
efperar los dos Navios , que defde el 
Viernes pafado andaban mui trabajo- 
fos , halla que llegaron defpues , i to- 
. dos tres juntos fueron á la Isla de la 
Beata,que ditlaáelade Altovelo,al Lef-¿ 
te doce Leguas, i átfác aquí pafaron 
corleando la Efpañola , á viíla de vna 
Región belüfirna , que formaba vna 
amena llanura » diftante vn quarto de 












i '4 ,«* HísroHA del Almirante de las índmí 

ieguadelMar, tan poblada ,-que parecía n»r n 



vn l ueblode mas de y na legua de largo, 
en cuja llanura ha vía vna Laguna dedu- 
ce leguas, de Oriente á Occidente. «Y 
teniendo conocimiento ios Indios de 
los -Omitíanos , llegaron con fus Ca- 
noas á las Caravelas, diciendo, citaban 
allí algunos ChriíKanos de la Ifabela> 
buenos , de que íe alegro mucho el 
Almirante } i aunque lo fabia, eftanda 
iá más. adelante, embió nueve hombres,, 
que atravefaron la isla , i anduvieron 
por las Fortalegas de Santo Tomas , i 
la Magdalena , nafta la Ifabela j i aíi 
con ¡ns cíes Navios profiguió fu viage 
por Ja Coila al Oriente , i emb ó las 
Barcas á hacer agua á vna Piaia , don- 
de fe vii vn gran Pueblo , contra las 
quales faiierou ios indios, armados con 
Arcos , i Flechas avenenadas , i con 
Cordeles en las manos, haciendo Teñas 
de que havian de atar con e¡los á los 
Chnílianos, que prendiefen .-pero lue- 
go que llegaron las Barcas á nerra, de- 
jaron ¡as Armas , i Te ofrecieron á lle- 
var Agua , p a „ ( ¡ Jo c f em ¿ s j que te _ 

man preguntando por cí Almirante, en 
íu Lengua. 

Partidos de elle parage, fíguiendo 
íu caminojjwieron vn Pefcado muí gran- 
de en el Mar , como Ballena, qae te* 
nía en el Pcfcuego vna oncha muí gran- 
de , como de Tortuga ; llevaba fue- 
ra del Agua ía Cabera , tan grande 
como vn Tonel, i tenia la Cola como 
Atún , muí larga , í dos alas , balitan- 
temence grandes , en las Coft illas j i 
conociendo el Almirante, por cite Pez, 
í otras feñales , que quería mudar eí 
tiempo , bufeo algún Puerto en q Ue 
recogerfe - y i á if. de Septiembre le de- 
paró Dios vna isla , á la paite Unen- 



tal d e la Efpañola i coreana i ¡ ti k » v°l Í Rd de '"B'^rr, 
la q ual lUn&s lo!. Indio, AZlt fe ÍSS . d ' íh0 el J5 ua > »°l»'on< 



la qual llamaban los indios Ádamanál 
i con gran tempeftad dio fondo ennie- 
dio de el Canal , que efta entre' el.ía , i 
Ja Efpañola , cerca de vna ¡«kta , fi- 
ta entre ambas : Huvo aquella Noche 
Eciípfe de Luna , i obfervó el Almi- 
rante , que Ja diferencia , que havia 
entre aquel Sirio, i Cádiz, era de cin- 
co horas , ¡ veinte i t>.es mímicos -, por 
efte motivo creo , que duro tanto el 
mal tiempo , porque a z\ del mifmo 
Mes fe vio preafado á mantenerfe en 
el mifmo parage , pero no fia temor 
del ríefgo de los demás Navios v que 
do havian podido entrar en el Puerto 



garon a 24, de Septiembre . hafta la par- 
te mas Orienta! de la Efpañola, i pafa-- 
ron a vna Iskta , que eftá entre la EC 
panoh , i Mnjuw,* laque llama- 
oan Jes indios Amona. Dcfdc e /* 3 If 1 
Jeta no profigne el Almirante fu Diario 
de h Navegación , ni dice ¿como bol- 
vio a la Elpanola, fino que ¡ en do def- 
de Ja Amona á San Juan, le dio vna 
grave^ enfermedad, entre Calentara Pef- 
tilencial , 1 Frenesí , qiie le privó , 
repente de la Vina J i demas Set 
tidos , 1 de la Memoria ¡ por U 
qual toda la Gente de ios Navios de 
terminó dejar la emprefa de delcubrir 
todas jas Islas délos Caribes , i t! 
verfe a la ífabela , adonde llegaron en 
cinco días , á 29. de Septiembre , en ella 
quifoDios reítituir lafalud al Almiran - 
te , aunque le duró h enfermedad mas 
de cinco Mefcs , í atribulen la caufa á 
los trabajos, que havia padecido, en el 
Viaie ! a la gran debilidad que tenia, 
pues folian pafarfe ocho días fin dormir 
en ellos tres horas , cofa que parece i m ! 
pofible , f, el mifmo no lo afirmafe en 
fus efe ritos, 4 

CATITVLO LX. Como el AlmU 

fante foguzgb la Efpañola , i ¿ih 

providencia , para que fue* 

fe vtil. 

Uando volvió el Almirante á la Ef- 
panola.del Defcubrímientd deCu- 
■ba,i Jamaica, haJló en ella á 
Bartolomé Colon, fu hermano , el oue 
havia ido a ajuíhr el defcubrirníe nm 
de las InJus con el Rei de Inglaterra 

f mtnn, hervirte it/-h/^\ „i . l . 




dofe a Caílula con los Capítulos con- 
cedaos, fupo en París, del Reí Carlos 
de i? rancia, que fu hermano el Ajnii 
ranté havia defeubierto las Indias i 
le focorrió para fu Viaje, con cien Ef- 
cudos , 1 con efta nueva aprefurá fn 
Viage para llegar á Efpañaivét al Al- 
mirante ; pero quando entró en Sevi- 
lla, halló, que havia buelto á Indias cor» 
los 17 Navios , i aíi fe partió luego el 
ano de 1404.a ver losReies Católicos 
llevándonos á Don Diego Colón m f 
hermano , i a mí , para fervir dePaíes 
al Serenifimo Príncipe Don Juan , n lie 
ette en Gloria como fe lo havia m \ n . 



que ettaba entonces en Valladolid : Lúe! 







Don Christoval Colón 




años , como refulta de vna ai-moría 

que hallé entre f„s pieles , UtWuJ ri^lt^'^^^ Gu;i ~ 

S^l de Capitán Je %. ¿ ^ £ S^^fe?^ f? ^ 

M el ¿liante a CaftUla , iZlesíí tel'aéuL 5 d fP^de haver 

¿gofio de r 49 8. que wlvñ el almirante «» 2 1 ! ' Pl : C * 3iin ^ Ue el C *^ no 

del de f cubrimiento di Paria , ¿ vWvi 4/ér- 

w/r ¿<? C¿¿/'ta» , ¿¿y?* i i . ¿ e Diciembre del 

año ds i _fo o» 

Pero volviendo al Almirante, decía- 
mos, que hallándole en la Efpañola , le 
higo Prefecto , i Gobernador de las 
Indias ,. aunque huvo fobre efto con- 
tienda defpues, por que los Reies Cato, r^ fíhS icn II "ado ií 
heos decian,que no havian concedido al poner "ku feno il Íl r tl£m P° , dc 
Almirante poder para dartalGfkio,i P or Ca Hh*> h^vi a dl ° S ' * * ¡ ° s 

quitar eftas diferencias , fe le coneedie ma s ' ""^ mu <*°» 



pudo venir a las manos , fe prendieron 
algunos índitís , i fueron traídos á 
Uihlla, en losquatro Navios", que cotí- 
dujd Antonio de Torres, a ¿ 4 - de Fe- 
brero del año de i W . i también fue- 
ron caíligádos otros feis , o fíete, que 
Gavian hecho daño a ¡os Chríftianos en 
otras partes de la Isla : i fi e | Altm _ 



ron fus Alteras de nuevo. Con la iaiu* 
da, i confejo del hermano ,J defeanfan- 

so^el Almirante,! vivió con mucha 
quietad > aunque por otra parce era baf- 
tantemente moleftado de fu enfermed id- 
i por haver hallado caf, todos los In- 
dios alborotados , por culpa de Pedro determinación d 



Margant (de quien iá hemos hecho meu 
cíon.) Pues,eftando obligado áeftimar,í 
tener refpeto al que al tiempo de f ü aú*. 
íencia , le havia dejado por Capitán con 
$6o hombres dea pie , i 14. de á Ca- 
vallo j para que corriefe la Isla , redu- 
ciéndola al férvido de los Reies Cato- 
heos , i á la obediencia de los Ghrif- 
ríanos , i efpecial mente la Provincia de 
Cibao , de^ que fe efperabala principal 
validad , higo todo lo contrario , por- 
que luego que partió el Almirante, fe fue' 
con toda aquella Gente á la Vega Rea! 
que eílá diez leguas diñante de la Ife* 
bela , fin querer andar por la Isla , ni 



En efeto, halló la Isla en tan mal ef- 
tado , que la maior parte de los Chrif.j 
nanos cometían mil exceíos, por lo quai 
jos aborrecíanlos Indios morcaimente 
^rebufaban venir á la obediencia , i ] 0s 
Reies , ó' Caciques ettaban todos e n 
determinación de no' obede.er a los 
Chríftianos »ji era difícil reducirlos a 
que coníintiefen en cito, por fer, como fe 
nadicho,quatro los Principales 1 debajo 
decuia voluntad, i dominio vivían los 
demás) nombrados Caumbo , Guacauaga- 
rt ,Beecbis , i Guariomx , que cada vnp 
tema ietenta ; . 4 ochenca Señores fub- 
dícos,que aunque no tributaban nada. 
teman obíigsciorf de ir a j a Guerra 
quando los Mamaban, para aiudarlos ,i 
a fembrar los Campos >. pero como v no' 
de ellos llamado Guácanagari , Señor 
de aquella parEe de la Isla, en que f e 
havia fundado la Villa de la Navidad 



fnm.-rrHj . '7 '" "*V perfeverafe en la ámiftad de los ChrifI 

del Confcj ^fundado por e] Almirante, le 



oDedecieíen.embi^ndoíos Caitas muidef- 
vergon gadasdiaíla que viendo que no po4 
dta fahr con el empeño , de íer Supe- 
rior á todos, por no efperar al Almiran- 
te , a quien haría de dar cuenta de fu 



Cargo , fe embarcó en los primeros Na. dta darlos -afto i h , P ° 

vios , que Heéaron de Hafl-Hia ; r„ .^, n _ : . V. f w - '. X ^ Je P°^ efto los otro 



dolé, que no havia intervenido en el Con- 
fejo, niaiuda de los otros, de ¡o quaí 
era buen teltigo el acogimiento , que' en 
fu Tierra havian recioido oj Chríftia- 
nos , havieodo citado en ella fiempre 
cien hombres muí bien férvidos , i 
proveídos de todo aquello, en que po- 



vios,que Hegaron de CaftUla, i fe vol- 
vió en ellos» fin dar otra cuenta de si 
ni dejar orden alguna a ¡a Gente, que fe" 
le havia encomendado : de lo qual re- 
fultó , que cada vno fe fue con los ín 



Reies fe havian hecho 'enemigos fu-os,i 
efpecialmente Beechio le havia muerto 
vna Muger fuia , i Caunabo Je ha- 
via robado otra , ?or 1 Q aua i fuplica- 
ba , que fe !a h-iciefe volver , i j e aíu- 



Re- 






. 








































éo 



HtsioaiA TCb Almirante de las Indias 



Refoívió el Almirante hacerlo aíi, 
fiendo cierto lo que decía , i fe le fal- 
taban las lagrimas quando fe acorda- 
ba de los que havian íido muertos era 
la Navidad , como (i Factan uis Hi- 
jos i i can tanta maior voluntad to- 
mo eñe empeño , confiderando , que 
por ¡a difeordia entre los Caciques, po- 
día foguzgaríe aquella Tierra , i caíti- 
oar la rebelión de los demás Indios, i 
fas muertes de los Chriftianos: Por efto, 
á 24. de Margo del año de 140$*. par» 
tío de la líabela , apunto de Guerra, 
i en fu aiuda iba Guacanagari , muí 
defeofo de vencer á fus Enemigos, aun- 
que le parecía fer laemprefa muí dificul- 
-tofa, tenfertdó juntos los Enemigos cien 
mil Indios, i no llevando el Almirante 
mas que docientos hombres de á pie, 
veinte Cavallos, i veinte Perros Cortos. 
Conociendo la naturaleza, i calidad de 
los indios el Almirante, á dos jornadas 
de la líabela partió el Ejercito , con 
fú Herm.no el Prefecto, para ¡mbeítir 
por diverjas partes , á aquella multitud 
cfparcidapor los Campos, creíendo ¡.que 
el temor de oir el eftruendopor dife- 
rentes parces , los metería miedo, para 
que huiéTeri*, como fücedip con efecto, 
porque haviendo los dos Efquadrones 
de Infantes embeítido por dos partes» 
abrieron la multitud de Indios , def- 
cargando Bal lefias , i Arcabuces,! pa- 
ra que no volviefen á juntarle , ios afal 
taro 



los Cavallos, í !«S PerfüS-de im- 
provífo , i aquellos pu filan i mes hecha- 
ron a huir por todas partes , i los 
Nucftros figuiendolós , i matando mu- 
chos: No hicieron gran eílrago con la 
fu o a j pero en breve, con el ftvor de 
Dios , alcanzaron victoria , quedando 
muchos muertos , 1 otros prííicneros, 
entre los qqales eftaba Caunabo , prin- 
cipal Cacique de todos ellos, i fus Hi- 
jos , i Mugerés. 

Defpues de ello, confeso Caunabo, 
que havia muerto veinte de los Chrif- 
tianos,que quedaron con Arana en la Vi- 
lla de la Navidad , en el primer Viage, 
quando fe defcubrieron las Indias , í 
que defpues , con color de amiftad, 
fe havia aprefurado á ver la Villa déla 



lido contra é! , en que le higo pri- 
fionero,con fu Hermano,! los embíó á to* 
dos á Efpaña prefos , porque no quifo 
ajufticiar vn tan gran Perfonage, fin que 
lo fupicfen los Reies Católicos , pues 
le bailaba haver caíligado muchos de 
losculpados. 

Con eftas priiíones , i la Victoria 
alcanzada fu.cedieion las cofas de los 
Chriftianos tan profperamente, que no 
haviendo entonces, mas que 650. Hom- 
bres , i la maior parte enfermos , í 
muchas de fus Mugeres , i Hijos , an- 
duvo el Almirante por la isla, í fin fa- 
tar mas la Efpada , la pufo tan obe~! 
diente , i quieta , que todos prome- 
tieron pagar a los Reies Católicos ca- 
da tres metes tributo 5 en efta forma: 
Que todos los indios que vivían en Ci- 
bao , donde citaban las Minas de Oro, 
pagafe cada vno , que tuviefe catorce 
anos, vn Cafcabel Heno de Oro en pol- 
vo j i la demás Gente ,á zf. libras de 
Algodón : Y para faber los que debían 
pagar cfte Tributo , fe ordenó, que fe 
hiciere cierta Medalla de Cobre , ó La- 
tón , la qual fe diefe por recibo á cada 
vno , que pagafe el Tributo , i eíte la 
trajefe al Cuello , para que qualquiera 
que foefe hallado fin ella , fe fupiefe 
que no havia pagado , i que fe le fa^ 
cafe alguna pena : no tiene duda, que 
ella orden tuviera efecto , fino ¡Tu- 
vieran fu cedido defpues las turba- 
ciones entre los Chriftianos , que fe 
dirán adelante 5 porque defpues de la 
pníion de Caunabo quedó tan pacifi-, 
ca la Región , que vn Chríftiano fo-: 
lo andaba feguro por toda la Isla ,i los 
mifmos Indios le llevaban donde que- 
ría fobre los hombros , como fi fue- 
ran poftas , todo í lo qual atribuía el 
Almirante á Dios , i la buena fortuna 
de los Reies Católicos, confiderando, 
que de otro modo feria impoíible,que 
docientos Hombres medio enfermos 9 
i mal armados , baftafen á vencer tan-' 
ta multitud , la qual no folo quifo la 
Divina Mageftad poner debajo de fu 
n|4no , fino es que permitid tuviefera 
tan gran falta de vituallas , i tan va- 
rias , i graves enfermedades , que los 



ífabela , para confiderar como podría redujo a vna tercia parte de los que 

* ~ . . . -r _....!.. crin r.r •* ^í»i-.-s n-ir1 aitP ie. VieÍP IT1P. 



combatirla , i hacerlo m¡fmo,que ha 
via hecho en la Navidad j de todo lo 
que dijo, que ia lo havian contado otros 
ames , recibió el Almirante informa- 
ción plena , pan caíiígar aquel deli- 
to , íelde efta íegunda Rebelión, i lla- 
Hiamiencos de Gentes , que havian fa- 



erao primero , para que fe vieíe me- 
jor que procedían de fu Alta Mano , i 
Voluntad tan milagrofas Victorias , i 
las fugeciones de los Pueblos , i no 
de nueftras fuerzas, ni ingenio, ó de fu 
cobardía; pueflo que aun quando los 
Nueftros buviefen ildo fuperiores , era 




Don Chrjstoval Col6n 



61 



cierto, que la multitud pudiera fuplir 
qualquier ventaja , que los llevafen los 
Nueítros. 

CAT. LXI. T>c algunas cofas; 

que fe vieron en La Isla , i de las 

Coft timbres , Ceremonias , i 

Religión de los Indios. 

^ viendo encontrado á la Gente 
de aquella Isla mas domeíHca, 
i converfando con los Nueítros 
con mucha, feguridad , fe adquirió co-* 
nocimiento de muchas cofas , i fecre-i 
tos de aquella Región , efpecialmente, 
que havia en ellas Minas de Cobre, 
Añil , Ámbar , Evano , Incienfog 
Cedro , i muchas Gomas finas', i Ef- 
peceria de diverfas maneras, aunque fil- 
veílre , que íi las cultivafen , podrían 
perficionarfe como la Canela fina de 
color , aunque amarga el Gengibre: 
muchas efpecies de Moreras, para ha- 
cer Seda » que todo el Año tienen ho- 
ja , i otros muchos Arboles , i ier- 
vas de provecho , de que no tenemos 
conocimiento : Supieron también los 
Nueítros otras muchas cofas acerca de 
fus coílumbres , que me parecen dig- 
nas de fer contadas en eíla Hiíloria, 
i empegando por las Divinas , diré las 
palabras mifmas del Almirante , las 
quales dejo eferitas en eíla forma: Ne 
be podido compnhender en ellos Idolatría , ni 
otra Seña , aunque todos fus Retes , que 
fon muchos , afi en la Efpañola , como en 
todas las demás Islas, i en la Tierra-Firme, 
tengan vna Cafa, cada vnofepatada del Pue* 
blo , en la qual no ai cofa alguna , excepto 
algunas figuras de Relieve , que ellos llaman 
Cemis , i aquella Cafa no Jirve para otros 
efeclos , o férvidos , que para efios Cernís , i 
para cierta ceremonia,! oración que van a ha- 
cer los Indios en ella, como mfotros en lalglei 
JiaiTienen en efiaCafa vna Tabla bien labra- 
da , redenda como vn Taller , en que ai algu- 
nos polvos , que ponen fobre la cabera de ios 
dichos Cemis , haciendo cierta ceremonia; 
defpu.es fe meten en las narices vna caña ds 
dos ramos , con la qual forben aquel polvo. 
Las palabras que dicen , tto las entiende ni»" 
gmo de los Nuefiros: con efios polvos falen de 
juicio ¡quedando como borrachos \ala Efta- 
taa referida , la ponen vn Nombre , que ere» 
fea el de fu Padre , fu- ¿huelo , ó de am-~ 
bos , porque m tienen mas de vna , i otros 
m&s de diez , tedas en memoria , como he di- 
ího^de alguno de fus míscejütu > he retoñe,* 



eido , que alaban a vna mas que ti otra; 
i he vijio tenerla mas devoción , i reveren^ 
cia , como Nofotros en las Procc /iones quan- 
do fon menejler i i fe alaban los Caciques, 
i los Pueblos , jaclandofe de que tienen me* 
jor Cemi , que los otros ; guardanfe de los 
Chrífiíanos quando vtin ti efios Cemis , i 
entran en la Cafa donde efttin , i m los 
dejan entrar en ella , por culo motivo, quan- 
do fofpechan , que han de venir , efeonden. 
los Cemis , por miedo de que no fe los qui^ 
ten : i lo que caufa mas rifa es , que ai cof-, 
tambre entre ellos f de robar fe los Cernís^ vaos 
a otros. En vna oca/ion Jucedtb , que tenien- 
do los Indios fofpecha de Nofotros, entraron. 
los Chrifiianos en la dicha Cafa con eHos 9 
i de repente , empego ti gritar el Cemis fuer* 
temente , i hablo en fu lengua , por lo qual 
fe de f cubrió , que era fabricada artificial- 
mente , pues la Eftatua era hueca t i tenia 
acomodada por la pirte de abajo vna Trom- 
peta t ó Zer batana , que iba a dar a vn la<& 
do ofcurodela Cafa, el qual e fiaba cubierto 
de Hojas , i Ramos , i efeondido entre ellos 
vn Indio , que decia lo que el Cacique que- 
ría que dijefe j i advertidos los Nueftrosde. 
lo que podía fer , dieron vna patada al 
Cemi , i defeubrieron lo que he referido; 
pero el Cacique , viendo def cubierto por los 
Nuefiros el Negocio , les r?gb , con grande. 
infancia , qm no dije fe n nada d fus JnJios % 
porque con aquella efiratagema los tenia obe- 
dientes : Efio podíamos decir , que tenia vn. 
color de Idolatría ,por lo menos en aquellos, 
que no fabiendo el fecreto , o engaño, de los 
Caciques , creían , que el que hablaba alli 
era el Cemi , i todos , en general , eran los 
engañados ¿ excepto el Cacique , que era el 
que fabia , i encubría fu faifa credulidad, 
por medio de cuta traga facaba ti aquellos 
Pueblos todos los Tributos , que le pare- 
cía. 

Igualmente^ la maior parte de los Caci- 
ques tienen tres Piedras , con las qutles tie- 
nen gran devoción ellos , i fus Va fallos: 
Una disen , que es buena para que nazcan 
los frutos , i legumbres. Otra , para que 
paran las Mugeres fin dolor : i Otra para 
tener Agua , i Sol , quando la necefitaren. 
Embie ti Fueflras Altivas tres de eflas 
Piedras, con Antonio de Torres, i llevaré 
otras tres : Afimifmo quande mueren Indios, 
les hacen fus Exequias de diverfas mam- 
ras, i de la,qm fe entierranlos Caciques ,, es 
la figuienie. Abren el Cacique * i le fecm 
al fuego , papa que fe con fer ve entera , de los 
demás, folamente la cabeca i ti otros los en- 
t ierran en Cuebas , i es ponen, junto ti la 
Cáfaca vna Calabaca de Agua , i Pan- 
é QtíQS %ujm.o& en 1$ Ca/a donde mueren z 















6% l-írSTO^.lA DEL A 1 

guando ven que tfthn en el efinmú de la 
vida , no ¡os dejan acabaría , que antes 
los ahogan , i efto fs hace entre Ls Caci- 
ques ; a olns ios hecha» fuera de C ja j a 
otros los hechan en vna Amaca , que es fu 
Carra de Redes , i los ponen Agua , i 
Pan a la parte de la Cabrea , i Los dejan 
falos , no volviendo á verlos mus : también 
algunos , que eftan gravemente enfermos^ 
fon llevados al Cacique , i ellos dice ¡fi de~ 
(¡en lev abogados ,¿> no y iexHUt'an lo que 
manda. Me he fatigado mucho en entender 
lo que c i een % i donde van di [pues de muer- 
tos y i especialmente procure fabtrlo de Cau~ 
nabo , que era el Primipal Rei de la Ef- 
pañola , hombre de edad , de mucho faber, 
i de ingí nio. agu 11 fimo , ; rsfpandia , que van 
a ele) to Valle , donde cada Caciqm Princi- 
pal cree , que efta en fu 'Tierra t afirman- 
do , que hallaban alli k fus Padres \ i á todos 
fus AníecéforeS') que comen, tienen Mugeres , i 
muchos placeres , i alegrías , ihmi¡mo ref 
pondian otros , como mas dilatadamente fe 
contiene en l i E fritar a fguiemte , que mandé 
hacer á ET. Román , para que recogiefe toa- 
dos fus Ritos , í 4ntigufidid\ porque fabia 
Ju. Lengua-, bien que fon tantas las Fábulas, que 
no pudo facarfe otro puto tjtno que cada vno 
tiene vn ciato natural % refpeMivo a lo futá- 
is » y cree la Immortalidad de nuefiras 
Almas. 



ESCRIT URA, 

Z)£ FR. ROMJN,<DEL 

Orden de San Gerónimo. 



De la Antigüedad de los Indios , la qual, 
como fugtto , que ¡abe fu Lengua , re- 
cogió con diligencia t de orden del 
Almirante. 

YO Fr. Román , Pobre Heremita, 
del Orden de San Gerónimo , ef- 
crivo lo que he podido entender, 
i faber de la creencia, é idolatría de los 
Indios , i como obfervaban fus Diofes 
de orden de el lluírre Señor e! Al- 
mirante , Virrei ^i Governador délas 
Islas , i Tierra Firme de las indias, 
de lo qual trataré en la prefente Efcri-» 
tura. 

Cada vno de los Indios obferva, 
particular modo, i fuperlticion en ado- 
rar los ídolos , que tienen en Cafa, 
que llaman Cem\n$y. Creen, ^ú¿ ais, como 
*x el Cielo , ente immortal , i que 
o a v«e puede verle , i que cieñe Mapre, 



M'RANTE DR LAS JÍNDIAS 

i no principio, á efte llaman Jocahuv&f 
gm Maorocm , i á íu M¿,dre , .átubei, 
Jimao , Guacar , Apíío , e Znimaco^ que 
fon cinco nombres, ILfios de que Yo ef- 
crivojíbn de la Isla Efpañola , porque 
de las otras lilas no sé cofa alguna, 
por no haberlas vííto jamás; Saben afi- 
mifmo de que parte vinieron , i de 
donde tuvo origen el Sol , i la Luna, 
i corno fe higo el Mar , i donde van 
ios difuntos: Creen que los muertos fe 
les aparecen quando va vno folo j pero 
no quando muchos juntos , toda ef- 
to les han hecho creer fus pafados, 
porque ellos no faben leer , ni contar 
fino háfta diez. 

La EfpaBola tiene vna Provincia 
llamada Caanau , en la qual ai vna Mon- 
taña , que fe llama Canta, donde .i dos 
Cuchas , llamada la vna Cacib¿gi.2gua, i 
Amaiauba , la otra. De Cacibagiagua 
faüó , Ja roaior parte de !a gente , que 
pobló la Isla. Quando eftaban en la Cue-r 
ba , tenían guarda de noche, la qua' ef- 
taba encomendada á vno , que fe llama- 
ba Marocatl , efte havia tardado en ve- 
nir vn dia á la Puerta , dicen que el 
Sol fe le ¡levó ; viendo que el Sol fe le 
havia llevado á eñe, por íu mala guar-r 
día, le cerraron la Puerta , i fe tranf-; 
f. -ralben piedra cercadeel!a¿Dicen mas- 
que a otros Jiaviendo ido a pefear los 
cogió el Sol , i fe volvieron Arboles» 
que ellos llaman Jobos , i nofotros Mi- 
rabolanast 

El motivo porque Marocael velaba, 
i hacía la guardia á la Puerta , era pa-; 
ra mirar á qué parte quería embiar ia 
gente , 6 repartirla , i por fu tardanca 
fe Jes causó mucho mal. 

Sucedió , que vno que tenia por 
nombre Guagugíona s dijo á otro, que 
fe llamaba Jadruvaba , que fu r fe aco- 
ger vna ierva llamada Digo¡ con que fe 
limpian el cuerpo quando van á lavar- 
íe ; á elle le cogió el Sol en el camino, 
i fe volvió Pajaro , que canta por la rna 
ñaña, como el Ruifeñor , i fe llama Gia- 
hubaBagiael. Viendo Guagugíona^ que no 
volvía el que havia ido á coger la ier- 
va Digo , determinó faiir de la Cueba 
Cacibagiagua. 

Refolvió partirfe Guagugíona irxh 
tado » viendo que no volvían los que 
havai embiado a coger el Digo para la- 
barfe , i dijo á las Mugeres: Dejad quef- 
ires Maridos , i vamonos a otras 'fierras^ 
i ¡levémonos muchas Jolas ; dejad á vuefhos 
hijos , i llevémonos ralamente las iervascon no- 
fotros t i defpues volveremos por ellos. 

Par- 



Don Christoval Céhbtá 



Partió Guagagiona , con todas las 
Mugeres , i anduvo bufcando otros 
Paites , llegó á Macínino , donde de- 
jó á las Mugeres de repente , i fe fué 
ú otra Región ., llamada Guaran. Las 
Moderes havián dejado ios Niños ccr- 
ca de vn Arroio , i quando empegó á 
afligirlos la hambre , dicen , que llo- 
raban , i llamaban á las Madres , que 
fe havian ido , que los Padres no po- 
dían remediarlos, i hambrientos clama- 
ban á las Madres , diciendo Mimi; 
pero verdaderamente pidiendo la Te- 
ta , i aíi llorando, i pidiendo la Teta^ 
decían Too, T~oo , como quien pide con 
gran defeo,,i por mucha comodidad. En- 
tonces fueron transformados en Anitna- 
li'llos coma Enanos , que fe llaman 7o- 
na , porque pedían Teta, i que de ef- 
te modo quedaron fin Mugeres todos 
los Hombres. 

La isla llamada Efpiñola , que an- 
tes fe llamaba A'iú , i aíi fe llamaban 
los habitadores de ella'* i aquella , i 
las denrñs Islas, losilamaban Boubi;pc- 
ro como los Indios no tienen Escritu- 
ra, ni Letras, no pueden dar buena ra- 
gon del modo , que han fabido efto de 
fuá pajados ; i aíi no fe conforman en 
lo que cuentan , ni aun fe puede eferi- 
vir con orden» lo que refieren. Quando 
fe iba Guagagiona , llevó el que ¡leva- 
ba las Mugeres , las de fu Cacique tam- 
bién , que fe llamaba lAnacacugta , en- 
gañándole , como engañó á los demás. 
¡Y ademas vn Cuñado de Guagagiona 
AnacACUgm , que iba con él , entró en 
el Mar : i dijo el dicho Guagagiona á 
fu Cuñado , eílando en la Canoa : Mi- 
ra que berma fo Cobo efla en el Agua (el 
Cobo es Caracol Marino ) i miran- 
do el Agua, para ver el Cobo , le agar- 
ró por los pies Guagagiona, fu Cuñado, 
i le arrojó al Mar, i aíi tomo pata si 
todas las Mugeres , i dejó las de Ma- 
tinino , donde fe dice , que oi no ai 
mas que Mugeres , i él fe fué á otra íf- 
la , que fe llama G«fl»¿« } i fe llamó aíi 
por lo que llevó de ella, quando fué allá. 

Dicen, que eílando Guagagiona en la 
Tierra donde havia ido, vio vna Muger, 
que havia dejado en el Mar, deque tu- 
vo gran placer, i al inftante bufeo mu- 
chos labatorios, para labarfe , por eílár 
plagado del mal , que llamamos Fran- 
cés j metiófe defpues en vna Guanara* 
que íignifica, Sitio apartado, donde fa- 
nó de fus llagas. Defpues ella le pidió 
Ucencia para irfe , i él fe la dio. Ella 
Muger fe llamad Gaafonite ? i Guaga- 



giona fe mudó el Nombre , llamando-» 
fe defpues Biberoci Guagagiona , ai qual 
dio Guabonito muchos Guaninis , i 
fartas de Piedrecillas , para que fe las 
ataíe en los bragos , porque en aque- 
lla Tierra fon las Gargantillas de pie- 
dra , que fe parece mucho al «Mar-i 
mol , i las traen atadas á los bracos, 
i en la Garganta , i los Guaninis en 
las orejas , haciendofe los agugeros, en 
ellas quando niños', i fon de me- 
tal de Florín. Dicen , que el princis 
pió de eüos Guaninis fueron Guabo- 
nito , Albeborael , Guagagiona , i el 
Padre de Albeborael. Quedófe en la 
Tierra Guahagiona con el Padre , que 
fe llamaba Híauna. Su Hqo.de parte 
de Padre , fe llamaba Hia Guaili Gua- 
nin, que quiere decir , Hijo deHiau- 1 
na: i defde entonces fe llamó, i haíta o¿ 
fe llama, Guanini. Mas como no tienen 
Letras, ni Efcn turas , no faben contar^ 
bien ellas Fabulas,ni Yo puedo efcríyir- 
las bien, por lo qual me perfilado á que 
trabuco las cofas, ipongo primero lo que 
havia de fer lo vltimo,i al fin iofprirne- 
ro j pero todo lo que confufamente ef- 
crivo , lo cuentan ellos afi s i afi lo ef- 
tieudo de la mifma forma , que lo he 
fabido de los Indios del País. 

Dicen , que vn Día fueron á labar- 
fe los Hombres , i que eílando en el 
Agua llovía mucho , i tenían gran de- 
feo de tener Mugeres •, i muchas veces 
quando llovía iban á bufear las huellas 
de las fuias , fin poder hallar nueva 
alguna de ellas ,] fino aquel dia , que 
labandofe , dicen , que vieron caer de 
algunos Arboles , por entre las Rimas, 
cierta efpecie de Perfonas,que no eran 
Hombres , ni Mugeres , ni tenían na- 
turas de vnos , ni otras j que fueron 
á cogerlas , i huieron como Águilas, 
por lo qual llamaron , de orden del 
Cacique , dos , ó tres hombres, vien- 
do , que ño podían cogerlas, paraque 
las aguardafen , i bufcaíen , para cada 
vna vn Indio Caracacol , que tenia 
mui afperas las manos , i que afi las 
tendrían eilrechamente , fin que fe les 
efeurriefen i dijeron al Cacique, que ha- 
via quatro de eílosCaracara;oles,i los lle- 
varon. Es el Caracaracol vna Enfermedad 
como Tina , que caufa gran afpéreca 
en el Cuerpo. En efefito , las cogieron, 
i haviendo tenido Confejo fobre el mo- 
do de hacer ellas Perfonas, Mugeres, 
por faltarles naturaleza de. ellas , i de 
Hombre. 

Bufaron vn Pajaro , que fe llama 

Iurirt 




Cinto 
fueron 
Ma-~. 
ge res 

otra 
vez k 
la lüa\ 
Aiti % b 
Efpa» 


































oCmo 

billa- 
ron re- 
medio 
para q 

fue f en 
Muge- 
res. 



Gap. 9 
Como 
dicen, 
fue fe 
h echo 
el Mar 



Hísioría del Almirante de las Indias 



Cap, 

10. 



64 

Inr-ri , llamado antiguamente Inriri 
Cabava-ial , el qual , agugerea los Ar- 
boles , i en nneíha Lengua fe llama 
Pico : Cogieron aquellas Perfonas., i las 
ataron de pies , i manos, i al Pajaro al 
Cuerpo , en íkio tan proporcionado, que 
penfandoque eran Arboles, las Perfonas, 
picando , formo la naturaleza de ¡a 
Moger , que la faltaba. De efte modo, 
dicen los ludios , que tuvieron Muge- 
res , fegun cuentan ¡os mas Ancianos: 
pues Yo eícrivo en re fumen , por no 
haver tenido papel bailante , i aíi no 
podré poner en el lugar donde debe 
citar, loque apunté, en lugar di verfo, 
peto con todo ello no he errado , por- 
que creen los indios todo lo que va 
exprefado , como va eferito. Volva- 
mos aora a aquello , que debíamos ha-; 
ver pudro primero-, ello es, á la opi- 
nión , que los Indios tienen en quan- 
to a! origen , i principio del Mar. 

Huvu víi Hombre llamado Jaia t 
de quien no liben el Nombre propio, 
i fu Hijo fe Wam^h i'Jaiael , que quie- 
re decir , Hijo de Jaía. Queriendo fa- 
iael matar á fu Padre , efte le mando 
deíterrar , i lo eftuvo quatro mefes, al 
cabo de los quales le mato fu Padre, 
i metió fus huefos en vna Calabaga, 
la qual co'gó en el techo de fu Cafa, i 
álli eftuvo algún tiempo •, fu cedió, que 
va dia dijo jaia á fu Muger , con de- 
feo de ver fu Hijo ; ¡¿huero ver nutftro 
Hijo Jaiael , en lo qual convino , i 
ha viendo alcanzado la Calabaza , la 
abrió para ver ¡os huefos de fu Hijo, 
i falieron de ella muchos [Peces, gran- 
des , i chicas. Viendo ios Padres, que 
los huefos fe havian convertido en Pe- 
ces , determinaron comerfelos : Dicen, 
que vn Dia , haviendo ido [aia á fus 
Conichis , que quiere decir Pofefio- 
nes , que eran iu Patrimonio , fueron 
quatro hijos de vna rnugetjque fe lla- 
maba Itiba T'ibuvava, todos de vn Vien- 
tre , i Gemelos , pues haviendo muer- 
to de parto , la abrieron , i facaron 
del Vientre los quatro Hijos, i el pri- 
mero fue Caracaracol , que quiere de- 
cir Roñofa i el qual Caracaracol fe lla- 
maba Dimivan ; los otros no tenían 
Nombre. 

Eftos quatro Hijos de Itiba Tahuvava 
íucroa juntos , por la Calabaza de 
Jaia , en la qual ePraba fu Hijo Jaiael, 
que fehavia transformado en Pez, pero 
ninguno fe atrevió á llegar á ella fino 
Dimivan Caracaracol , que la alcance, 
i codos fe hartaron de freces j pero quan-; 



do eftaban comiendo , ííntieron , que 
venia Jaia , de fus Heredades , i que- 
riendo en efte aprieto, volver á colgar 
la Calabaza , lo hicieron tan mal , que 
caió en tierra , i fe rompió} dicen que 
fué tanta el Agua , que falió de aque^ 
Ha Calabaga, que llenó toda la Tierra, 
i con ella falieron muchos Peces j i de 
aquí dicen , que tuvo origen el Mar. 
Salieron eítos ds allí , i encontraron, 
con vn Hombre, que fe llamaba Cmel y 
el qual era mudo. 

Eftos , luego que llegaron á la Puer- 
ta de Bafanunaco , í fintieron que lle- 
vaba Cazabi, dijeron Ahiacavo Guarro- 
coel , que quiere decir , conozcamos 
efte Abuelo nueftro \ aíxmifmo Demivan 
Caracaracol, viendo á fus Hermanos de- 
lante de si , entró dentro para ver íi 
podía tomar algún Cagabi , el qual 
Cacabi es el Pan , que fe come en 
aquella Tierra : Haviendo entrado Ca- 
racaracol en la Cafa de Aíamavaco , le 
pidió Cacabi , que es el Pan referido, 
i él fe hecho la mano á la Nariz , i 
le tiró vna Calabaga en las efpaldas, 
que eftaba llena de Cogioba , que ha^ 
via hecho aquel dia : Es la Cogioba 
cierto polvo , que toman algunas ve- 
ces para purgarfe , i otros efectos, co- 
mo fe dirá adelante. Tomanla con vna 
Caña larga , como medio brago , i 
meten , vn eílremo en la Nariz , i 
otro en el polvo , i aíi la forben por 
la Nariz, lo qual les hace purgar gran- 
demente , i le dio aquella Calabaza 
por Pan , i fe fué muí irritado , porque 
fe lo pedían. 

Volvióle Caracaracol á kn Hermanos, 
i contó lo que le havia fucedido coa 
Ba/amanicoel , i el golpe , que le dicy 
con la Calabaza en Jas Efpaldas , i que 
le dolia mucho : Entonces los Herma- 
nos le miraron las Efpaldas , i las vie- 
ron muí hinchadas , i creció tanto la 
hínchacon , que eftuvo para morir j por 
lo qual bufearon modo de abrirla , i 
no pudieron , i tomando vn hacha de 
Pedernal , la abrieron, i falió fuera vna 
Tortuga viva , i aíi fabricaron fu Ca- 
fa , i llevaron á ella la Tortuga : De 
efto, no he fabido mas , i para entender- 
lo, aiuda poco lo que hemos eferito. 

Mas dicen , que el Sol , i la Luna 
falieron de vna Cueba , que eirá en la 
Tierra de vn Cacique llamado Maucia 
Tivuel : a la Cueva llaman Jovovava, i 
la tienen en mucha eftimacion , i toda 
pintada á fu modo , de fol!ages,i cofas 
femejantes , fía figuras. Hayja. en efta 

Cue- 



Cap. 
li. Co 

no di- 



Cueba dos Gemís de Piedra , del ta-i 
maño de medio brago , i parecía que 
fuJaban , á los quales tenían en gran 
veneración j i quando no llovía , dicen 
que iban á viíkarlos , i al punto llo- 
vía ; e! vno de ellos fe llamaba Boi 
niael, i el otro Maroio. 

Creen , que ai vn lugar adonde 
van los muerros , que fe llama Coaibai t 
i eftá en la iiufrsa Isla , á la parte que 
llaman Soraia.. El prirnexa , que eiluvo 
en Coaibai , dicen , que fué vno , que 
fe llamaba Muhetauric Guanana, , que 
era Señor de dicho Coaibai , Cafa , i 
habitación délos difuntos 



Don ChrÍstoVal Colón? 



$$\ 



can el mal , i afsi los engañan, porque Yo 
he vifto parte de ellas cofas con mis pro- 
pios ojos , como" de las otras cofas 
que contaré. Diré folamente lo que he fa- 
bido de muchos , efpecial mente de los 
Principales, á los quales he .tratado mas 
que á otros j Puefto 6 que como los Moros 
tienen la Ley reducida á Canciones anti- 
guas , i quando quieren cantarlas , tocan 
cierto Inftrumento,que llaman Baiohabao % 
el qual es de palo , i concavo , fuerte, 
i muí futí! , de medio brago de largo, í 
otro medio de ancho, i la parte donde fe 
toca ella en forma de Tenagas de Herraj 
dor, i la otra parte es como vna Porra j 



Dicen, que por el Día eítán encer- de manera, que parece vna Calabaza de 



rados , i por la Noche falen á diver- 
tirfe , i que comen vn cierto furto, lla- 
mado Guabaga , el qual tiene el fabor 
de que el Dia eítán 

i á la Noche fe convertían en fruta , i 
hacen fíeftas ; i van en enrapañia de los 
vivos. Y para conocerlos, obfervan ef- 
te orden , que con las manos les to- 
can las tripas , i fino les hallan ombli- 
go , dicen , que eftáOperito, que quie- 
re decir Muerto : porque dicen , que 
/os muertos no tienen ombligo j i aíi 
algunas veces fe hallan engañados > pues 
no mirando á efto, cogen algunas Mu- 
geres de la compañía , i quando píen- 
fan tenerlas abracadas, no hallan nada, 
porque defaparecen de repente , i hafta 
oí creen lo referido: Llaman á la perfona¿ 
que eftá viva, Goeiz, i defpuesde muer- 
ta la llaman Opta. Efte Goeiz dicen, 
.que fe les aparece muchas veces , aíi en 
forma de Hombre , como de Muger; 
i afirman , que íi da con Hombre , que 
quiere reñir con él , que en empegan- 
do á luchar, defaparece, i que elHom¿ 
bre hechava ios bragos en otra parte, 
fobre algunos Arboles , de los quales 
quedaba colgado , lo qual creen todos, 
grandes , í pequeños , i que fe les apa- 
rece en forma de fu Padre, Madre , Her- 
mano , Pariente, i en otras formas. El 
fruto , que dicen, que comen los muer- 
tos , es del tamaño de Melocotón ; i 
eftos muertos no fe aparecen de dia.íino 
de noche , por lo qua! , íi fe arriefga 
alguno á andar folo de noche, lleva gran 
miedo. 

Ai algunos hombres , qne viven , i 
pra&ican entre ellos, i llamados Bohutis, 
los quales hacen muchos engaños , como 
fe dirá luego. Hacenlos creer , que ha™ 
blan con los muertos, iquefaben quan- 
to fucede , i todos fus fecretos , i que 
quando eítán Enfermos los cjiran , i arran- 



Cuello largo : Efte Inftrumento tocar» 
que tiene tanto fonido ,que fe oie vna 
legua , i cantan áél las Canciones , que 
faben de memoria, i le tocan los hombres 
principales , aprehendiendo de los mm 
chachos á tocarle , i cantar á el, dentro fe- 
gnu fu coftumbre. Pafemos aora á tra-j 
tar muchas cofas, acerca délas Ceremo-! 
nias , i coítumbres délos Gentiles. 

Todos , ola maior parte de los Inr 
dios de la Efpañola tienen muchos Ger- 
mines de diverfas maneras % Unos tie- 
nen los huefos de fu Padre, de fu Ma- 
dre , Parientes , i Pafados , los quales 
fon de Piedra , ó Madera-, i tienen mu- 
chos de dos formas, algunos , que ha- 
blan , i otros que hacen nacer lo que 
comen i Otros ,que hacen llover} Otros, 
que haga aire , lo qual creen aquellos 
íirnples ignorantes , que hagan aquellos 
ídolos, ó mas propiamente Demonios, 
porque no tienen conocimiento de nuef- 
tra Santa Fe. Quando alguno eftá en- 
fermo , le llevan al Buhmtihu , que es 
el Medico referido , el qual tiene obli- 
gación á guardar la dieta , que el en- 
fermo, i á traer la cara, como íi lo ef- 
tuviera, lo qual fe hace en el modo que 
aora fabreis : Es meneíler , que él tam- 
bién fe purgue , como el Enfermo , i 
parapurgarfe toman el Polvo Cohoba, 
forviendole por las Narices , que los 
emborracha de modo , que no faben lo 
que fe hacen , i dicen muchas -cofasfue- 
ra de ragon ; afirmando , que hablan 
con los ^Cemis , i que por ello les ha 
venido vna enfermedad. 

Quando van á vifitar algún Enfermo, 
antes de falir de fu Cafa, fe ponen ne- 
gra toda la cara, con hollín, ó carbón, 
para hacer creer a! Enfermo lo que le 
pareciere , en quanto á fu enfermedad-, 
toman defpues algunos guefecillos , i vn 
poco de carne , i emboiviendo todo 
efto ,ea ajguua, cofa, para qqe no fecaiga, 

S fe 



if.Dñ 

las ob- 

fer va- 
ciónos 
de ef- 
tos In- 
dios Bu 
huiti— 
hu y i ca 
mo ha^ 
cenpra 
fe/id d& 
Medí v 
ciña , i 
enftñá 
a laGé 
te , i la 
engañó. 
en ¡as 
curas. 



Cap. 
16, De 
lo que 
hacen 
los Bu 
huiti - 

htt. 



\ J 





























6 6 Hísioria del Almirante de las Indias 

fe lo meten en la boca, quando ia el 

enfermo ella purgado, coa el polvo, que 
hemos dicho. 

En entrando el Medico en la Cafa 
del enfermo , fe (lenta, i callan toaos, 
i íi ai muchachos , los hechan fuera, 



porque no metan ruido , ni impidan 
hacer fu Oficio a! Buhnitihu, fin que- 
dar en la Cafa mas de-vno , o dos Prin- 
cipales : efhndo afi folos 3 toman al- 
guna ierva de la joia, ancha, i otra ier- 
va embuelta en vna hoja de Cebolla, 
de media quarta de ancho j la vna de 
dichas Joias,es la que comunmente craen 
rodos , i la comen defpues de haverla 
traido , fregándola entre las nianos , i 
fe !a hechan en la boca de noche , pi- 
ra vomitar lo que han comido , i que 
no !es haga mal, i entonces empiecan 
el Canto , i encendiendo vna luz fa- 
eati el jugo- 
Hecho ello , i ePrando quieto vti 
poco , fe levanta e! Bahuitihu , i va 
acia el Enfermo , que elli tentado fo- 
lo.enrnedio de la Cafa , como fe ha 
dicho , i le da dos buekas al rededor, 
como quiere. Defpues fe pone delante 
de él , i le coge de las Piernas , pal- 
pándole los Muslos, i las Piernas, haf- 
ta los Pies : Defpues cira fuertemente, 
como que quiere deíollar alguna cofa, 
i de allí fe va á la falida de la Cafa, i 
cierra la puerta , i habla , diciendo: 
pete al Monte , 6 ai Mar , ó adonde 



iiuere 



:ir 



i con vn fo 



p!o 



como 



quien fopla vna paja , fe vuelve otra vez, 
pone las manos juntas , cierra la boca, 
i le tiemblan las manos , como quan- 
do hace gran frió , foplafe las manos 
por encima , i tira i si^el aire , como 
quando fe chupa el meollo de vn hue- 
fo , i va chupando • haíía el Enfermo, 
por el cuello , eíiomago,efpaldas, ma- 
nos » barriga , 6 por muchas partes del 
Cuerpo. Hecho eífco , empiecu á tofer, 
i á hacer ge!tos,como (i huviera bebi- 
do vna cofa amarga , i efeupe en fu ma- 
nojo que hemos dicho , que fe hecho 
en la boca , en fu Cafa, 6 en el camw 
■tso -, i íi e-s cofa de comer, dice a! En- 
fermo : Advierte , que tu his comido al- 
gun% cofa t qus te hit £ tufado eí mal , que 
padeces ; mira como ts lo he facado de el 
Cuerpo , que tu Cemii te lo haviz metido en 
el cuerpo , pwqrte no le hiciñe Oración , ó 
no le fabricarle algún Templo , 6 no 
I.e difte alguna heredad ; i íi es piedra 
le dice , gairdiLi miú bien % i algunas 
veces tienen por cierto , que aquellas 



que paran bien las Mugeres , i las guar- 
dan con mucho cuidado, embuebas en 
Algodón , en vna Ceítilla , i las dan a 
comer de lo que comen , i lo mefmo 
hacen con los Cernís , que tienen en 
Cafa : Los días de función folemne lies 
van mucha comida de Carne , Pefcado, 
Pan , i otras cofas, i lo ponen en Ca- 
fa del Cemis , para que coma el ídolo 
de ello , i el dia figuiente , defpues de 
hiver comido el Cemis , vuelven todo 
lo que deja á fus Cafas, i aíi los aiuda 
Dios, como comen los Cemis de aquello, 
i no de otra cofa , íiendo los Cemis 
compueftos de Piedra , ó Palo. 

Defpues que han hecho las referÍJ 
das cofas , fin embargo de las quales 
el Enfermo fe muere , íi tiene muchos 
Pariences el muerto , ó es Señor de 
Vafalios , i que pueden refiftir contra el 
cho Buhuicihu , que quiere decir Me- 
dico , porque los que pueden poco, no 
fe atreven á contender con ellos Médi- 
cos , el que le quiere hacer mal , hace 
eílo. 

Queriendo faber.fi el Enfermo mu- 
rió por culpa del Medico , ó no guar- 
dó ¡a dieta,como él le mandó, tornan 
vna ierva , qus fe llama Gueio , gruefa, 
i ancha , que tiene las hojas femejantes 
al Balilicon , la qual por otro nom br 
fe llama Zishon , facan el zumo de la 
hoja, cortan las yñas al muerto, i los 
cabellos de la frente , i entre dos pie- 
dras los hacen polvo,el qual mezclan, con 
el zumo de la ierva referida , y fe lo 
hacen báber al muerto por la boca ,6 
las Narices , preguntándole íi el Me- 
dico ocaíionó fu muerte , i íi guardó 
la dieta, i cfto íelo preguntan muchas 
veces , halla que el muerto habla tan cla- 
ramente.comoíielln viera vivo: de fuerte, 1 
que refponde á todo lo que le preguntan, 
diciendo , que el Buhuitihu no obfer- 
vó la dieta , i que entonces ocaíionó fu 
muerte ; i dicen , que el Medico le pre- 
gunta * íi eftá vivo, i como habla tan 
claramente ? i él refponde^que eftá muer- 
to : Defpues que han fabido loque quie- 
ren, le vuelven á la fepultura, de la qual 
le havian facado antes, para faber lo que 
querían. 

También tienen otro modo de ejecu- 
ear lo referido , para faber loque quie- 
ren : Toman el muerto , i hacen vn gran 
fuego , femejante al de los Carboneros 
quando hacen Carbón ,i quando la Le- 
ña efta hecha brafas , hechan el muerto 
en aquella gran hoguera,! le tapan C on 



Cap; 
17.C» 

m o al* 

gnnas 

veces 

fe han 

enga**\ 

nado 

los di* 

ch os 

Medu 

COS. 



jji&dras fon buenas , i añidan mucho á tierra , como el Carbonero cubre el 

Car- 




Map. 

'.co- 

f« 
-¡gan 

Pu- 
ntes 
'ida 
ref- 

?/ia 

los 

ter- 



mo 
ben 
que 
sis- 
t,de 
que 
u e- 
m ,¿ 
m o 
ven- 
n. 



lap. 
¡Co- 

) ha 

i ,2 

pe» 

■Ce- 
i 5 de 
iedtii 
íeP» 



Don Christoval 

Carbón , í'Ie dejan eftar al I i el tiempo 
que les da la gana , i eftando de eíte 
modo , le preguntan lomifmo,que que- 
da referido, i refponde el muerto , que 
no (abe nadáipreguntanleefto diez veces, 
i los refponde ,defpues no había mas el 
muerto : preguntanle íi elta muer- 
to , pero él no vuelve a hablar pala- 
bra. 

Juntanfe vn dia todos los Parientes 
del muerto , iefperauel Buhuitihu ,que 
le aíitriDjile dan tunos palos , que le 
rompen \ás Piernas, Bracos, i Cabera, de 
tuerte, que le machacan todo ,i le dejan, 
aíi,creiendo,que es muerro;por la noche, 
dicen , qus vienen muchas- Culebras de 
di verías, maneras, b!ancas,negras, verdes, 
i de otras muclias colores, i lamen la cara, 
i rodo el cuerpo del dicho Medico, que 
dejaron por muerto, i ajfi fe queda, dos, ó 
tres dús : mientras eítá allí dicen, que 
los guefos délas piernas , i de los bragos 
bueiveo a juntarte , i fe fueldan ,i que 
fe levanta , i vuelve, andando poco á 
poco, á fu cafa, ilosquele vén, le pregun- 
tan, diciendoie: No eftabas tu muerto? Y 
él re!poiíde,que los Gemines havian veni- 
do en fu Socorro , en forma de Culebras j i 
los Parientes del muerto mui irritados, 
porque creían haver vengado la muerte 
de fuPariente,al verle vivo,fedefefperan,i 
procuran haverleá las manos pata matar- 
le, i íi íe pueden coger otra vez,lefacan 
los ojos ,i los teíh'culos , porque dicen, 
que ninguno de eílos Médicos puede 
morir por muchos palos , i heridas, que 
le den, íi no hacen eílcn 

Quando deícubren el fuego , el humo 
fube acia arriba, fiaftaque le pierden de 
viíta, i rechina al falir del HornOjVuelve 
defpues acia bajo , i entra en cafa de 
Buhuitihu , i al inflante , enferma, 
porque río guardó dieta , i fe llena to- 
do de llagas , i fe pela todo el cuerpo, 
lo qual fenen por feñal denohaver guar- 
dado dieta,i haverfe muerto el enfermo 
por eíto j i aíi procuran matarle, como 
Te ha dicho del otro : eíto es lo que 
Hielen hacer en eílos cafos, 

Los de Piedra fe hacen en elle modo: 
Quando alguno camina, dice, que vé al- 
gún Árbol, el qual mueve la raíz , fe para 
el hombre, con gran miedo, i le pregunta 
lo que es aquello,! le refponde: Yo me 
llama Buhuitihu , t efe te dirá quien Joi 
Y'j ; va el Indio al Medico , i le dice 
lo que ha vi lio , i el bruto Echicero 
va corriendo al inflante al Árbol , de 
que Se ha hablado el Otro, i fe Menta 
Í unto- a el , i tomada Cogioba ? como 



Colon? 6 y 

hemos dicho eu laHiftoria de los qua.? 
tro Hermanos. Hecha la Cogioba , fe 
levanta en pie , i refiere todos fus 
Títulos , como íi fueran de vn Gran 
Señor , i le pregunta : Dime quien eres? 
Y qué haces aqui ? Que quieres de mi? 
Por que me has hecho llamar ? Dime 
Ji quieres , que te corte , b venirte 
conmigo , que Yo te daré vna Cafa t 
con vna Heredad. Entonces el Ar~; 
bol, ó Cemis , hecho ídolo , 6 Dia- 
blo , le reíponde , diciendole la for- 
ma ,en que quiere que lo haga , i él le 
corta , i labra en el modo que le ha 
ordenado , le fabrica fu Cafa , con la 
pofeíion,, i le hace la Cogioba muchas 
veces al Año, quando le hace Oración, 
para agradarle , i preguntar , 6 íaber. 
algunas cofas , malas , ó buenas , dei 
dicho Cemis , i también para pedirle 
Riqueza,. 

Quando quieren faber íi alcangam 
Victoria de fus Enemigos , van á 
vna Caía , donde no entran mas de los 
Indios Principales , i fu* Señor es el 
primeto que hace la Cogioba , i to ca, 
i en tanto que hace la Cogioba , n in- 
guno de los que eftán en fu compañía 
habla , haíla que el Cacique acaba de 
hacerla ; [en haviendo acabado hace fu 
Oración , eítá vn poco de tiempo cora 
la cabega buelta,i los bragos fobrelas 
rodillas } luego alca la Cabera miran- 
do al Cielo , y habla , entonces todos 
le refponden a vn, tiempo ,en voz alta, 
i haviendo hablado todos dando gra-i 
cias , cuenta la viíion , que ha vifto 
embriagado con la Cogioba , que havia 
tomado por las Narices, la qual fe fu- 
be á la Gabega , i dice haver hablado 
con el Cemis t, i que han de alcancar 
Victoria , ó que huirán los Enemigos, 
6 que havrá gran mortandad , 6 guer- 
ras , ó hambre , fegun lo que fe., le 
ocurre , eftando borracho. Coníiderad 
como tendrá el juicio , i la Cabega, 
porque ellos mifmos dicen, que les pa- 
rece que vén las Cafas bueltas de arri« 
ba abajo , i que los Hombres andan 
con la Cabega , los Pits acia el Cielo: 
Efta Cogioba la hacen también á los 
Cemis de Piedra , i de Palo , como 
á los Cadáveres , que hemos dicho 
arriba. 

Son los Cemis de Piedra de di-' 
verfa manera j algunos dicen , que fon 
los que facan los Médicos del cuer- 
po á los Enfermos: i tienen por feguro¿ 
que fon los mejores para hacer parirlas 
Preñadas i ai otros , que hablan , que tie- 
nen 



















Cap. 
zo.De 

los Ce* 
ruis Bu 
gia, i 

Aiba. 



Cap. 

2 [.Dé? 

el Ge- 
mis 

Gsíí" 
morete 



Cap. 
iz.jDi 

otreCe 
mis ,q 
Je lla~ 
miOpi 
gielgsto 



68 HíSFORIA DEL AlMIRANfB DE LAS INDIAS 

nen figura de vn Nabo gordo ,con las por la noche falia fuera de cafa, i fe iba 
hojas eítendídas por tierra, i largas, co- á las Selvas , donde iban, á bufcarlo , i 
ino las de Alciparrasjlas quaíes regular- le traían atado con Togas, peroel volvia 
ittérMfe cieñen forma de hojas de Gimo: á las .Selvas :iqumdolos Chriítianoslle- 
Otras tienen eres puntas, icreenfer pro- garon á la Efpañola , dicen que fe efea- 1 
elucidas de la Juca , fon femejances al pó , i fe fue á vna Laguna , i que por 
Rábano : i otras tienen feis , ó íiete las huellas le íiguieron-, pero que no le 
puntas, que no sé á que compararlas, por vieron mas,nifaben otracolade efto. Co- 
no haverviíro alguna femejante a ellas» en molo compré» lo vendo. 
Efpaña , ni en otra parte El tallo de la Elle Guabancexeftaba en Tierra de va 
Tuca es de va eftado de alto: Digamos Gran Cacique, de los mas Principales,l!a^ 
aora de la creencia , que tienen,en lo que mido Aumatex, el qual Cernís es Muger, 
toca á los ídolos , iá los Omines, i de i dicen que tiene otros dos, en fu cojm- 
los grandes engaños, que reciben de pañia , el vno es Pregonero , i el otro 
ellos. Recogedor ,i Govemador délas Aguas, 

Dicen, que quando Wvo aquí guer- i quando Guabancexfe enfurece, dicen 
ras, quemaron al Cemis Bugia, i laban- que hice mover el Viento , i el Agua¿ 
doíe defpue; con c/amo de Juca , le i hecha por tierra las Cafas , i derriba 
crecieron los Bracjos , i el Cuerpo , i los Arboles ; elle Cemis dicen que es 
le nacieron los ojos otra vez : la fuca Muger, i hecho de Piedra de aquel País, 
era pequeña, í con el agua, i el qamo i los otros dos , que eftan en fucom-* 
referido , la lavaban , para que engor- pañia, el vno fe llamaba Guatauva, i es 
dale, ¡afirman, que daba enferme- Pregonero, porque van los dos por man- 
dades á los que havian hecho elle Ce- dato Guabancex á que todos los Ce- 
rnís , por no liaverle llevado de comer mines de aquella Provincia aiuden á 
Juca. Tenia por nombre elle Cemis hacer mucho Viento, ¡ Agua : El otro 
Braidama, i quando alguno enfermaba fe HamaCoatrifquia, que dicen recojejlas 
llamaban alBuliuitihu , i le pregunta- Aguas, en los Valles entte lasMontañas, 
ban, de qué havia procedido fu enfer- i defpues las deja correr, nafta que con 
medad? Y refpondia , que Braidama las avenidas deftrúien el Pais : lo qual 
le havia embiado de comer con los que tienen ellos por muí cierto, 
tenían cuidado de fu Cafa, i ello decía Efte Cemis es de vn Principal Ca- 
que Ce lo havia dicho el Cernís Brai- cique de la Efpañola , i es ídolo á 
dama, quien dan diverfos nombres , el qual 

Dicen , que quando hicieron la Ca- fué hallado en el modo que contaré, 
fa de Guamorete , el qual era hombre Dicen que en los tiempos pafados , no 
Principal , pulieron vn Cemi , qae él faben quanto ha , vn día andando á cá- 
tenla , i fe llamaba Corocote , encima §a, dieron con cierto Animal, que huien- 
de la cafa , i quando tenían Guerra en- do, corrieron tras él , i fe les metió en 
tre ellos , i los Enemigos de Guamo- vn hoio , i citándole mirando , vieron 
rete , abra faro n la cafa, enqueeíhba Co- vna viga, que parecía que eftaba viva; 
rocote ; dicen que entonces fe. levantó viendo efto el. Calador , fue á avifar á 
en alto el Cemi , i fe fué á díftancía fu Señor , que era Cacique , i Padre 
de vn tiro de Ballefta , i que quando de Guaiaronel , i le dijo lo que havia 
eftaba fobre la cafa , bajaba , i dormía vifto , fueron allá , i hallaron lo oue 
con las ¡Vlugetes : i defpues de muer- el Cacador decia , i junto aquel tron* 
to Guamorete , vino el Cemi á poder co le fabricaron vna Cafa. Dicen que 
de orto Cacique , i todavía dormía fale de ella díverfas veces, i va. al íl- 
eon eiias , i dicen mas, que en la cabe- tio de donde le havian traído , ó cer«¡ 
ga le nacieron dos Coronas , por lo qual ca de él , por lo qual el Señor referido, 
decían , pues que el tiene dos Corolas, ó fu hijo Guaraionel , le embiaron á 
curto es fer lijo de Corocote , i efto lo bufear , i le hallaron efeondido , i 
teüjian por ciertiíirm. Defpues tuvo ef- otra vez le ataron , i le metieron en 
te Cerní otro Cacique llamado Guata- vn faco , i con todo efto andaba como 
banex , i fu Lugar fe llamaba Sacaba. antes , lo qual tiene por cofa cemilma 

Eíle le tenia vn hombre Principal, aquella gente ignorante, 
que fe llamaba Cavavaniovava, que te* Uno de ellos Caciques fe llamaba 

n ia muchos Vafailos. Dicen , que efte Cacibaquel , Padre del dicho Guarió- 

Cernís, tenia quatro Pies, como de Per- nel , i e! otro Gatmnacoel j decían que 

ro , i es de palo , í que muchas veqes, aquel Gran Señor, que. eftá en el Cie- 
lo 



DonChristova 

lo como en el principio del Libro va ef- 
cnto, esCazibu,quehizo vna abítinancia 
en efte Lugar, que comunmente hacen to- 
dos los Indios, porque eftán encerrados 
íeis,óíiecedias,fin comer otra cofa , que 
£umodeierbas,con el qual Telaban tam- 
bién. Acabado efte tiempo toman alguna 
cofa,que les (irve de alimento, y mientras 
han eítado fin comer,afeguran haver virio 
alguna cofa, que defean, por la debilidad 
que tienen en el Cuerpo, i la Cabeza} i 
todos hacen efte aiuno , á honra délos 
Cemines, que tienen , por faberíi alcan- 
zarán Victoria de fus Enemigos, ó para 
adquirir riquezas , ó porqualquieraotra 
cofa,quedefean¿i dicen, que efte Cacique, 
haviendo hablado con Jocavvaghama le 
ha vía dicho , que qualquiera, que def- 
pues de fu muerte quedafe vivo , goza- 
ría poco fu Dominio , porque veria en 
fií Tierra vna Gente vellida, la qual ha- 
via de dominarlos, i matarlos , i hacer, 
que fe muriefen de hambreadlos penfaron 
primero,que eílos havian de fer lo« Caní- 
bales ; pero confederando que no hacían 
otra'cofa mas de hurtar, i huir, pero creie- 
ron, que feria otra Gente, laque decía el 
Cemisji aora creen, que eíieesel Almi- 
rante, i la Gente , que trai configo. 

Quiero aora contar loque vi , i paso 
quando Yo, i otros Frailes eftabamos en 
Cartilla, i Yo Frai Román , pobre Ere- 
mita) , quedé , i me fui á laMadalena, á 
vna Fortaleza, la qual hizo fabricar Don 
Chriftoval Colón, Almirante, Virrei ,i 
Governador de las Islas, i de la Tierra- 
Firme de las Indias, por mandato del Rei 
Don Fernán to, i de la Reina Doña Ifabél, 
nneftros Señores. 

Eftando , pues , en aquella Fortaleza, 
en compañía de Artiaga,Capitan de ella, 
por mandado de Don Chriftoval Colón, 
quifo Dios iluminar con la Lumbre de 
Santa Fe Católica, toda vna Cafa de 
la Gente Principal de la dicha Provincia 
Madalena, la qual fe llamaba antes Maro. 
//f , i e! Señor de ella Guavavoconel , que 
quiere decir, hijo de Guavaenechin ; en efta 
Cafa viven fus Criados, ó Servidores , i 
favorecidos , que por Sobrenombre tie- 
nen el de Jauva Variü , i en todos eran 
diezi feis perfonas, Parientes todos, i en- 
tre ellos cinco hijos Varones-,de eftosvno 
murió, i los otros quatto recibieron el 
Agua del Santo Bautifmo; i creo, que mu- 
rieron Martires,como fe vióenfu muer- 
te^ conrtanciaiel primero, que recibió la 
muerte ,ó el Agua del Santo Bautifmo, 
fué vn Indio llamado Gunticaba , que 
defpues fe U^mó Juan. Jarte fué d'prini^ 



t Colón? C§ 

Chriftiano , que padeció cruel muerte ; i 
cierto me parece , que la tuvo de Mártir, 
porque he oido a!gunos,que fe hallaron en 
ella,que decía, Dios Aboriadacba ,que quie-¡ 
re decir : To foi ftervo de Dios , i aíi murió 
fu hermano Antonio, i con él otro, dicien- 
do lo rnifmo,que él: Toda la Gente de 
efta Cafa eftuvo en mi Compañía, i hadar» 
quanto me agradaba } los que quedaron vi - 
vos,i viven oi, fon Chríftianos,por acra^ 
del referido Don Chriftoval Colón, i aora 
ai muchos mas Chriftianos , por la Gracia 
de Dios. 

Digamos aora lo que nos fucedó en 
la Isla de laMadalena. Hallándome en 
ella, vino el dicho feñor Almirante , en 
focorro de Arriaga, i de algunos Chriftia-; 
nos , que eftaban fitiados por los Enemi-i 
gos Subditos de vn Caciquejque íe llama- 
ba Caonaoyi me dijo el Almirante, que en 
laProvinciade laMadalena ,Marolis te-> 
niadiverfa lengua de la otra , i que no la 
entendían en toda la Tierra, pero que 
Yofuefeá eftár con otro Cacique , lia-. 1 
madoGuarionex, Señor de mucha Gen-i 
te, cuia Lengua fe entendía por toda 
aquella Tierra , con lo qual , de fu orden 
me fui á eftár con el dicho Guarionex; 
aunque es verdad, que Yo dije al feñor 
Governador D. Chriftoval Colón: Señor % 
como quiere F.S. que Tovaia a eflfrr con Gua~ 
rionex t nofabiendo otra Lengua, que la del Ma- 
ronis-, denté VS. licencia par a que venga con» 
migo alguno de los de Huhuici , que defpues 
fueron Chriftianos , i fabian ambas Ien-¡ 
guas, lo qual me concedió, i me dijo.que 
llevafe conmigo á quien Yo mas quifiefeii 
Dios,por fu bondad , me dio por Compa- 
ñero el mejor de los Indios , i el mas prac- 
tico en la Santa Fé Catholica, i "defpues 
me le quitó; fea Dios bendito , que me le 
dio , i me le quitó ,que verdaderamente 
Yo le tenia por mui buen hijo, i hermano, 
i era el Juai Cabana , que defpues fué 
Chriftiano ,i fe llamo Juan. De las cofas 
que pafamos aqui , Yo pobre Ermifaño, 
no diré cofa alguna, i como partimos Yo 
i Juai Cabana, i fuimos ala I fabela, i e£ 
peramosá el feñor Almirante , harta que 
volvió de el focorro, que dio á la Ma- 
dalena , i luego , que llegó fuimos adonde 
nos haviá mandado , en compañía de 
vno, que fe llamava Juan de Agiada, á cuio 
cargo eftuvo vna Fortaleza •, el Gover-' 
nador Don Chriftoval Colón hizo fabri- 
car á media legua de donde nofotros ha- 
viamos dereíidir ,i mandó el feñor Al- 
mirante , á el dicho Juan de Agiada , que 
nosdiefle de comer de lo que tenia en la 
F^KáJega 5 U qual fe llamaba, laConceps 
T eiora 




























































































yo Historia del Almirante 

cioi) , eftuvimos coa aquel Cacique Gua- 
riónos , dos años , enfeñandoie íiempre 
nueltra Santa Fé Catholicaj las colum- 
bres de los Chriíüanos. A el principio 
moílró buena voluntad, i dio efperanga 
de hacer todo lo que quifiefemos , i de 
fer Chriítiano, diciendo, que le enfeña- 
sémos el Padre Nuflero, el Ave Mdrm , i 
el Credo , que aprendieron muchos de 
fu Cafa , i él , cada mañana .decia fus 
Oraciones, i hacia que las dijefen todos 
ios de fu Familia, pero defpues fe en* 
fado , i dejo eíle buen propcíito , por 
culpa de otros Principales de la Tierra, 
que le reprehendían , que quería obede- 
cer á la Lei Chríítiana, ílendo afí , que 
los Chriítianos, eran perverfos ,i le te- 
nían tomada fu Tierra, por fuerg a , por 
lo qual le aconfejaban , que no ciudafe 
mas de lascofasde los Chriftianos, fino 
que fe concerdafen , i conjurafen ama- 
tarlos j porque no era poíible íatisfa- 
cerlos, i havian determinado no feguir 
fus acciones en modo alguno. 

Viendo nofotros , que fe diftraia , i 
que olvidando lo que le haviamos en- 
feñado,refol vimos dejarle, é irnos adon-, 
de pudíefemos hacer mas fruto , enCe- 
ñando álos Indios , i amaeltrandoles en 
las cofas de la Santa Fe : Y aíi fuimos 
á otro Cacique Principal , el qual 
nosmoftraba buena voluntad , dicien- 
do quería fer ChriíHano , el qual fe 
llamaba Maviatue. h el fegundo dia que 
partimos del Pueblo , i habitación de 
Guanonex para ir á la Tierra del re- 
ferido Maviatue, Yo Fr. Román Pane, 
Pobre Eremita , i Fr. Juan Borgoñoo, 
del Orden de San Francifco , i Juan Ma- 
teo , el primero , que recibió ei Bmtif- 
rao en la Ef pan ola , la Gente de Gua- 
rionex , fabricaba vna Cafa cerca de 
otra de la Oración, en que dejamos acu- 
nas Imágenes, para que fe arrodiliafen, 
i regifen delante de ellas, i tuvíefen ef- 
tc confuelo los Catecúmenos, que eran 
la Madre , Hermanos , i Parientes del 
dicho Juan Mateo , primer Chnítiano, 
á quien fe juntaron otros fiete , i def- 
pues todos los de fu Cafa fe hicieron 
Chriírianos , i perfeveraron en el buen 
propoílto , fegun nueílra Santa Fe: de 
manera , que toda la Cafa referida que- 
daba en guarda de la de Oración, i 
áe algunas pofeíiones, que Yo havía la- 
brado , i hecho labrar. 

Haviendo quedado eftos en guarda 
de la dicha Cafa , el fegundo dia def- 
pues que partimos , fueron feis hom- 
bres a ella , i de orden de Guanonex 



de las Indias 

les dijeron á los Hete Catecúmenos, que 
havian quedado en cullodia , que to- 
mafen las Imágenes , que Frai Román 
les havía dejado para guardar , i las 
rompiefen , i defquarti gafen ; por- 
que haviendofe ido Frai Román , i 
fus Compañeros , no fabrian efte he«i 
cho. Aquellos feis Criados de Gua^ 
rionex , que fueron á la Cafa de Ora- 
ción , h aliaron feis Niños , que la 
hacían Guarda , i temiendo lo que def-! 
pues los lucedió , los muchachos, adies- 
trados , dijeron , que no querían , que 
entrafen , mas ellos entraron por fuer- 
za , i quitaron , i fe llevaron las Imá- 
genes. 

Luego ,que falieron de la Cafa de la 
Oración , las enterraron , i las pifaron 
encima , diciendo :, Aura feran buenos , i 
grandes tus frutos : i ello porque hicie- 
ron efta maldad en vn Campo bien la- 
brado , diciendo , .^je feria bueno elfrit* 
$o de lo que efiabj jembrado allí , todo par 
vituperio i Vifto efto por los mucha- 
chos , que guardaban la Cafa de Ora- 
ción , por orden de los Catecúmenos, 
fueron luego a fus maiores , que eftaban 
en fus haciendas , i los dijeron , que 
la Gente de Guarionexhavia deftreca- 
do , i Vituperado las Imágenes : oido 
elto por eilos , dejaron lo que eítaban lu- 
ciendo , i fueron gritando a hacerlo ; s fi« 
ber á Don Bartolomé Colón , que en- 
tonces tenia ei Goviemo por íu Her- 
mano el Almirante , que havía buclto á 
Cartilla, el qual, como Virrei , i Gover- 
nadorde la Isla, fulmino procefo contra 
los mal hechores, i ¡abida la verdad , higo 
quemar Jos deiinquentes , pero no por efo 
los demás fubdicos depusieron el mal ani- 
mo de matar vn día a los Gíinftianos, fe- 
ñalandoen el que iban apagar el Tribu- 
to, pero efe mifmo dia , defeubierta fu 
traición , fueron prefos todos los que 
iban conjurados : i fin embargo perfe- 
veraron en el mifmo propoíüto , dando 
muerte a quatro Hombres , i Juan Ma- 
teo, i Antonio fu Hermano , los qua'.es 
havian íido Bautigados , i dsfpues fue- 
ron donde ellaban las Imágenes, i las 
hicieron pedagos. 

Pafados algunos dias,mando el Señor 
deaquel Campo,facar el Agí, que Con Rai- 
ces femejantesá los Nabos, iálos Rá- 
banos, i en el Lugar donde eftaban en- 
terradas las Imagenes,habian nacido dos, 
ó tres Agís , como íi los huvieíen pueíto 
vno encima de otro, en forma de Cruz; ni 
era poíible , que hombre alguno hallafe 
Cíu^ feuKjance ¿ pero la encontró la Ma- 
dre 



Dow Chrístoval Col&m 



dre de Guaríonex ,que era la peor Mu- 
ger , que Yo conocí en quelias Parces, 
Iaqual lo tuvo por gran Milagro, i dijo 
al Caftellano déla Fortaleza de la Con- 
cepción : Dios ha hecho efle Milagro , donde 
efiüvieron enterradas ¡as Imágenes , i kl [abe 
porqué. Digamos aora como fe hicieron 
Chri (líanos los primeros, que recibieron 
el Santo Biutifmo , i loque esnecefario 
ejecutar.para hacerlos Chiílianos a todos. 
Es cierto,quela Isla tiene gran neceíidad 
de Gente, para caftígar los Señores que 
no quieren entrar ,en que aquellos Pueblos 
entiendan las cofas de la Santa Fe, Cató- 
lica, i dejarlos enfeñar, i puedo decir con 
verdad,que ni pueden, ni (aben contrade- 
cirlos^ que me he fatigado porfaberlo,pa« 
j íener certidumbre de e!lo,comofecoU- 
giW *Se lo que hada aora hemos referido; 
i al buen entendedor bailan pecas voces. 

■ Los primevos Chriftisnos de la isla 
Efpañola, fon los que hemos dicho arriba'} 
conviene á Caber , Ganauvariu , en cuia 
cafahavia diez i fíete perfonas, quetodas 
fe Bautizaron , haciéndoles conocer , que 
ai vn Dios , el qual hico todas las colas, 
i crió el Cielo, tía Tierra, lo qual fácil- 
mente creían } pero con otros havia ne- 
ceíidad demás eficacia ,é ingenio, por- 
que no todos Cornos de vna mifma natura- 
lega , puefto que á aquellos tuvieron , buen 
principio, i mejor fin , no los fucederia á 
otro t s afsi , que fueíen empegar bien, i def- 



y Í 



cía , para poder perfeverar , i fino mé 
quite el entendimiento. 

Fin de h Obra del Pobre Eremita Román 
Pane, 

CATTTVLO LXIL Como el Almi\ 

rante volvió ¿3 Ejpftña, a dar quet& 

ía A los Retes Católicos del ef» 

tado en que havia dejada 

la Isla. 

Volviendo a lo principal de nues- 
tra Hiíloria, digo, que el Almiran- 
te , haviendo iá pacificado la Isla 9 
i fabricado la Ciudad de lalfabela 3 aun- 
que pequeña , i tres Fortalezas por I3 
Tierra , refolvió volverfe á Efpaña z 
dar cuenta á los Reies Católicos de mu- 
chas cofas, que le parecía convenían á 
fu Real férvido , efpeciairnente por oca» 
fíon de muchas perfonas mal inclinadas, 
i mordaces, que movidas de embidia , í 
malignidad , no dejaban de informar mal 
á los Reies de las cofas de las Indias, 
en deshonor, í perjuicio del Almirante, 
i de fus hermanos ; por lo qual fe era-i 
barco el Jueves diez de Margo del Año de 
1495, con docientos Gandíanos, i trein^ 
ta Indios } i al amanecer tendió las Ve- 
las en el Puerto de la Ifabela , i bolteand© 



pues fe burlan de lo que les han enfefiado, con Vientos Levantes , partió por la Cof- 



J. .__.„. — 1 » 

por lo qual fe oeceíka de fuerga , í de 
caílígo. El primero que recibió el San- 
to Biutifmo en la Isla de la Efpañola, 
fue Juan Mateo , que fe bautizó el Dia 
del Evangeliza San Mateo, del año de 
1495. i defpues toda fu Cafa , donde 
huvo muchos Chriílianos } huviera 
mas fi huviefen tenido Perfonas , que 
los enfeñafen , i que los refrenafen ¿ i 
íi alguno pregunta , por qué tengo por 
tan fácil elle negocio , digo , que por- 
que lo he vifto con experiencia , i ef- 
pecialmeute en vn Cacique Principal, 
llamado Mahuviativire, el qual ha mas de 
tresaños»que continua en la buena volun- 
tad de querer fer Chiíliano , i ofrece que 
no rendrá mas de vna Muger , porque 
fuele¡n tener dos , i tres, i los Principa- 
les diez , quince , i veinte. Efto es lo 
que Xo be podido comprehender, i fa- 
ber acerca de las Coftumbres , i Ritos 
de los Indios de la Efpañola, por la di- 
ligencia de que he vfado, por lo qual no 
pretendo ninguna vtilidad efpiritual, ó 
Temporal: plegué a Dios Nueílro Señor, 
que fi efto es para, fu feu vicio , me dé grie- 



ta abajo , con dos Caravelas ; la vna,: 
llamada Sauta Cruz , i la otra la Niña 9 
las mifmas que eran en que havia idoá 
defcubrír la Isla de Cuba; pero porque los 
Vientos eran pos la raaior parte Le- 
vantes , viendofe con neceíidad ■ de baf- 
timentos , i con la Gente mui flaca , i 
afligida } tuvo propofito de volver acia 
Medio Dia, i tomar Tierra , en las Islas 
de los Caribes , el dia feis de Abril , í 
con efecto llegó á ellas , en tres días , i 
dio fondo en Marigalante ,el Sábado á 
9. de Abril ; i el dia frguiente, aunque 
no tenia coílumbre de levar Ancoras 
eflando en Puerto ¡os Domingos , por lo 
qual mormuraba la Gente de que íendo 
á bufear de comer , no debian obfervar 
las Fiefta9,con tanta puntualidad : i aíi 
fué á furgir á la Isla de Guadalupe , i 
embió las Barcas á tierra, bien armadas- 
pero antes de llegar, Calieron del Bofqug 
muchas mugeres , armadas con Arcos 
Flechas , i Penachos, en acción de que» 
rer defender la Tierra , por lo qual \ 
también porque el Mar eftaba alborotado 
los cU tes Barcas t fin llegar á tk rra * 


































Historia del Almirante délas Indias 



cmbiaron doslndios,de los que traían, de 
la Efpañola , nadando, de los qualcs las 
Mugeresfe informaron, particularmente 
de los Ghritlianos , i haviendo enten- 
dido, que no bufeaban masque baftiinen- 
ros , a trueque de las cofas , que lleva- 
ban , dijeron , que fuefen s ala otra par- 
te del Norte, con los Navios, donde ef- 
taban fus Marídeseos quales los provee- 
rían de todo lo que quiíiefen Navegan- 
do bien cerca de Tierra, vieron, en la 
orilla, mucha Gente .cargada de Arcos, 
i Flechas , los quales difparaban fobre 
los Nueftros ,con gran atrevimiento , i 
ruido,aunque en vanosporque no alcanza- 
ban las Flechas -, pero viendo , que lasBar- 
cas armadas querían tomar Tierra , fe re- 
tiraron los indios, á vna embofeada , i 
quando ¡allegaban, á ella los embutieron 
para impedir el defembarco. 

Peroefpantados delasEfcopetas,q^e 
fe dífparabw defde las Barcas, fe vie- 
ron precifados á retirarfe al Bofque , á 
bandonando fus Cafas, i haciendas , en 
las quales entraron los Chriítianos,roban» 
do , i deftruiendo lo que hallaban ; i 
porque fabian el modo de hacer fu pan, 
empegaron ,á manejar la mafa , i hacer 
pan : de modo, que fe higo laprovifion 
quenecefitaban. Entre otras cofas t que 
hallaron en las cafas,haviaPapagaiosgran- 
áss , Miel , Cera ,i Hierro, de que te- 
pían hachuclas, conque partían las cofas, 
i Telares como de Tapetes , en ique te* 
gian fus Camas* las Cafas eran quadradas, 
no redondas ,comoerilas demás Islas fe 
yfa,ijenvna de ellas fué h aliado vnbrago 
de hombre, puefto á afar en vn Afador. 

En tanto que fe hacia el pan, embió 
c] Almirante quarenta hombres por la 
Tierra , á faber alguna cofa de ella, i fu 
dífpoíicion , i calidad, los quales vol- 
vieron al diaíiguicnte, con diez Muge- 
res , i tres Niños prefosj la demás gente 
huió. , i entre las prefas havia vna, 
que era Mugerde vn Cacique, que ape- 
nas la podia alcangar vn Canario velo.} 
diurno, i atrevidifimo, que havia llevado 
configo el Almirante , i aun fe huviera 
efeapado , fino que como la India le vio 
folo, pensó prenderle, i haviendo llega- 
do á luchar, el Canario, no podia refiftir- 
la , i fino llegan los Chriftianos en fu 
focorro, le ahoga. Eftas Indias traen las 
piernas faxadas con Algodón hilado, para 
que parezcan gordas , i llaman Cairo á efte 
adorno ,el qual tienen por gran genti» 
lega, i fe le aprietan de tal fuerte , que 
fi por algún motivo fe desfajan v queda 
U parte de pierna,desfajada, muí delgada* 



En Jamaica vfan de lomefmo, Hombres* 
i Mugeres , i aun fefaj;\n los bragos, harta 
el fobaco jefio es, la parte mas delgada, 
á modo de los Braones , que vfabamos 
antiguamente nofotros:Son afimífmoef* 
tas Mugetes goidilimas , i havia alguna 
de brago ,i medio ,i mas, de gordura, 
ien lo demás eran proporcionadas » i 
quando los hijos pueden tenerfe en pie, 
los dan vn Arco , para que aprendan á 
Flechar , i todastraen los Cabellos largos, 
i fueltos por la efpalda , fin traer nada 
de fu Cuerpo, cubierro. Contaba la Se- 
ñora , ó Cacica cautiva, que toda aques 
lia Isla era de Mugeres • i que las que no 
havian querido dejar llegar las Barcas á 
Tierra , eran Mugeres , excepto quatro 
hombres , que fe harían hallado alli ca- 
fualmente ,de otra Isla, porque en cier^ 
to tiempo del año folian venir á deleitar- 
fe , i que efto lo hacían también las de 
otra Isla , que llaman Matinino , de las 
quales referia lo mifmo , que fe cuenta 
délas Amagonas; el Almirante locreió, 
por lo que vio en efta India , i por el 
animo , i fuergas , que mortraron } i tam- 
bién dicen , que parece, que tienen mas 
ragon , que las de las otras Islas , porque 
en otros Lugares no fabian mas de quem 
ta de tiempo , que fer el día lo que du- 
raba el Sol , i la Noche la Luna i pero 
eftas Indias contaban los tiempos por 
las otras Eftrellas , diciendo quando éi. 
Carro fe levanta , ó tal Ertrella va al 
MoJite , entonces es tiempo de hacer 
efto , ó aquello. 

CJTITVLO LXIIL Como el Al- 
mirante par t ib a Qafiilla 3 defde la 
Isla de Guadalupe. 

DEfpues de haver hecho todo el Pan, 
que bailaba para veinte días , coa 
otro tanto que tenían en los Na- 
vios , determinó el Almirante feguir fu 
Viage á Cartilla j pero viendo , que aque- 
lla Isla era como vna Efcala , i Puer- 
ta á las demás Islas , quifo primero, 
dejar contentas aquellas Indias , con 
algunas dadivas , en fatisfucion de los 
daños , que las havian hecho , i a/i 
mandó ponerlas en Tierra , excepto la 
Cacica , la qual fe contentó con el ir á 
Cartilla, traiendo vna hija fuia, en com- 
pañía de los demás Indios , que fe traían 
de la Efpañola , vno de los. quales era 
el Reí Caunabo , de quien fe ha dicho, 
que era el Maior, i de mas Nombre de 
¿la , i cite, porque oo ej& Natural de 

ella, 



« 



Dün Christoval Colon* »gf 

ella , fino de losCaríbdes, i por efo la porque ia fe hallaban a! Cabo de San Vi-} 

Cacica quifo venir á Caíliila con el Al- cente; de lo qual fe reían todos, afirmando] 

mirante, el qual, defpues que fe pro- algunos, que eítaban en elCanaIdetflan«¡ 

vcióde Agua, Pan, i Leña, dio al Vicn- des, i otros en Inglaterra; i los que erra-* 

to las Velas Miércoles á zo. de Abnl¿ ban menos , decían, que en Galicia i 

i partió de aquella isla de Guadalu- par efto no debían, amainar, pues mejor 

pe, con Viento efeafo , i muchas Cal- era perecer en Tierra, que morir en el 

m¿s, profiguió fu viage , navegando por Mar, del hambre, que padecían, la qual fue 

el grado 2.¿. quandoi mas , ó guando tan grande , que muchos querían comerfe, 

menos, fegun los Vientos requerían; los índios,quetraian}iotros, por refer- 

porque entonces no fe tenia experíen- var lo poco , que fe les daba, querían qué 

cía de|meterfc bien»ácia el Norte , para fuefenheehados enclMar,como lo hu-> 

hallar los Vientos Vendábales , por lo vieran hecho, fi el Almirante no moftra/ 



qual , haviendo navegado poco, i íienJo 
la Gente mucha" , empegaron ,a zo> óc 
Maio ,á padecer gran tribulación , por 
falta deBaftimentos , que era tanta , que 
folo le daban a cada vno de ración, feís 
©ugas de pan , i quartillo i medio de 
Agua , fin otra cofa : i aunque iban ocho, 
6 diez Pilotos en aquella Caravcla , nin- 
guno fabia donde eítaban, fino el Almiran- 
te , que tenia , por mili cierto eíHr vn 
poco al Occidente de las islas de los 
Agorcs , de que daba ragon en fu Itine- 
rario , diciendo: EJi l a mañana corueftaban 
las agujas Flamencas, comofuelen , vna quar~ 
taj las Gimvefas,que folian conformar fe con 
ellas y no Norusfiaban fino poco , i en adelan- 
te havim de Noruejlear iendo al Lefle , que 
es fthal , que nos hallábamos cien leguas , ó 
foco mas % a\ Occidente de las Islas de los Acores-^ 
porque quando ejluvierctmos , a ciento entonces 



ra gran rigor en evitarlo , confideran-i 
do , que eran fus próximos , i Chriftia-l 
nos , i que en ragon no fe debían tratas 
menos bien , que a los demás. Por lo qual 
plugo á Dios premiarle, con darle á la 
mañana figuiente la Tierra, que él losha* 
viYprQmetido:deque refultó , que def-¡ 
pues tué tenido porfapientifimo, i divine^ 
en la Navegacion,por la Gente de Mar.; 

CAPITULÓ LXIV. Como el Almti 

rante llegd , á la Corte , i de la Ex* 

pedición , que le come tieron los 

Reies Católicos ,á fu bueU 

ta d Iridias. 

L Legado el Almirante , i Tierra di 
Cartilla, empegó promptamenteá 



ejlaba el Mar en poca isrva de ramillos ef- düponerfu partida ,para laCiuda d de 
punidos,: ¿as Agujas Flamencas Horuefieaban Burgos, donde fué bíenrecibi do de los 
vna quarta ,i las Ginovefas herian el Ñor- Reies Católicos, que eftabanariá cele-i 

brar las Bodas del Serenifimo Principé 
Don Juan, fu Hijo, con MadamaMarga- 
ritade Auftria,H:ja delEmperadorMaxi- 
miliano ,quehavia entonces llegado , i 
ha.via fido recibida folemnemente, con 1 3 
maior parte de Señores, i la mejor , i mas 
Ilu[t.reGenre,que haítaentonces fe havia 
viítojuntacn Efpaña: pero las particula- 
ridades,? grandegas de eíta función, aung 
que Yoeltuveprefente,por fer Paje del re- 
ferido Principe, no las contaré , aíi porque 
no pertenecen á laHiftoria , como porque 
los Coronillas de fus Altegas tendrán efte 
cuidado: Y volviendo, á lo que toca al A!-: 
mirante, dígo.quehav iendo llegado á Bur- 
gosjhigovn gran Prefenteá los Reies Ca- 
tólicos, de muchas cofas , i tnueftras , que 
traía délas Indias , aíi de diverfidad de 
Odimira .queelUentre Lisboa, i el Ca- Pájaros , i Animales .corno de Arboles, 
bode San Vicente , haviendo pafado plantas , inftrumentos ,i otras cofas ,de 
muchos dias , que todos los otros Pilo- que loslndiosle firven en fus Cafas , i 
tos fe acodaban íiempre á Tierra, excep- pl aceres; i afimifmo de muchas mafcaras¿ 
toei Almirante, que la Noche antes tem- i cintas con varias figuras, en las quales 
pió la íuriade las Velas , con temor del pe- en lugar de ojos , i orejas , folian poner 
ligro de Tierra, diciendo t que hacia efto los Indios ,oja§ de Oro , i demias mucho 



te ¡i quando eftuvieramos mas al LcfleNor- 
d(fte , harían alguna cofa ; lo que fe ve- 
rificó de repente , el Domingo figuien- 
te á 2,z, de Maio ; de cuio indicio , i 
de la cercidumbre de fu punto co- 
noció entonces , que fe hallaba cien 
leguas diílante de los Agores , de que 
fe maravilla é! mifmo, i atribuía la ragon, 
á la diferencia del imán , con que fe tem- 
plan las Agujas; porque nafta aquella Li» 
íiea,tol3sNoruefteaban vna quarta,i aqui 
las vnas perfeveraron , i las otras , que 
eran lasGinovcfas, herido la ELltrelladel 
Norte juftamente , í lo mifmo fe verificó 
el día figuiente 14 de Maio. 

Siguiendo fu Viage, Miércoles a S¿ 
de Junio,andando codos los Pilotos como 
Ciegos, í perdidos, llegaron , áviftade 












-7 4 



Historia del Almirante de las Indias 




Oro engrano , como lé produjo la Na- víamos férvido de Pages al Principe Don 

turalega, pequeño, i gruefo, como Habas Juan, que havia muerto entonces, paru 

iGarbangns , i algunos granos como ticipamosde fu tardanza , no quedamos 

Huebosde Palomas, bien que defpuesno efemptosde iaCorte, haftaqueá el tiem- 






• 



fué tan eltimado, porque fe halló pedago 
grande de Oro , quepefabamás de 30, 
libras i pero entonces, con laefperanga de 
lo que haviia defpues ,fe eítimaba por 
gran cofa , i como tal los recibieron los 
Reics Católicos , con mucha alegría , i 
Jo tuvieron en gran fervicio. 

Defpues- que el Almirante higo la rela- 
ciojí de todo lo que pertenecía al beneficio 
i población de las Indias.queria volverfe 
á ellas promptamenre, con temor, de que 
faltando él, no fucediefealgundefa(tre,ó 
defventura •, maiormente quando havia 
dejado la Gente en gran neceíidad de 
muchas cofis, que havian menefter todos 
para fu mapu.tencjlon,pero aunque él higo 
fu in.ftanci i eneílo, como las cofas de la 
Coree fájele a ir de efpacio,no pudo fer 
defpachado tan brevemente , que no pa» 
fdCen diez, ó once mefes, antes de alcan- 
zar la expedición de dos Navios , que 
ñieron embiados delante con Socorros, de 
que era Capitán Pedro Fernandez Co- 
ronel. 

Partieron ellos , en el mes de Febrero 
del año de 1498. i el Almirante quedó 
íblicitando el redo de la Armada , que 
para fu bue'.ta délas Indias era necefaria: 
pero no pudo tan prefto ver el fin , fin que 
pafafe masdevn año, eftandofe para efto 
en Burgos, i en Medina del Campo, don- 
de eítando la Corte el ano de 1499. le 
concedieron los Reies Católicos muchas 
gracias , i Proviíiones , no folo pertene- 
cientes á fus negocios, i eftado, fino es al 
buen govierno , iprovifion de tos cofas 
de Indias, de lo qual quiero aquí hacer 
relación paraque fefepa labuena volun- 
tad,que los ReiesCatolicos tuvieron en- 
tonces, de gratificar fus Méritos, i Servi- 
cios , i quanto fe mudó efto defpues, por 
Jas malas informaciones de embidiofos, 
i malignos , que caufaron le hiciefen tan - 
tos agravios , como diremos defpues: 
Pero volviendo á fu partida defde la Cor- 
te, á Se viila, digo, que aun aqui, por culpa 
del mal govierno délos Miníftros Reales, 
i efpecialrrsente de vn Don luán de Fon- 
feca, Arcediano de Sevilla , fe detuvo el 
defpacho déla Armada mucho mas de lo 
que convenia} de que nació, que el dicho 
Don Juan, que fué defpues Argobifpo de 
Burgos,tuvo continuadamenre odio mor- 
tal al Almirante,! áfuscofas,i fe higo Ca- 
bega de los que trataban de ponerle en 
defgracia de los Reies Católicos: i aun 



pode fu partida, nos embió á 11, de No- 
viembre del año KÍ99 defde Sevilla áfer- 
vir de Pages á la SerenifimaReinaDoña 
Ifabéj, de Gloriofa memoria. 

CAPITULO LXV. Como el Almi^ 

rante fedib de Caftilla a defeubrir 

la Tierra- Firme del* aria* 

Siguiendo, pues , el Almirante fu ex- 
pedición .áfuerga de Bragos , ! coqi 
mucha diligencia fe higo á la Vela 
en el Canal de San Lucar de Barrameda , á 
30. de Maio de 1498. con feís Navio% 
cargados de Vituallas , i otra s cofas ne- 
cefarias á la Proviíion , i Socorro de la 
Gente de la Población déla Efpañola* 
i el Jueves, á fíete de Junio, llegó á ia 
Isla de Puerto Santo , donde oió Mifa, i 
fe quedó á proveer de Agua , Leña , i lo 
demás, que neceíitaba, i luego figuiófil 
Camino , el mefmo diaá labuelta de la 
Madera , adonde llegó el dia fíguiente, 
á 10 de Junio, i en la Villa de Funchal 
fe le recibió muí bien , i fe le trató mejor 
por el Capitán de aquella Isla.con el qual 
elluvo algunos dias , para prevenirfe de 
lo que havia menefter,haíta el Sábado def- 
pues de medio dia , que fe higo á la Vela¿ 
i. el Martes 19. de Juniollegóá la Go- 
mera, donde halló vn Navio Francés , que 
havia aprefadodos NavesCaftellanas, el 
qual luego , que vio la Armada del Almi- 
rante huió,i elle creiendo,que fuefen Na- 
vios Mercantiles, i que huían de miedo, 
imaginando acafo,que fuefe Francés ,no 
cuidó de feguirlos, halla que eftando iá 
mui lejos , ha viendo fabido ciertamen- 
te lo que era , embió tras ellos tres de 
fus Navios, i con el miedo , que tuvie- 
ron de ello los Francefes, dejaron vnode 
los aprefados , i huieron con los otros 
dos, fin que los del Almirante pudiefen 
alcang-arlos , i también pudieran haverfe 
llevado el otro, finóle huvieran abando* 
nado j porque quando el ALmirante apa- 
reció en el Puerto, no tuvieron lugar, con 
el miedo , i la turbación, de prevenirle de 
la Gente necefaria; de modo, que en él no 
havia finoquatro Francefes ,i feisEfpa- 
ñoles, los quales viendo el focorro,que les 
venia, fe algaron contra los Francefes ,i 
Jos metieron debajo de Cubierta, con el 
auxilio de los Navios del Almirante,! 
volvieron con el al Puerto, dejandofele el 



Don DiegOjmi Hermano, i Yo , que ha- Almirante á fu Patrón , i Un viera caftiga- 

do 



DonChristoval Col&n 



do , á losFrancefes , á no haverfe ínter 
puerto elGovernador Alvaro de Lugo, i 
todos los de la Tierra , los quales fe lo pi- 
dieron , para trocarlos por los feis Ve. 
cinos ,que fe llevaban losFrancefes pri- 
üoneros , i él fe los dio de mui buena 
gana. 

Aprefurando defpues fu expedición 



7? 



que pedia , de lo qual el 'Almirante te 
dio las gracias, i mandó, que fe letra- 
tafe mui bien , i fe le diefe algún re«j 
frefco , porque por la efterilidad de la 
Tierra , que folo tiene abundancia de 
Cabras , viven en gran miferia fus Vecig 
nos , i defeando faber el modo como fe 
curaban los Enfermos, fe lo preguntó al 



khicoala Vela,elJueyesii.deJumo,la Portugués,el qual refpondió f que alliel 

buelra He la Tslanei Hierrr» . i AeCAe anuí A •'.•«» : „i r>:~ i_ • ... ■. 



buelta de la Isla del Hierro , i defde aquí 
determinó erabiar tres Navios,de los feis 
defu Armada, labuelta delaEípañola,i 
ir con los otros tres la via délas Islas de 
Cabo Verde,para tomar defde alli fu Via- 
ge derecho ,i defcubrir la Tierra Firme; 
con efta determinación eligió Capitán en 
cada vnodelosNavios, que iban á la Ef- 
pañola,vnollamadoPedrodeArana,Sobri- 
no del otro Arana, que murió en la Efpa- 
ñola: Ocro Alonfo Sánchez de Carvajal, 
Vecino de Baec;a:Y el tercero vn Pariente 
fuio, llamado Juan Antonio Colón, dio' 
los particular comifion , de lo que havian 
de hacer, mandando , que tuviefenpor 
femanas el Govierno general j con lo 
qual tomó fu Camino la buelta de las 
Islas de Cabo Verde , i los Capitanes, 
de alli , á la Efpañola ; pero porque el 
Clima por donde entraba era entonces 
enfermo, le dio derepente vn dolor ter- 
rible de Gota en vna Pierna , i quatro 
dias defpues ,vna gran calentura j pero 
fin embargo defu indifpoficion teníala 
Cabera firme , i notaba con diligencia 
todos los efpacios,que navegaba ,i las 
mudancas de los tiempos , como ha- 
via obfervado defde el principio de fu 
Viage,i prosiguiéndole el Miércoles zj. 
deJunio,vióálaIsla delaSal,queera vna 
de las de Cabo Verde , i pafando cerca 
de ella fué á otra Isla, llamada De Bue- 
na Vi fia , Nombre verdaderamente dif- 
tante de la verdad , porque es melancó- 
lica , i miferable •, hecho las Anclas en 
vn Canal , á la Vanda del Loefte , cer- 
ca de vna Isleta , que aili iace , i ve- 
cina á feis , ó fíete Cafas, de los que 



Aire , i el Cielo eran mui templados, i 
que cita era la primer caufa de la Salud* 
que la fegunda procedía de lo que eos 
mian, porque haviagran abundancia de 
Tortugas , que comían los Enfermos,! 
fe vntaban con fu Sangre , i que en po« 
co tiempojeontinuandoefte Medicamen- 
to , fanaban > aunque los que nacían con 
la Lepra , tardaban muchp mas tiempo 
en convalecer j i la caufa de haver allí 
tantas Tortugas, era fer toda la Corta, 
Pjaía Arenofa, donde en los Mefes de Ju«; 
nio , ] u ii y ¡ Agofto venían las Tortu-¡ 
gas déla Tierra- Firme de Etiopía, i la 
maiorparte de ellas eran tan grandes co* 
mo vna Rodela, ique todas las Tardes 
falian á dormir, i defovar en la Arena» 
i por la Noche falian los Chriftianos á 
lo largo de la Plaia , con Hachones en- 
cendidos, ó Linternas, bufcandolas fe- 
ríales , que hacen en la Arena , i fíguien- 
dolas , harta que dan con la Tortuga ,' 
la qual , canfada de tan largo camino, 
duerme tan profundamenre , que no fíente 
al Cae/ador ,el qual la vuelve boca arriba, 
fin hacerla otro mal , i va á bufear otra, 
porque ellas no pueden volverfe,ni mo- 
verle del lugar donde las dejan, por fu pe» 
fadéz ; i en haviendo dejado afi las que 
quieren , buelven al diafiguíenteáefco- 
ger las que les agradan, i dejando ¿ que fe 
vaian las chicas, fe llevan las grandes,paH 
ra comer. En tan gran miferia viven los 
Enfermos fin otroalvio,ni otra comi- 
da, que feria Isla mui feca, i efteril , fin 
Arboles , ni Agua j pues beben folamen- 
te de algunos Pocos, i de Agua mui gor- 
da, i íalada , i aun el que guardaba la Isla, 



habitan la Isla, i de los Leprofos,que i quatro Compañeros ,que eftaban con c!, 

van á ella para finar. no tenían mas Oficio , que matar Cabras, 

Del mifmo modo que los Navegantes i falarlas , paraembiar áPortugal, Decía 

tienen gran alegría quando defeubren haver tanta abundancia de eftas Cabras 

Tierra , afsi íe alegran los míferablcs, en los Montes, que algunos años valían 

que viven alli quando vén algún Navio, tres, ó quatro mil Ducados, i que todas fe 



por lo que fueron todos a la Orilla á 
hablar con los del Almirante •, embiaba 
enlaBdrca á proveerfe de Agua , i Sal, 
i viendo que eran Caftellanos , el Por- 
tugués que cuidaba de aquella Isla por 
fu Dueño, fue luego a los Navios á ha- 
blar al Almirante , ofreciéndole todo lo 



havian multiplicado de ocho, que havia 
llevado el Señor de la Isla , llamado Rodri~ 
go ^We,Efcrivano de entrada del Reí 
de Portugal , i que muchas veces los Ca- 
ladores eftavan quatro, ó cinco Mefes fin 
comer pan, ni otra cola , que la Carne de 
ellas 3 ó Pefeado , pog ¡o qual eiiimaba 
























7 6 Historia del Alm» 

mucho el réfrefc'o , que los havia hecho 
dar, i al inflante partió, con fus Compa- 
ñeros, i algunos de los Navios, á la ca- 
ga de Cabriis: pero viendo, q*je fe reque- 
ría mucho tiempo para macar las que 
eran menefter,no quilo detenerle el Al- 
mirante, por !amuchapriefa,qae tenía} 
por loqual, el Snbado, vltimo dude junio 
navegó á la isla de San Tiago^ , que 
es la principal de Cabo Verde, á donde 
llegó el día figuiente , á hora de Vifperas, 
i fe quedó cerca de vna Iglefia , defde 
donde embio á Tierra', á comprar algu- 
nas Vacas, ó Bueies,para llevarlas á la 
Efpañola: Pero viendo la incomodidad, 
que havia paraproveerfe con la priefa, 
que era iriencfter , i el daño , que fe lefe- 
guia de la dilación, refolvió, nó.efperar 
mas , cfpecialmente, porque temió, que 
fiendo aquella Tierra enferma , caiefe 
mala la Gente : i aíi dice, que defpues, 
que llego a aquellas Islas.no vio Cielo, 
ni Eftrellas, por eftár cubiertas con Nie- 
blas, i tan clpelas, i calientes, que las tres 
partes de la Gente de ¡a Isla eítaba en- 
ferma , i todos andaban con mal color. 



CATITVLO LXVl.Como el Almi- 
rante partió de las Islas de Cabo 
Verde y d bu/car la Tierra Firme % 
i del gran calor , que padecib, i 
la Claridad , que ¿aba el 
Norte. 

Phxúb el Almirante labuelta del Su- 
doefte , Sábado cinco de Julio , con 
deíignio de navegar hada meterfe 
debajo de la Linea Equino.cial , i de allí 
feguirfu Viage á Occidente , halla hallar 
Tierra, óponerfe en paraje defde donde 
poder atravefar ala Is'aEfpañela ; mas 
porque entre aquellas is¡as,íbn mui gran- 
eles las corrientes acia el Norte , i el 
Norueft.e,no pudo navegar, como que- 
ría : i el Sábado ílete , eítaba á vida de 
la Isla de' Fuego , que es vnade las de 
Cabo Verde ,1a qual dice , que es Tierra 
mui alta , acia Medio día , i quede lejos 
parece vna grande Igleíia, que tiene Cam- 
panario, i es vn altiiima pico, o precipicio, 
dedortd' 5 quandoquierenfoplar Levantes 
fuele filir gran Fuego, como fucede en 
Tenerife, en Vu!cano,en el Mongibelo, 
i fiendo ella la viciaría Tierra de los 
Chriílianos, que vió,figuió fu Viagc halla 
que fe halló á diftancia de cinco Grados 
de la Equinocial, i allí le calmo el Viento 



ANTE DE LAS INDIAS 

haviendo navegado continuamente, con 
U Niebla, que hemos dicho* duró la cal- 
ma echo días , con tan excefivo calor, 
que fe abrafaban ios Navios, i ninguno 
pedía eftár debajo de cubierta, de fuerte, 
que lino fuei'e por que alguna vez llovía, a 
et Sol fe nublaba , imagino , que rodos 
hu Vieran (ido abrafaddsyconlpsNaviosj 
poique el primer dia de Calma, que fue 
claro, era tan graade el calor, que nohu^ 
vieran podido tener ningún remedio, í¡ 
Dios no los hn viera focorudo con la llu- 
via,! con las Nieblas referidas, por loqual 
haviendofe apartado vn poco acia Occi- 
dente, i hallandofc iá el Almirante fíete 
Grados diitante á la Equinocia! , reíolvió 
noincliíurfemásácia Oriente, fino esna-j 
vegá.r derechamente á l : oniente,por lo me«i 
nos halla ver íi el tiempo fe fijaba: pues 
con la ocaíkmde! calor havia perdido mu- 
chos yáfos , i los cercos de las Botas fe 
rompían , ardía todo el Trigo, ilosbaítí- 
rnentos,que llevaban ; i fiendo jiá mediado 
Julio tomóla altura del Polo ,con mucha 
diligencia, i grande ccrtidumb'e, i hallo 
grandifima , i maravillóla diferencia de 
lo jque folia fucederen el Paralelo de los 
Azores; por loqual eftandoalli lasGuar- 
das en el Brago derecho, eílo es,á iaBanda 
de Oriente , citaba entonces la Eítrella 
del Norte mas baja , i defde aquí fe iba 
algjndods manera, quequando las Guar- 
das eílaban fobre la Cabera, fe algaba en- 
tonces dos Grados i medio,iquandopa- 
faba 4e aquí , volvía ábajarfe,por los 
mefmos cinco Grados , qne havia fubi- 
do,!o qual dice.que experimentó muchas 
veces, con gran diligencia , i con tierna 
po muí conveniente , para verificar lo 
que en el litio donde fe halla va de la 
Tórrida Zona , le fucedio mui ai con- 
trario, porque citando las Guardas en la 
Cabega, hallaba que el Polo havia fubida 
feis Grados, i quando las Guardas pafa- 
ban al Brago izquierdo, en el termino de 
feis horas , hallo el Norte once Grados 
alto la Eítrella , ipor la mañana , que las 
Guardas havian pafado a los pies, aunque 
no fe via porlabagegadel Polo,fehallava 
la Tramontana feis grados altarde manera 
que la diferencia era de diez Gradas, i 
hacia circulo, cuio Diámetro eran diez, 
no haviendo alia fino cinco, bajando de 
la pofitura , por eftár ella en el Brago iz- 
quierdo el mas bajo , i aquí en la Cabega. 
Parecióle, que era mui difícil de compre - 
hender la ragon , i nocomprehendiendola 
cumplidamente, hada que confiderómasj 
fobre efto, u¡ce,que le parece, que en lo 
que toca á la DefcrinGion del Circulo de 

ai 






Don Chiustoval Colón? jf\ 

]aEftrella,rec>óc[íadecir,qucenlo Equí- cias á Dios , que íé fiavia rhoítrado, lo 

nodal fe vé juicamente , i quanto mas vá tres Mogotes {, todos a vn mifmo tiempo 

acia el Polo, parece menor ; porque fe como iá hemos dicho ; defpues nave-* 

toma el Cielo mas obliquo ; i en quanto go la buelta de Occidente , para ir á va 

al Norueítear, creo, que la Eftrel la tenga Cabo , que fe via, á Mediodía caminan-^ 

la calidad de los quatro Vientos, como do por la parte Auftral de la mifma 



tienen también los Imanes , que fi fe 
tocan con el Levante, moftrarán el Le- 
vante,! de otro modo el Poniente ,6 el 
Septentrión , ó el Mediodía , i por efto 
el que hace las Agujas , cubre con paño el 
Imán , de manera , que no quede fuera 
fino es la parte Septentrional de ellas 



Isla , hafta que fué á dar fondo, pafadas 
cinco leguas de vna Punta , que llamón 
la Galera^ por vna Roca , que eftaba cer- 
ca , de ella , quede lejos, parecía vna 
Galera \ navegando á la Vela , i por- 
que no tenia mas, que vna Bo«a de Agua,' 
para toda la Gente de fu Navio , i los, 



efto es la que tiene virtud de mover el otros tenían la mefma neceíidadmo hallanw 



Acero á herir el Norte. 

CATITEÓLO LXVll. Como el Al- 
mirante defcubrib la Isla de la Tri- 
nidad^ vio la Tierra Firme. 

M Artes vltímo de Julio de! referid! 
año de 1498. haviendo navega- 
do el Almirante muchos días acia 
Occidente, penfando, que quedábalas Is- 
las de los Caribes al Norte , determi- 
no dejar aquel Camino , i volver á la 
Efoañola , no folo porque tenia mucha 
necefidad de Agua, fino porque todos los 



do comodidad de coger agua ; el Mier-' 
coles figuiente , por la mañana , íiguien- 
do promptamente el mefmo viaje, á Occi- 
dence , fue a parar a otra Punta, que lla- 
mo déla Plaia, donde coa grande alegría 
defembarcó la Gente , i tomaron Agua 
en vn bellifimoArroiojperoen todo aquel 
contorno no hallaron Gente , ni Pueblos 
algunos, aunque por tod% laCofta , que! 
dejaban acras, havian vifto muchas Cafas, 
i Pueblos : Verdad es , que hallaron pifa- 
das de Pefcadores , que havian huido de- 
jandofe algunas cofillas , que fervianpara 
pefear : Hallaron también muchas huellas 
de Animales , que parecían de Cabras, 



necefidad de Agua uno porque l0 oos os . y . .^ ^ hi¿fos ^ yna . perQ por _ 
Baftimentos fe le deftruian,x poique du- aueenUCa L ecano tenIa Cuernos, creie- 



daba fi en fu aufencia huviefe fucedi- 
do algún deforden , 6 fedicion entre 
la Gente, que havia dejado en ella, como 
con efecto havia fucedido, 1 por quien, 
diremos adelante ; con que dejando la 
via de Occidente , tomo la d;l Norte, 
parcciendole,que defde allí podría to- 
mar alguna Isla de los Caribes , donde 
fe refrefeafe la Gente, i hiciefe Agua, 1 
Leña, de que tenia gran necefidad. Na- 



que en la Cabera no tenia Cuernos, creie- 
ron, que podía fer de algún Gato Mamón, 
ó Mono , como defpues lo fupieron , por 
haver vifto en Paria , muchos Gatos fe- 
mejantes : Efte mifmo dia , que fué el 
primero de Agofto, navegando, entre las 
dos Puntas referidas, fobre la mano iz- 
quierda, la buelta del Mediodía, vieron 
la Tierra Firme, a if. leguas de díftan- 
cia, aunque penfaron, que era otra Isla, 
i creiendolo afi , el Almirante la pufo 



vegando vna mañana ,pot ^«Camino, " --¿¡^ hu ' Satlía . La Tierra ;~ 
^t^J^^Zu^^ aefde la Trinidad vieron , efto es,def- 



víó Tierra al Occidente , vn Marinero de 
Huelva , llamado Alón 1 o Pérez Nicardo, 
que fe havia fubido á laGavia ,1a qual 
eftaba á if. leguas de diftancia, 1 fueron 
viítos tres Mogotes juntos a vn tiem- 
po;bien que poco defpues reconocieron 
que la mifma Tierra fe eftendia acia el 
Nordefte, quanto podía alcanzar la vifta, 
i nodaDamueftras,deque fe viefe el fin 
de ella; de lo qual dieron todos muchas 
gracias á Dios, recaron la Salve 1 otras 
Oraciones devotas , que fuelen los Ma- 
rineros decir en tiempo de Tormentas, 
o alegrías , i el Almirante la pufo por 
nombre la Isla de U Trivio* afi por 
tener pegamiento de poner efte Nombre 
á la primer Tierra , que hallafc, como 
porque le parecía , ^ue en efto daba gra« 



de la vna Punta, a la otra , eftaba dif- 
tante 50. leguas de Lefte,á Oefte,fin Puer- 
to alguao , pero todo el País era muí 
hermofo , i los Arboles , hafta el Agua, 
co n muchas Poblaciones, Cafares , i gran- 
difíma amenidad, cuiajornadapafaronen 
brevifimo tiempo , porque la corriente 
del Mar , era tan veloz acia Occidente, 
que parecía vn Rio rápido ,afi de Dia, 
como de Noche , i á todas horasmo obf- 
tante , que el Agua crecía , i menguaba 
por la Plaia mas de 60. pafos á la Ma- 
reta , eomofuelefucederenSanLucarde 
Barrameda 5 quando fe hinchan las Aguas; 
porque por mas que eftas fe algan , 1 
fe bajan, no dejan nunca de correr, acia* 

ei Mar? % CAZ 












¿8 



\ 



• 



CAPZTVLO LXVIU. Como el Al- 
mirante fué á la Tunta del 
Arenal y ívino hablarle vna 
Canoa. 

DEfpues , que vieron, que, no podían 
tomar lengua de la Gente de la 
Tierra,en la Puntade la Plaia, i que 
no havia comodidad para abaítecetfe 
de coda el Agua, que era necefaria, ni 
remediar los Navios , ni haver baíli- 
mmtos,íignióel Almirante fu Viage.el día 
figuiente:, que fué á dos deAgoito, acia 
vna Punta , que parecía fer la Occiden- 
tal , i aquella. Isla la. llamó del Arenal, 
i furgió 1 en ella , pareciendole , que los 
Levantes , que corren en aquellas partes, 
no darían tanto trabajo á las Barcas , en 
ir , i volver á Tierra, ; i antes que lle- 
gafen á eíta Punta , viniendo por fu Ca- 
mino, empegó a feguirlosvna Canoa, con 
if Indios , los quales fe pararon a vn- 
tiro de BaJa-de los Navios , hablando 
á gritos; pero no fe les entendía nada, 
aunque fe podia- difeurir- , que piegun- 
tafen , qué Gente eramos , i de donde ve- 
níamos , como preguntaban los demás In- 
dios; i no haviendo mododeperfuadir- 
los con palabras , que fe: llegafen á los 
Navios , empegaron a enfeñ arles dife- 
rentes cofas-; para ver fi las codiciaban 
como Vacias de Metal, Efpejos , i otras 
cofas lemejantes , que fuelen eltimar mu- 
cho los Indios ; pero aunque fe acerca- 
ron algún poco , viendo eftas cofas,fe vol- 
vían atrás, i a pararfe, como que duda- 
ban : por lo qual , i también para ale- 
grarlos con alguna fiefta , i provocarles 
á venir , mandó el Almirante fubir á 
la Popa al Tambor , i otro que can- 
tafe con vn Tímpano , i algunos Mogos, 
que hiciefen vnadanga; Vifto^fto por 
los Indios, de repente fe pulieron en ac- 
to* de pelear , embragando las Rodelas^ 
que llévavan , i con los Arcos , i las Flechas 
empegaron á tirar a los que danzaban, 
los quales dejando ladanga , empegaron 
á tirarlos con las Balleftas , de orden de 
el Almirante , porque no quedafen ím 
caftigo , ni defpreciaíen los Chriftianos; 
de modo, que'coftó á los Indios mucho 
el retirarfe , pero figuíeron á lo largo 
á otra Caravela, llamada/* Fachina y & 
la qual fe acercaron fin miedo , ni tar- 
danza , í el Piloto entró con ellos en la 
Canoa , los dio aigunas cofas , que los 
agradaron mucho , i dijeron , que como 
eftuvieran en Tierra, los traerían de fu% .. 



Historia del Almirante be las Indias 



Cofas , i de fu Pan , con lo qual fe fue ron 
á Tierra , i no quifieion prenderá nin- 
gún Indio ; por dudar fi fe difguítaria el 
Almirante. La Relación, que dieron de 
ellos fue,que eraGente muí bien difpuefta 
i mas blanca, que las de las otras Islas, 
que traían los Cabellos largos como Mu- 
geres , atados con algunas ciierdecillas, \ 
que cubrían con pañetes fuá Partes. 

CAPITVLO LXIX. T>e el Teli. 

gro 3 que corrieron los Navios alfa» 

far,for la Boca de la Sierpe ,i como Jé 

defcubrib Taria,quefué el primer 

descubrimiento de la Tierra» 

Firme. 

LUego que fulgieron los Navios en I a 
Punta del Arenal, embió el Almiran- 
te las Barcas á Tierra, por Agua, i 
á tomar lengua , pero , ni vno, ni otro 
cüníiguieron,por fer muí baja la Cofta, i 
defpoblada , por lo qual mandó el día 
figuiente , que fuefen á hacer hoios en la 
arena , i los hallaron hechos , llenos de 
mui buena Agua ; creieronlos obra de 
Pefcadores , i haviendofe proveído del 
Agna , que havia menefter , refolvióel 
Almirante pafar á otra Boca , que fe 
vía defde allí , acia el Noruefte , á la *J 
qual llamó defpues La Boca del Dragan, á 
diferencia de;la, en que fe hallaba, que 
llamó Boca de la Sierpe , las quales for- 
maban las dos Puntas Occidentales de la 
Trinidad , con otras dos de la Tierra- 
Finne , i caíi eftaban al Norte, i Medio 
día , la vna de la otra. Enmedio déla 
que el Almirante eftaba furto , havia vn 
alto Üfcollo , que llamó El Gallo , i por 
efta Boca , ó Canal , que llamó Boca de 
la Sierpe , falia el agua continuamente 
acia el Norte , con tanta fuerga como íi 
fuefe la Boca de vn gran Rio, de lo qual, 
i de el efpanto , que tuvieron , provi- 
e no el Nombre , que le dieron; porque 
ftando ellos afegurados fob re las Anclas, 
vino vn golpe de corriente de la Van- 
da de Mediodía , con mucho maíor 
ímpetu de lo acoftumbrado, i gran ruido, 
porque falia por dicha Boca la buelta de 1 
Norte , i del Golfo , que aora ! llaman 
de Paria , falía otra corriente opuefta 
á la referida," i fe encontravan como pe- 
leando, i congrandifirao eftruendo fe le- 
bantaban en vnalto , á modo de vn gran 
Monte, ó Cordillera, á lo largo de aque- 
lla Boca, i efte Monte venia la buelta de 



Jos Navios, cotí granefpanto de todos, 
que temían que los tragafen, pero per^ 
«ni tío Dios , que pafafe por debajo, 6 
por mejor decir, que fe levantó en al- 
to , fin hacerles daño ; bien que á vn 
Navio le hecho las Anclas en tierra, i 
le apartó del lugar en que eftaba , fin 
que pudiefe huir con las Velas aquel 
peligro, en que tuvo grandilinlo miedo la 
Gente de ahogarfe* Pafada derepente la 
furia de la Corriente; viendo el Almiran- 
te el riefgo^á que eftaba expuefto en aquel 
lugar , tomó fu camino , acia la Boca 
del Dragón, que eftá entre la Punta del 
Norte Occidental de la Trinidad s i la 
Oriental de Paria } pero entonces no fa- 
lió por ella, antes figuió la CoíU Auf- 
tral de Paria , navegando acia Occi- 
dente, porque penfaba , que era Isla , i 
efperaba hallar por donde falir a la par- 
te del Norte, acia la Efpañola j i aun- 
que por aquella Coila de Paria havia mu- 
chos Puertos , no quifo entrar en ningu- 
no,porque era Puerto todo el Mar , i efta- 
ba rodeado por todas partes de la Tierra- 
Firme. 



C/íP. LXX. Como fe hallaron en 
'Paria tnuejtras de Oro , i 'Perlas^ 
i Gentes de buena con- 
•üerfacion* 

HAllandofe, pues , el Almirante fur- 
to , á cinco de Agofto, i teniendo 
devoción de no levantar las An- 
clas enfemejante día, que era Domingo, 
embió á Tierra las Barcas , donde ha-» 
liaron mucha Fruta, de lamifma que en 
las otras Islas , gran numero de Arbo- 
les , i indicios de Gente , que huia de 
miedo de los Chriftianos j pero no que* 
tiendo perder mas tiempo , figuiendo 
fu viage , la Cofta abajo i f leguas , fin 
entrar en Puerto alguno , de temor de 
que los Temporales no le clejafen fa- 
lir |, dio fondo á el Cabo de las dichas 
i f leguas ; en la Cofta , i llegó derepente 
vna Canoa á bordo de la Caravela , lla- 
mada el Correo, con ttes hombres, ico- 
nociendo el Piloto quanto defeaba el Al- 
mirante tener lengua de aquella Gente, 
fingió querer hablar con ellos t i fe de- 
jó caer en laCafloa , i la Gente del Na- 
vio cogió á los tres Indios con la Bar- 
ca , i los llevó al Almirante , el qual 
los acarició mucho, í con muchas dadi- 
vas los volvió á embiar á Tierra , en 
la qual fe vía gran cautidad de Indios, 



C0L&£ jg 

los quales , oíéndó la buena Relación, 
que los tres hicieron , fe fueron todos 
a los Navios , en f us Canoas, á trocar 
las cofas , que tenían , que eran como 
las de las otras Islas defcubiertas antes 
aunque no havia Tablachinas , ó Rodé* 
las , ni Ierva avenenada para las Fle- 
chas s la qual no vfari eftos Indios , fínd 
los Caribes , q Ue tienen eoftumbre vfar 
de ellas. 

La bebida de eftos Indios era vn hU 
cor blanco, como Leche ¿ i otros , que 
tiraban á negro , que fabía á Vino dé 
Agraces , ó Vbas mal maduras j bien* 
que no fe pudo faber de qué fruto le 
hadan: Traían Paños de Algodón , de 
vario* colares |, bien tegidós , maio- 
res , i menores ; i lo que mas eftima* 
ban de nueftras cofas , era el s A§ofar a 
i los Cafcabeles f Parecía , que la Gen-, 
te era mas^ tratable , i Política que la 
de la Efpañola j cubren fus partes cori 
vn paño de los que hemos dicho, de va- 
rios colores , i traen otro rebuelto en 
la Cabega : Las Mugeres andan con ella 
defcubierta , i lo demás del Cuerpo , lo 
qual vfan también en la Trinidad ; no fe 
vio allí cofa vtil , fino algunos Efpegi- 
llos de Oro , que traían al cuello ; por 
lo qual, í porque el Almirante no podía 
detenerfe á inquirir los fecretosde la Re- 
gión, mandó tomar feis Indios, i figuió 
fu Viage a Occidente, creiendo fiempre, 
que aquella Tierra de Paria , á quien 
llamo Isla de Gracia , no fuefe Tierra- 
Firme. Poco defpues vio, que fe les mos- 
traba otra Isla al Mediodía , i otra 
no menor , al Poniente , toda de tierra 
mui alta , con los Campos (embrados , i 
mui poblada ; i los Indios traían al 
cuello mas Efpejos , que los antece- 
dentes , i muchos Guaninis , que es 
Oco mui bajo, el qual decían, que na- 
cía en otras Islas Occidentales , pobla- 
das de Gente , que come hombres ; i 
las Mugeres traían en los bracos Hilos, 
de él , entre fus Perlas gordas , i del- 
gadas mui bien enhiladas , de las qua- 
les refeataron anguilas para embiarfelas 
á los Reies Católicos ; i preguntados, 
que donde hallaban aquellas cofas, afir- 
maron, en las Conchas de las Oíhas , que 
fe pefeaban al Poniente de la Tierra de 
Gracia , i detrás de el , acia el Norte, 
por lo qual el Almirante fe detuvo allí 
para alcanzar maior certega de tan bue- 
na mueftra , i embió a Tierra las Bar- 
cas , en la qual eftaba toda la Gente del 
Pais , que havia concurrido á la nove- 
dad , i fe mqftco tan domeftka 3 i tra- 
ta* 
























































8o 



Historia del Almirante délas Indias 



table , que importunaba á los Chriftia- 
nos á que fuefen con eiíos á vna Cafa, 
no mui diftantc , en la qual los dieron 
de comer , i mucho de fu Vino, i al- 
gunos defde aquella Cafa , que debía de 
íer el Palacio del Reí , los llevaron a 
otra, de fu Hijo , donde hicieron con 
ellos lo mifmo: Todos eftos Indios ge- 
neralmente fon mas blancos , que quan- 
tos fe havian vifto hafta entonces , de 
mejor cara , i difpoíicion , con los Ca- 
bellos cortados por medio de la ore- 
ja , al vfo de Caftilla ; de eftos fe fu- 
po , que aquella Tierra fe llamaba Pa- 
ria , i que tenían gufto de fer Amigos de 
los Chriftianos ; conque fe partieron de 
ellos los Nueftros , i fe volvieron á 
los Navios. 

CAPITULO LXXI. Como el Al- 
mirante falib pr la Boca delTira- 
gon , i del riefgo , en que fe 
vio. 

Siguiendo el Almirante fu camino,al 
Loefte , hallaba cada vez menos 
fondo enelMar,tanto que navegan- 
do por quatro , ó cinco bragas, havian 
llegado á hallar dos i media folamente, 
en baja Mar, porque el crecer, i menguar 
del Agua , era de diferente modo del 
de la Isla de la Trinidad , porque en 
ella cretia el Aguatres bragas , i aquí, 
que era quarenta i cinco leguas mas á 
Occidente, no crecía mas de vna jalla el 
Agua eta medio dulce , i aquí como la 
del Rio, Viendo el Almirante efta dife- 
rencia, i el poco fondo, que los Navios, 
haílavan, no fe atrevió a pafar adelan- 
te con elfuio,el qual requería tres bra- 
cas de Agua, i era de cien Toneladas , i 
aíi furgió, en aquella Cofta , que era fe- 
guriíimá , por fer Puerto en forma de 
Herradura , rodeado por todas partes, 
de aquella Tierra , i embíó vna Cara- 
velilia , que llamaba el Cotreo, á íaber 
íi por entre aquellas Islas havia pafo á 
Occidente , la qual haviendo navegado 
poco, volvió al día figuiente , once de 
Agofto, diciendo, que al fin Occidental 
de aquel Mar , havia vna Boca de dos 
leguas , de Mediodía al Norte, i dentro 
vn Golfo redondo. con otros quatro Gol- 
fillos , cada vno a fu lado, i que de cada 
vno de ellos, falia vn Rio,cuia Agua hacia 
dulce cafi a toda la de aquel Mar , i que 
aun la de allá dentro, era mas dulce ,que 
la del fitío donde fe hallaba el Almiran- 



te , añadiendo , que aquellas Tierras 
que moftrabanfer Islas, eran verdadera- 
mente vna mifma Tierra, continente, i 
que en todas partes havian hallado qua- 
tro , ó cinco bragas de fondo, i tanta 
ierva de la del Golfo , que apenas ha- 
vian podido pafar por ella; con que ef- 
tando el Almirante mui cierto de no 
poder falir^or la vía de Occidente, vol- 
vió el mifmo dia, acia Oriente , con 
animo de falir por el Eftrecho , que fe 
le havia moftrado entre la Tierra de 
Gracia , que llaman Paria los Indios^ 
i la Trinidad, el qual Eftrecho, al Le- 
vante eftáá la Punta de la Trinidad, que 
él llamó Cabo Boto , que quiere decir, 1 
No perfecto , i al Poniente , á la Punta 
de la Isla de Gracia , que llamó Punta 
de la Lapa , i enmedio eftirt-quatro 
Isletas:el motivo dehaverle puedo el 
Nombre , de Cabo del Dragón, fué por- 
que verdaderamente es peligrofo, por U 
furia del Agua dulce , que por el quiere 
falir al Mar , de que ocaíionaban tres 
ondas de Mar gruefo, i de gran rumor, 
las quales fe eftendian de Levante , á 
Poniente , por toda la Boca referida, i 
porque al tiempo , que faliópor ella le 
faltó Viento,fe halló en grandiíimo peli- 
gro , de que las corrientes diefen con 
el, en las Rocas, ó en la Arena , donde 
peveciefe , tuvo racon de llamarle con 
Nombre correfpondiente a laotraboca, 
en la qual no fe vio en menor peligro, 
como hemos dicho ; pero quifo NueftrO 
Señor , que de aqui , donde tenia mas 
miedo , le víniefe el remedio , i que la 
mifma corriente le facafe falvo , por lo 
qual, fin otra tardanza, Lunes a 13.de 
Agofto empego á navegar , acia Occi- 
dente , por la Cofta del Norte de la 
mifma Paria , para atravefar defpues 
a la Efpañola , dando muchas gracias á 
Dios, que le libraba de tantos trabajos, 
i riefgos , moftrandole fierapre nuevas 
Tierras llenas de Gente domeftica , i de 
gran riquega , efpecialmente aquella, 
que tenia por certifimo , que fuefe Tier- 
ra-Firme, por la grandeca del Golfo de 
las Peilas , i délos Ríos ,que falíande 
él , i del Mar , el qual todo era de 
Agua dulce , i por autoridad de Efdras, 
que dice en el Capítulo 8. del Quarto 
Libro , que de fíete partes de la Esfe- 
ra, eftá vna fola cubierta de Agua, i por 
que todos los Indios de las Islas de los 
Caníbales le havian dicho, que á la parte 
del Mediodía , havia vna grandifima 
Tierra Firme. 

CJP. 






CAPITVLO LXXIL Como el Al. 

Mirante atravesb^defde Tierra Fir- 

me t a laEfj>anola % 



NAvegando el Almirante al Occi- 
dente déla Cofta de Paria, fe iba 
cada inflante alejando de ella, la 
buelta del Noruefte , porque las Cal- 
mas , i las Corrientes le hechavan acia 
aquella parte ; demanera que el Miér- 
coles a i f . de Agofto dejó el Cabo, 
que llamó de las Combas , al Mediodía, 
i al Poniente la Margarita , que esvna 
Isla, á la qual pufo eíte Nombre, acafo 
iufpirado de Dios, porque cerca de ella 
eftaba la Isla de Cubagua,de la qual fe ha 
facado innumerable cantidad de Perlas; 
por efto también en la Efpañola , vol- 
viendo de Jamaica, pufo Nombre a al- 
gunos Montes , todos Oro , i defpues fe 
halló en ellos,la maior cantidad, i granos 
de Oro , que de aquella Isla fe ha traí- 
do áEfpaña. Volviendo afu Viaje, digo, 
que figuió fu camino por feis Islas, 
que llamó las Guardias , i otras tres 
que eftaban mas al Norte , i llamó los 
Teftigos i i aunque todavía fe defeu- 
bria mucha Tierra al Poniente de la 
mifma Cofta de Paria, dice el Almiran- 
te , que nunca podría dar la puntual 
cuenta, que defeaba, de tales particu- 
laridades , porque del continuo velar, te- 
nia los ojos bueltos fangre,i fe vía pre- 



Don Christoval Col&pí: !Jta 

Vituallas del todo/ubio luego áciaOrietií 
te , la via de Santo Domingo , en cuioi 
Puerto, ó Rio, entró á jo. de Agofto, 
porque el Prefecto havia deftinado a 
efte fitio,el de la Ciudad acia la parte; 
de Oriente del Rio donde oi eftá , i la 
llaman Santo Domingo , en memo* 
ria de fu Padre , que fe llamaba Do^ 
mingo. 



CAPITVLO LXX11L <Del rehe\ 

lion , i fublevaciones , que hallh el 

Almirante en la Efpañola s por la 

maldad de Roldan f a quien 

havia dejado por Juez Ge* 

neral 9 en ella. \ 

Haviendo llegado el Almirante á í$ 
Ciudad de Santo Domingo, con la 
vifta caíi perdida, de las vigilias 
defaforadas , que havia tenido con-i 
tinuamente , efperó defeanfar de los 
trabajos , que havia padecido en aquel 
viage , i que hallaría mucha paz entre 
fu Gente : Pero le fucedió todo al con- 
trario ; porque todas las Familias de 
la Isla eftaban en gran tumulto , i fediw 
cion, por lo qual gran parte de la Gentej 
de la que dejó ,eraiá muerta, i no ha* 
vian quedado allí masque i dOjhombres^ 
llenos de mal Francés. Otros muchos 
fe havian rebelado con Roldan. No halló- 
alli mas de los tres Navios , que havia 



cifado á notar,la maior paLte de fus cofas, embiado de Canarias , con focorro , co- 



por Relación de los Pilotos , i Marine- 
ros, que andaban con él: Afimifmo dice, 
que aquella mifma Noche,que fué jueves 
1 6 de Agofto, no haviendo nafta enton- 
ces noruefteado las Agujas , norueftea- 
ron mas de quarta i media , i algunas 
veces, medio viento , fin que pudiefe 
haver en efto error, porque havian ef- 
tado fiempre mui vigilantes en notar- 
lo, i con la admiración de ello,i defeon- 
fuelo, deque les faltafe comodidad ,para 
íeguir la Cofta de Tierra-Firme, navega- 
ron caíi todo aquel V iage,al N oruefte,haf- 
taque el Lunes á io.de Agofto, dio fondo 
el Almirante entre laBeata,i la Efpañola, 
idefde aquí embió , con algunos Indios, 
Cartas al Prefecto fu Hermano, haciéndo- 
le faber fu venida , i buen fucefo, aun- 
que eftaba maravillado de verfe tan 
al Poniente, pues aunque conocía, mas 
débiles las fuerzas de las Corrientes, 
no pensó que fuefe en tanto grado, 
poc lo qual, aunque no le faltaban las. 



mo hemos dicho -. Y aíi ferá necefa- 
rio , quedemos cuenta ordenadamente 
para feguir , i cumplir elhilode la Hif- 
toria,empegando defde eldiaenque el 
Almirante fe partió áCaftilla,que fue 
en el mes de Margo , del año de 1495.' 
haviendo pafado 30, mefes,haftael día 
de fu buelta A el principiode efte tiem- 
po, con la efpe-anca , de que volvería 
prefto ,eftuvo la Gente fofegada , por 
coníiderarfe en breve focorrida ; pero 
luego que pasó el primer año , faltan^ 
dola todas las cofas de Caftilla , i crecien- 
do las Enfermedades , i Trabajos, aun- 
que defeontenta de lo que le fucedia , i 
fin efperar alivio de mejorar en ade- 
lántele mantenían fofegados , pero no fe 
fabian las quejas de muchos , que ef- 
taban defeontentos, entre los quales no 
faltaba quien los incitafe , i procúrale 
hacerfe cabega, deque tocó la fuerte 
entonces á Francifco Roldan , natural 
de Torre Ximen o, á quien havia dado 
Y ú 




w 





















l* 



Historia del Almirante de xas Indias 



el Almirante mucha reputación, i autori- 
dad en los Indios , i en los Chriftia- 
nos , con dejarle por Juez Maior , que 
no era menos obedecido , que fu mif- 
rna Perfona, de lo qualfe puede prefu- 
mir , que entre él , i el Prefecto , que 
havia dejado por Governador , faltafe 
aquella entera voluntad, que requería el 
bien publico, como fe conoció en adelan- 
te,por el tiempo,i la e'fperiencia: Por lo 
qual tratando el Almirante de volver, ó 
«mbiarfocorroá laslndias,empecó Rol- 
dan ¿dirigir el penfamiento,para apo- 
derarfede la Isla, proponiendo matar á 
los Hermanos del Almirante ,que eran 
lasperfonas, en quien podía hallar ma- 
ior renitencia , i para efte hecho efpe- 
raba ocaíion. 

Sucedió , que el Prefecto fué á vna 
Provincia Occidental , que fe llamaba 
Suraña, diftante 8o, leguas de la Ifabela, 
donde quedó Roldan en fu lugar, aun- 
que debajo del Govierno de Don Diego, 
Hermano fegundo del Almirante; efto 
enfado de modo a Roldan, que en tan- 
to que le Prefecto ordenaba, al Rei de 
aquella Provincia,que pagafe á los Reies 
Católicos el tributo , que el Almirante 
havia impucfto á todos los Indios de 
aquella Isla, empegó Roldan fecreta- 
mente á traer algunos á fu partido,pero 
no fe atrevió de repente á levantarfe, ni 
fin inventar algún motivo, i aíi tomo por 
fundamento, par a abrirla puerta a fu 
Rebelión, vna Caravela, que eft aba en la 
Ifabela,que havia mandado hacer el Pre- 
fecto, para embiarla a Caftilla , fi fuefe 
menefter,laqualeftabaenTierra,porral- 
ta deXarcias, i los aparejos necefarios 
para hccharla al Agua ; fingió , i publico 
Roldan, que era otro el motivo, i que 
conviniefen todos en que fe hechafe al 
Mar,luego, para venir algunos de ellos á 
Caftilla, a dar quentade fus trabajos, i (o 
color del bíenComun,haciagran inflan - 
cía, para que lahechafen al Agua,loqual 
refiftia Don Diego , por faltarla todo 
lo referido: de que refultó , que Roldan 
empegó á tratar con mas aliento , i 
defverguenca,con algunos fecretamente, 
quehechafen al Agua la Caravela, aun- 
que no quifiefe D.Diego, diciendo á los 
que eran de fu parte , que fi el Prefec- 
to, i fu Hermano fe defagradabande efto, 
era, porque querían mantenerfe con el 
Señorío de la Tierra, i tenerlos fiemp re 
fujetos, fin que huviefealli Navio, para 
poder hacer faber á los Reies Católi- 
cos fu Rebelión , i tiranía, i puefto qu e 
fabian ; i era muí claro, quan cruel, i 



terrible era el Prefecto,i la mala , i des- 
venturada vida, que los daba,haciendo- 
los labrar Tierras, i Fortalezas, eftando 
iá fin efpeí anc;a , de que el Almirante 
trajefe focorro alguno, era bien hecho» 
que fe apoderafen de la Caravela, i pro* 
curafen fu libertad, fin permitir, que fo¡ 
color del fueldo, que nunca fe les paga» 
ba,viviefen fujetos a vn eftraño, pudien- 
do gocar de vna vida quieta, i fofegada» 
i al mifmo tiempo vtilifima, pues todo, 
quanto fe refcatafe, i trocafe en la Isla* 
lo partirían igualmente,ife fervirian de 
los Indios , como quifiefen, fin que los 
tirafen del Reno, como hafta entonces; 
pues no fe les permitía tomar para mú- 
ger vna India , que les agradafe , i de- 
más de efte precepto , les hacían guar* 
dar los tres Votos de Religión , fin que 
les faltafen Aiunos , i Difciplinas , con 
las Cárceles , i los caftigos , que por el 
menor excefo fe les daban; i aíi, pues él 
tenia la Vara de la autoridad del Rei, fe 
afeguraba de todo lo que pudiefe fuce- 
der, fin que pudiefe feguirles, perjuicio 
alguno , de todo lo referido : exorta- 
balos a que hiciefen lo que les aconíé- 
jaba, pues no podían errar. Eftas, i otras 
femej antes palabras , procedidas del 
aborrecimiento , que tenia el Prefecto, i 
la efperanca de la vtilidad, llevaron tan- 
tos a fu devoción , que haviendo buel- 
to el Prefecto vn dia , defde Suraña s, 
la Ifabela , determinaron algunos dar- 
le de puñaladas , teniéndolo por tan 
fácil , que havian prevenido vn cor- 
del , para colgarle defpues de muer- 
to ; la caufa de moverfe a efta maldad, 
fué el haver préfo entonces á Baraona M 
gran Amigo de los Conjurados , i fij 
Dios nohuviera infpirado el animo del 
Prefecto, para no proceder a la execu- 
cion de la jufticia,fin duda le huviera 
muerto entonces. 

CAVITVLO LXX1V. Coma 
Roldan intento fablevar la C'tu.* 
dad de la Concepción , ifagueb 
la Ifabela. 

Viendo Roldan , que no havia Con- 
feguido la muerte del Prefect o, 
CO no defeaba , i defcubierta iá 
fu conjuración, determinó apoderarfe 
de la Tierra , i de la Fortaleea de la 
Concepción , pareciendole , que de efte 
modo feria mui fácil fujetar la Isla. 
Para ejecutarlo referido, le fué muí 

¿el 



Don Christoval Colon 



del cafo, hallarfe vecino á la Ciudad, 
porque mientras el Prefecto eftaba fue-, 
ra, le havia embiado Don Diego con 
40, hombres , á pacificar los Indios, 
que fe havian levantado en aquella Pro- 
vincia, con intención de apoderarfede 
Ja tnilau. Ciudad , i dar muerte á los 
Chriftianos : de modo , que Roldan , fo 
color de remediar eíle infulto, i caíti- 
garlos, junto fu Gente en la Eftancia 
de vn Caciqu" fuio , llamado Marche, 
para ejecutar fu propofiro , en lle- 
gando la ocaílon; pero teniendo algu- 
na fofpecha de lo que havia de fuce- 
der , el Caftellano de la Fortaleza Ba- 
Uefter , la pufo buena guarda , i embió 
á decir al Prefecto, el riefgo,enque fe 
hallaba * el qual con gran preftega fué 
a meterfe en la Fortaleza, con la Gen- 
te ,que pudo juntar. 

Eftando iá claramente defeubierta la 
conjuración de Roldan, vino á ella con 
íalvó conducto , mas por coníiderar el 
daño,que podiahaver hechoáel Prefec- 
to, que por voluntad de concordarfe con 
él,i con,maior irreverencia^ defverguen 
£ade lo que convenia, proteftó al Pre- 
fecto, que mandare hechar la Caravela al 
Agua , ó le diefe licencia de hechar- 
la, que él , con fus Amigos lo ejecuta- 
ría ; irritado el {Prefecto de eltas pa- 



*Ü 



no tenia Baftímentos para "fiíantenec 
fu Gente , i que él bufearia Lugar mas 
acomodado , i afi tomó el camino ala 
ifabela , acompañado de 65", hombres, 
i viendo , que no podía hechar al Agua 
la Caravela, dio áfacoel Almacén, ro- 
bando él,i fus fequacesjlasArmaSjPaños, 
i Vituallas, que quiíieron,íin que pudie- 
fe evitarlo D. Diego Colon, queeftaba 
en laCíudad, el qual huviera padecido 
gran peligro á no haverfe retirado a la 
Fortale§a,con algunos Criados,aunque 
del Procefo,quedefpues le fulmino fo- 
bre eílosexcefos , confia, por algunos 
teftigos, que Roldan le prometió obe- 
diencia, porque tomafe la voz contra 
fu Hermano j pero no admitiendo efta 
propoíicion Don Diego, ni pudiendo 
Roldan hacerle mal, temiendo el focor- 
ro,que embiaba el Prefecto, fe faliódc 
laPia9a, con todos los amot'tnados,lle->; 
vandofe los Ganados , que eílaban erí 
fus cercanías, mataron los que quiíie- 
ron , para comer , i fe proveieronde 
Beftias , para el Viaje, que deñínabati 
á la Provincia de Suraña(de donde poco 
antes havia venido el Prefecto)con in- 
tención de quedarfe alli,por fer laTier- 
ra mas deliciofa , i abundante de la If- 
ia, i fus; Indios , refpecto de los demás 
Pueblos de la Efpañola , Gente de 



labras , le refpondió , con alguna tem- mucho juicio, i fabiduria , efpecialmen- 

te,porque laslndias eran las mas hermo-i 
fas, i demás agradable converfacion, 
que las otras , que era lo que mas les 
incitaba, á ir á la referida Provincia, i 
mantenerfe en ella: mas por no dejar de 
probar fus fuerzas , antes que el Pre^ 
fecto aumentafe los fuios.para darles 
digno caftigo , determinaron pafar ala 
Concepción, i forprenderla, matando 



planea , que él , i fus Amigos no 
eran Marineros , ni fabian lo que en fe- 
mejantes cafo s fe hacia, necefaria , i 
razonablemente , i que aunque eonfi- 
guiefen hecharla al Agua , no podían 
navegar en ella, por falta de Xarcias, 
i otros aparejos , i que efto folo era 
-querer poner en peligro la Gente, i la 
Caravela , i porque el Prefecto enten- 
día efto,*como hombre de Mar, i no 
íiendo ellos Marineros , no ¡ocompre- 
hendian,figuiendo varios pareceres. 

Pafadas eftas, i otras rabones de de- 
fagrado, Roldan fe fué enojado, fin que-^ 
rec deponer ellLnpleo , nieftará jui- 
ció, como fe lo decia el Prefecto , ref- 
pondiendole , que haria vno , i otro 

?[uando el Reí , por quien eftaba la Isla, 
elo mandafe : pues que fabia que él 
no podía hacer Jufticia , por el odio, 
que le tenia , i que á tuerto , ó á dere- 
cho, bufearia ocaíion de matarle, ó ha- 
cerle alguna injuria vergongofa : i en 
canto por hacer lo que la ragon pedia, 
11 ia á reíidir donde le mandafe,pero fe- 
ñalandole el Prefecto la eftancia del Ca- 
cique Diego Colón, para que eftuviefe 
en ella, lo reusó> con el pretexto de que 



al Prefecto , que eftaba dentro i i quan- 
do efte intento fe malografe* íitiarla. 

Luego tuvo el Prefecto avifo de lo 
qüfc trataban , i fe previno ala defenn 
fa , animando a los fuios,con palabras, 
ofreciéndoles muchas dadivas , i dos 
Efclavos á cida vno, para que los firvie- 
fen, aunque bien reconocia,que la maior 
parte de lasque eftaban con él, eftima-5 
ban mucho la buena vida, que Roldan 
prometía á los fuios, i que muchos oian 
de buena gana los recados , que los em - 
biaba , por lo qual tenia Roldan efpe- 
ranga,de que todos fe pafafen de repen- 
te á fu Partido , i era el motivo de 
haverfe atrevido áemprehender , i pro- 
feguir efta empreía ,pero no le falió 
como penfabaj porque el Prefe&o , de- 
más de haverfe prevenido) como digí- 

inof 



■ 






04 



Historia Del Almiranle db asl InoiasSj 

























mos , i de fer hombre de gran valor, 
i tener la Gente mas firme á fu devo- 
cion,eftabarefuelto á hacer con las Ar- 
mas,!oquela ragon,i el buen contejo 
requerían ; por lo qual pu efta en or- 
den fu Gence.faliódela Plaia, para ein- 
beftirle en el camino. 

CAT1TVLO LXXV. Como Rol- 
dhn incito a los Indios de la Tier- 
ra , contra el Tr efecto , / Je 
volvió con fu Gente á 
Suraña. 

Viendo Roldan tan mudado el fin 
de fu efperanga , i que ninguno 
de los del Prefecto fe pafaba a é!, 
refolvió recirarfe con tiempo, i feguir 
fu primer camino á Suraña, no tenien- 
do ani mo de efperarle,aunque,alargando 
la lengua para hablar de él vituperofa- 
inente por todos los Pueblos, i Villas, 
que pafaba, provocándolos a odio , i 
Rebelión contra el mifmoPrefeóto: De- 
cíales ,que la caufadeapartarfede fu 
Compañía, era por fer hombre terrible, 
i vengativo contra los Chriftianos, i 
los Indios, que era intolerable fu ava- 
ricia, por las muchas cargas , i tribu- 
tos, que imponía (cuia cantidad, íi ellos 
la huviefen facado , importaría mucho 
mas) aunque fuefe contra la voluntad 
de los Reies Católicos , que no pedían 
á fus fubditos, fino es la obediencia , i 
libertad, manteniéndoles en paz,ijuf- 
ticia, í que ühemfan poder defenderfe, 
él, con fas Amigos, i otros, que le que- 
rían bien, los aiudaria , i fe declararía 
pretcétor , i defenfor de ellos. 

Dicho efto, determinaron prohibir 
la paga del tributo impuefto,de que re- 
fultó no haverfe podido cobrar de tos 
Indios, que vivían lejos delPrefecto, ni 
aun fe cobro de los mas Vecinos jor- 
que no fe irrítafen/i figüiefen el levan- 
tamiento: peroefta cortefia , que vie- 
ron, no pudo aiudar tanto,quehaviendo 
falído el Pretecto de la Concepción, 
dejafe Guarionex , que era el Ca- 
cique Superior de la Provincia , de 
refolverfe á fitiar la Villa , i la For- 
taleza , i dar muerte á los Chriftia- 
nos , que la guardaban , i paraconfe- 
guirlo mejor , juntó átodos los Caci- 
ques , fus parciales , i trató fecreta* 
mente con ellos , de que cada vno 
matafe , á los que tuviefe en fu Provin- 



Efpañola no fon tan grandes, que pue- 
dan mantener mucha Gente , fe vian 
precifados los Chriftianos , á repar- 
tirfe en quadrillas , ó compañías de 
ocho , ó diez en cada Tierra. Efta de- 
terminación dio efperanga á los In- 
dios , de qué afaltandolos de improvifa 
á vn tiempo , bailarían para no dejai; 
á ninguno vivo ; pero como para feña- 
lar tiempo , i ordenar las cofas , que fe 
debian ejecutar, no tienen números, n| 
faben contar , fino por los dedos, re- 
folvieron , que ala primer Lunallena 
cada vno eftuviefe prevenido , i promp-, 
to , para matar fus Chriftianos. 

Teniendo iá en orden Guarionex 
fus Caciques, vno de ellos , i el Prin- 
cipal , ambiciofo de reputación , te- 
niendo el negocio por mui fácil, i no 
fiendo tan buen Aftrologo, que fupiefe 
la enerada de la Luna nueva, embiílió 
en fu Tierra antes de el tiempo, en que 
eílaban todos concordes;pero le hicie* 
ron falír de ella, huiendo , i maltra* 
tado , i creiendo hallar aiuda en Gua- 
rionex , encontró fu ruina ; porque ef« 
te le caftigó con la muerte , que tenia 
merecida j por haverdado caufa á que 
fuefe defeubierta la conjuración, i los 
Chriftianos av i fados. No fué poco el 
dolor,que los Rebelados tuvieron de ef- 
te deforden.porque fegun fe dijo, haviam 
armado efta trama con fu noticia , i 
favor , i por efto fe havian acercado 
á ver fi Guarionex poníalas cofas ert 
términos dequevniendofe áél,pudie- 
fen deftruir al Prefecto •, pero viendo 
que no les havia falído bien fu inten- 
ción , no quiííeron afegurarfe en la 
Províncía,donde eílaban, antes fe vol- 
vieron á Suraña, publicando, que eran 
los Protectores de los Indios , aunque 
fus obras , i voluntad eran de Ladrones, 
fin que Dios , ni el Mundo los tem- 
plafe con otro freno , que el de fu de- 
fordenado apetito ; pues cada vno ro- 
baba lo que podia, i Roldan, fu Cabera, 
mas que rodos, perfuadiendo, i man- 
dando á los Indios Principales,i á cada 
Cacique,que recogiefen quanto podían; 
porque él quería defender á los Indios, 
i á los Rebelados , libertándolos del 
tributo, que havia impueíto el Prefecto, 
fiendo mucho mas lo que él les quitaba, 
focolor de la libertad referida,pues fo- 
jamente de va Cacique, que fe llamaba 
Mamicautex , tomaba cada tres mefes 
vna Calabaceen que cabían tres Marcos 
de Oro fino , i para maior feguridad 



£ia % porque como las Tierras de la déla paga, tenia configo , á titulo de 

amif- 






Don Christoval 
amiftad , vn Hijo , i vn Nieto fuio; 
i ninguno fe admire , de que reduz- 
camos los Marcos de Oro,á medida de 
Calabacas j pues lo hacemos para 
moftrar, que en íemejantes cafos vfaban 
medida los Indios , porque pefo no le 
tuvieron jamás. 

CATITE LO LXXVI.Como llega- 
ron Navios de Caftilla con baftimen- 
tos 9 ifocorro. 

EStando los Chriftianos todavía 
dividos , como hemos dicho, i 
tardando mucho en llegar Navios 
de Caftilla, con focorro, ni el Prefedo, 
ni Don Diego podían mantener tofe- 
gada la Gente, que les havian quedado* 
porque fiendo los mas de ellos Gente 
baja , defeoíbs de la Vida, i del buen 
tiempo , que Roldan les ofrecia , aun- 
que no eftaban abandonados, temían 
el caftigo de los delinquentes , lo que 
los hacia tan innebedientes, que era 
poco menos, que impoíiblc hallar ca- 
mino para fofegarlos: loqual eracaufa 
de tolerar los infultos de losRebelados, 
mas queriendo el Sumo Dios darles al- 
gún alivio en debates tan arriefgados, 
hic,o , que llegafen , finalmente , los 
dos Navios , que hemos dicho arriba, 
que vn año deípues de la venida del 
Almirante á Caftilla , fehayian era- 
biado , no fin grande inftancia , i foli- 
citud del mifmo, en la Corte , el qual 
confiderando la calidad de la Tierra, 
la Naturaleza de la Gente , que havia 
dejado ; el gran peligro , que podía ori- 
ginarfe de fu tardanza , inftó,icon- 
líguib de los Reies Católicos , que fe 
embiafen delante aquellos dos , de los 
diez i ocho Navios , que fe le havia 
mandado armafe. 

La llegada de eftos Navios , afi por 
el focorro de Gente, i de baftimento, 
como por la certidumbre, que fe tuvo 
de que el Almirante eftaba falvo en 
Efpaña , dio animo, i vigor á los del 
Prefecto , para fervir con maior fi- 
delidad, i temor del caftigo á los de 
Roldan , los quales defeofos de faber 
las novedades , i de proveerfe de lo 
que les faltaba, refolvieron irfe á Santo 
Domingo , donde los Navios havian 
llegado , con efperanc,a de traer algu- 
nos á fu devoción*, i fabiendo el Pre- 
fecto fu venida , eftando mas cercano 
al Puerto, falió á impedirlos el cami- 
no | i pueftas buenas Guardias en los 



Cohbvil ff 

pafos , fué al Puerto á ver los Navios^ 
i á dar la orden necefaria en las cofas 
de aquel Lugar; ;i defeando que el Al- 
mirante hallafe fofegada la Isla, i quie- 
tos los rumores , volvió á proponer 
á Roldan , que fe hallaba feis leguas 
diftante con fu Gente , nuevas condi- 
ciones, las quales embió con el Capi- 
tán , que havia venido en los Navios 
llamado Pedro Fernandez Coronel aíi 
por fer hombre honrado , i de auto- 
ridad, como porque efperaba , que fus 
palabras tuviefen maior eficacia} pues 
como teftigo de vifta, podía afegurar- 
le la llegada , i el buen recibimiento, 
que fe havia hecho al Almirante en Ef- 
paña , i la prompta voluntad , que los 
Reies Católicos moftraban de engran- 
decerle i mas los Principales de la Con«i 
juracion , temiendo que efte Embaja- 
dor hiciefe imprefion en los ánimos 
de los Reboltofos, no lequifieron de- 
jar hablar en Publico , antes bien le 
recibieron con las Balleftas , i Saetas 
en el camino : i afi folo pudo decic 
mui pocas palabras á los Rebeldes, 
que feñalaron para oirle , i fin tomar 
otra refolucion , fe volvió , i los Re- 
beldes fe fueron al alojamiento , que 
tenían en Suraña,no fin recelo de que 
Roldan , i algunos de los Principales 
de la Compañía , eferibiefen a los 
amigos , que tenían entre la Gente del 
Prefe£to,rogandoles encarecidamente , 
que quando llegafe el Almirante, fue-i 
fen buenos intercefores por ellos, pues 
fus juilas quejas , no eran contra él, 
fino contra el Prefefto : Tan defeo- 
fos eftaban de volver á fu gracia,! 
obediencia. 

CAPITVLO LXXV11. Como 

los tres Navios , que el Almiran-y 
te embib defde Canarias, llega- 
ron donde eftaban Roldan^ 
i los Rebelados. 

PUes hemos hablado de la llegada 
de los dos Navios , que el Al- 
mirante embió defde Caftilla á 
la Efpañola , ferá bien que tratemos 
de los tres , que partieron de las Ca- 
narias , los quales figuiendo fu Vía- 
ge, con buen tiempo , llegaron á las 
Islas de los Caribes , que fon las 
primeras , que encuentran los Nave- 
gantes , para ir al Puerto de Santo 
Domingo ¿ pero como los Pilotos 
Z n& 













S 6 Historia del Almirante de las Indias 

no fabian navegar , tan bien , como Rebelados , dejando á fu Capitán con 



aoia fe acoftumbra , en aquellos Ma- 
res , no Tupieron hallar aquel Puerto, 
fe dejaron llevar de las corrientes 
el Occidente abajo , hafta que die 



feis , 6 fíete hombres , que quifieroa 
quedarfe concl: Viña fen:ejante trai-», 
cion , fue el Capitán á bufear á Rol- 
dan , fin temer ningún peligro , í le 



ron fondo, en la Provincia de Sura» dijo , que dando mueflras deeftimar, 



ña , donde efíaban los Rebelados, los 
quales luego conocieron , qne venían 
los Navios fuera de camino , i que 
no íabian nada, en quantofü levanta- 
miento .* i afi entraron algunos en 
losNavios , fingiendo, que eftaban en 



i folicitar el ferviciode los Reies Cas 
tolicos , no era razonable , que con- 
fintiefe, que ía Gente, que havia venido 
á poblar , fembrar la Tierra , i cuidar, 
de fus minifícaos , con falarios,que 
iá havian recibido , fe quedafe allij i 



aquella Provincia por comifion del perdiefe el tiempo, fin hacer nada de 

Prefe&o , para aprovecharfe mejor lo que era de fu obligación, i que fi el 

de baílirnentos , i tener en paz , i fu- ios huviera hechado de si, diera indi-¡ 

jéciori los Indios de aquel Paisj pe- cío de que fus obras eran femejanteg 

ro poique es muí fácil publicarle el a f us palabras, pero que de eftarfe allí¿ 

fecreto de muchos , al inflante que era caufa de divifíoñ , i la defgracia 

Alonfo Sánchez de Carvajal , que del Prefe&o , mas que la voluntad, que 

era el mas practico de los Capitanes tenia de impedir el bien Publico, i el 

de los Navios , ptefumió la rebelión, fervicio dé fus Reies ; pero como á 

i dif-ordia, empegó átratar de paz Roldan , i fus Sequaccsleseftaba me- 

con Roldan ,penlando reducirle á la jor loquehaviafucedido , afi por falir 

obediencia del Prefecto , aunque fus con fü intento , como porque el deli* 

perfu aliones no tuvieron el efecto, to de muchos fuele defimularfe facil- 

que de(eaba,por la converfacion , i mente , fe efeusó , diciendo , que él 

familiaridad , que havian tomado los no podía hacerlos fuerga,i que fuCom-1 

Rebeldes en los Navios i por lo qual pañia era Monaflerio de Obfervan 



Roldan havia tomado fecretamente 
palabra á muchos de los que nueva- 
mente venían de Cartilla , de que fe 
quedarían en fu compañía , con cuia 
ventaja procuraba hacerfe maior , i 
afi Carvajal viendo la materia mal 
difpuefta, i que no podía concluir lo 



cia , que no podía negar al Habito 
ninguno; de manera ,que viendo Juan 
Antonio Colón , no fer prudencia en- 
trar en él riefgo , fin efperanca de 
remedio , inflando importunamente, 
determino volverfe á los Navios, coa 
los pocos , que le feguian } i para que 



que pedia, refolvió, conconfejode los no fucediefe lo mifmo ala Gente , que 

otros dos Capitanes, que la Gente, que havia quedado, ambos Capitanes par* 

llevaban para labrarlas Tierras, Mi- tieron luego con los Navios a San t o 

ms t i otros Oficios, fuefe porTierraá Domingo, con tiempo tan contrario á 

SantoDomingo, porque fiendo elMar, fu Viaje ,como havian temido ¿ porlo 

Jos Vientos, i las corrientes muí con- qnal tardaron muchos dias, i perdie 



rrarias á la Navegación , que havian 
de llevar , fucederia no acabar el 
Viaje en dos , ó tres Mefes , de que 
fe feguíria, no folo confumir los baf. 
timentos , fino enfermar la Gente, i 
perder el tiempo , fin vtilidad del fin, 
i fervicio á que havian venido. 

Tomada efta refolucion v ,*ocó á 
Juan Antonio Colón , el Viaje , i el 
cargo de la Gente , que era de cua- 
renta Hombres ; á Arana volverfe á 
los Navios , á Carvajal mantenerfe en 
Tierra , por ñ podia hallar modo de 
concordia j i poniendo en orden fu 
partida Juan Antonio Colón , el día 
íegundo , quedefembarcaron , los tra- 
bajadores , ó Vagabundos , con mas 
propiedad , que iban á trabajar en lo 



ron los baftimentos,i el Navio de Car- 
vajal recibió mucho daño en vn Banco 
de Arena , en que perdió el timón , i 
fe abrió , entrando en él tanta Agua s 
que apenas podia llevarle configo. 

CATITVLO LXXVIII. Como los 

Capitanes hallaron al Almirante \¿ 
en Santo 'Domingo. 

L Legados á Santo Domingo los Ca- 
pitanes, i los Navios, que volvie- 
ron de Suraña , hallaron al Almi- 
rante , debuelta de Tierra- Firme , i 
bien informado del eílado de los Re- 
belados jiviftos los Procefos , que el 
Prefecto havia formado contra ellos, 



que hemos referido , fe pafaron i ios bien que confiaba fcr verdadero todo 









mmgKgmmmmm^mm 



Don Chrisotal ColómJ 



i 



el delito, i digno de fevero caftigo, 
le pareció hacer nueva Sumaria de co- 
do , i formar nuevo Procefo,para dar 
cuenta á los Reies Católicos, de lo 
qué piafaba j i por otra parte deter- 
minó vfar quanta templanza pudie- 
fc", dando orden de reducirlos á la oben 
dienci», con deftrec-ai Por lo qual, 
i porque ni eftos, ni otros, pudiefen 
quejarfe de el, i decir, que los tenia 
por fuerza en la Isla , mandó á u 
de Septiembre hechar Vando,en nom- 
bre de los Reies Católicos , en que fe 
daba -licencia -á los que quiíleferc vol- 
verte a Caítilla, prometiéndoles pa- 
faje , i baíKmentos i i íiendo avi- 
fado por otra parte , que Roldas ve«« 
nía labuelta de Santo Domingo, con 
parte de fu Gente , mandó á Miguel 
Balleíter , Caftellano de la Con- 
cepción , que guarda-fe bien aquella 
Tierra , i Fortaleza , i que Ci Rol- 
dan viniefe por aquella parte, le dije- 
fé, que havia recibido gran pefadum- 
bre de fus trabajos , i de todas las 
cofas pafadas , i que no quería fe 
hablafe mas en ello , concediéndole 
Perdón General , i que incontinen- 
ti fuefe donde eftaba el Almirante, 
ííri ningún miedo , para que con fu 
confejo íé proveiefe lo que tocaba al 
íervicio de los Reies , i que fi le pa- 
recía; era necefario algún falvo con- 
ducto , fe le embiaria quando fe le 
pidiefe $ Ballefteros refpondió e» 14. 
de Febrero , que fabia de cierto, que 
el día íiguente havia llegado Riquel- 
me á la Villa de Bonao , i que Adria- 
no , i Roldan, que eran los Princi- 
pales, fe le juntarían dentro de fíete, 
ó ocho dias.en cuio tiempo podia 
prenderle , en aquel lugar. 

Por lo qual haviendoles habla- 
do en 1 conformidad de la Comi- 
íioii Conque fe hallaba, los halló mui 
duros , i d'efcortefés , diciendo Rol- 
dan : g)ue él no havia venido allí a ti a • 
Zar de ajújie , ni quería , ni tenia ne- 
ceftdctd de Par. > porque tenia al Almi- 
rante ,'° i a fu E fiado , en la mano pa- 
ra mantenerle , i dejiruirle^ como lepare- 
cieft , i que no hablafen de paños , ni 
ajujies, bajía que fe le reftituiefen todos las 
Indios yprefos en el Sitio de lá Concepción-, 
pues el havtrfe juntado, havia Jidó en fér- 
vido del Rei , / par a favorecerle , i con 
el feguro de fu palabra : Otras cofas di- 
jo , manifeftando no querer compo- 
nerle , fino con gran ventaja fuia , i 
para tratar de ello , pedia que el Alt 



mirante embiafc á Carvajal $ porqué 
no quería tratar con otros , fino es 
con él , efte ntgocio , por fer hom- 
bre llegado a la racon , i mui pro.-! 
dente , como havia experimentado 
quando llegó i Suraña con loa tres 
Navios , de que hemos hablado : Efta 
refpueíta causó al Almirante alguna 
fofpecha contra Carvajal , i no fin 
grandiíimos motivos : El primero, 
porque antes , que Carbajal llcgafe 
á Suraña, donde entonces eftaban los 
Rebeldes ,havian eferito muchas ve- 
ces , i embiado á los Amigos, que 
eftaban con el Prefecto , dicicndolcs, 
que en llegando el Almirante , ven«$ 
drianá ponerfe en fus manos > perfua* 
diendoles á que fuefen buenos inter- 
cefores para aplacarle : El fegundo, 
porque ñ hicieron efto luego que fu- 
pieron haver llegado los dos Navios 
en foco reo del Prefecto , con maioc 
ra§on debían hacerlo fabiendo la ve- 
nida del Almirante , fino lo impidiefe 
la larga converfacion, que havia teni- 
do Carvajal con ellos : El tercero, por- 
que fi huviele querido hacer lo que de- 
hia,podia detener en fuCaravelaprefoaj 
Roldán,i á los Principales de fu Com-j 
pañia prifioneros , que eftuvieron dos 
dias en ella , fin feguridad alguna: 
El quarto , porque fabiendo, como 
fabia, mui bien , que eran Rebeldes, 
no los debía haver dejado comprar ,eti 
los Navios f 4 -Efpadas, i n.Ballcf-i 
tas, que havian comprado: El quinto, 
porque teniendo indicios , de que la 
Gente , que havia defembarcado con 
Juan Antonio Colón , para irá Santo 
Domingo, fe quería pafar á los Rebol- 
tofos, debía haver efeufado el defem-j 
barco i ó iá que íe havia pafado, pro- 
curar reftaurarla con mas folicitud: 
El fexto , porque andaba , publican- 
do , que havia ido á las Indias , por 
compañero del Almirante , i para que 
fin el no hiciefe cofa alguna, porque 
fe temia en Caítilla , que el Almiran- 
te hiciefe alguna cofa mala : El fep- 
timo, porque Roldan, havia eferito al 
Almirante con el mifmo Carvajal, que 
por confejo fuio havia ido con fu Gen- 
te á Santo Domingo , para eftármas 
vecino, i tratar de convenio, quando 
el Almirante , llegafe á la Efpañola,i 
que no conformandofe con él, i los 
hechos con la carta , parecía quemas 
le havia hecho ¡r, para que fiel Almi- 
rante tardafe , ó no viniefe , pudiera 
él 1 como Compañero del Almirante , I 

Rol- 










































88 



Historia del Almirante de las Indias 



Roldan , como Juez , governar la 
Isla , á defpecho del Prefedo : El oóta- 
vo, porque quando los otros dos Ca- 
pitanes fe fueron por Mar, con lastres 
Caravelas, fué por Tierra á Santo 
Domingo, con guarda délos Amoti- 
nados,! la Compañía de Gamií, vno 
de los Principales , que havia eítado 
dos dias , i dos noches , con él, en fu 
Navio , i le acompañó , hada feis lc-i 
guas de Santo Domingo: Elnoveno, 



ciendo al mifmo Almirante , que no 
haviendole dado feguro por efcrito, 
para irle á dar cuenta de lo fucce- 
dido , bavian reíuelto hacerle faber 
por efcrito , las condiciones , que pe- 
dían , que eran el premio de las Obras 
hafta entonces hechas , como fe ve- 
rá mas adelante } pero aunque fuefe 
lo que pedían exorbitante, i vergon- 
§ofo , el dia íiguiente efcrivió Ba- 
liefter al Almirante , alabando mucho 



porque figuió á los Rebeldes , quando la eficacia de las perfuafivas rabones 



llegaron á Bonao , embiandoles muchos 
refrefcos, i regalos :E1 décimo, ivl- 
timo motivo , fué , porque fuera de 
que los Rebeldes no querían rratar de 
convenio con otros, fino con el , todos 
decían á vna voz, que fihuviefen te- 
nido precifion,le huvieran eligido por 
fu Capitán. Pero confiderando el Al- 
mirante , por otra parte , que Carvajal 
era prudente Gbio , i Noble , i que 
cada vno de los indicios referidos, 
podia tener fatisfacion , i no fer verdad 
lo que le havian contado , eltiman» 
dolé por períona , que no haria co- 
fa , que no debiefe , con gran defeo 
de extinguir efte incendio , determi- 
nó conferir con todos los Principales, 
que eftaban con él , la refpuefta , que 
fe havia de dar á Roldan , para to- 
mar refolucion , en lo que fe de- 
bía hacer i i eftando concordes to- 
dos , embio i Carvajal , i á Ballef- 
ter , para que trarafen de ajufte j pe- 
ro no trajeron otra refpuefta de Rol- 
dan , fino que no haviendo traído los 
Indios , que havia pedido, no quería tra~ 
tar de acuerdo en otra forma : A cuias 
palabras fatisfico Carvajal , con fu 
prudencia , i higo á todos tan bue- 
nos razonamientos , que movió á 
Roldan , i á otros tres , ó quatro 
de los Principales , a ir á ver al Al- 
mirante , i hacer el ajufte : Ello de- 
fagradó mucho á los deuaas Rebel- 
des , i en tanto que Roldan , i los 
demás tomaban los Caballos , para ir 
con Carvajal, á ver al Almirante , le 
afakaron, diciendo; Que no querian,que 
fuefe en manera alguna , / que fi fe ha- 
via de hacer ajufte , i convenio, fe hicie- 
Je en efcrito , para tener patente a todos 
¡o que Je tratafe : De manera , que def- 
pues que fobre ello eftuvieron algu- 
nos dias detenidos , á iy. de Octu- 
bre efcrivió Roldan al Almirante, 
con confentimiento de todos los fuios, 
vna Carta , en que atribuía al Prefeéto 



de Carvajal , diciendo, que fino ha* 
vían tenido fuerc,a para remover 
aquella Gente de fus malignas pro- 
porciones , ninguna otra cofa bafta-: 
ria , fino concederles lo que pedían* 
porque los via tan innanimados,que 
tenia por cierto, que fe pafaria á ellos 
la maior parte de los que eftaban con 
fu Señoría Iluftrifima , i quando tu-? 
viefe confianza de fus criados, i déla 
Gente de honra, que eftaba con él , no 
eran bailantes contra tanto numero s 
que cada dia fe iba aumentando, con 
losquefelespafaban. 

Yá elAlmirante havia reconocido ef« 
to por efperiencia.pues quando Roldan' 
eftaba cerca de Santo Domingo , paso! 
mueftra de la Gente, que havia de pe- 
lear conJél,fi fuefe necefario,i havia no- 
tado , que fingiendofe , vno Cojo, i 
otro£nfermo,no fe havian hallado mas 
de 70 Hombres,entre los quales no ha- 
via quarenta de que fiar fe; por efto al 
dia íiguiente, que fué á 1 8 . de Octubre 
del mifmo año i4Q8.Roldán,i losPrin- 
cipales, que quifieron venir con él, i 
ver el Almirante , le embiaron vna 
Carta, firmada de ellos, diciendo , que 
para afegurar fu Vida , fe havian fe- 
parado del Prefeclo , que andaba bus- 
cando modo de matarlos , i que feudo fer- 
vidores de fu Señoría Iluftrijima , cuia 
venida efperaban , como de jujeto de quien 
recibiría enfetviciojo que havian ejecutado, 
por fu propia obligaaon-.pues havian impedí-* 
do ct la Gente t hacer daño en las cofas de fu 
Señoría, como pudiera, per o de ¡pues t que ha m 
vía llegado^no folo no lo agrade damero inf , 
taba en procurarla venginca, icaufar lo s 
daños , por hacer con fu honra , lo que 
havian determinado de hacer , i tener 
libertad de hacerlo , le quitaban la licen- 
cia , i fu férvido : Antes , que efta 
Caita fe entregafe al Almirante, havia 
iá relpondido á Roldan , por medio 
de Carvajal , quejla havia embiado, 
refiriendo la confianza , que fiempre 



la caufa > i culpa déla diviíion a di- havia ceñido en él, la buena relación, 

que 






Don ChrístovaL Col< 



que de fu Perforia havia hecho á los 
Reics Católicos , i diciendjle no le 
havia efcrico , temiendo algún incon- 
veniente , fi viefen fu Cirta los del 
Vulgo , i le caufa fe algún daño , i por 
cílo,en tugar de firma , i Efcriptu- 
ra,lehav¡u embiado aquel firgeto,de 
quien él fabia quanro fe fiaba , á quien 
podía eftimar , como fi fuera fu Sello, 
que era el Gaftéllano Baileíler : por 
todo lo qual, viefe lo que era ¡ñas de 
rajón execunr , que a zo io !e hallaría 
prontiíimo, i de repente, mandó á 18.de 
Octubre , partiefen á CiitiHa cinco 
Navios , en los quales embiaba ade- 
cir á los Reíes , con m.icha parti- 
cularidad , todo lo que pafaba , i 
que havia detenida squellos Navios, 
creiendo , que Roldan , i los luios, 
fe embarcafen en ellos , como havian 
publicado antes, i que los otros tres 
que havia tenido cOnfigo , erameacf- 
ter ponerlos en orden, para que par- 



cordia , para que el Almirante la fir- 
m*fe , cfcriviendo en 6. de Noviem- 
bre , que lo contenido en ella , era 
lo que havia podido recabar con fu 
Gcncc , i que fí fu Señoría Huftriíi- 
nulo concedía, volviefeá embiarla á 
la Concepción , porque la falta de 
Biftimentos, le precifaba á falir de 
Bohao , i que efperariala refo.'u- 
cton.haftá el Lunes figu iente:Havien- 
do viílo el Almirante ella refpueíla, 
« confiderando los indecentes Capil 
tu ¡os, que pedían , de ninguna manera 
quifo concederlos , porque no fuefe 
depreciada la jufticia , ni cediefe en 
deshonrra fuia , i de fus Hsrmanosj 
pe:o parque no tuviefen motivo de 
qa.ej.arfe , i digefen , que procediaer» 
cite cafo conrigor, miado, á u.de 
Maio , pupücar vn feguro , qae havia 
de eftir fijado jo.dias 4 coinoíoeftuv0- 
a las Puertas de la Fortaleza, cuio 
tenor era : Que por quanro eftando él 



cubrimiento de la Tierra Firme de Pa- 
ria, i á poner en orden la Pefca-, i el 
Refcate de lar, Perlas , cuía mueftra 
embiaba con Arogial. 

CAPITVLO LXXIX. Como 

Roldan fue á ver al Almirante, 

i no quifo entrar en ningún Acuer» 

do con él. 



R 



tiefen ellos el Prefecto a feguir el def- en Caitilla , havian ocurrido varias 

diferencias, entre el Prefecto, el Juez 
Roldan, i otros , que havian huido 
con él , fin embargo de todo lo referi- 
do , todos en general , i cada vno de 
P°r si , pudiefen venir á fervir á los 
ReiesCatolicos,como fi nunca huvie- 
fe fucedido nada, i que áqualquiera 9 
que quifiere volverfe á Caailla , fe le 
daría , en que pafar á ella , i orden 
para que le pagafen el Sueldo, como 
fe havia acoftumbrado, con los demás, 
lo qual fe ejecutaría , fi dentro de 20'.' 
kcivida la Carta del Almirante por días compareciefen ante el Almirante • 
Roldan, refpondioat tercer día, para gogar de eíla feguridad } pro' 

redando, que fino comparecían en 
el dicho termino , procedería en Juf- 
ticia contra ellos ; luego al punto 
embió á Carvajal, á Roldan , con efte 
feguro, firmado , dándole por eferito 
fus i-agones , porque no podia,n£ 
debía firmar los Capítulos , que le 
havia embiado , i haciéndole memo- 
ria, de lo que era mas honéfto,qué 
ejecutafe, fi quería hacer loque pedia 
el ferviciode losReies. Partiofe Car- 
vajal á la Concepción , á ver á los 
Sublevados, que eftabín mui altivos,! 
fobervios,riendofe del falvocondu¿to s 
i diciendo , que pretto fe le pediría 
el Almirantea ellos : Todo efto pasó 
en tres Semanas , en cuio tiempo, 
fo color de prender vn hombre, que 
Roldan quería ajuíliciar , tuviereis 
fítíado al Caílellano Baileíler en la 
Fortalega , i le quitaron el Agua 9 
Greiendo , que por frica de ella fe 
A a ring 



manifeílando,queria hacer todo 
Jo que fe le mandaba, mas porque fu 
Gente no confentia , que fuefe á verle 
fin bailante Seguro , le rogiba fe le 
embiafe , fegun la Minuta ,que remi- 
tía , firmada por él , i fus Prin;ipa- 
Jes : Al inflante le embió el Seguro el 
Almirante a z6. de Octubre, i lucuo 
fue Roldan , mas con intención de 
a traer á algunos del Almirante , que 
<ie concluir nada , como fe recono- 
ció de las cofas indecentes , que pe- 
dia, porloquilfe volvió fin ajultarfe, 
diciendo , que felo participaría á fu 
Gente, i fegun loque determinafen, 
le eferíviria ; i para que huviefe al- 
guno , que por parte del Almirante 
' tratafe , i afegurafe lo que fuefe de- 
terminado , fué con él vn Maiordomo 
del Almirante , llamado Salamanca. 

Deípues de ranchas rabones, em- 
bió Roldan vna Efcricura de Con- 



1 









■:;:■ 


















9 X HíSTORIA DEL ALMIRANTE DE LAS INDIAS 

rindiefc ¿ rms con la venida de Car- que ejlan con el jaez , les han quitado, 
vajal, levantaron el fitio , i defpues de 
muchas altercaciones , que huvo de 
todas partes, concurrieron, i hicieron 
el Seguro íiguiente. 



CAPTTVLO LXXX. El ajttf- 
te hecha entre el Almiran- 
, i los Amoti- 
nados. 



te 9 Roldan 



LO que fe Acuerda, i Capitularon 
el Juez Francifco Roldan, i fu 
Compañía , para fu Dsfpacho, 
i Viaje á Caílüla , es lo íiguiente. 

Primeramente , que el Señor Almi- 
rante le haga dar dos buenos Navios, bien 
aprejlados , al parecer de ¡Marineros, 
Dueflos en el Puerto de Sur aña , por ejiár 
°alli la mxiorpartedela Gente de fu Com- 
pañía : i parque no ai otro Puerto mas 
conmodo para componer , i aparejar Bati- 
mentos , i lo demás y que feanecefario , en 
lo qual fe embarcará el dicho Juez , con 
los de fu Compañía , i placiendo á Üios, 
fe güira fu Viaje U. buelta de Caftilla. 

Que afimifmo le h&rd dar [a Seño- 
ria vn Mandamiento , para que fea 
pagado el Sueldo , que hafla el dia de la 
fer.hu fe debiefe a todos, i Cartas de lo bien 
que havian férvido , para los Retes Ca- 
tólicos , i para que fe les mande pagar. 

Afimijmo hará , que fe les den lo i Ef- 
elavos de la Mened , que fe hico á la 
Gente, por los Trabajos , que ha padecido 
en efla Isla , i por el Jervicio , que ha 
hecho, con nota de la Merced de ellos: i por- 
que algunos de la Compañía tienen Mugeres 
peñadas , b pandas, fi quifieren ir fe con 
ellos , fea, en lugar de los Ef clavos, que 
havian de llevar, i los hijos fean libres, i los 
¡leven con figo. 

ítem , que fu Señoría los hará dar 
en dichos Navios , todos los Batimentos, 
que necefitare» para el dicho Viaje del mif- 
mo modo , que los dan á otros; i porque 
no podrán fer proveídos de Pan ,fe da Li- 
cencia al juez y i a fu Compañía , para 
que fe provean en aquella Tierra , i que 
íes lean dados 30 Quintales de bizco- 
chos , i baviendole, ^oCoBaki de Trigo, 
para que fi fe pudriefeel Ca<¿ihi,qae podría 
Juuder ftei ¡mente , puedan (acorrer fe ,ccn 
el referido Pan de Trigo. 

Demás de e(lo , d"?á fu Stñoúa fe- 
guro á las Perfonas , que fueren á foltcim 
tur Defpachos , para el Sueldo. 



i embargado algún* hacienda , mandatá 
fu Sen irla , qs¡e todo fe les fatisfaga. 

ítem , que fu. Señoría dará Carta 
para los Reies Católicos , haciéndolos faber, 
que los Puercos de dicho Juez , fe queda- 
bañen la Isla , paraProvifion de la Geni 
te , que ejlá en ella , hafla en numero 
de izo grandes , i 230 chicos duplicando 
á fus Aitecas , que fe los manden pagar, en 
el precio, que los pudiera haver vendido en 
la dicha Isla , los quiles le fueron qui- 
tados, por Febrero del año pafado de 1 498. 

Que fu Señoría dará al dicho Juez 
vna Patente, para que puedj vender alga-' 
ñas cofas futas , que ferá precifo ven» 
der , para ir fe , o hacer de ellas lo que le 
pareciere, b dejarlas por fulas, en la Ha, 
d quien le parezca , que las gwierne me-, 
jor. 

Que fu Señoría mandará d los Jueces, 
que determinen luego el cafo del Caballo* 

Que fu Señoría , fi reconociere fer juf< 
tas las cofas de los Nue/lros de Salamanca, 
eferibirá al dicho Juez , que fe lo haga 
pagar. 

ítem , que fe hablará con fu Señoría 
en quanto a los Efciavos délos Capitanes. 
Afimifmo y que por quanto el dicho 
Juez , i fu Compañía , dudan , que fu 
Señoría ,u otra peifonapor el, les de al- 
gún enojo , con los demás Navios , que 
quedan en la Isla , hará Seguro, prome- 
tiendo , en nombre de los Reies Católi- 
cos , i por fu fee , i palabra de Hijodal- 
go , fe'gun cofiumbte de Efpaña , que fu 
Señoría , ni otro , no les caujará enojo, 
ni perturbará ¡u Ftaje. 

Pifio por mi ejle ajufle hecho por 
Alonfo Sánchez de Carvajal , i Üiegode 
Salamanca , con Fr art rifo Roldan , i con 
fu Compañía , á zi. de Noviembre del 
año de 1 498. foi contento de obfervxrle, en 
la forma, que en el Je contiene; con condi- 
ción , que el dicho Roldan , ó qualquiera 
de fu Compañía , en cuio nombre firme, 
i confirmó la Capitulación dada á los 
referidos Alonfo Sánchez de Carvajafi 
Diego de Salamanca , i todos los demás 
Chriftianos de la Isla , de qualquier gra- 
do , i condición, no reciviráná otro ningún 
no en fu Compañía, To Francifco Roldan, 
Juez ,por mi ,i por todas las perfonas t que 
ejlán en mi Compañía, prometo, i doi mi 
fé , i palabra , de que (eran obfervadas, 
i cumplidas klas cofas arriba contenidas, 
fin que intervenga otra cautela , fino la 
Lealtad de la verdad , conforme fe con- 
tiene aqui , guardando fu Señoría todo 



ítem, qus por quwtoá algunos d& los lo que entre el Señor Alonfo Sánchez de 



Car- 



% 






Don Christoyal Colón.' 93 

Carvajal, Diego de Salamanca , i To/e ha nuevo , Seguró , í licencia á los que 



rratado,i acor dado ¡como lo tienen por efcrito 
T ¡o primero , que de fie eldia de la 
data de efla , hajia que venga ¡a refpuef- 
ta de lo referido, que [era en el termino 
de diez dias, no recibiré perfona alguna, de 
las que eftan con el feñor Almirante. 

ítem , que de [de el di a que fe me lle- 
vire , i entregare la dicha refpuejla, en ¡a 
Concepción , con el de [pacho de lo acordado 



no quiíiefen ir á Cartilla, conRoldán, 
para que fe viniefe á él, prometién- 
doles fueldo , ó vecindad , lo que mas 
quiíiefen , i que los demás pudiefen ir 
á negociar á Santo Domingo , libre- 
mente , como les agradafe , cuio 
Defpacho entregó Ballefter á 24. de 
Noviembre , á Roldan , i á los de 
fu Compañía , en la Concepción , i 



ifirmtdojor [u Stnoria,que feríenlos 10. con el tomaron fu camino acia Sus 

días referidos, dentro de los primeros fo.fi- raña , á difponer las cofas de fu partid 

gtuentes , nos embarcaremos a la Felá ,en da , como fe conoció defpues % 1 aun- 

kuen hora para Cafiilla. que el Almirante , en cierto modo, re- 

Item , que ninguno de los E/clavos conociefe la malignidad , i fintiefe el 

de la Merced , que fe nos ha concedido dolor de ver impedido el fervicio del 



/era llevado por fuetea 

ítem , que no haviendo de ejldr el 
feñor Almirante , en el Puerto donde va- 
mos a embarcarnos , la perfona , b per- 
lonas , que embiare fu Sen) ría , fean 
honradas , i re f petadas , o Miniflros de 
los Reies Católicos , b fulos , dios qua- 
hs je dará cuenta , i ra^on de lo que fe 
embarcare en las dichas Caravelas , pa- 
ra que tomen memoria , o ejecuten lo que 



Prefecto, en la continuación del defa 
cubrimiento de la Tierra-Firme de 
Paria, iel difponer la Pefca , irefea- 
te de Jas Perlas , dándoles aque- 
llos Navios , no por efto quifo dác 
motivo, á que le culpafen los Rebe- 
lados, deque les negaba el pafaje ofre- 
cido : por lo qual empegó luego á 
preparar los Navios , fegun eftaba 
capitulado ¿ aunque fu Defpacho fe 



pareciere a [u Señoría , i para enterar/e dilataba algo , por la penuria de las 
de las co[as, que ejluviefen en nue/lro po~ cofas , que fe necefitaban , i para fu- 



der , pertenecientes 4 los Reies : Todas 
las quales cofas, fe entienda , deber fer fir- 
madas, i ejecutadas en la forma , que las lie - 
vanen efcrito, el dicho feñor Alonfo San- 
(hez de Carvajal , / el dicho Diego de 
Salamanca , cuia refpuejla efpero en la 
Concepción, dentro de los primeros 8. dias 
f guien tes, i fino viniere , no quedare obli- 
gado d cofa alguna de lo que fe ha dicho. 
En fé de lo qual, 1 por mantener , i 
abfervarpor mi , / por todos los de mi Com- 
pañía , h qus hs dicho, firmé efla Efcrip- 
tura, de mi mano. Fecha,en la Concepción 
oi Sábado 16, de Noviembred* 1498. 

CATITVLO LXXXI. Co- 
mo defpues del ajufie ^fe fueron a 
Suraña los Rebelados , diciendo^ 
que querían embarcar fe en los 
dos Navios , embiados por 
el Almirante. 




plirlas , fin perder mas tiempo, man- 
dó á Carvajal , que fuefe por Tierra, 
á Suraña para que en tanto, que lle- 
gaban los Navios , tuviefe difpuefta 
promptamente fu partida , i el def- 
pacho de la Gente , conforme á la am- 
plia Comifion , que llevaba. 

Refolvió también ir al punto á 
Ja Ifabela , á vifitar , i afegurar la 
Tierra , dejando á Don Diego , fu 
hermano , en Santo Domingo, para 
que proveiefe loque fuefe necefario: 
i aíi, defpues de fu partida , falie- 
ron , á fin de Enero , las dos Caravc 
las , proveídas de todo lo necefario, 
para recogerá los Rebelados j pero 
haviendolas fobrevenido vna gran 
tormenta ,fe vieron precifadasáque- 
darfe en otro Puerto , harta fin de 
Margo i i porque la Caravela Niña, 
que era vna de ellas , eftaba en peor 
eftado , i requería maior remedio, 
embió el Almirante orden á Pedro 
de Arana , i á Francifco de Garaí, 
con la otra , llamada Santa Cruz , á 
Efpues de acomodadas las cofas, Suraña , en la qual fué defpues Car- 
como fe ha dicho , volvieron yajal , i no por Tierra ; en efle 

Viage tardó once dias , i halló la 
otra Caravela , llamada San- 
ta Criut ? que efperaba 
allí. 



Carvajal, i Salamanca ,á San 
ro Domingo , para que el Almiran- 
te firmafe los Capítulos referidos, 
como lo higo , por fu intercefion, 
a ¿i. de Noviembre , i concedió d$ 









CAPÍ" 






■x\ 












































£4 

CJPITVLO LXXXIL Como 

los Rebeladas mudaron de propo- 

Jito ,¿7; ir á Caflilla , i hicie* 

ron nuevo ajufte , con el 

Almirante. 



N efte medio tiempo , tardan- 
do las Caravelas tanto , i no 
queriendo emharcarfe lamaior 
parte de la Gente de Roldan , to 



Historia del Almirante de las ímdias 

le , por íi podia nallarfe medio de 
ajiífte > que íuefc áíatisfacqion de am^ 
bos , como fe lo efcribio Carvajal al 
Almirante , dtfán Santo Domingo á 
if. de Maio , i á ai.le refpondió, 
agradeciéndole los trabajos , que pa- 
decía por elle negocio , i le embió 
el Seguro , que pedia , con vna Curta 
para Roldan , aunque breve, larga, i 
de eficaces fentencias, exortandole á 
la quietud, obediencia, i ferviciodc 
los Reies Católicos-, i haviendole ref- 
pondido el Almirante, volvió á eferi- 



maron pot motivo , para quedarte en virlemasdi!atadamente,á 2,o.dejuuio 



la Tierra, la tardanza , hechando la 
culpa al Almirante , porque no las 
havia defpachado ; con la brevedad, 
que havia podido : Sabiendo ello el 
Almirante , eferivió á Roldan , i 
Adriano , exorcandoles con buenas 
ra90n.es , á cumplir lo capitulado, 
i a no delviarfe de la obediencia: de-» 
más , que Carvajal , que eftabí con 
ellos en Suraña , hiejo vna protefta, 
ante va Notario , llamado Francif- 
co de Gara-i , que defpues fué Go- 
vetnador de Panuco , i jamaica , á 
los Rebelados , diciendo aceptafen 
los Navios , que embiaba el Almi- 
rante , proveídos de todo , i fe 
embarcafen , fegiin los Capítulos : Pe- 
ro ellos no quifieron aceptarlos •, por 
lo qual á ¿f. de Abril los mando fe 
volviefen á Santo Domingo , porque 
los heehaban a perder las Cule 



El día 3. de Agoílo , feis , ó fíete 
de los Principales Rebelados , que 
eflaban con el Almirante, le embia- 
ron otro Seguro , para que pudíefe 
ir á tratar con fu Señoría ; pero por- 
que la dtílancia era mucha, i con- 
veniente , que el Almirante viíita- 
fe la Tierra , refolvió ir con dos Ca» 1 
ravelas a! Puerto de Agua , en lamif- 
ma Isla Efpj.úo!a, al Poniente deSan- 
to Domingo , para acercarfe á la Pro- 
vincia , en que eílaban los Rebela- 
dos , de los qual.es vinieron muchos 
al dicho Puerto. Llego el Al mi- 
rante con fus Navios á él , cafí á fía 
de Agolto , i empegó á tratar coa 
los Principales , perfuadiendoles á 
que depuíiefen de fu defventurado 
propoíito , prometiéndolos toda mer- 
ced , i favor , lo qual dijeron harían, 
fí el Almirante les concedía quatro 



bras , i la Gente, que traían padecia cofas. La primera, que con los pri- 



Jfalta de badimentos. No fe les dio 
nada de ello á los Rebelados, antes 
fe alegraron ,i entorbervecieron baf- 
tan cemente 9 viendo , que fe hacia 
tanto cafo de ellos ; de fuerte , que 
no folo no agradeciéronla templan- 
za del Almirante , antes eícrivieron, 
que éí tenia la culpa de que fe que 



meros Navios, que viniefen a Caf-j 
tilla, havia de embiará if.dee'Jos. 
La fegunda , que á los que fe que^ 
dafen en la isla, havia de darles Ca- 
fas , i Tierras , por fu fueldo. La 
tercera , que publicafe Vando de, 
que todo lo que havia fucedida 
en las turbaciones , procedía de tcf-¡ 



dafen, porque quería vengarfe de ellos, tigos falfos , i culpa de algunos ma- 



íiendo ele el motivo de embiar tat 
de las Caravelas , i en tan mal eíla- 
do , que era impotible , que pudie- 
ien llegar á Caftilla ; i que aunque 
fuefen buenas, i bien proveídas , traían 
iá confumidas las vituallas, finque 
pudiefen bailar las que haviao que- 
dado para tan largo tiempo : i fien- 
do ello cierto havian determinado 



lignos. La quarta , que el Almiran- 
te nombrafe nuevamente por Juez 
perpetuo a Roldan- Capitulado eílo 
entre ellos, fe volvió Roldan á Tierra, 
defde la Carave'adel Almirante, i eni- 
bió los Capítulos á fu Gente, tan á fu 
modo, que a! fin de ellos decia,que fiel 
Almirante faltafe alguna cofa de ellos, 
feria licito hacerfelos guardar por 



efperar remedio de los Reies Cato- fuerca,ó por la vía, que mejor les 
lieos 5 con cuia refpuefta fe volvió pareciefe. 



Carvajal á Santo Domingo , por 
Tierra , i al tiempo de fu partida; 
le dijo Roldan , que fi el Almiran- 
te- le embiaba qel'o Seguro , iria i ver- 



E! Almirante , defeofo de ver el 
fin de tantas dificultades, i coníide- 
rando , que fobre ella rebolucion ha- 
vian pafado dos años, i que aumentan - 

dofe 






Don ChristÓval Colon.' p f 

dofe , fícmpre permanecían en fu re- i los Indios Tachímo \ con intéñcio 



bebón j i viendo que algunos de los 
que eftaban con él, fe atrevían a jun- 
tar qüadrillas , i á conjurarfe vnidos 
para andar por otras Tierras de la 
Isla , del miimo modo , que Roldan 
havia hecho , refolvió firmarlos , de 
qualquicr modo ,que tuefen , i dio 
dos Patentes ; vna á Roldan , de Juez 
perpetuo j i otra , que contenia las 
cofas referidas , i demás de eftoj 
todo lo que havia embiado ante- 
cedentemente concedido , cúia co- 
pia dejamos puerta arriba é i con efec- 
to el Martes f. de Noviembre em- 
pegó Roidán á exercer fu Jurifdic- 
cion , i eligió por Juez del Bonao, 
como le pertenecía t á Pedro Riquel- 
me , con facultad de prender los Reos 
Criminales, excepto los de pena Ca« 
piral , que havia de embiar á la For- 
taleza de la Concepción , para que 
Roidán los fentenciafe ; i porque el 
Difcipulo no tenia mejor intención* 
que el Maeííro, quífo luego fabricar 
vna Cafa fuerte en el Bonao ¿ pero 
fe lo eftorvó Pedro de Arana , co- 
nociendo claramente, que era contra 
el fervicio debido al Almirante. 

CJPITVLO LXXXIV. Como 

vuelto Ojeda del de/cubrimiento , 

ocajionb nuevos alborotos eii 

la Efpañola¿ 

Volviendo al hilo de nueftra Hif- 
toria , digo , que compuertas 
iá las cofas de Roidán , nom- 
bro el Almirante vn Capitán , con 
Gente , para que corriefe la Isla , fo- 
fegando , i reduciendo los Indios al 
tributo , con orden de que eftuviefc 



de cargar en él , de Brafil, i Indios , i 
en tanto que efperaba hacer tales con 
fas , fe entregó á hacer mal , i para 
moírrar, que era miembro de! Óoifpo 
Fonfecajque hemosdicho , lóicitaba 
levantar otro nuevo tumulto $ publi- 
cando, que la Reina Doñaifabéeftaba 
cercana á morir, i que faltando, nó 
havria quien favoreciefe al A miran- 
te , i que ert fu perjuicio haria él 
quanto quiíicfe , por fer verdadero, 
i cierto fervidor del dicho Obifpój 
fu Enemigo; 

Con elta fama , i engaño, ern- 1 
pegó á éferivir á algunos , que aura 
no fe havian fofegado ¿ de las tur- 
baciones pafadas , í á tener inteli- 
gencias con ellos i pero fabiendo Rol- 
dan lus obras, i tríala intención , fué 
contra él con i6. hombres deorJeii 
del Almirante ,á impedir él dañog 
que penfaba ; i á zo. de Septiem» 
bre , eítando á legua i media de él¿ 
fupo que fe hallaba con if hom- 
bres en la Tierra dé vn Cacique lla- 
mado Anigüaiagüa , haciendo Pan,í 
ViZcócho,concuioavifo,caminóaque« 
íla noche, para cogerle de improvifos 
pero entendiendo Ojeda , que Roldan 
le feguia haciendo de ti Ladrón fiel, 
viendo j que no le podía reíiftir , fue 
á encontrarle , diciendo , que la gran 
neceíidad de Baftimentos, que tenia, 
le havia llevado á aquel lugar, para 
proveerfe de ellos, como en Tierra 
de los Reies, fusSeñores,íin intención 
de hacer mal á nadie ¿ i dándole 
cuenta de fu Viaje ^ dijo , que venia 
de defeubrir por la Cofta de Paria, 
al Occidente, óoo leguas, donde havia 
hallado Gente , que peleaba con los 
ChriíHanos , con igual partido , i que 
le havian herido io hombres 1 por 
fobreavifo , para que luego que fin- loqual no pudo valerfe de las riquezas 



tiefe alguna rebelión , 6 tumulto de 
Chiftianos, 6 feñal de levantamiento 
deludios, fuete prompeamente á cafti- 
garle,i lo remediafe : Ello lo higo 
con intención de venirfeá Cartilla , i 
traer configo al Prefecto, porque dífi- 
cultoíamente fe olvidarían las cofas 
1 pafadas, íi quedafe en el Govierno. 

Eftando difponiendo fu partida, 
llegó a la Isla Alonfo de Ojeda , que 
venia de defeubrir , con quatro Na- 
vios , i porque femejantes hombres 
navegan á la ventura , entró á f. de 



de la Tierra t en que havia hallado 
Ciervos , Conejos , Pieles , i Garras 
de Tigcres , i Guanines , que rhof- 
tró á Roidán , en las Caravelas,afe« 
gurandole querer ir luego á Santo 
Domingo, á dar quentade todo al Al- 
mirante, que entonces eftaba con gran 
cuidado, por haverle eferito Pedro 
de Arana , que Riquelme , Juez de[ 
Bonao , por Roidán, fo color de hacer 
vna Cafa, para fus Ganados, havia 
elegido vn Montecillo fuerte, para 
hacer defde él, con poca Gente, quanto 















Septiembre de 1499. en el Puerto, mal pudiefe ,ique él fe havia puerto 
que llaman los Chriftianos d«l Brafil, á eftotvarfelo , fobreqüe havia hecho 

Bb cau» 



. 







s>6 



Historia del Almirants délas Indias 















caufa Ríquelme , conTeíligos, i em 
biadalo al Almirante , quejan Jofe 
de la fuerza , que le hacia Arana , i 
ruplicandoIe,larernediaíe,paraqucno 
huviefe algún deforden entre ellosjpor- 
que aunque e! Almirante , conoese fe, 
que no eflaban del codo fofegados $ fus 
pensamientos, le pareció bailaba man» 
tener la íbfpecha, no defcuidandoíe de 
eftár fobreaviío , cieiendo , que feria 
baflanterernediarelmanificíloerrordc 
Ojeda, fin fomentar, el que con la diíi- 
rimlación debia tolerarfe. 

Procediendo Ojeda en fu mal pro- 
pofito,en el mes de Febrero del año de 
i foo. precedida licencia deRoldán, fe 
fué con fus Navios áSuraña, donde 
vivían muchos de los que fe havian 
Rebelado , íiendo la avaricia, i la vti- 
lidad, el camino mas cierto para in- 
citar á todo mal : empegó á publi- 
car, entre aquella Gente, que los Reies 
Católicos , le havian hecho Confe- 
dero del Almirante, con Carvajal , para 
que no le dejafen hacer cofa , que 
no les pareciefe fer del Real fervi- 
cio , i que vna de las cofas , que le 
havian mandado, era que luego pa- 
gafe en dinero de contado , a todos 
los que eftaban íirviendo al Rei,en 
la Isla , i que pues el Almirante no 
era tan difereto , que fe moviefe X 
hacer effco , ofrecía ir á Santo Do- 
mingo con ellos , i precifarle a que- 
los pagafe, i fi les pareciefe , defpues 
hecharle de la Isla vivo , ó muerto; 
por que no debian , fiarfe del ajuíle, 
ni de la palabra, que los havia dado, 
pues no la mantendría, fino en quan- 
to no pudiefe mas. 

Con efta oferta refolvieron muchos 
feguirie-, i con fu favor, i aiuda,dió vna 
noche en los que no quifieron ad- 
mitirla , i huvo muertos , i heridos 
de ambas partes ; i porque tenían 
por cierto , que reducido Roldan 
al fervicio del Almirante , no entra- 
ría en la nueva conjuración, determi- 
ron prenderle de improvifo , mas 
Cabiéndolo Roldan, fué con bailante 
Gente adonde eftaba Ojeda , para 



íe naba de él , le ofreció ir á ha- 
blarle a fus Navios , i para ello, 
le eoib-io , á pedir la Barca , que 
fe la embió con buena guardia , i 
haviendo recividoen ella, áRoldán, 
con feis , ó liete de los fuios , quan- 
do eílaban mas feguros, cargaron Co- 
bre los de Ojeda , Roldan , i los 
fuios, con las Efpadas definidas , i 
matando a algunos, i hiriendo á otros, 
fe apoderaron de la Barca, i fe vol-, 
vieron con ella á Tierra, no deján- 
dole, a Ojeda , fino vn Batel ; para 
férvido de los Navios , en el qual 
vino a abocarfe con Roldan , iefcu- 
fandofe de fus excefos , rellítuió al- 
gunos hombres , que havia tomado 
por fuerga , para que le reftitiueféft 
la Baica, con fu Geiife, diciendo, que 
fi no fe reftitula , perecerían todos, 
i los Navíos,por notener otra con que 
Governarlos : Roldan fe la volvió, 
porque no tuviefe motivo de quejar- 
fe , ni díjefe , que por fu caufa fe 
perdía , tomando primero feguridad, 
i promefa , de que dentro de cierto 
tiempo , faidria de ia Efpañola : i aíi 
fe vio precilado á hacerlo,por la buena 
guardia , que puso en Tierra Roldan,' 
Es diflcultofo defarraigar la ci- 
zaña , fin que vuelba á nacer , afí 
la Gente mal habituada , volvió á 
caer en fus errores , como fucedíó 
á vna parte de los Rebelados , po- 
eos días deípues , que Ojeda havia 
partido ;pues hallandofe vn D. Fer- 
nando de Guevara : , como fediciofo¿ 
en defgracia del Almirante , i juntan- 
dofe con Ojeda, por fus delitos, con 
gran aborrecimiento á Roldan, por- 
que le havia impedido cafarfe cora 
vna hija de Canua , que era la Prin- 
cipal Reina de Suraña , empegó á 
juntar muchos Conjurados,para pren- 
derle , i fucederle en hacer mal , i 
incitó, efpecíalmenteá Adriano, vnd 
de los i?rincipales,con otros dos hom- 
bres de mala vida, los qualrs a me-» 
diado de Junio del año de ifoo. dif- 
pufieron la prifion , ó la muerte de 
Roldan -, pero íiendo eíle mui adver- 



remediar fus defordenes, 5 caftigarle, tido , defpues que fupó el Tratado, 
fe^un le pareciefe convenia -, mas 
: eda no le efpero,antes,de miedo, fe 
retiró á fus Navios , i Roldan def- 
<k Tierra . i e! otro defde la Mar, 
trataban del fitio , donde havian de 
avocarfe , dudando cada vnodepo- 
nerfe debnjo de!a mano, drl otro. 
Viendo Roldan , que Ojeda no 



fe porro tan bien , que prendió á 
Don Fernando, i á Adriano, i á los 
Principales de fu quadrilla , i avi- 
só al Almirante lo que pafaba, pi- 
diéndole dijefe lo que havia de ha- 
cer de los prefos , el qual le res- 
pondió , que pues fin motivo havian 
intentado alterar 1# Tierra , hicie- 
re 






íejulticiacorferpondiente á fus de- A * ^c-.uía^ **- - * y/ - 

l'to,, ftgu» diFponUn la s Le¡«,' niiíiStaSifr/íf* n'""^ 
pues lino fe dibi airan <•»(*;<»« r. naoael almirante ir aianto Dornin» 

fcu nrra ellos, niandoahorcar á Adria- " 

CAPITULO LXXXV. Como por 

informaciones faifas , i ^Ü* 

quejas , ¿& ¿/^ w ¿ embiaron los 

Reies Católicos , <vn Juez i 

/¿¿ /*<&«• 3 p a rafaber lo qm 

gafaba. 



no,como Autor,i Principal cabeca de 
Y Conjuración } defterró á otros, 
%un fus delitos , i dejo en la pri- 
«on a Don Fernando , fníh que á 
1 3. de Junio, fe Se entrego, con otros 
prefos, á Goncalo Blanco , para que 
Jos llevafeá la Vega, donde citaba 
el Almirante. 

Eftecaftigo fofegó la Tierra,! los 
Indios volvieron á la obediencia , j 
fervicío de los Chriftianos, i fe defeu- 
bneron tantas Minas de Oro , que ¡os 
Caftcjlanos dejaban el fueldo Real , i 
fe retiraban de el fervicío, tratando 
<¡e vivir por si, aplicandofeá tacar 
Oro , induílriofamente á fu cofta, 
dando aí Reí la tercera parte de lo 
que hallaban. Tanto creció la aplica- 
ción , que huvo perfona,que reco- 
gió en vn día, cinco Marcos de Gra- 
nos de Oro, bailante grúefos, en- 
tre los quales huvo Vno , que pesó 
1 9<5. ducados. Los Indios eftaban 
obedientes, con gran miedo del Ata 
mirante, san defeofos de contentar- 
le , que penfando que le hacían al- 
gún fervicío , fe hacían Chriftianos 
voluntariamente -, i fi algún Indio 
Principal tenia que parecer ante él, 
procuraba venir vellido: por lo qual, 
i para rnaior quietud , determinó el 
Almirante viíitar la Isla por fu per- 
íbna > i el Miércoles 20 de Febrero 
de 1499. partió con el Prefecto , de 
Santo Domingo, i llegaron á la Ifa- 
bela á 19. de Marceo , de donde fa- 
lieron á f . de Abril , i llegaron & 
la Concepción, el Martes ííguiente, 
4efdc donde partió el Prefecto á Su- 
raña.el Viernes 7. de Junio. 

El día defpues de Navidad de' 
1499- haviendome dejado todos, 
ñu embeftido con guerra de los In- 
dios , i de los malos Chriftianos , i 
llegué á tanto eftremo , que por huir 
la muerte, dejándolo todo , rae metí 
en el Mar, en vna Cara vela pequeña: 
entonces me focorrió Nueftro Señor, 
diciendome. O hombre de poca Fe, 
no tengas tniedoYo fei % i aíl derramó mis 
Enemigos, i me moftró como podía 
llenar mis ofertas: O infeliz pecador, 



E 



N tatito i que fas referidas tuU 
baciones fucedian, como fe h$ 
dicho , muchos de los Rebela- 
dos, con Cartas defde la Efpañola* 
I otros , que fe havian bueltoáCaf- 
tilla j no dejaban de prefentar infor* 
maciones faifas á los Reies Católi- 
cos , i á los de fu Confejo , contra 
el Almirante , i fus Hermanos } di- 
ciendo , que eran mui crueles, inca- 1 
paces para aquel Govierno , afi por 
ferEftrangeros , i Vltramontanos* 
como porque en ningún tiemoo fe 
havian vifto en eftado^de Governar 
Gente honrada } afirmando , que íl 
íus Altecas , no ponían remedio, fu- 
cedería la vltima deftrucion de aque-i 
líos Palies, los quales quando no fuete 
derruidos por fu perverfa Adminis- 
tración, el mifmo Almirante, fe rebe- 
laría , i haría liga con algún Princu 
pe, que le aiudafe, pretendiendo, que 
todo fuefe fuio ; por haver fido déf- 
cubierto con fu mduftria, i trabajo- 
1 para falir con efte intento, efeonj 
día las Riquezas , i no permitía , que 
los Indios firviefen á los Chriftia- 
nos , ni fe convirtieren á la Fé} por« 
que acariciándolos i efperaba teñera 
los de fu parte, para hacer todoquan- 
to fuefe contra el férvido de fus Al-, 
tegas. Procedían eftos , i otros fe- 
mejantes , en eíras calumnias con tara 
grande importunación á los Reies 
diciendo mal del Almirante, i lamen* 
tandofe de que havia muchos años, 
que no pagaba Sueldos, que daban que 
decir á todos los que entonces ef- 
taban en la Corte : Era de tal ma- 
ñera, que eítando Yo en Granada 3 . 
quando murió el Sereniíírno Principe 
.., Don Miguel , mas de fo de ellos 
Yo , q«e lo hacia pender todo de la como hombres fin verguenga ,com- 
efperanga del Mnndoj praron vna gran cantidad de Vbag¿ 

i fe 



\ 




















































9§ 



Historia del Almirante de las Indias 



i fe metieron en el Patio de la Alam- 
bra, daodograndes gritos, diciendo, 
que fus Altegas, i el Almirante ,los 
hacían pifar la Vida de aquella for- 
ma , por la mala paga, i otras muchas 
deshoneftidades, é indecencias , que 
repetían : Tanta era fu defverguen- 
ga, que quando el Reí Católico falia, 
le rodeaban todos , i le cogían en me- 
dio, diciendo : Paga, paga; i fi acafo 
Yo, i mi Hermano» que eramos Pajes 
de la Sereniíima Reina , pafabamos 
por donde eftaban, levantaban el gri- 
to halla los Cielos, diciendo : Mirad 
los hijos del Almirante , de los Mof- 
quitillos de aquel,que ha hallado Tier- 
ras de vanidad, i engaño , para fe pul- 
cro , i miferia de los Hidalgos Caf- 
tellanos ; añadiendo otras muchas 
injurias , por loqual efeufabamospa- 
far por delante de ellos. 

Siendo tantas fus quejas , i las 
importunaciones , que hacían a los 
Privados del Reí, determino embiar 
vn Juez á la Efpañola , para que fe 
informafe de todas las cofas referi- 
das , mandándole , que fi haltafe cul- 
pado al Almirante, fegun las quejas 
éxprefadas , le embiafe á Cartilla ,^ i 
quedafe él, en el Govierno. El Pefqui* 
íidór , que para efte efecto entibia- 
ron los Reies Católicos , fué vn 
Francifco de Bobadilla , Comenda- 
dor del Orden de Calatrava , muí 
pobre, para lo qual fe le dio bailante 
i copiofa comifion , en Madrid á zi. 
de Maio del año de 1499. llevaba 
fiemas del Rei,enblanco, para llenar- 
las aquien le pareciefe , en la Ef- 



fe declaró al punto por Governador; 
i para adquirir la gracia del Pueblo, 
hecho Vando, haciendo francos á to- 
dos por 10 años , i embió á protef- 
tar el Almirante, que fin dilación al- 
guna, viniefe donde él eftaba , que 
convenia al fervicio del Rei; i en con- 
firmación de ello , le embió con Frai 
Juan de la Sera , vna Carta á fiete de 
Septiembre del tenor íiguiente. 

Don Chifioval Colón quefir o Alrni^ 
rante del Mar Occeano , hemos manda-* 
do al Comendador Francifco de Bobadi~ 
¡la. Portador de ella, que os diga algu~ 
Has cofas de nuejlra parte :por ¡o qual os 
rogamos le deis fee , i crédito, i obedezcáis. 
Dada en Madrid , > íi . de Maio del 
año de 1499. To el Rei* To la Reina» 
Por mandado de fus Altegas , Miguel 
Pérez de Almacén. 



Como 



em* 



CJTITVLO LXXXVt 
el Almirante fué prefo , i 
¿fiado á Cafi i liaron grillos, jun* 
t amenté , con fus Her* 
manos. 

LUego que vio el Almirante la Car- 
ta de los Reies.fué promptamen- 
te á Santo Domingo, donde iá 
eftaba el dicho Juez, deíeofo de man- 
tenerfe en el Govierno , i fin tardan- 
za alguna , ni información jurídica,' 
á primero de Octubre del año de 
ifoo le higo poner prefoen vn Naa 
vio,con fu hermano Don Diego , x 
r u con grillos, i buena Guardia, man- 

pañola , que le diefen todo favor; dando,debajodegravifimaspenas,que 
i auxilio. Con efte Defpacho llegó á ninguno hablafe de cofa que les per- 



Santo Domingo á fin de Agoftodel 
año de ifoo. quando el Almirante 
eftaba dando orden en las cofas de 
aquella Provincia, donde el Perfecto 
havia fido embeftido por los Rebe- 
lados , i donde eftaba maior numero 
de Indios , i de mejor calidad , i ra- 
5011, que todos los demás de la Isla: 
de manera , que no hallando Bobadi- 
lla , quando llegó , perfona a quien 
tener refpeto , lo primero que higo, 
fué entrarfe á vivir en el Palacio del 
Almirante , i fervirfe , i apoderarfe 
de todo lo que havia en él , como íi 
Je huviera tocado pof legitima fuce- 
fion , i herencia , i recogiendo, i fa- 
voreciendo defpues á todos los que 
halló de los Rebelados , i á otros 



teneciefe. Defpues, como fe dice de 
la Jufticia de Pedro Grullo , empe- 
gó á formar Procefo contra ellos, re- 
cibiendo por teftigos á los Rebela- 
dos, enemigos fuios, i favoreciendo, 
i incitando publicamente á los que ve- 
nían á decir mal de él , los quales de- 
ponían tantas maldades , i delitos, 
que feria mas que ciego , quien no 
conociefe, que los dictaba la paflón, 
fin alguna verdad , por lo qual los 
Reies Católicos , no los quifieron re- 
cibir , arrepintiendofe mucho de ha- 
ver embiadó aquel hombre, con feme- 
jante cargo , i no fin jufta ragoñ| 
porque efte Bobadilla deftruió la Isla, 
i gaftó las Rentas , i tributos Rea- 
les , para que todos le aiudafen, publ i- 

no 



muchos , que aborrecían al Almirante, cando , que los Reies Católicos 

• ■--■•■'• que- 



Uon Chíustoval 

querían otra cofa , que el Nombre 
del Dominio, iqiwrtodo el vtíl, fue- 
fe para fus Subditos-, pero noporCf- 
to perdía nada de fu parce, antes acorri- 
parnndofe con los mas ricos , i pode- 
rofas , daba á fus Indios para losfer- 
\?igios, con pacto de participar codo 
quenco ganafen con ellos, i Vendía eri 
publica almoneda las pofefiones , i 
heredades , que el Almirante, havia 
adquirido á los Reies Católicos .di- 
ciendo , que los Reies , no eran La- 
bradores , ni Mercaderes, ni qucriarl 
aquellas Tierras ,parafuvtilidad, fino 
para focacro , í alivio de fus Vafa- 
14os : Con efte pretefto vendía todo, 
procurando por otra parte que lo com« 
prafen algunos de fus Compañe- 
ros , por dos tercias paites , menos 
de lo que valían , i aun haciendo ef- 
tas cofas, rio atendía á lasdejufticia, 
ni á otro refpe&o , que ha hacerfe 
rico , í ganar el afe£to del Pueblo, 
porque aun tenia miedo , de que 
el Prefecto , que todavía rio havia 
buelto de Surada ,le impidíefe , i que 
procurafecon]Arma$libraf alAlmiran* 
te , como íi en ello fus hermanos no 
huvieran tenido grande prudencia: por 
lo qual el Almirante , embió al pun- 
to a decir,que por fervicio de losReies 
Católicos, i por no alborotar laTier-, 
rajfuefeu á el , pacificamente* puef- 
ro , que llegados á Caftilla alcan- 
zarían mas fácilmente el cafrigo de 
tan raro fugeto , i el remedio del 
agravio, que les hacia-, pero ni por eílo 
dejo Bobadilla , de prenderle con fus 
hermanos, coníintieodo ,qüeIos Mal- 
vados , i populares, dijefen mil inju- 
rias contra él,por lasPlaeas, i queto- 
cafen cuernos junto al Puerto,donde 
sitaban embarcados, demás de muchos 
Libelos infamatorios , que eftaban 
puliros en las efquinas : de modo, 
que aun que fupo , que Diego Ortu, 
Hofpitalcro, havia hecho , i leído vri 
Libelo , en la Plaga , no folo no le 
caftígó , pero motero grande alegría 
de ello : por lo qual cada vno fe in- 
geniaba adarfe á conocer , por valieri» 
te en tales cofas ; ni al tiempo de la 
partida del Almirante, temiendo , que 
fe volviefe á Tierra, nadando , dejo 
de decir alPiloto,llamado Andrés*Mar- 
tin , qne fe le encregafe al Obifpo 
Don Juan de Fonfeca.para dar á 
entender , que con fu favor, iConfejo 
ejecutaba todo aquello : bien que deín 
pue S> eftando en el Mar, conocida por 



COLfJH. 99 

el Patrón la malignidad de Bobadi- 
lla i quilo quitar los Grillos al Al-' 
mirante ; pero el jamas lo confintíój 
diciendo , que pues los Reies Cató- 
licos , mandaban por fu Carta ejecu- 
tafe , lo que eri fu nombre le manda- 
fe Bobadilla, i que por fü autoridad, 
í comtíion, le havia puefto los Gri- 
llos , no quería , que otras perfonas¿ 
que las mifrrus de fus Alteras, hicie- 
fen fobre $odq ello lo que les agra- 
dafe:pues tenia determinado guardar 
los Grillos para reliquias,! memoria 
del premio dé fus muchos férvidos: 
i aft lo'higo, porque Yo los vi íiempré 
en fu Retrete, i qüifo , que fuetea 
enterrados con él. 

El día ¿o. deNovíembrs,delañ0 
de i f op, eferivio al Rei,que havia lle- 
gado á Gadiz,i fabiertdo el modoco¿. 
kío venia» luego dieron orden para que 
le pufiefen en libertad, i le eferivicrori 
Cartas llenas de benignidad , manifef- 
tandp mucho defagrado en fus traba- 
jos^ de la defcortelia,que havia vfado 
Bobadilla , diciendole , que pafafe á 
la Corte , donde ferian atendidos fus 
negocios, i feria defpachado con mug 
Cha brevedad, i honra. 

£n todas ellas cofas , Yo no de- 
bo culpar i los Reies Catolices, fino 
en haver elegido para aquel cargo & 
Vn hombre maligno, i de tan poco fa- 
ber j por que ü fueíe hombre ¿ qué 
fupiefe vfar de fu 0ficio s el Almirante 
fe huviera alegrado de fu ida j pues 
havia fuplieado por fus Cartas , que 
embiafen ,á alguno , pata que hiciefé 
verdadera información de la maldad 
de aquella Gente , i de los infultos, 
que cometía , para que fuefen cafli-i 
gados pOr otra mano , no queriendo^ 
él, por haver tenido origen los albo-; 
rotos con fu hermano .proceder con 
el rigor , que huviera vfado en cafo 
fin fofpeeha , i aunque pueda decirfe¿ 
que fin embargo de que eftuviefen mal 
informados los Reies Católicos del Al- 
mirante, no debian ernbiar á Bobadilla 
con tantas Cartas, i favor, fin limi- 
tarle lacomifion, que k daban , pue- 
de refponderfe , *que no fué maravi- 
lla , que lo hiciéfen afi , porque erar* 
muchas las quejas dadas contra el 
Almirante, como va 
referido. 






'. 






Ce 



CAP: 






íbo 









CAPITULO LXXXVIl.Como el 

Almirante fué a la Corte á dar 

quenta de si d los Reies 

Católicos. 



L 



Historia del Almirante de las Indias 

del año de ifoo, i los malíciofos lo 
dilataban también, hafta ver 1» nueva 
información , determinó el Almiran- 
te , hablar alRei ; ¡pedirle le prome- 
tiefe defenderle , i guardarle de fus 
riefgos , lo que defpues hic;o también 
por Cartas : Y aíi quando eftaba 
para partir al Viaje fe lo prometíe* 
ron por vna Carta, que contiene eftas 
palabras : T fir cierto } que vueftrapri- 



Uego , que los Reies Católicos 
fupieron la venida , i priíionde 



el Almirante, d.eron orden a 1 7. fi m nos ha de/agradado mucho, como 

vos lo *ift"s bien , i ¡ conocieron 



de Diciembre , de que fuera puefto 
en libertad, i eferivieron, quefuefe a 
Granada , donde rué recibido de fus 
Altegas, confemblante alegre, i dulces 
palabras, diciendole , que fu prifion 
no hadando hecha con fu orden.ni vo- 
luntad , antes los havia defagrado mu- 
cho , i qhe lo proveerían , de modo, 
que ferian caftigados los culpados, i 
fe le daría entera fatisfacion : con ef- 
tos , i otros favores , mandaron en- 
tonces , que fe atendiefe á fus nego- 
cios, i en fuma, fuéfurefolucion.quc 



todos : pues ¡uego , que U fupimos , pro-i 
vehimos de buen remedio , i /abéis 
con que honra , i refpeto hemos man- 
dado , que os tratafen fiempre , i por 
hacerlo aora maiorntente , i honra-*] 
ros , i trataros mejor , os prometemos, 
que las mercedes concedidas , por Nos, 
os [eran guardadas integramente , fegun 
la forma , i tenor de nueftros Privi-i 
Ifgios , ios quales fin contr adición , go- 
c aréis Vos , i vuejiros hijos, como 
¡a racon pide $ i fi nece/ario fuñe con- 



fe embufe a la Efpañola vn Gover- fimarlos de nuevo, lo confirmlreZs 



«ador , que defagraviafe al Almiran 
te, i á fus Hermanos, í que fe pren- 
diefe á Robadilla , i que volviefe todo 
lo que le havia quitado , formando 
procefo fobrelas culpas de los Rebe- 
lados , i caftigando fus delitos , con. 
forme los ierros ,que huviefen come- 
tido i embiófe al govierno á Nico- 
lás de Ovando , Comendador de La- 
res , hombre debuen juicio, i pruden- 
cia : bien, que como defpues fe vio, 
fe apaíiono mucho, en perjuicio de ter- 
cero, guiando fus paflones con aftu- 
cías cautelofas , i creiendo á los fof- 
pechofos , i malignos , ejecutándolo 
todo con crueldad , i animo venga- 
tivo, de que dáteílimoniolamuertede 
ios 80. Reies } pero volviendo ál Al- 
mirante, digo, que como en Granada 
quiíieron los Reies Católicos embiar 
á Ovando á la Efpañola , les pareció 
feria conveniente volviefe el Almirante 
á otro Viaje , de que fe le íiguiefe al- 
gún provecho , i eftuviefe ocupado, 
hafta , que el Comendador fofegafe 
las cofas , i tumultos déla Efpaño- 
la; porque les parecía muí mal tenerle 
canto tiempo fuera de fu juftapofeííon, 
fin caufa: pues de la información re- 
mitida por BobadilIa,refu!taba la ma- 
licia, i lafalfedad de que eftaba llena, 
fin quecontuviefe cofa, porque debie- 
feperderfuEftado •, pero porque enla 
ejecución de ello, havia alguna dila- 
ción , i corría i£ el mes de O&ubre 



% mandaremos de/pues poner en pofe- 
fion a vutfiro Hijo % porque en maio- 
res cofas , que efia , defeamos hon- 
raros , i favoreceros ¡ i eftad ciertoi 
que dt vuejiros Hijos , i Hermanos, 
tendremos el cuidado , que pide la ra->. 
fon. Lo que fe executará defpues de 
haver partido Pos , tn hora buena , por 
lo qual fe dará el Empleo a -vuejlro Hi- 
jo , como va txprefado ; * os roga- 
mos , que no deis dilación a vueftra 
partida. Dada en Valencia de la Tor- 
re ct 14. de Margo del año de 1^-02. " 
. Eftas ofertas , i palabras le eferfo 
V,e TJ° S Rcies > P c rque el Almiran.? 
te eftaba refueltoa no empeñ rfemas 
en las cofas de ludias , fino es deC^ 
cargarfe con mi hermano, en lo aual 
«enrubien, porque decia, que fi'fus 
ícrvicios no eran baftanres para caf- 
tigar las maldades de aquella Gente 
menos bailarían los que hícicfe en 
adelante : pues la principal cofa , q Ue 
ha vía ofrecido antes, que defeubrie- 
íe las Indias, la havia iá cumplido 
que era moftrar ,que allí havia Islas' 
1 Tierra- Firme , á la parte Occiden- 
tal } que el camino era fácil , i nave . 
gaDle , la vtilidad manifiefta , i { as 
Gentes muí domefticas , i defarma- 
das : con que haviendo verificado por 
ín perfona todo lo referido, iá no le 
faltaba mas , li no que fus Altecas/Í- 
guiefen la emprefa, embiando Gem 
te , que buícafe , i procura/e .entender 

Jo? 













Don ChristoVal Col6n* «o*' 

los fecretos de aquellos Paifes , por- tados, pero quando llegarnos íálosMo^ 



que eflandoiá abierta la puerca , qual 
quiera podria feguir la Coila, como 
hacían algunos , que impropiamente 
fe llamaban Defcubridores, fin con- 
fiderar, que no huí defcubierto alguna 
nueva Región , finofeguidoladefcu 



ros havian levantado el íitio , por lo> 
qual el Almirante , embió al Prefecto, 
Don Bartolomé Colón , ¡fu Hermano s 
i á mi, con los Capitanes de los Navios 
á Tierra, á viílcar al Capitán de Erci- 
11a , que havian herido los Moros 9 



bíerca.defpues del tiempo en que el Al- en vn afalto j el qual dio muchas gra 



mirante les enfeñó las dichas Islas , i la 
Proviucia de Paria , que fue Ja pri- 
mer Tierra- Firme , que fe halló. Mas 
haviendo tenido el Almirante fiempre 
grande inclinación 4 fervirá los Reies 
Católicos , i efpecialmente ala Serc- 
nifíma Reina , aceptó guftofo volver 
á fus trabajos , i hacer el Viage, que 
adelante diremos* pues tenia por cier- 
to , que cada dia íe delcubririan co* 
¡fas de gran riquega , como efenvie- 
ron fus Alteras el año de 99. hablan- 
do afi : El de [cubrimiento , no fe debe 
dejar/e de continuar , porque hablando 
verdad , fino en vna hora, fe halla- 
rá en otra alguna cofa importante : co- 
mo iá fe ha moílrado con el deNueva- 
Efpaña, i el Perü,bien que entonces* 
como íuelc fuceder a la maior parte 
de ¡os hombres , ninguno creiefelo 
que decia ; pero es cierto, que nin- 
guna cofa dijo, que no faliefe verda- 
dera , como dicen los Reies Católi- 
cos en vna Carta , que le eferi vieron 



cías al Almirante , de eíla viíita , i 
délas ofertas, que le hacia, ácuioefeclp 
le embió algunos Caballeros, que tenia 
coníígo , parre de los quales eran pa-; 
rientcs de Doña Felipa Moñiz,fti 
muger , que digimos murió en Portu«* 
gah 

Elmifmo dia rtoshicimos ala Vela, 
i llegamos á la gran Canaria á ¿o. da 
Maio , furgimos en las Isletas ; i & 
¿4. pafamos a Mafpalomas , que ef- 
tá en la mifma Isla , para tomar el 
Agua , i Leña , que eran necefarias, 
para el Viaje: de aqui partirnos , U 
noche ííguiente, á (aludía* conprof- 
pero Viaje,comoquifoDios,demodo¿ 
que fin calar la Vela , llegamos á la 
Isla de Muinino á if.de Junio, poc 
la mañana, con bailante alteración dé 
Mares, i Vientos. En eíla Isla, fegim 
la neceíiiad, i collunbre.dc los que 
van defde Efpaña , quifo el Almiran- 
te, que refrefeafe la Gente , i t arrufe 
Asna , i Lefia , i labafe fu Rooa halla 



detic Barcelona á f de Septiembre el Sábado, que pernos alO;cidence 

de ella , i navegamos a la Isla Domim- 
ea 4 qu; eíla diílante diez leguas: def- 
de aqui, difeurriendo por las Islas de 
los Caribes , fuimos á Santa Cruz, i 



de 93. 

capitvlo Lxxxyut. Co. 

mo el Almirante falto de Grana- 

da, para ir á Sevilla } d hacer la 

Armada necefaria^arafu, 

de [cubrimiento. 



Ten defpachado el Almirante por 
ios Reies CicoUcos , falió de 
la Ciudad de Granada, á la de 



á 14 de! mifmo mes pafamos á la par- 
te deM-Hodiadelalsla de San Juan; 
i de allí tomamos el camino de Santo 
Domingo , porque el Almirante tenia 
animo de trocar vno de los quatro 
Navios , que llevaba , que era poco 
Velero, i que navegaba menos,i no pon 
dia foftener las Velas , fino fe metía el 
Bordo halla cerca del Agua,de que re- 



íd. VjIUUíIU i,uyi«ii**»i - — --- - - .< <- , vr . . , 

Sevilla, el ano de ipi. i luego que faltó bailante daño en aquel Viajada 
? .. . s ; . -r. 1., Ai-. j~ «,..» u i'rit-cnr-irtn de A mirante 



llego , íblicitó con tanta prifa la Ar- 
mada , que en bteve tiempo fe apres- 
taron con armas, i vituallas , quatro 
Navios de Gavia, deyo tonelaiasde 
porte el maior , i el menor de fo. con 
140. hombres entre grandes, i peque- 
ños , de que Yo era vno •, i á 9. de 
Maio de ifoi. nos hicimos á la Ve- 
la en el Canal de Cádiz , i fuimos a 
Santa Catalina, defde donde partimos 
el Miércoles once,i alfegundo dia fui- 
mos a Arcilla á focorrer á los Portu- 
gueses , que fe decían eftár muí apre- 



do que la intención del Almiraate,' 
quando venia por el Golfo,era de k á 
reconocer' aquella Tierra, i feguir U 
Coda, halla dar en el Éftrecjio, que 
tenia oor cierto haver acia Veragua,, 
i el Nombre de Dios : pero el defeca 
to delNavio,le precisó irá Santo Do- 
mingo , para trocarle por otro bueno 9 
i porque el Comendador Lares ^ que 
governabala Islade orden del Rei,pa^ 
ra tomar cuenta de fu Adminiftracioná 
á Bobadilla,nofeturbonadacon nuef- 
troimprovifo arribo.El Miércoles á i$, 




























*ox Historia del Al mi 

2 9- de Junio, havíendo iá entrado en el 
Puerco, embió el Almirante á Pedro de 
Terreros,Capitan de,vnode losNavios 
para hacerle íaber la necefidad , que te- 
nia de mudar aquel Navio, i que afi 
por efto , como porque ellos temían 
vna gran defgracia, que efperaba, de- 
feaba eftár en aquel Puerto f para falvar- 
fe, haciéndoles cntender,que por ocho 
días no dejafe falir la Artnada,que ha- 
via de falir de él, porque correría gran 
riefgo , pero el fabredicho Comenda- 
dor no quifoconfentír,que el Almiran- 
te éntrale en el Puerto,i mucho menos, 
que dejafe de falir la Armada,que de- 
bía partir para Caftilla, laqual era de 
2.8 Navios,idebia conducir alComen- 
dador Bobadílla , que havia prefu el 
Almirante,i á fus Hermanos,» Francif- 
cq Roldan , i á todos los otros , que fe 
havian fublevado contra ellos, i aque- 
llos de quienes eftos havian recivido 
tanto mal , a todas los quales quifo 
Dios cegarles los Ojos, i el Entendi- 
miento para quenoadmítíefenel buen 
confejo , que les dio el Almirante. 
Yo tengo por cierto , que efto fué 
providencia Divina , porque fi ar- 
ribaran ellos á Caftilla , jamás ferian 
caftigados fegun merecían fus delitos, 
antesbien porque eran favorecidos del 
Obifpo, huvieran recivido muchos fa- 
vores, i gracias} á cuia caufa embarazó 
fu falida de aqusl Puerto acia Caftilla, 
porque llegando a la Punta Oriental 
de la Efpañola , vna gran tormenta 
Jes embiftió , de tal manera , que un 
roergió la Nave Capitana , en la qual 
venia Bobadílla, con la maior parte de 
los fublevados, í higo tanto daño en los 
otros Navios ,que do fe íalvaronfmo 
«tres, ó quatro de todos los ¿8. en 
aquel tiempo , que fué el Jueves vlti- 
mo de Junio , havíendo el Almiran^ 
te,prevífto fernejance defgracia, por- 

quelcshaviafido negado el Í>uerco,para 
fu maior feguridad fe reriró lo mejor 
que pudo, acia Tierra, guareciendofe 
con efta, no fin mucho dolor , i dif- 
gulto de la Gente de fu Armada,á quien 
porque venia en fu Compañia,fa!taba 
aquel acogimiento , que aun fe haría 
a los eítraños, quanto masa ellos, que 
eran de vnarnifma Nación ,por loque 
temían no los fucedíefe en adelante lo 
mifmo, fi alguna defgracia les fobre- 
Viniefe } i aunque el Almirante íintiefe 
interiormente el mifmo dolor , fe lp 
aumentaba mas la injuria , c ingrati- 
tud vfada con ellos, en la Tierra da- 



RANTE DE LAS ÍNDIAS 

da por él , en honra , i exaltación 
de Efpaña , donde le fué negada la en- 
trada , i el reparo de fu Vida } pero con 
fu prudencia , i con fu buen juicio fe 
mantuvo con fu Armada , haftael dia 
¡«guíente, i creciendo el temporal , i 
fobre viniendo ¡a noche con grandifi- 
ma obscuridad , partieron tres Navios 
de fu Compañía , cada vno por fu «rum- 
bo , cuia tripulación , aunque corrió 
gran riefgo, todos, i cada vno de ellos 
difeurrieron , que los otros huviefen 
naufragado ; los que fin embargo pa- 
decieron verdaderamente, fueron los 
del Navio Santo,el qual por confervar 
laLancha,conque havia idoá Tierra el 
Capican Terreros, la llevo atada á la 
l opa con los Cables, buclta, hafta que 
rne precifadoá dejarla, i perderla, por 
no perderfei si mifmo ; pero mucho 
ma 'or fué el peligro de la CaraveU 
Bermudez , l a qua i haviendofe hecho 
al Mar , entro en las Aguas hafta la 
cubierta, de donde bien fe deja conocer 
que folicitabacon racon el Almirante 
trocarlo , i t o los tuvieron por cier- 
to, que el Prefe¿to,fu hermano, defpues 
ae Dios, la huviefe falvado ,con fu 
iaber , i valor , porque como hemos 
dichoarriba , no fe hallaba entonces 
hombre mas practico , que él en las 
cofas de Mar j de manera , que ha- 
víendo padecido todos los Navios 
gran trabajo, excepto el de el Almi- 
rante , quifo Dios volverlos á jun- 
tar el Domingo íiguiente ,en el Puer- 
to de Agua , á la Vanda del Medio- 
día , de la Efpañola , donde contan- 
do cada vno fus defgracías , fe halló, 
que el Prefedo , havia padecido tan 
gran riefgo , por huir de Tierra, 
como Marinero tan practico , i c ] 
Almirante no, por haverfe acercado^ 
cqmo fabio Aftrologo , al paraje de 
donde no podia venirle daño : por 
cuio motivo podían culparle , los" 
que le aborrecían , de que havia tra. : 
mado aquella borrafca por Arte Ma- 
gia , para vengarfe de Bobadílla , i de 
los demás Enemigos fuios, que iban 
en fu Compañía , viendo que no 
folo no havia peligradoalgunode los 
quatro de fu Armada , fino que de 28; 
qnc havian partido con Bobadílla, vno" 
folo, llamado laGuchia , que era el 
peor , figuió fu Viaje á Caftilla , i He-' 
go , á falvamento con 45. pefos da 
Oro , que el Factor del Almirante 
Je emoiaba de fus Rentas ', i i San- 
toDomingo volvieron otros tres, que 

fe 










' Don Chrisíóval 
Ce Calvaron de la Tormenta, maltra- 
tados , i aun deftruidos* 

CAPITULO LXXXIX. CV 

7¡to el Almirante /alio de láEfpa- 

ñola figuiendo fu Viaje , i def- 

cubrib las Islas de los 

Guanacos. 

EN tanto, dio el Almirante , en el 
Puerto de Agua, lugar á Cu Gen- 
tejara que pudieCe refpirar de 
los Trabajos padecidos en la Tempe f- 
tad , i fiendo vno de los deleites , que 
da el Mar , quando no ai otra cofa, 
que hacer, pelear; éntrelas muchas ef- 
pecies de Peces , que Cacaron, Ce rae 
acuerdan dos , vno de güilo , i otro de 
admiración } el primero, llamado EC- 
clavina, grande , al qual hirieron cotí 
vn Tridente los de la Nave Vizcaína, 
que iba durmiendo en el Agua , i afer- 
ró de modo,que no pudo librarCeá ata- 
do deCpues con Vna grueCa Maroma al 
Banco del Batel, le traía tras,si iádeC- 
pierto.tan velozmente por aquel Puer- 
to, que iá aquí , ia alii , parecía vna 
Saeta , de Cuerte , que la Gente de 
l.os Navios, que no Cabía lo que era, 
enaba eCpantada , viendo andar fin 
remos el Batel de aquella forma, haC- 
ta que Ce ahogo el Pez, i le llevaron á 
Bordo délos Navios, adonde le faca- 
ron con los ingenios , que Cacan las 
coCas peCadas: El otro Pez , fué to- 
mado con otro ingenio , llamanle los 
Indios Manatí , i no le ai en la Eu- 
ropa} están grande como vna Ter- 
nera, i Cu Carne Cemejante en el fabor, 
i color , i acafoes algo mejor, i mas 
fuave , de donde los que afirman» que 
ai en el Mar , todas las efpecies 
de Animales terreítres , dicenqueef- 
tos Peces , Con verdaderamente Be- 
cerros} pues por de dentro no tienen 
forma de Pez , ni Ce mantienen de 
otra coía , que de la ierva, que pa- 
cen en las orillas. 

Volviendo aora á nueftra Htíloria 
digo, quedeCpues,que el Almirante, 
vio que Cu Gente eftaba algo dcC- 
canCada , i los Navios aderegados, Ca- 
lió del referido Puerto de Agua , i 
fué al de Braíil , que los Indios lla- 
man Gioachemo , para librarCe de otra 
Tempeftad, que havia de Cuceder ¡par- 
tió deCpuesá i4,deJuliodeeíle Puerto, 
<cou tanta bonanga, que no podiendo 



>L©NI fdf 

feguír el camino qué qiiétfa, te flecha-? 
ron las corrientes á algunas Islas muí 
pequeñas, i arenofas, cérea de Jamaica^ 
alas quales llamó las Pegas, porque ña 
hallando Agua en ellas, hicieron rnü- 
chosPogosenlaArena,de que fe bailé- 
cíeron , para férvido délos Navíos'3 
i luego navegando acia Tierra ^ir- 
me, la bue'ca de Mediodía, llegaron! 
á ciertas Islas, aunque no tomaron! 
Tierra, fino es en la maior , que fella^ 
ma Guiñara , por lo qual los que def- 
pues hicieron Cartas de Marear , las 
llamaron i todas, Islas de Guanaros^ 
que eítán n. leguas durantes de la 
Tierra. Firme , cerca de la Provincia^ 
que fe llama aoraCabo de Onduras,, 
aunque el Almirante la llamó enton- 
ces , Cabo de Caftnas ; pero porque 
los que hacen eltas Cartas, fin andac 
por el mundo , incurren en grandífi- 
mos errores , los quales, aora que trie 
ocurre, quiero referir, aunque rompa 
él hilo de mi Hiftoria. 

Eftas mefmas Islas , i la Tíerfa s 
la ponen en fus Carras de Marear , co-t 
mo fi en efecto fue fe n Tierras di (tin- 
tas, i fiendo el Cabo de Gracias áDios B 
el mifmoque llaman con otro Nom- 
bre^ vna cofa mifma ambos, los haCers 
dos. La caufade efto es, porque def* 
pues que el Almirante j defcubrióef-j 
tas Regiones , Juan Diaz de Solis ( por? 
cuio Apellido , fe llama el Rio de la 
Placa, Rio de Solis , por ha verle muer- 
to allí los Indios) i Vicente Yañ'etf, 
que fué Capitán de vn Navio ,en el 
primer Viaje del Almirante ,quand© 
defeubrió las Indias, fueron ambos jun- 
tos á defcubrír el año de i j*o8. con in- 
tención de feguir la Tierra ,que havla 
defeubierto el Almiranteen el Viaje de 
Veragua , acia Occidente •, i figuíen-. 
do eíloscafiel milmo caminojlegaron- 
á la Cofta de Caria , i pafaron cerca 
del Cabo de Gracias áDios,haíta la 
punta de Cafirtas,qiie ellos llamaron 
de Onduras , i á las dichas Islas de los 
Guanaros, dando, como hemos di- 
cho , el nombre de la Principa! aco- 
das : De aqui pafaron defpr.es mas 
adelante , no queriendo confefar , que 
el Almirante , huviefe eftadoen nin- 
guna de aquellas partes, para atribuir- 
fe aquel defeubrimento, i moítrar, que 
havian hallado vn gran Pais, fin embar- 
go, deque vn Piloto fuio, llamado Pe- 
dro deLeJefma,que havia ido antes cora 
el Almirante al Viaje deBcragua, les 
dijefe , que él conocía aquellas Regio» 

















104 



Hístoria del Almirante de las Indias 



nes , i que eran de las que él havia 
aíudado á defcubrír al Almirante , i 
afi me lo refirió él mifmo ; lo qual 
demueftran claramente la ración , i 
defignio de las Carlas, porque fe pone 
dos veces vna mifma cofa , i Isla de 
vna mifma fuerte , i en vna mifma 
diítancu , por haver pintado aquellas 
Tierras de la mifma forma, que eran} 
pero decían, que eftaban mas adelante 
de lo que havia defeubierto el Almi- 
rante j de manera , que vna mifma 
Tierra ella dos veces fituada en la 
Carta , i queriendo Dios, lomoítrará 
en adelante ej tiempo * i quando fe 
navegue mas aquella Corla , pues no 
fe hallarán, fino es voa vez, Tierras de 
aquella forma. 

Pero volviendo á nueftro Defcu-í 
brimiento , digo , que haviendo llega- 
do á la Isla de Guanara , mandó el 
Almirante al Prefecto Don Bartolomé 
Colón , fu Hermano , que fuefe á 
Tierra con dos Barcas , en la qual 
hallaron Gente femejante á las de las 
otras Islas , aunque no con la frente 
tan ancha j vieron también muchos Pi- 
nos , i pedamos de Tierra , llamada 
Cahide , con la qual fe funde el Me- 
tal , i de que algunos Marineros, pen- 
fando , que era Oro, cogieron algunos, 
í los tuvieron mucho tiempo efeon- 
didos: Hillandofe el Prefecto en la Isla 
con defeo de faber fus fecretos, quifo 
fu buena fuerte , que llegafe vna Canoa 
tan larga , como vna Galera, i de ocho 
pies de ancho, toda de vna piega , i 
de la mifma hechura , que las demás, 
la qual venia cargada de Mercaderías, 
de las partes Occidentales , acia 
Nueva-Efpaña;en mediodeellahavia 
vn vulto de Ojas dePa!ma,no diferente 
de! que traen las Góndolas en Ve- 
necia , que llaman los Venecianos, 
Felzt , el qual defendía lo que efta- 
ba debajo , de manera , que no po- 
dían hacer daño á nada de lo que 
iba dentro, las lluvias , ni las Tempes- 
tades ; debajo de efte vulto, eftaban los 
hijuelos de las Mugeres , los Mue- 
bles , i las Mercaderías. Los hom- 



ni peligro de losfuios, iluegomand» 
facafen de ella lo que le pareció tenia 
mejor vifta,como algunas Colchas, i 
Camifolas de Algodón, fin mangas, 
labradas, i pintadas con diferentes co- 
lores, i labores, i algunos Pañetes, con 
que cubrían fus vei-guenc,as,de la mifma 
labjr,i alganasManta.s, con que fe tapa- 
ban las ludias de laCanoa,como fuelen 
hacerlo las Moras de Granada, Efpadas 
de Madera largas , con vn canal en cada 
parte, de filos de pedernal , que entre} 
Gente defnuda, cortan como acero % i 
las híchuelas, para cortar Leña ,eran¡ 
Semejantes a las de piedra , que tie— ) 
nen los demás indios •, pero de me- 
tal , del qual traían fonajas,¡ Crifoles 
para fundirle: traían para Batimen- 
tos raices , i granos , como los que 
comen los de la Efpañola , i cierto 
Vino, hecho de Maiz , femejante á U 
ierba de Inglaterra , ti muchas Al- 
mendras,de lasque vfanporMonedaen 
la Nueva Efpaña, lasquales pareció, 
que eftimaban mucho porque quan- 
do fueron puertas las cofas, que traían 
en el Navio, noté, que caiendofe al- 
gunas de eftas Almendras , procura- 
ban todos cogerUjComo li fe les huvie- 
ra caído vn Ojo ,en cuio tiempo pare- 
cía , que no podían acordarle de si, 
viéndole facar prefos de fu Canoa, á 
Nave de Gente tan eftraña , i feroz co- 
mo fomosnofotros,refpe¿fco de ellos: 
aunque es la avaricia de los hombres 
tanta , que no debemos maravillarnos 
de que los Indios la antepuíiefen, al 
miedo, i al peligro, en que eftaban. 
Afimifmo , digo , que debíamos efti- 
mar mucho fu honeftidad , i verguenga^ 
porque,íi fucedia,al entrar en !asNaves¿ 
las Mercaderías, que fe le prendían á 
algunos los Pañetes , con que fe ta- 
paban , llegaba vn Indio , i ponía 
la mano encima , para taparle , i na 
la quitaba, harta que fe componía^ 
Las Mugeres fe cubrian el cuer> 
po , i la cara , como hemos dicho, 
que hacen las Moras de Granada, lo 
qual movió al Almirante á tratarlos 
bien , i reftituirles la Canoa , i a 



res, que la guiaban , aunque eran Zf . darlos algunas cofas, en trueque de 



no tuvieron animo para defender 
fe contraías Barcas , quelos'figuie- 
ron : tomada la Canoa, fin contralle 
fué llevada a los Navios , donde el 
Almirante dio muchas gracias á Dios 
viendo , que era férvido de darle 



Jas que les haviatomado, paramuef- 
tra , i no detu vo coníigo fino vn Vie»' 
jo, llamado Jumbe, a! parecer de maioc 
autoridad, i prudencia, que los otros, 
para ínformarfe de las cofas de la Tier- 
ra, aunque algunos fe combidaban 3 



1 



muellra de todas las cofas de aquella tratar con los Chriftianos.tan promr>- 
Tietra en vn inflante , i fin trabajo, u, i fielm?nte ? como el Indio lo hlqo 

íie 






! i| : 









Don Chiustova Cohb£ f o? 

en todo el tiempo,quenofotrosandu- nocimiento de Nueva-Efpaña , poc 



vimos corriendo todo el País , don- 
de fu lengua fe encendía , i quando 
llegamos donde hablaban otra lengua, 
el Almirante le premió, dándole al- 
gunas cofas , i le embió á fu Tier- 
ra muí contento , lo qual fucedióan 



los Indios , de aquellaCanoa • Ypa- 
ra bufear el dicho Eítrecho, noha- 
viendo en aquellas Islas de los Gua- 
nacos, cofa eltimable,fin tardanza al- 
guna , navego á^ Tierra Firme á J a 
Punta, que llamó de Cifinas , porque 



tes de llegar al Cabo deGracias á Dios, havia en ella muchos Arboles , que pro 
!?^„° * Ia ° reja » dc 1 ue fe ha " ducian vnas Manganillas , algo arru-i 

gadas , con guefo efponjofo, buenas 
para comer , i efpecialmente cocí- 
das , á las quales llamaban Calinas, los 
Indios de laEfpañolaji porque no fe via 
en aquella Tierra , cofa deque podee 
hacer cafo, no quifo perder tiempo el 
Almirante,entrando en vn gran Golfo 
que allí fe forma , fino feguir fu ca« 
mino la buelca del Lelle, alo largo de 
la Coica , que corre al mifmo rumbo 
en el Cabo de Gracias á Dios, la Cof- 
ta muí baja , i de Plaia mui limpia» 
los Indios, mas cercanos á las Calinas 
traían en la Efpalda las referidas Ca«j 
mifolas pintadas, i los Pañetes delan- 
te ; hacen Coracinas de Algodón cola 
chadas , que baftan paradefenfadefus 
picas , i aun pueden refiftir a algunos 
go'pes de nueítras Armas* pero los que 
eílán mas á Oriente , acia si Cab© 
de Gracias á Dir>s, fon caíi Negros 
beítiales.andan defnudos, i en codo fon 
mui míticos , i como decia el Indio 
Jumbe , comen Carne Humana, i pe- 
ces crudos afi como los mitán, i traerá 
las Orejas agugereadas.con tan anchos 
agugeros , que podía pafarfe por ellos 
vn huevo de Gallina , de que refu- 
tó llamarla el Almirante, la Coila de 
Oreja. 

En efta Cofta fa'tó el Prefecto éti 
Tierra la mañana del día 14. deAgof- 
to, año 1 fox. con las Vanderas , í los. 
Capitanes , i otros muchos de la Ar-f 
mada a oir Mifa ; i el Miércoles ñ> 
guiente, iendo las Barcas á Tierra pa- 
ra tomar pofeíion de aquella Región,! 
en Nombre de los Reies Católico^ 
Nueftros Señores , concurrieron á la 
Plaia mas de 100. Indios cargados de 
Batimentos , mirando á los nueftros,, 
los quales, luego que llegaron, prefen- 
taron lo que traían al Prefecto , i Ce 
volvieron atrás, fin hablar palabra: El 
Prefecto , mandó entonces, que fe les 
diefen Cafcabeles, Cuentas,! otrasco- 
filias , i los preguntó *por feñas, fobre 
las cofas de aquella Región , i por el 



ra mención. 

CAPITULO LXXXX. Como el 
Almirante , no quifo ir a la Ef- 
pañola ,fmo volver acia Orien- 
te , bajando a Veragua^ 
i a el Eftrecho de Tierra. 
Firme, 

AUnque el Almirante fupo délos 
indios de aquella Canoa , las 
grandes Riquezas, faFajj'tica, é 
inJuílria,que havia en los Puertos de 
Us partes Occidentales de ia Naeva- 
Ef^Hña , no quifo ir allá, pareciendo- 
le, que citando aquellos Paifes á Sota- 
vento , po.iia navegar á ellos deí 
de Cuba , quando le tuviefe mas 
conveniencia , antes fíguió fu dííig- 
nio á defeubrir el Eítrecho de Tierra- 
Firme , para abrir la navegación del 
Mar de Mediodía , de que tenia gran 
necefi Jad, para defeubrir las Tierras de 
la Efpeceria; i afi determinó feguir el 
caminode Oriente, acia Veragua, i el 
Nombre de Dios, donde imaginaba, 
i creta eftuviefe el Eítrecho referido, 
como en efecto eftaba ; pero fe en- 
gañó en la inteligencia, porque él no 
pensó, aue fuefe Eítrecho de Tierra, 
como fon otros , fino de Mar , que 
pafafe, como Boca, de vn Mar a otro,de 
cuio error podía fercaufalaequivoca- 
cion del Nombre, porque diciendo el 
Eítrecho de Tierra- Firme , eftá en 
Veragua , i en Nombre de Dios, po- 
día entenderfe de Agua , ó de Tier- 
ra, i él tomaba cfta, por lo mas, co- 
mún , i porque lo defeaba mas: bien 
que aquel Eítrecho de Tierra, es no 
menos ,1a Puerta , por donde fe co- 
munican tantos Mares, ihan fido des- 
cubiertas , i traídas á Efpaña tantas 
riquezas , porque no fué voluntad 
de Dios , que vna cofa tan grande, 



íue tanta importancia , fe defeubrie- Interprete referido , aunque por haveg 
ie de roto modo a defpnesq«e tuvo co- poco ticinp*, qa« citaba con. nefotros¿ 






L 





















i o 6 Historia del Almirante de las Indias 



no encendía bien á losChrillianos,por 
la diftancia, aunque poca, de fu Tier- 
ra ,á la Efpañola , donde muchosde 
los Navioshavian aprendido lo India-* 
no , i entendía mas á los mifmos In- 
dios ; pero quedando fatisfechos ef- 
tos ; de lo que fe les havia dado , vol- 
vieron al raifuio lugar el día figuien- 
te, mas de otros zoo. cargados de va- 
rias fuertes de Battimentos, con Galli- 
nas de la Tierra,que fon mejores,que las 
nueftras,Anades, Peces toftados, Habas 
coloradas, i blancas, femejantes á los 
Frexoles , i otras cofas nada diferentes 



CATITVLO LXXXXI. Como el 

Almirante , paso la Cofia de Ore* 

ja ,por el Cabo de Gracias a 

*Dios , i llego a Caria , i 

de lo que vio , i hi¡9 

allí. 

NAvegó el Almirante , porlaCof- 
ta de Oreja a Poniente , al Cabo 
de Gracias á Dios, el qual fué 



delasde laEfpañolaj laTierraeílaba llamado afi, porque no haviendodef- 



mui verde, i hermofa,aunque baja: havia 
en ella muchos Pinos , i Encinas, Pal- 
mas de íiete fuertes , Mirabolanos , que 
llaman Horcos en la Efpañola , i cali 
todas las otras Frutas , que fe hallan 
en aquella Isla : Afimifmo havia mu- 
chos Leopardos , Ciervos , i tam- 
bién de los Peces , que ai en las Islas, 
i no fe conocen en Cartilla. La Gente de 
efte Pais era cafi de la difpoficion de 
la de las otras Islas , pero no tenían 
las frentes anchas , ni moftraban te- 
ner Religión alguna j ai entre ellos 
lenguas diferentes, i regularmente an- 
dan defnudos , aunque traen cubier- 
tas fus partes;algunos vfan ciertas Ca- 
tniíillas^omolasnueflras, que llegan al 
ombligo , i fin mangas , traen labra- 
dos los bragos, i el cuerpo, de labores 
Morifcos, hechos con fuego, que los ha- 
cen parecer ellraños ; i algunos traen 
Leones pintadoSjCiervos.Caílillos con 
Torres , i otras figuras diverfasjen lu- 
gar de Birretes, traen, los mas, algu- 
nos Pañuelos de Algodon,blancos,i co- 
lóralos , i otros traen pendientes* fo- 
bre la frente algunas mechas de cabe- 
llos : pero quando fe componen para 
alguna Fiefta.fe tiñen la cara, vnosde 
negro , i otros de colorado } algu- 
nos fe ponen raias de varios colo- 
res en la cara , otros fe ponen en 
ellas picos de 'Abeílruces ; otros 
dan de negro a los Ojos , i afí fe 
adornan para parecer hermofos, 
aunque verdaderamente 
parecen diablos. 



. )JÍ! W w 

*#* *#* *#* 

V 



$ # 



de las Puntas de las Calinas mas de 
<5o. leguas, le padeciómucho en cami- 
nar yo. por la contrariedad de los 
Vientos , i de las corrientes, i fiem» 
pre á la bolina ,faliendo de vn Boh 
do acia el Mar , i volviendo de otro 
á Tierra , ganando muchas veces con 
el Viento , i perdiendo otras , fcguti 
era abundante , i efeafo, en las buel- 
tas , que fe daban , i íino hu viera 
fido la Coila de tan buenos furgide- 
ros, como era,hu v ¡eramos tardado mas 
en pafarla; pero porque era limpia , i 
media legua de ella tenia el Mar dos 
bragas de fondo , i á legua de dif- 
tancia, quatro , teniamosgranconmo- 
didad , para dar Fondo de noche , 6 
quando era poco el Viento : i por can- 
fa de buen Fondo , bien que con di$ 
ficukad , fué navegable el Camino. 

Defpues quando a 14. de Sep- 
tiembre, llegamos a dicho Cabo, vien- 
do , que la Tierra volvía al Mediodía^ 
i que con los Vientos Levantes , que 
alli reinaban , que nos havian fido tan 
contrarios , podíamos navegar conmo- 
damente en nueftro Viaje , dábamos 
todos generalmente muchas gracias á 
Dios , i por eflo , i en fu memoria, 
llamó el Almirante á aquel Cabo, Gabo 
de Gracias a Dios , poco mas adelan- 
te del , pafamos por algunos Bancos 
peligrofos , que falian al Mar.quan- 
to alcanzábala vifta , i fiendonos ne-: 
cefario tomar Agua ,i Leña, el Sábado 
á i<5.dc Septiembre , embió el Almi- 
rante las Barcas á vn Rio , que pa* 
recia profundo , i tenia buena entra- 
da, pero haviendofe enfoberbecidolos 
Vienros, ihinchadofeel Mar,rompien-.''. 
do contraía corriente de la Boca, em- 
butió á las Barcas con tanta violen- 
cia , que fe anegó la vna , i pereció 
Soda la Gente , que iba en ella por lo 

qual 



Don ChrístoVal Colon. 



qual le llamo el Almirante , Rio de 
¡a De/gracia ¡ en cfte Rio , i fu con- 
torno, havia Cañas, tan gcuefas como 
el muslo d¿ vn Hombre. 

El Domingo, á i f. de Septiembre, 
íiguiendo afi al Mediodía , {urgimos 
en vna Isla , llamada Quiriviri, i vn 
Pueblo de Tierra-Firme, llamado Ca- 
riai, que era de lamejor Gente, Pais,i íi- 
tio, que halla allí haviamos hallado: afi 
porque era alta ía Tierra, de muchos 
Ríos, i copiofa de Arboles alti fimos, co- 
mo porque era la referida Isla, efpefa 
llena de muchas manchas de Arboles ,a(i 
de Palmitos , i Mirabolandos , como de 
otras muchas efpecies , por lo qual 
la llamó el Almirante la Hucita ; difta 
Vna legua pequeña de Cariai , i eftá 
cercana á vn gran Rio,donde concurrió 
infinita Gente de aquel contorno, mu- 
chos con Arcos , i Flechas , i otros 
con Baftoncillos de Palma , negros co- 
mo! a Pez , i duros como guefo , cu- 
ia Punta eftaba Armada con efpinas 
agudas de Peces , otros con maceas, ó 
gruefos bailones , losquales havian ve- 
nido alli con animo de querer defen- 
der la Tierra:Traianlos hombres tí en- 
fados los Cabellos , i rebueltos á la 
Cabega , i lasMugeres cortados como 
nofotros ; viendo que eramos Gente 
de Paz , moftraban gran defeo de que- 
rer trocar nueílras cofas con las fuias, 
que fon Armas,Cobertores de Algodón, 
Camifas délas referidas, i Agugillasde 
GuanincSjque^es Oro mui bajo, el qual 
traían colgado al cuello, como nofo- 
tros traemos el Agnus Dei , u otra 
Reliquia , pero losChriftianos, aquel 
dia , ni elfiguiente ,no quifieron falir 
á Tierra , ni el Almirante permitió 
que fe les tomafe cofa alguna ; para 
que no los tuviefen por hombres , que 
defeaban loque ellos tenían, antes les 
higo dar muchas de nueftras cofas: los 
Indios , quanto mas vían , que ha- 
cíamos menos cafo de refeatar, lo de- 
feaban mas , haciendo muchas feñas 
defde Tierra, i dtendiendo los Cober- 
tores, como V anderas , combidando- 
nos á que defembarcafemos ; viendo, 
finalmente , que ninguno falia a Tier- 
ra, cogieron todas las cofas , que fe 
les havian dado , i muí bien atadas 
las-pufieron en el mifmo fitio donde 
havian ido las Barcas á recibirlos , i 
alli las halláronlos nueftros,el Miér- 
coles , que faltaron en Tierra: i por- 
que los Indios Vecinos á efte Lugar, 
creían que los Chriftianos no fe fiaban 



107 



de ellos, embiaron a las Naves vn Iiv¿ 
dio Viejo de venerable prefencia , con 
vna Vandera puefta en vn Afta , i dos 
muchacha s, vna de 8 años, i otra de 1 4 
las quales, metidas en la Barca, higo 
feñal , de que los Chriftianos , podíais 
de femb arcar fegm amenté , i por los 
ruegos de ellos ; falieron á tomar Aguas 
los Indios eftaban con gran cuida» 
do de no hacer feñal , ni otra cofa 
de que fe efpantafen los Chriftianos-, 
i quand® defpues los vieron volverfe á 
los Navios , ios hacían muchas feñas 
para que llevafen configo los Mogos, 
que traían al cuello Guanines,i áinftan- 
cía del Viejo ,que los guiaba , fuimos 
contentos de traerlos , en lo qual no 
folo moftraban mas ingenio de el que 
hafta entonces fe havia vifto en otrosí 
pero en las muchachas fe reparo vna 
gran fortaleca,porque viendo los Chrit, 
tianos de tan eftraña vifta , trato, i 
Generación , no dieron mueftra de fen» 
timiento ,ni de triftega , mantenien- 
dofe -fiempre con femblante alegre , í 
honefto , i afi fueron muí bien trata- 
das por el Almirante , i las higo veftir,, 
i comer , i defpues las higo llevar á 
Tierra , donde eftaban fo. Indios, i 
las recibió el Viejo , que las havia 
traído ,alegrandofe mucho con ellas; 
Volviendo aquel mifmo dia las Barcas 
a la Ribera , hallaron los mifmos In- 
dios , con las muchachas, las quales ref- 
tituieron á los Chriftianos todo loque 
les havian dado, fin quedar fe con cofa 
alguna. El dia figuiente falió el Pre* 
fe&o á Tierra , para infórmarfe de 
eftas Gentes , i luego fe le llegaron 
dos de los mas honrrados, á la Bar- 
ca donde eftaba , i tomándole en me* 
dio por los bragos , le hicieron fen» 
tar en la ierba de la Ribera , i pre- 
guntandoles algunas cofas , mandó ai 
Efcrivano de la Nave , que eferiviefe 
lo que refpondian ; pero viendo el 
papel , i la pluma , fe alborotaron , de 
forma , que la maior paite de los In- 
dios hecho á huir de miedo, al parecer 
de fer hechigados con palabras, ó fe™ 
nales , aunque verdaderamente ellos 
nos parecían á nofotros grandes he- 
chiceros , i no fin alguna ragon , pues 
qumdo fe acercaban á losChriftianos, 
efparcian , por el aire cierto polvo á 
fubuelta, i con perfumes, que hechaban 
del polvo , hacían , que el humo fuefe 
acia los Chriftianos ; demás , que el 
no querer recibir ninguna cofa, fino es 
jeftituirla , moftraba bastantemente la 
£§ í°ís 



■ ■ - ' -" 







108 Historia del Alm 

íbfpecha Pefer ida , pues fegnn fuele de - 
cif'fe , pienfa el Ladrón, que todos fon 
de fu condición. 

Haviendonos detenido aquí, mas de 
lo que requería la prefteeja del Viage, 
prevenidos , i apreítados los Navios 
de todo , lo que neceíitaban , mando 
el Almirante,el Domingo i.de Octubre, 
que faliefe elPrereóto a Tierra con al- 
guna Gente, a reconocer los Pueblos de 
los Indios, fus coítumbres, i fu natura- 
lega , con la calidad del Pais , i lo 
mas notable , que vio , fué , que den- 
tro de vn Palacio grande de madera, 
cubierto de Cañas , tenían fepulturas, 
i en vna de ellas , havia vn Cuerpo 
muerto ,embalfamado;en otra,dos, fin 
mal olor, embueitós en algunos paños 
de Algodón , i fobre las fepulturas havia 
vna tabla , en que eftaban algunos 
Animales efeulpidos , i en algunas 
la figura del enterrado , cuio Cada- 
ver eftaba adornado de muchas jo- 
las , de Guanines , i Cuentecillas , i 
otras cofas , que eran lo que mas cf- 
timaban : i viendo , que ellos Indios, 
eran de mas ragon , que los que hafta 
alli havian hallado , mandó el Almi- 
rante , que cogiefen alguno , para faber 
los fecretos de la Tierra, i de 7. que 
cogieron, eligió dos Principales, i dio 
libertad á los otros f. con algunas da- 
divas , haviendolos tratado muí bien, 
para que no fe alborotafe la Tierra, 
i diciendolos quería l'evarlos por guia 
de aquella Cofta , i que defpues los 
daría liberead ; pero crtiendo los In- 
dios , que havian fido prefos , por 
avaricia , í ganancia nueftra, el íiguientc 
dia llegó de repente mucha Gente á 
la Plaia , con fus Guanines , i Merca- 
derías, para refcatarlos , i embiaron 
quatro Embajadores á la Capitana, 
para tratar el refeate , por el qual 
prometieron algunas cofas , í lleva- 
ron de regalos dosPuerquecillosdela 
Tiéi ra , que aunque fon pequeños, fon 
muí brabos : el Almirante', viendo la 
prudencia de efta Gente, entró en maior 
defeo de tratarlos , i no quifo partir 
de alli , fin tomar lengua , no dando 
oídos á fus ofertas , i mandó , que á 
los Embajadores fe les diefen algu- 
nas colillas , para que volviefen mas 
fatisfechos , ijfuefen pagados de los 
Puercos , con los quales fucedió el 
cafo figuiente, 

t Entre otros Animales de aquella 
Tierra , ai algunos Gatos de color 
Gris , con la cola mas larga a i tan 



1RANTE DE LAS ÍNDIAS 

fuerte , que cogiendo alguna cofa con 
ella , parecía que eftaba atada con vna 
foga ;and*n eftospor los Arboles,f a l- 
tando, de vno en otro , i quando dan 
el falto , no folo fe agarran á las ra- 
mas con las manos , fino con la cola, 
de la qual muchas veces fe quedan 
colgando , como por juguete , i def- 
canfo ; fucedió, que vn Ballenero trujo 
de vn Bofque vno de eftos Gatos, 
hechandole de vn Árbol abajo, ¡por- 
que eftando en Tierra fe pufo tan fe- 
roz , que no fe atrevió á acercarfe 
á el , le cor tó vn brago de vna cu- 
chillada , i traiéndole herido , fe cf- 
pantó , afi como le vio , vn buen per- 
ro , que teníamos ; pero maior miedo 
dio á vno de los Puercos , que nos 
havian traído , que afi como vio al 
Gato , hecho a huir , moftrando gran- 
de miedo, lo qual nos causó eihraña 
admiración, po.que antes , que fuce- 
diefe efto, el Puerco embeftia á todos 
i no dejaba al perro quieto en la cubier- 
ta , por lo quil mandó el Almirante, 
que le arrimafen á el Gato, el qual 
viéndole cerca , le hecho la cola , i 
le rodeó , í con el brago , que le havia 
quedado fano , le agarró para mor- 
derle , i el Puerco gritaba de míe. 
do fuertemente , de que venimos en 
conocimiento , que femej antes Gatos, 
deben de cagar en aquella Tierra,como 
los Lobos , i los Lebreles 9 en Ef. 
paña. 



CJTITVLO LXCIl Como 

el Almirante , partid de Cariai; 
i fué a Zerabora , i Beragua± 
Navegando , hafta que llegb d 
'Port obelo , cuio Viaje fué 
por Cofta mui frugí- 
fera. 

EL Miércoles defpues, áf. de Oc- 
tubre , fe higo el Almirante á la 
Vela, i arribó al Canal de Zerabo- 
ra , que fon 6. leguas de largo , i mas 
de tres de ancho , en el qual , ai muchas 
Isletjs , i tres , ó quatro Bocas muí 
á propofito para entrar , i falir , con 
todos tiempos : las Naves van por de 
dentro de eftas Islas, entre vna , i otra 
como por vna Calle , tocando las cuer- 
das de los Navios a las ramas de Jos 
Arboles, Luego , que furgimos cn e fl. e 

C&-" 



I I I IT I i rtV n , f > 



DonCrhistoval 

Canal , fueron las Barcas , á vna Is- 
la , donde havia en Tierra 20. Ca- 
noas , i los Indios en la Ribera def- 
nudos , como nacieron , i folo te- 
nían vn Efpejo de Oro al cuello , i 
algunos traían vna Águila de Guanin, 
los quales, fin moftrar miedo , pidién- 
dolo los dos Indios de Curiai , tro- 
caron al inftrante'.Efpejo, que pesó diez 
ducados ,por tres Cafcabeles , i dige- 
ron haver gran abundancia de aquel 
Oro , i que fe cogía en la Tierra-Fir- 
me , muí ce¡7ca de ellos ; i aíi a 7. 
de Octubre , fueron a Titrra-Firme 
las Barcas , donde havian hallado diez 
Canoas , llenas de Indios , porque no 
quiíieron refeatar los Efpejos con los 



Colon. 109 

las ¡Barcas t para refeatar , 1 antes 
que faliefen á Tierra, llamaron á al- 
gunos Indios , que eftaban en algu T 
gunas Ramadas , hechas en la Mari-» 
na aqueüanoche , para guardar la Tier-» 
ra , temiendo , que Chriftianos, no la 
tomafen , para darles algún diígufto» 
pe.?o aunque los llamaron muchas ve-* 
ees , ningún Indio quifo venir á las 
Barcas , ni los Chriftianos ir á Ticr^ 
ra t fin faber primero el animo, en que 
eftaban , pues como fe fupo defpues, 
los efperabancon animo de embeílir-». 
los quando defembarcafen , i vien- 
do , que no faÜan , empegaron á tocar, 
los Cuernos, i el Tambor , i con micha 
grita , faltaron en el Agua , como 



nueftros , fueron prefos dos de los mis el día antes, haftu llegar cerca de las 
Principales , para que el Almirante fe 
intormifede ellos, por medio de feudos 
Interpretes : e : Efpejo , que traía vno, 
pesó 1 4 ducados,i el Aguüadelorro 12 
decían eftos Indios , que a vna ,ü dos 
jornadas , Tierra adentro , fs reco- 
gía mucho Oro , en a'gunos lugares, 
que nombraban ; que en aquel Canal, 
havia mucho pefeado , i en Tierra mu- 
chos Anima'es , de los que decimos, 
haver en Cunaría , i gran cantidad de 
las cofas , que comen como raices de 
iebas , grano , i fruta , los Indios, 
andaban teñidos de variiscolores,blan- 
co, negro, i colorado, en la cara, i en 
el cuerpo , i defnudos , con vn paúi- 
Jio corto de Algodón, delante. 

De efte Canal de Cerabora , pafa- 
mos a otro , que confína con él, i fe 
Je parece en todo , llamado Aburema: 
defpues a 17.de! mes,falimosá Maxan- 
cho , para feguir nueftro Viaje , i lle- 
gando á Guaigí , que es vn Rio dif- 
tante 1 2. leguas de Aburema , embió 
las Barcas á Tierra el Almirante , las 
quales vieron mas 100. Indios , en la 
Plaia , quando iban , i fueron embef- 
tidos^de elIos,furiofamente, entrando- 
fe en el Agua, harta la cintura, bibran- 
do fus lancillas , i tocando Cuernos, 
i vn Tambor, en acto de Guerra , para 
defender la Región ,hechandola Agua 
falada acia los Chriftianos , i mafcando 
ierbas, i efcupiendolas ; pero los nuef- 
tros, no fcmovieron,procurando aquie- 
tarlos , como fe higo ; i finalmente fe 
llegaron a refeatar los Efpejos t que 
traían al Cuello cada vno , por dos, 
ó tres Cafcabeles , i fe ganaron 1 6 .Ef- 
pejos de Oro fino , que valían 1 f o. 
ducados. Volvieron el dia íiguiente 
Viernes 19. de Octubre , á Tierra 



Barcas , haciendo demonftracion de 
tirar fus Laucas , fino volvían a los 
Navios, de cuia acción, mal fatisfechos 
los Chriftianos , para que los Indios, 
no tuviefen tanto atrevimiento, ni los 
defpreciafen , hirieron á vno en vn 
brago,con vna Flecha , i difpararon 
vn Ciñon , de que fué tanto el mie- 
do , que todos fe volvieron huiendo,' 
á Tierra , entonces defembarcaron 4. 
Chriftianos, i haviendoles llamado,de«, 
jando las A~mus , vinieron acia nofo-» 
tros, con mucha feguriiad , i refea- 
taron tres Efpejos , diciendo , que 
no tenían mas, porque venían prevé-* 
nidos a pelear , i no á refeatar. 

Pero eomo el Almirante no quU 
daba en efte Viaje de adquirir , mas 
que las mueftras de las cofas , que havia 
en la Tierra , abreviando el Cami- 
no , pasó á Catcba , fin dilación , i 
hecho las Anclas a la entrada de vn 
gran Rio , viafe , que los Indios , fe 
llamaban con Cuernos , i Tambores, 
para juntar fe , i que defpues em- 
biaron á las Naves , vna Canoa con 
dos hombres , los quales , haviendo 
hablado con el Indio , que fe havia 
tomado en Cariai , entraron al inflan- 
te en la Capitana, muí feguros, i die- 
ron al Almirante dos Efpejos de Oro, ' 
que traían al Cuello , como les havia 
aconfejado el Indio referido ; [i el 
Almirante , los dio algunas cofillas de 
las nueftras: Bueltos a Tierra eftos dos 3 
vino a los Navios otra Canoa con 
tres , i fus Efpejos al Cuello , los 
quales hicieron lo mifmo, que los dos 
primeros , i travando amiftad , falle» 
ron los nueftros á Tierra , i halla-* 
ron muchos Indios , con fu Reí , que 
no fe diferenciaba de los demás , fino 

tst 



110 



Historia del Almirante de las Indias 



en eftár cubierto , con vna hoja de Ár- 
bol ; porque llovía mucho , i para dar 
exemplo á fus Vafallos , refcató pri- 
mero vn Efpejo, i luego los dijo, que 
refcatafen los unos , i en todos fue- 
ron 19. de Oro Fino ; aqui fué la pri- 
mer vez , que fe vio en las Indias, 
feñal de Edificio , efto es vn gran pe- 
dazo de Eíluco , que parecía eftár la- 
brado de Piedra , i Cal , de que man- 
dó el Almirante tomar vn pedazo, 
en Memoria de aquella antigüedad. 

Defde allí pasó acia Oriente , i 
llegó á Cobrara , cuíos Pueblos eilán 
fituados cerca de los Ríos de aquella 
Coila , i porque no falia Gente á la 
Plaia , i el Viento era muí bueno, 
pasó por f . Pueblos, de mucho Ref- 
cate , entre los quales era vno Be- 
ragua , donde decían los Indios , que 
fe cogía el Oro , i fe hacían los Ef-. 
pejos : el día figuiente llegó á vn 
Pueblo , que fe llama Cubiga , donde, 
fegun decía el Indio de Cariai , fe 
cababa la Tierra de Refcate, que te- 
nia principio en Cerabora , en que ai 
yo. leguas de Coila, i fin detenerfe el 
Almirante, navegó halla que entró en 
Portobelo , al qual pufo efte Nombre, 
porque es muí grande , muí hermo- 
fo, i poblado, i tiene alrededor gran 
País cultivado ; entró en él i n. de 
Noviembre , por entre dos Isletas, i 
dentro del pueden las Naves acercarfe 
á Tierra, i fi quieren falir barreando, 
pueden : la Región , que eílá al rede- 
dor de elle Puerto , es mas alta , i no 
muí efpefa , bien labrada , i llena de 
Cafas , diílantes vnas de otras vn, 
tiro de piedra , ó de Ballefta, i pare- 
ce vna cofa pintada, i lamas hermo- 
fa , que fe ha vifto. 

En 7. días , que eíluvimos aquí lle- 
nos de lluvias , i malos tiempos, ve- 
nían á los Navios Canoas de todo 
el contorno á refeatar Baílimentos, 
Ovillos de Algodón hilado , muí be- 
llo , que daban , por cofillas de La- 
tón. 

CJPITVLO XCIII.ComoelJl. 

mirante , llego a Tuerto de Baf- 

timentos , i al Hombre de 1>ios, 

i fallo , hajla que entro en el 

del Retrete. 



M 



lercoles á nueve de Noviembre, 
falimos de Poftobelo , nave- 



gamos ia Via de Levante , ocho le- 
guas \ pero el día figuiente volvimos 
auras quatro leguas , forjados de el 
mal tiempo , i entramos en las Isle- 
tas , cerca de Tierra-Firme , donde 
ella Nombre de Dios , i porque 
todos aquellos contornos , é Isletas 
eftaban llanas de Maicales ,fe le pufo 
por nombre Puerto de Baílimentos, 
donde queriendo vn Batel nueílro, bien 
armado , tomar lengua en vna Canoa, 
Cíeiendo los Indios, que querían hacer- 
les algún pefar , viéndole iá á vn tiro 
de piedra , fe hecharon todos al Agua; 
para huir nadando , como lo confi- 
guieron,i aunque el Batel bogó mucho, 
no pudo llegar á alguno en media le- 
gua , que los dio ca§a ; porque quando 
le alcanzaba , fe fumergia , como hacen 
los Pájaros de Agua , i de allí á vn 
rato volvía á falir en otro fitio , dif- 
tante vn tiro , ó dos, de Balleíla, i era 
cola de gran diverfion ver como el Ba- 
tel fe fatigaba en vano , i al fin fe 
vio precifado a volvere vacío:eíluvimo$ 
aquí hafta 25. de Noviembre, compo- 
niéndolos Navios, i las Botas, i parti- 
mos efte dia acia Oí iente 3 haíla vnaTier- 
ra , que llamaba Guigua , del mifmo 
Nombre que otra fituada entre Bera- 
gua , i Ceragua , i llegando las Bar- 
cas á Tierra , hallaron en la Plaia • 
mas de 300. Indios ,condefco de tro- 
car Baílimentos, i algunas mueílras de 
Oro , que traían colgando de las Ore- 
jas , i de la Nariz. 

Pero íin detenernos, el Sábado,» 
2.(5. de Noviembre , entramos en vn 
Puertecillo , que fe llamó el Retrete^ 
porque no cabían en él mas de f . ó 5. 
Navios ; fu entrada era porvna boca 
de quince , ó veinte pafos de ancho, 
i ambos lados eran Rocas, quefalian 
Agua , como punta de Diamante , i 
era tan profundo de Canal , por en- 
medio , que acere andofe á la orilla, 
vn poco, fe podía faltar defde el Navio 
en Tierra ; lo que fué la caufa prin- 
cipal, de que no pereciefen los Navios 
en la angoilura de aquel Puerto , de 
que tendrían la culpa , los que fue- 
ron á fonda u le, antes de entrar los Na- 
vios , los quales mintieron , por de- 
fembarcar,defeofos de Refcates,íi los 
Indios huvieran querido ; viendo 
que los Navios fe havian acercado 
á la orilla : eíluvimos en eíle Puer- 
to nueve dias con tiempo rebuelto , i 
turbado , en los primeros venían los 
Indios mui pacificamente i refeatar 

fus 









Don Christ 0v al Colon 

ÍO» cofíllas ; pero viendo defpues 

fitfr i los Chriftianos fecrctamen- CAP. XQIK Como vohib el AL 

te de los Navios , fe retiraron á • . , ^ . , 

fus Cafas ; porque los Marineros , co- mtrmte acta Occidente , /w U 

mo «Gente difolura , i avarienta , los farpa de los Temporales , a fa* 

nacían muchos vltrages , lo cmal l> ov j„ /„ -\s-... ^ 



iacian muchos vltrages , lo qual 
dio c^ufa a que los Indios fe altera- 
fen de tal forma , que fe rompió la 
paz , que con ellos teníamos , i hu- 
vo algunos reenquentros , entre ambas 
partes , hafta que creciendo los In- 
dios , cada día mas en numero , to- 
maron animo de llegar á los Navios 
que como hemos dicho .eftaban con el 
Bordo en tierra , creiendo poderlos 
hacer daño , cuio dilinio los huviera 
falido falfo , fi el Almirante , no hu- 
ykfc atendido fiempre á pacificarlos 
con paciencia , i corteña; pero vien- 
do defpues fu fobervía, i arrogancia, 
para meterlos miedo hico difparar al- 
guna Pierda de Artillería , á cuio ef- 
ttuendocorrefpondian con gritos, dan- 
do fuertemente de palos a las Reamas 
de los Arboles, haciendo grandes ame- 
nacas , para moftrar , que no tenían 
miedo de aquel gran ruido ; porque 
creían verdaderamente , que aquellos 
tronidos eran fo lo para caufar efpanto; 
por efto, i también porque no tuviefen 
tanta fobervia , ni dcfpreciafen a los 
Chriftianos, mando el A mirante dif- 
parar vna Pieca de Artillería á vna 
quadrilla de Indios , que eftaba en vn 
altillo , i dando la bala en ella , les 
higo conocer era burla tan pefada, el 
RaiOjComo el Trueno, con lo qual, 
defpues no fe atrevían á falir de los 
Montes. Era la Gente de ella Tierra 
la mas bien difpuefta que hafta enton- 
ces fe havia vifto entre los Indios; por 
que er analtos/ecos no tenían los Vien- 
tres hinchados , i de buena cara: la 
Tierra eftaba roda llena de iervecilla, 
pocos Arboles , i en el Puerto havia 
grandifimos Caimanes, ó Codtilos , los 
quales , falen á éftar , i dormir en Tier- 
ra , i efparcen vn olor tan fuave, que 
parece del mejor Almizcle del Mundo, 
pero fon tan carnicero;, i crueles: , que 
fi encuentran á algún hombre durmien- 
do en tierra , le cogen , i fe le llevan a 1 
Agua para comerfele , aun que quando 
fon embeftidos , temen, ihuien : Ai de 
eftos Caimanes enotias muchas partes 
délas Indias, que afirman algunos 
fer eftos Cocodrilos, como los 
del Nilo. 



m* 



ber de las Minas 
formar/e de Bera- 
gua. 

Viendo el Almirante, que la vio 4 
lenciadelos tiempos Levantes/ 
i Nordeftes no cefaban , i que 
no podia refeatar con aquellos Pue* 
blos , determino el dia f de Diciem- 
bre volver á certificarfe, de lo que 
le decían los Indios , de las Minas de 
Beragua : i aíi aquel dia fué á dor- 
mir a Portobelo , diez leguas acia 
Occidente; i íiguiendo otro día fu 
camino , fue embéftido de vn Vien- 
to Oefte , contrario á fu nuevo di- 
íignio , pero bien profpero para el 
que havia tenido tres Mefes antes, 
i porque no creio que durafe efte 
tiempo , no quífo mudar Viaje , fino 
pelear algunos dias , porque eran 
los tiempos inftables , i íá que vi- 
no vn poco de buen Viento , apro« 
pofito para ir a Beragua , le fuce- 
dio otro contratio , que le preciso 
a volver acia Portobelo , i quando 
imaginaba dar fondo en el Puer- 
to , volvia el Viento a mudarfe, con- 
trario al que neceíinabamos , i £ 
veces con tantos Truenos , i Re- 
lámpagos, que no fe acrevia la Gen- 
te i abrirlos ojos, i parecía, que los 
Navios fe hundían , i que el Cíe-* 
lo fe venia abajo ; algunas veces 
fe continuaban tanto los Truenos 
que creían , que alguna Nave de la 
Compañía diíparaba la Artillería 
pidiendo focorro ; otras veces fe 
refolvia el tiempo en tanta lluvia 
que en dos , ó tres dias no dejaba 
de llover abundantemente , de mo- 
do , que parecía vn nuevo Diluvio^, 
por lo qual ninguno de los Navios 
dejaba de padecer gran trabajo , i 
eftir medio defefperados , viendo 
que no podían repofar media hora: 
bañaba continuamente de agua , i ca- 
minando iá á vna parte , i iá a otra, 
contrallando con todos los Elemen- 
tos , i temiendo de todos : pues era 
Temporales tan efpantofos , temían el 
Fuego, por losRaios, i los Relampa*, 
gos ; el Aire , por fu furia ; el Agua,' 
por las olas i i la Tierra por Tos 
Ff Ba- 


































io8 Historia del Almirante de las Indias 

Bagios, i Efcollos, de Coila no co- loíína fuia , que nofolocomen toda 



nocida , que Cuelen hallar los hom 
bres cerca del Puerco, donde efpera- 
qan defcanfar , i por no faber la en- 
trada bien , fe tiene por mejor con- 
trallar con los otros Elementos , de 
los quales fe participa menos daño; 
i fuera de eítos miedos tan diveribs, 
fobrevino otro, de no menor peligro, 
i admiración , que fué vna Manga de 
Agua, que pasó el Martes 13.de Di- 
ciembre , por entre los Navios, que 
finóla cortan , diciendo el Evange- 
lio de San Juan, no ai duda que ane, 
gara lo que cogiera debajo ; porque, 
como hemos dicho , tira el Agua á 
sí hafta lasNuves, en forma de Co- 
luna , mas gruefa que vnaBota, tor- 
ciéndola como torbellino :cfta mifma 



carona , pero hafta los paños colo- 
rados , que fe ponen en los Anzue- 
los , para pefcarlos : i Yo vi facar 
del vientre de vn Tiburón , vna Tor- 
tuga, que vivió defpues en el Navio. 
De otro, la cabega de vn Tiburón, 
que haviamos coreado , i hechado al 
Mar , por no fer buena comida , la 
que fe engulló el Tiburón ,i nos pa- 
reció cofa fuera de racon , que vn 
Animal fe tragafe vna cabera de la 
grandeva de la fuia j pero no es de 
maravillarfc , porque tienen la Boca 
roca caí! hafta el vientre: i aunque al- 
gunos lo tuviefen por mal agüero, i 
otros por mal Pefcado , todos nos 
hicieron la honra de comerlos , por 
la penuria , que teníamos de Vitua- 



Noche perdimosdeviíta el Navio Viz* Has i pues havian pafadomasdeoeno 



caino, icón buena fortuna volvimos* 
verle , defpues de tres dias obfeurifí- 
mos $ aunque fin Batel •, porque ha- 
via corrido gran peligro, i aunque ve- 
cino a Tierra, havia hechado vn An- 
cla ; i paralibrarfe de perecer, fe vid 
precifado á cortar la Gúmena, i per- 
derla : entonces fe conoció , que las 
corrientes de aquellas Coilas , fe 
conformaban con los temporales , i 
que entonces andaban con el Viento 
acia Levante , corriendo al contra- 
rio , quando reinaban Levantes , que 
corrían acia. Occidente; porque pare- 
ce , que las Aguas , liguen aqui el 
curfo de los Vientos , 
mas. 



mefes* corriendo el Mar , en que fe 
havían confumido todas lasCarnes, i 
Pefcados, que haviamos facado de Ef- 
paña , i con los calores, i la hume-' 
dad del Mar , fe havia llenado deGu- 
fanos el Vizcocho j i afi Dios meaiu- 
de , que vi muchos , que efperaban 
i la noche , para comer la Macamor- 
ra,por no ver los Gufanos,que tenia , i 
otros eílaban iá tan acoílumbradosá 
comerlo , que iá no quitaban los Gu- 
fanos , aunque los viefen •, porque fí 
fe detuviefen á eílo , perderían la 
cena. 

El Sábado , á 17. del Mes , entró el 

que foplan Almirante, en vn Puerto, tres leguas al 

Oriente del Peñón.que los Indios 11a- 



Con tales contrariedades de Mar , i maban Huiva, i era como vn gran Ca-' 

de Viento, perfeguida la Armada, nal .donde defeanfamos tres días, ífal- 

con tanta fuerca , que la tenían me- tando en tierra,vimosá los Moradores 

dio defmembrada, fin poder ninguno habitar en las Copas de los Arboles,co- 

hacer mas , por los trabajos pade- moPajaros,atravefando algunos Palos 



cidos,fe logró algún defeanfo , en vn 
dia.ó dos de Calmaren que vinieron á 
los Navios tantos Tiburones,que cafi 
ponían míedo,efpecialmente álos Ago- 
reros: puedo, que como fe dice de los 
Buirres.que pronoftican donde ai cuer- 
po muerto , i penetran por el olor, 
muchas leguas de diftancia, eítomif- 
mo penfaron algunos , que fu cedía á 
ellos Tiburones , los quales cogen 
la pierna , i el braco de la perfo- 
na con los dientes , i le cortan, co- 
mo vna fierra , porque tienen dos or- 
denes de dientes, como ellaj fue tan- 
ta la pefea , que hicimos de ellos pef- 
cados , con el Ancuelo de Cadena, 
que por no poder matar mas, los de- 
jábamos en el Agua, i es tanta lago- 



de vn Ramo á otro , para fabricar alia 
fus Cabanas, que afi pueden llamarfc 
mejor que Cafas; i aunque nofabiamos 
el motivo de efta novedad , juzga- 
mos que procediefe del miedo de los 
Grifos , que ai en aquel Pais , ó de 
losEnemigos,porque en toda aquella 
Cofia , de vna legua á otra, ai gran-; 
des enemíftades. A 10. del mifmo 
mes , partimos de elle Puerto , con 
bonanza poco fegura , porque ape- 
nas haviamos falido al Mar, quando 
bol vieron á moleílarnos los Vientos, 
i las Tempeftades.de manera, que nos 
vimos precifados á entrar en ocroPuer- 
to, del qual falímos el tercer dia, con 
mueílra de buen tiempo, pero como 
quien efpcra al Enemigo en alguu 

fitio 


















Don ChrÍstoval Colon. 



litio, para matarle , luego nos em- 
biftió el mal tiempo , de modo que nos 
llevó caíi al Peñón , i teniendo cf- 
peranca de entrar en el Puerto, don- 
de nos hi víamos recobrado prime- 
ro , comofi jugafecon nofotros , nos 
embiítió á la Boca del Puerto tan 
contrarioViento^que nos precisó á vol- 
ver acia Bcragua , i eftando parados 
en la Colla del mifmo Rio , volvió 
el tiempo tan violento , que fi tuvo 
alguna profperídad , fué permitirnos 
poder tomar aquel Puerto , de cu- 
iaBoca antes nos haviamós retira- 
do el dia i i. del mes de Diciem- 
bre : aqui eftuv irnos defde el dia 
fegundo de Navidad , hafta tres de 
Enero del año íiguiente de 1 5*03. que 
compuefto el Navio Gallego , i la 
provifion de Maiz , Agua, i Leña, 
volvimos al camino de Beragüa, con 
bien malos , i contrarios tiempos, i 
fe mudaban en peores, como el Al- 
mirante mudaba fu camino j eíto 
fué cofa rnui cítraña , i jamás viíhj 
pero Yo no huviera repetido tantas 
mutaciones, íi además de hallarme pre- 
fente , no lo huviefe vifto ifcrito por 
Diego Meniez , el que navegó con 
las Canoas , defde Jamaica , de que 
adelante fe hará mención , el qual 
también eferivió efte Viaje , i en la 
Carta , que el Almirante embió por 
él á los Reies Católicos ; por la 
qual conocerá el Lector , pues eftá 
imprefa , quanto padecimos, iquanto 
perfigue la Fortuna á los que debia 
dar profperidades, 

Pero volviendo alas mudanzas, í 
contrariedades de los tiempos , i del 
Viaje , que tanto trabajo nos codo, 
entre Beragua , i Portobelo , por lo 
qual fe llamó aquella Cofta defpues, 
la Cofta de los Contra/íes , digo que 
el Jueves de la Epiphania, dimos fon- 
do cerca de vn Rio , que los Indios 
llaman KUbra , i el Almirante le lla- 
mó Belén ; porque en aquel dia lle- 
garon los tres Magos ,á aquel lugar-, 
i a! punto higo fondar la Boca de 
aquel Rio, i de otro ,que eftatba mas 
á Occidente , que los Indios , lla- 
maban Bsragaa , i halló fu entrada muí 
baja , i la de Bslcn con quatro bra- 
cas emplea mal , eneraron con las 
Barcas en el Rio de Belén , i lle- 
garon hafta el Pueblo , donde tuvie- 
ron noticia havia Minas de Oro-, 
aunque al principio , no folo no que- 
rían los Indios hablar 1 pero fe jun- 



io* 



taban con fus Armas ; para impedir. 
el defembarco de los Chriftianos; ien- 
do nueftras Barcas el dia íiguiente al 
Rio de Beragua , los Indios de aquel 
Pueblo hicieron lo mifmo , que los 
antecedentes , no folo en Tierra, fino 
es en el Mar , queriendo deferiderfe 
con las CanOas j perodicicndoles va 
Indio de aquella Cofta , que iba con 
los Chriftianos, í los entendía a^guri 
poco, que eramos buena Gente j no 
tomábamos nada fin pagarlo, fci fo- 
fegaron vn poco , i trocaron io. Ef- 
pejosdeOro,i algunos Cañoncillos, i 
granos de Oro, fin fundir, i parada- 
Ios mas eftimacion , decían que fe co-. 
gian lejos de allí, i quequando lo eje- 
cutaban, no comían, ni llevaban Mu- 
geres configo , que es lo mifmo , que 
decían también los de la Efpañola, 
quando fe defeubrió. 

CAP. XCK Como el AlmU 

rante entrb con fas Navios em 

el Rio de Belén , / determinó fa^ 

bricar vn Tueblo , i dejar 

ñlli al TrefeftOifu her» 

Piano. 

ENtramos en el Río de Belén cora 
la Capitana , i la Vizcaína , el 
Lunes 9 de Enero , i al inf- 
tante vinieron los Indios á refeatan 
lo que tenían , efpecíalmente Pefca- 
do , que á ciertos tiempos entra en 
aquel Rio, de el Mar, que parece in-! 
creibleáquien no lo vé, donde troca- 
ban aigun poco de Oro por Vino de 
Manganas •, lo que valía mas, lo da- 
ban por vna Cuenta, ó por vna Cam-l 
panilla. El dia íiguiente entráronlos 
otros dosNavios,quc no havian en* 
trado antes, que por haver poca agua 
en la Boca , les fué precifo cfperar U 
creciente , aunque no crece alli el Mac 
en la maior mareta fino media braga, 
i porque Beragua tenia gran fama de 
Minas, i grandes riquezas, ai tercer 
dia de nueftro arribo fe embarcó el 
Prefecto en las Barcas , para entrar 
por el Rio , i ir hífta el Pueblo de 
Qübio,que aíl llamín los Indios & 
fus Reies : Sabida por el Cacique la 
venida del Prefecto , fué con fus Ca- 
noas por el Rio abajo , á recibirle, t 
fe trataron con macha cortefia,i amif- 
tad , dando vno á otro las cofas qu e 
nuseftinpbanii haviendo eftadodef. 

pues 





















no Historia del Almirante de las 

pues vn gran rato en conversación, 
fe retiró cada vno á los fuios , con 
gran quietud, i paz : El dia íiguien- 
te fué Quibio á los Navios á viíi- 



tar al Almirante , i haviendo eftado 
mas de vna hora en converfacion,el 
Aimirante le dio algunas cofas, i los 
fuios refeataron Oro porCafcabeles, 
i fe volvió, fin ceremonia alguna,por 
el Camino , que vino. 

Eftando nofotros mui contentos 
i feguros , el Martes , á i^. de Enero 
de repente crecidelRio de Belén, tan- 
to , que fin poder repararlo, ni hechar 
las Gúmenas en tierra , hirió la furia 
del Agua la Capitana , con tanta fu- 



Indias 

ñas , i elegir el mejor íitio para fabri- 
car vn Pueblo ; porque tenia deter- 
minado el Almirante dejar aqui al Pre- 
fecto , con la maior parte de la Gen- 
te , para aue poblafen , i fugetafen, 
aquella Tierra , hada que él fue fe á 
Caílüla , para embiarles focorro dé 
Gente , i Vituallas : con elle difig- 
nio , haviendo abonanzado el tiempo 
á 6. de Febrero , embtó al Prefecto 
por Mar, con 68. hombres ala boca del 
Rio Beragua , que diítaba vna legua 
de la de Belén , i navegaron por el 
Rio abajo otra legua i media , harta 
el Pueblo del Cacique , donde eftu vie- 
ron vn din jinformandofe del camino» 



na , que rompió vna de fus Anclas, de las Minas : el Miércoles .íiguiente 
i fe hecho con tanto ímpetu fobre 
la Nave Gallega, que eílaba a fu Po- 
pa , que del golpe que dio , Ja rom- 
pió la Contramefana', i aqui , apar- 
tandofe la vna de la otra , corrie- 
ron á todas partes , con tan eílraña 
furia , que eituvieron en peligro de 
per derfe, con toda la Armada , creían 



algunos , que la ocafion de efta cre- 
ciente , fuefe las grandes , i conti- 
nuas lluvias , que uuvo aquel Invier- 
no en aquella Tierra , fin que cefafe 
ni vn dia , aunque fi fuefe afi , hu vie- 
ra la creciente en grofado poco á poco 
i no venir de repente,con tanta furia, 
por lo qual fe fofpechaba , que fue- 
fe algún gran turbión , que defeargó 
Jos Montes de Veragua , á los qua- 
ies llamó de San Chriftoval , el Al- 
mirante } porque lo mas alto de ellos 
eneraba en la Región del Aire, don- 
de fe engendran las Impreíiones, por- 
lo qual en fu altura.no fe vén Nubcsj 
porque eftin mas bajas , i quien le 
viere , dirá, que es vna Hermita , i 
efta por lómenos 10 leguas á Tier- 
ra adentro , enmedio de muchas Mon- 
tan as , i allí creímos haverfe origi- 
rnado efte creciente, la qual higo tan- 
ta guerra , que el menor peligro fué 
que aunque podíamos por la crecien- 
te falir á lo largo del Mar , que ef- 
taba media milla diftante , era tan 
cruel la Tempeftad , que andaba en 
él , que fi huvieramos falido,enpoco 
tiempo nos huviera hecho pedamos ; i 
efta Tempeftad, duró tantos días, que 
pudimos afegurar , i armar bien á los 
Navios , i rompían las ondas con 
tanta furia contra la boca del Rio, 
que no podían las Barcas falir de el 
á correr la Cofta , i reconocer la Tier- 
ra $ parafabec donde eftabanlas Mi- 



anduvieron quatro leguas i media , i 
fueron á dormir cerca de vn Rio ,que 
paíaron quarenta i quatro veces ; el 
dia figuiente caminaron legua i media 
acia las Minas , que losenferhron los 
Indios , que loshavia dado por guias 
Qualchivio , i en el efpaao de dos 
horas, defpues que llegaron, cada vno 
cogia Oro entre las raices de los Ar.¡ 
boles , que fon altifiaios en aquel País, 
i llegan a! Cielo ; efti mole mucho ef- 
ta mueftra , porque ninguno de los 
que ^ban llevaban Inftrumento para 
facar el Oro - y i no fiendo fu Viage, 
mas que para informarfedelas Minas, 
fe volvieron mui alegres adormir á Be- 
ragua ¡ i el dia íiguiente los Navios, 
que aunque es verdad , como fe fupo 
defpues , que eftas Minas, no eran de 
Beragua , fino es de Vrira, que es va 
Pueblo de Enemigos, que las de Beragua 
eftan mas cerca, i porque tienen guer- 
ra todos los Pueblos, mandó el Quibio 
para darlos pefar , que fuefen allá los 
Chriftianos, con fus Guias, para que les 
entrafe anfia de ir aquellas Minas, i 
dejar las fuias. 

CAT1TVL0 XCVI. Como 
el Trefeffo , vi/ítd algunos 'Pue- 
blos de la Trov'mcia, i las cofas^ 
i cojlumbres de los Indios de 
aquella Tierra. 



J 



Ueves á x6. de Febrero del año re- 1 
ferido de 15-03. entró el Prefecto 
en la Tierra , con 6p. perfonas ,i 
c on 14. por Mar, en vna Barca 5 el 
dia íiguiente por la mañana llegaron 
al Rio de Vrira , que diíla 7. leguas 
del de Beten , acia Occidente ,i a vna 

le- 



Don Christoval Colon i i i 

Je^uadel Pueblo, culo Cacique le vino Cafa grande , que firviefe de Tienda, 



á encontrar con 10. perfonas para re 
civirle , i le prefentó muchas cofas, 
de las que comen , i fe trocaron al- 
gunos Rfpejos de Oro i mientras ci- 
taban allí el Cacique , i fus Princi- 
pales ,fe metían en la boca vna ierba 
feca, i la mafcaban, i a veces tomaban 
también cierto' polvo , que llevaban, 
juntamente con la ierba feca , que es jaban aqui como en parte mas fegura, 



i Almacén , en la qual fe pufo mu«j 
cha Pólvora, Artillería , i Baftimen- 
tos , i otras cofas necefarias para el 
fullento de los Pobladores , i de lo 
que era mas precifo , como Vino,Viz- 
coctoo , Aceite , Vinagre , Quefo , i 
muchas Legumbres, porque no havia 
alli otra cofa, que córner, eftas cofas de- 



mucha barbaridad : haviendo eftado 
defpues en efte íitio vn rato los Indios, 
i los Chriftianos , fueron al Pueblo, 
donde havia mucha Gente , que los 
falia á ver , feñalaronles vna cafa don- 
de fe alojafen, prefentandoles muchas 
cofas de comer i de alli á poco vino 
el Cacique de Dururi , que es otro 
Pueblo vecino con muchos Indios,los 
qüales también traían Efpejos , para 
trocarlos , i de ellos , i de aquellos 
entendieron j que en la Tierra aden- 
tro havia muchos Caciques , que te- 
nían gran abundancia de Oro , i de 
Gente , armada como nofotros ¡man- 
dó el Prefecto , al fíguiente dia , que 
la maior parte de la Gente , fe vol- 
viefe por Tierra á los Navios, i fíguió 
fu Viaje con 30. hombres, acia Yu- 
braba , donde havia mas de feis le- 
guas de Maigales , que fon como los 
trigos* i defde aqui fué á Cateba,otro 
Pueblo , i en ambos tuvo buena aco- 
gida , i le dieron Baftimentos , refea- 
tando algunos Efpejos de Oro, los qüa- 
les, como hemosdíchOjfon como Pa- 
tenas de CaÜz , maiores, 6 menores, 
de doce ducados de pefo, otros maio- 
res , i muchos menores , los quales 
traen al cuello , como nofotros el 
Jgnus Dei , ü otra Reliquia j i porque 
entonces el Prefecto fe havia alejado 
mucho de los Navios , fin haver ha- 
llado por toda aquella Coila , Puer- 
to alguno , ni Rio tan grande como 
el de Belén , fe volvió por el mifmo 
camino, a 14. de Febrero , para fa- 
bricar fu havitacion,con muchos du- 
cados de Oro ; procediófeen los ref- 
cates, al punto que llego fediópromp- 



que en la Nave Gallega , que havia de 
quedar con el Prefecto , para valerfe 
de ella en Mar, i Tierra ,con todos 
aparejos de Redes > i Anzuelos, i otras 
cofas necefarias á la pefea j porque, 
como hemos dicho , ai en aquella Re^ 
gion mucho pefeado , i en todos los 
Ríos » á los quales , i a la orilla del' 
Mar , van en ciertos tiempos del año¿ 
como por pafo, cierras efpecies de Pe- 
ces,delos quales toda la Gente del Pais 
fe provee , mas que de Carne, porque 
aunque ai alli algunas efpecies de 
Animales , no bailan al ordinario fuf- 
tentó de la Gente ; las columbres de 
otros Indios, fon comunmente feme- 
jantes á los de la Efpañola , i Islas 
vecinas j pero eftos de Beragua,i del 
contorno , quando hablan vno con 
otro , fe ponen de efpaldas ,i quanij 
do comen, mafcan fiempre cierta ier- 
ba , lo qual creemos fer caufa de te- 
ner los dientes gallados, i podridos^ 
fu comida es pefeado , que pefean con 
Redes , i con Ancuelos de guefo,que 
los hacen de las Conchas de las Tor- 
tugas , cortándolas á filo , i lo mifmo 
hacen por las otras Islas. 

Vfaban de otro modo de pefear 
algunos Peces tan pequeños , como 
los mas pequeños , que llaman "Titi en 
la Eípañola , eftos á ciertos tiempos, 
concurren con las lluvias á las orillas, 
perfeguidos de los Peces maiores, con 
tanta aníia , que fe vén precifados á 
fubirfe á la fuperficie del Agua , en 
la qual los pefean los Indios, con ef-j 
teras pequeñas , i con Redes mui chi- 
cas, i afi cogen quantos quieren , i los 
embuelven en ojas de Arboles , del 



tamente orden, a quefequedafencon 80 mifmo modo , que confervanlos Bo» 
perfonas , i empegaron luego á fabri- 
car Cafas *á la Ribera del Rio Belén, 
que eftaba diftanw de la Boca vn ti- 
ro de Arcabuz , pafado vn Fofo , que 
eílá á mano derecha , entrando por el 
Rio, en cuiabocafe levanta vn Mon- 
tecillo , las Cafas eran de Madera,cu- 
biertas de ojas de Palmas , que nacen 
en la Plaia : fe fabricó también otra 



tícarios fusconfecciones,i defpues tof- 
tados en el Horno , fe confervan por 
tiempo largo j vfan también de vna 
Red de pefear Sardinas', como he- 
mos dicho de las pefeas de ~otros 9 
porque efte Pez huie á tiempos de 
k>r-Peces grandes, con tanta volocí-i 
dad , i miedo , quefaltanla Píaia>íe-, 
ca dos, ó tres pafos * con que na 
Gg tíe-j 







II* HtSEORlA DEL ÁLM1 

tienen , que hacer mas , que cogerlos; 
pelean también de otro modo Jas 
Sardinas , pues en las Canoas , def? 
de la Popa á la Proa , ponen vn bul- 
to de ojas de Paioia , de tres r bragas 
de alto , defpues van navegando por 
le Rio, haciendo mucho ruido, i dan- 
doconlos Remos en el Bardo , por» 
quelas Sardinas para falvarfe del Pez, 
que las períigue , falcan la Canoa, i 
ponen aquella altura , para que caigan 
neella , i aíi coman quantas quieren; 
los Vris , las Lachias , i aun las Li- 
fasde otras fuerces de Peces , vienen 
enotros tiempos , i es cofa maravi-- 
líofa ver , que el tiempo del pafo por 
aquellos Ríos, tomen tan gran canti- 
dad, i la conferven tanto tiempo tofta- 
dajtienen también para fu alimento mu- 
cho Maíz , que es cierto grano , que 
nace como el Mijo, con vna efpina pí- 
tañocha , de que hacen Vino tinto , i 
blanco , como laCerbeza en Inglater- 
ra , i allí hechan lo que les parece, fe- 
gun lo que mas les agrada , i fule de 
buen fabor » ai Vino rafpago : hacen 
otro Vino de vnos Arboles , que pa- 
recen Palmas , i, Yo creo , que fean 
efpccies de ellas aunque fon lifos, como 
líos otros Arboles, i tienen en el tron- 
co muchas efpinas , {tan largas como 
as del Puerco Efpin , de la medu- 
la de eftas Palmas , fon como Pal- 
mitos , apretándola , i exprimiéndo- 
la , facan el gumo , de que hacen el 
Vino , i cociéndole en Agua , hechan- 
dola fus efpecies , le tieqen por muí 
bueno , i preciofo j también hacen 
otro Vino del mifmo fruto , que he- 
mos dicho, que fe halló en la Isla de 
Guadalupe , el qual es femejante a vna 
Pina gruefa , i la planra fe íiembra 
en Campos anchos , donde fale vn gran 
pimpollo, que hecha encima la mif- 
ma Pina , como fucede en los tallos 
de la Lechuga , la qual planta dura 
tres , ó quatro años , dando íiempre 
fruto; hacen Vino también de otras 
fuertes de frutas , efpeciahneote de 
vna, que nace en Arboles altiíimos tan 
grandes como Cedros ,icadavno tie- 
ne dos , tres , i quatro guefos , al 
modo de Nuez , aunque no es redonda, 
lino comr> el Ajo, 6 la Caítaña,la cor- 
teca de elle fruto , es como Ja de la 
Granada , i fe parece á ella , quando 
eítá quitada del Árbol, aunque no tiene 
coronilla , i fu fabor escomo de Per- 
%o , ó Pera mui buena ,de ellos vnas 
ion mejores, que otrasj como fucede en 



RANTE DE LAS ÍNDIAS 

las demás frutas , i también las ai en 
las otras Islas, i los Indios la llaman 
Mame i. 

C ATIPÓLO XCVII. Como para 

Seguridad delTíieblo de los Qhrtfa 

úanos, fuéprefo §}uibio y con muchos 

Principales Indios ; i como huid 

por negligencia de los que le 

guardaban. 

I A eítabán en orden todas las cofas 
de la población , con i o. ó i z. Ca- 
fas cubiertas de paja , i el Almiran- 
te prompto para partir á Caílilla, 
quando el Rio,que anees por la foberbia 
de las Aguas, nos havia pueftoen gran 
peligro , aora nos pufo en maior; por 
la falta de ellas , que haviendo cefa- 
oo iá las lluvias de Enero, con el buen 
tiempo fe cerró la Boca del Rio , con 
la Arena , de modo , que aunque ef^ 
tabamos dentro , tenia quatro bragas 
de Agua , que era mui poca , para la 
que ie necefitaba , quando qtsifimos 
lahr, tenia media braga , con queque- 
damos encerrados dentro , fin reme- 
dio alguno , porque era iaipoGblefa-» 
car los Navios, por la Arena, i quaflJ 

do huv.cramos tenido maquinas para 
íiaceuo , no eftaba e , Mar ^ r _ 

f° > que la menor Ola le arrojafe * 
'a orilla, no harupedacos los Navios, 
especialmente los nueftros , q„ e pare- 
cían vna Colmena abuiereadas rnd** 



cían vna Colmena abujereadas todas 
Por Jas Culebras , por loque nos en- 
comendamos á Dios , pidiéndole nos 

«S-*. V A > como ancesIe haviamos 
pedido ferenidad i porque fabiarnos 
que lloviendo llevaría Agua el Rio , i 
'e abriría la boca , como fucede en 
Ruellos Rios , i haviendo tenido no- 
ticia', por la Lengus,de que el Quibío 
o Cacique de Bcragua , havia deterJ 
minado venir de fecreto á quemarlas 
Caías , i dar muerte á los Chriítianos 
que los tenían mui enfadados por 
haver poblado en aquel Rio , pareció 
conveniente prenderle , con todósfi» 
Principales , i embiarlos á Caílilla , para 
caftigo fui Q> , iexemplo , i miedo de 
los otros , i que fu Pueblo, quedafe en 
fervico de los Chriftianos í i para 
hacerlo , fué el Preftftocon 74. hom- 
bres al Pueblo de Beragua,e! dia'20- 
de Margo j 1 aunque ¡h mo Pueblo, 
es de a4 vertir, q we Cft aquclJa Tier< 

ra 









Don Christoval Colon 



ra, no ai Cafas juntas, que fus habita- 
ciones fon como en Vizcaia, diftaná 
tes vnas de otras. 

Qjjando Quibio , fupo , que lle- 
gaba el Prefecto , empego á decir, que 
no fue fe a fu Cafa , que eftaba en vna 
Colina fobre el Rio Bcragua , i para 
que no fe huiefe de miedo,determinó el 
Prefecto j ir á ella coa cinco hombres, 
dejando orden a los demás , que vi- 
niefen detrás , dos , á dos, diftantes 
vnos de otros, i que en oiendodifpa- 
rar vn Arcabuz , cercafen la Cafa, de- 
manera , que noefeapafe ninguno. 

Haviendofe acercado el Prefecto, 
á la Cafa, le embió otro recado Quibio, 
diciendole, que noentrafe enella,que el 
faldria á hablarle , aunque eftaba he- 
rido de vna Flecha : ellos !o hacen 
aíi , para que no vean fus Mugeres, 
porque Con celofiíimos , i por efto fa- 
lió nafta la puerta , i fe fentó en ella, di- 
ciendo , que llegafe á él folo el Pre- 
fecto , el qual lo higo aíi , dando ojrg 
den á los demás , de que luego, que 
él le agarrafe de vnbrago,embiíBefen, 

Haviendo llegado al Cacique , le 
pregunto por fu enfermedad , i otras 
coías de la Tierra , por medio de vn 
Indio , que tenian , que havian pre- 
fo mas de tres mefes antes , cerca de 
allí , i andaba con nofotros domef- 
tica , i voluntariamente, el qual tenia 
entonces gran miedo , por el amor, 
que nos tenia , fabiendo Quibio de- 
feaba mucho matar á los Chriftia- 
nos ; i porque no conocía aun nuef- 
tras fuergas , creía fe podría falir cen 
ello fácilmente, por la multitud de Gen- 
te , que havia en la Provincia ; pero 
el Prefecto cuidaba poco de fu temor, 
i fingiendo querer ver donde tenia el 
Cacique la herida, le cogió de vn brago, 
i como ambos tenian gran fuerga, el 
Prefecto le fujetó , haftá qne llegaron 
losquatro , i hecho efto, mandó dif- 
parar el Arcabuz , i corrieron todos 
los Chriftianos, de la embofeada á fu 
Caía , donde havia f o perfonas, gran- 
des , i pequeñas , de que fe prendió 
la maior parte, fin haver herido á nin- 
guno ; porque viendo á fu Reí prefo, 
noquifieronponerfe endefenfa,; havia 
entre eftos algunos Hijos , i Muge- 
res de Quibio , i otros Indios Prin- 
cipales, que prometían grandes rique- 
zas, diciendo, que en vnBofque cer- 
cano , havia vn gran teforo , i que 
todo le darían por fu Refcate , pero 
no csntenundofe el Prefecto con 



113 






aquella promefa ,rcfoívió, que antcs a ' 
que fe juntafen los del Contorno , fe 
embiafe ala Nave prefo á Quibio, jun«i 
tamente con fu Muger , é Hijos , i 
con los otros Principales , i quedarfé 
aqui con la maior parte de la Gente 3 
para ir contra fus Vafallos, i Parien- 
tes , que havian huido j tratando def-' 
pues con los Capitanes , i la Gente 
honrrada , á quien fe debía cometer, 
la Gente, que le llevafe hafta la Boca 
del Rio , fe le entregó á Juan Sánchez 
de Cádiz , Piloto , i hombre muí ef-; 
timado , porque fe ofreció á condu- 
cirle, llevando al Cacique conlospies^ 
i manos atadas ; i advirtiendo áefte, 
que le conducía , que tuviefe cuida- 
do de que no fe efeapafe , refpona 
dio, queriaque le pelafen las barbas, ít 
huia $ tomóle á fu cuidado , i par- 
tió con él el Rio abajo de Beragua, í 
eftando iá diíiante media legua, em- 
pegó Quibio á lamentarfe mucho , de 
averie atado tan fuertemente las manoss 
de manera , que movió á piedad á Juan 
Sánchez , i le defató del Banco de la 
Barca , donde iba atado , teniéndole 
por el Cabojpor lo qual viendo Quibio» 
de alli á poco tiempo , que eftaba en* 
tretenido Juan Sánchez en otra cofa, 
fe hecho al Agua , i no pudiendo te-i 
ner firme el Cabo Juan Sánchez , le 
dejo, por no caer en el Rio con él, i 
llegada la noche con el rumor, de los 
que atibaban en la Barca , no pudie- 
ron ver , ni oir donde havia tomado 
Tierra j de modo , que no fupierora 
mas noticia de el, que firuefe vn peñaf-í 
co , que havia caído en el Agua , i 
para que no fucediefe lo mifmo con los 
otros prefos , fíguieron fu camino las 
Naves , con bailante verguenga del 
defeuido ,é inadvertencia. El día íl- 
guiente , que fué primero de Margo a 
viendo el Prefecto la Tierra montuo- 1 
fa , llena de Arboles, i que no havia 
Pueblo ordenado, fino vna Cafa en v ti 
Collado , i otra en orro , i que feria 
mui difkultofo andar de vna partea 
otra bufeando los Indios , refolvio 
volverfe á los Navios con fu Gente, 
fin traer ninguno de los fuios muer-: 
to , ó herido , i prefentó al Almiran- 
te , los defpojos de la Cafa de Quibio, 
que valdrían 300. ducados en Efpejos, 
Aguilillas , i Canillas de Oro, que fe 
meten en hiladas en los bragos , i al 
rededor de las piernas , i Cordonci- 
llos de Oro , que á modo de Corona, 
fe rodean la Cabega, i;odo lo qual íe par- 
tió 
















"4 

tío , i facado el quinto para los Reics 
Católicos , repartió lo demás entre los 
que havian ido á la función , i al Pre- 
fecto , en feñal de la Victoria , le 
dio vna Corona , de las que hemos 
dicho. 

CJTITVLO XCV1II. Como ha- 
biendo partido el Almirante , para 
venir á Cafiilla , afaltb el Quibio^al 
'Pueblo de los Chriftianos ^ en cuto 
confito huvo muchos muertos , 
i heridos. 

PRoveidas entonces las cofas per- 
tenecientes, al mantenimiento del 
Pueblo, i IasConftituciones, i Ef- 
tatutos , que para fu govicrno havia 
hecho el Almirante, quifoDios, que 
lloviefe tanto,que creció el Rio.de mo- 
do , que volvió á abrirfelaBoca, con 
la qual refolvió el Almirante , partir 
luego á la Efpañola, con tres Navios, 
para embiar focorro , con la maior di- 
ligencia , i aíi efperando bonanza cal- 
ma , porque el Mar , ni rompiefe, 
ni batiefe la Boca del Rio, falimos 
con los dichos Navios , llevando las 
Barcas delante , aunque ninguno que- 
dó tan limpio , que no arraftrafe por 
Tierra, que íl no fuefe Arena mobible, 
feria,aunen la bonanga, peligrofa:he- 
choefto ,al inflante pufimos con gran 
preíte§a dentro lo que haviamos fa- 
cado para aligerar los Navios al tiem- 
po de la falida , í efperando de efte 
modo en la larga Coila, a vna legua 
de ¡a Boca del Rio,el tiempo para nave- 
gar , quifo Dios, milagrofamente,que 
hu viefe motivo para embiar la Barca 
de la Capitana á Tierra ¿aíi por Agua, 
como por otras cofas necefarias ¡ i ful 
e! cafo.que viendo loslndios deQuibio 
que eftando los Navios fuera , no po- 
dían dar focorro á los que quedaban 
en laFortalega , al punto mifmo, que 
llego la Barca á Tierra, afaltaron el 
Pueblo de los Chriítianos,nohavien. 
do . fido descubiertos , por lo intrin- 
cado del Bofque , hada que eftuvie- 
rona 10. páfos de las Cafas : daban 
■al emoeítir grandes gritos , tirando 
Langas a los que vían ,i á las Cafas, 
que eítando cubiertas con ojas de 
Palma , las pafaban fácilmente devn 
lado áotro , i alguna vez herían a los 
que citaban dentro j por lo qual ef- 



Histgria del Almirante de las Indj as 

tando los nueftros defproveidos, í muí 
ágenos de efta novedad , hirieron qua- 
tro , ó cinco , antes de ponerlos en or- 
den , para refiftir; elPrefeéto ,que era 
hombre de gran coraron , fe opufo a 
los Enemigos , con vna Langa , ani- 
mando á los fuios , i embiftiendo ani- 
mofameme á los Indios,con 7,0 8, que 
le feguian con tanta pujanza, que los hi- 
cieron retirar , harta el Bofque , que 
como hemos dicho , eftaba cercano a 
las Caf.ts , volvieron defde él á ha- 
cer algunas efearamugas loslndios , ti- 
rando fus Ataguías, i retir andofe def- 
pues, como en el juego de Cañas ha- 
cen los Efpañoles , hafta que concur- 
riendo entonces muchos Chriftianos, 
fueron los Indios caftigados , con las 
Efpadas $ i por vn Perro, que los per- 
feguia fieramente , con que fe pufieron 
en fuga,dejando muerto vn Chriftiano, 
i fíete heridos , i entre ellos al Prefec- 
to , con vna Langa en el pecho , de 
cuio peligro, fe afeguraron, viendo los 
Chriftianos , cuio cafo , porque con- 
tar vna graciofidad alguno , que era 
Italiano , i Lombardo , por la fecun- 
dad del otro, que era Caftellano , fe 
debe contar , i fué afi : El Lombardo 
llamado Sebaftian , iba huiendo ful 
riofamente á efeonderfe en vna Cafa 
á quien dijo Diego Méndez , de quien 
fehará mención adelante: Vuelve, vuel- 
ve atrás Sebaílian , donde vas ; ¿quien 
refpondió:dejatne andar,diablo,que Yo 
voi aponer en falvomiperfona; el EC 
pañol era el Gapitan Diego Triftan 
á quien el Almirante havia embiado 
con la Barca á Tierra, el qual no falió 
fuera con fu Gente , como fi eftuvie- 
ra prefo en el Rio, donde era la bulla, 
i ha viéndole preguntado, i bien repre- 
hendido, i fiando pregunradopor algu- 
nos , 1 reprehendido por otros i 
no aiudar a los Chriftianos , refpo'n- 
dió , aunque los de Tierra , por 
miedo , fe retiran á la Barca , fi Yo 
me acerco á la Ribera , perecerán to- 
dos ; porque perdida la Barca , el Al- 
mirante , tendrá dd pues tormenta en el 
Mar , i por cfto no quería hacer , fino 
lo que le havia mandado , que era 
cargar Agua i Leña ; por lo menos, 
hafta queviefe, que los de la Pobla- 
ción , teman mas necefidad de fu focor- 
ro,! queriendo al punto tomar el Agua 
Pa r\ dar . alA,mir »cc cuenta de lo que 
palaba , determinó ir por el Rio aba 

jo aromarla, hafta donde no fe mez- 
claba la dulce con la amarga, aunque 

al 



Don Christoval Colon. i i f 

algunos leproteftaron, no hiciefe aquel dio de la Batalla caíefe en el Agua, i 
Viaje , por los grandes daños , que nadando por debajo, falió á la orilla, 

fin que nadie le viefe, i por éntrela ef- 



podian acacccrle de los Indios, i lus 
Canoas; á que refpondió , que no te- 
mía aquel riefgo ji que por effco havia 
tomado Tierra, i era embiado del Al- 
mirante , i aíi figuió fu Camino , el 
Rio abajo , que es muí profundo por 
dentro , i mui cerrado de ambas par- 
tes , poblado de Arboles , que llegan 
harta el Agua , i tan efpefos, que ape- 
nas fe podia tomar Tierra , íalvo en 
algunos fitios de los caminos , que 
venían al Rio, ó donde fe acababan 
la fendas de ios Pefcadores , i donde 
ellos efeonden fus Canoas. 



pefura de los Arboles llegó á la pobla» 
cion,á contar el fucefo,de que fe efpaiw 
taron , en tanto modo los nueílros , que 
viéndole tan pocos, iheridosla maior 
parte , i algunos de los compañeros 
muertos , eílár el Almirante , en el 
Mar, fin Barca, con el riefgo de no po- 
der llegar á donde pudicfe embiar fo- 
corro , determinaron de- no quedarfe 
donde eltavan : i afi al inflante , fira 
obedencia , ni otra orden , huvierara 
partido de alli, fino fe lo impidiefe la 
Boca del Rio,laqual,conel mal tiem« 



Al inflante ,que los Indios, le vie- po,fe havubuelto a cerrar i porque no 



ron , cofa de vna legua , el Rio abajo, 
diílantedelaFortalega.falieroude am- 
bas partes, las mas efpefas,con fus Bar- 
quillas, ó Canoas, i con grande grita le 
afaltaron por todas partes tocando Cor- 
netas , con mucha ventaja, i atrevimien- 
to j porque fiendo fus Canoas ligerifi- 
xnas,quevnfolo Indio , baila para go- 
bernarlas, i guiarlas á qualquier parte, 
efpecialmente las que fon chicas , ó 
de Pefcadores •, venían en cada vna 
tres , ó quatro Indios , vno bogaba, 
i los otros vibraban las Langas ; i los 
Dardos , contra los de la Barca. Y lla- 
mólos Dardos, i Langas, por el tama- 
ño , que tienen , que ellos verdade- 
ramente , fon Aftas , i como no tie- 
nen hierro, las ponen á las puntas, Ef- 
pinas , «Mientes de Pez. 

No haviendo en nue&ra Barca fino 
fíete ,ü ocho hombres, que bogaban 
con dos , ó tres Soldados , no po- 
dían reparar los golpes de las mu- 
chas Langas, que los tiraban, conque 
necefitaron de dejar los Remos, i to- 
mar las Rodelas; pero era tanta la mul- 
titud de los Indios, que llovía de to- 
das partes , que arrimandofe con las 
Canoas , i recirandofe quando los pa- 
recía , hirieron la maior parte de los 
Chriftianos, i efpecialmente a el Capi- 
tán , con muchas heridas , i aunque 
eíluvo fiempre firme , animando á los 
fuios , no le aiudó nada ; porque le 
tenian finado por todas partes , fin 
poderfe mover , ni valerfe de los Mofe 
quetes , halla que á lo vltimo , le hi- 
rieron en vn ojo con vna Langa gran- 
de , á cuio golpe , caíó de repente 
muerto , i á todos los otros les fu- 
cedió lo mifrno , fino es á vn Botero 
de Sevilla , llamado Juan de Moia, 
cuía buena fuerte , quifo ,quc en me- 



folo no podia falir por cita el Navio, 
que havia quedado , pero ni vna Bar- 
ca ; porque el Mar, lo rompía todoini 
huvo perfona que pudiele dar avilo al 
Almirante délo que les havia fucedidoj 
pero él no corru menos riefgo en el 
Mar , en cuia Plaia ellava furto , pac 
no tener Barca , i eílár con tan poca 
Gente , por la que le havian muertoj 
por lo qua!, él, i todos nofotros » ef- 
tabamos en el mefmo trabajo , i con- 
fufion , que los que eftavan en elFuer- 
te , los quales por el fucefo del Com- 
bate pafado , i por ver venir el Rio 
abajo , los muertos llenos de heridas, 
i feguidos de losCuerbos, que venían 
fobre ellos graznando , i volando , lo 
tomaron todo por agüero defdichado, 
con temor, de que les fucediefe lo mif- 
rno ,quea los otros ; maiormente vien-j 
do , que los Indios eltavan muifober- 
bios , con la Victoria, i no los de- 
jaban fofegarvn inflante j por lámala 
difpoíkion de la Población j i es conf- 
iante, que todos huvieramos fido muí 
maltratados , fino fe huviefe tomado 
por buen remedio, ir á vna gran Pla- 
ia cícombrada a la parte de Orien- 
te , donde fabricaron vn Baluarte cora 
las Botas , i otras cofas , que tenian, 
plantando la Artillería en lugares 
convenientes , con que fe defendían^ 
porque los Indios , no fe atrevían 
á falir del Bofque , por el 
daño, que recivian de las 
pelotas. 



#*# #** #*# *% 

* # * 

# # 
# 

V 



Hh 



CAP 






ii6 



HíSTORTA DEL ALMIRANTE DE LAS INDIAS 






CJFIFVLO XIC. Como huieron 
los Indios y que ejlaban prefos en 

el Almirante fupo 
la 'Derrota de los de 

Tierra. 



las Naves s i 



Mientras fu cedían en Tierra eítas 
cofas, fe pafaron diez días, los 
quales ellavo el Almirante con 
gran defvelo , i fofpecha , de lo que 
huviefe fucedido , efperando ,de inf- 
lante en inflante , que fe fofegafe el 
tiempo, para embiar la otra Barca, á 
faber la ocafion de la tardanza de 
la primera j pero fiendonos contra- 
ria en codo la fortuna, noquifo, que 
fupiefemos, los vnos de los otros , i por 
aumentar el trabajo, fucedió que los hi- 
jos , i parientes de Qnibio , que ve- 
nian prefos en la Nave Bermuda, para 
traerlos á Caftilla , procuraron liber- 
tarfe en el modo figuiente: Por la no- 
che los metían debajo de cubierta, i ef- 
tando la Efcotilla tan alta, que no po- 
dían ¡legar á ella, fe olvidaron los Guar- 
das de cerrarla, por la parte de arriba, 
porque encima dormían algunos Mari» 
neros.lo que dio cautil á los Indios á dif- 
currir efcaparfe,aí¡ le recogieron, poco 
á poco, toJos los Cantos del Ladre , i 
los pulieron á la Boca de la Efcotilla, 
haciendo vn gran montón , i luego 
todos juntos , fubidos en él , i po- 
niendo las Efpaldas por debajo, abrie- 
ron áfaerga,vna noche, laEfcotilla, der- 
ribando los que dormian encima , i 
faltando fuera promptamente ; algunos 
de losPrincipa'es Indios, fe hechsron 
al Agua i pero haviendo concurrido 
la Gente al rumor , no pudieron ha- 
cerlo otros: i afi haviendoluegocer- 
rado la Efcotilla los Marineros , con 
fu Cadena , empegaron á hacer me- 
jor !a Guarda, con lo qual ,defefpe- 
rados los que no fe havian podido 
efeapar con los Compañeros , los ha- 
llaron ahorcados por la mañana, con 
los Cabos , que pudieron haver , i 
como tenían poca altura,vnos fe ahor- 
caban de rodillas , i otros, tirando con 
los pies el lago , de modo , que de 
los prefos de aquel Navio , ninguno 
quedó , que no fuefe rnu«rto , 6 hui- 
do ; i aunque femejante pérdida no 
fuefe de confiderable daño de los Na- 
vios , fin embargo fe temía , que 
pudiete aumentar las defgracias , á 



fe quedaban en aquella Tierra , con 
los quales , haría paz Quibio volun- 
rariamente , para reítaurar fu« hijos j i 
viendo , que aora no tenían prenda 
alguna para hacerlo , fe juzgaba , que 
daría fuerce guerra a los Chriftianos: 
Hallándonos, pues, con tantos daños, 
i defgracias, muí atribulados, i á dif. 
crecion de las Gúmenas, con las quales 
eíhbantos furtos, íin faber nada de Tier- 
ra , no faltó quien fe moviefe a de- 
cir , que pues aquellos Indios, por fal* 
var íolamentela vida, fe havian arries- 
gado a hecharfe a! Mar ,á vna legua 
de diíhncia de Tierra , ellos por fal- 
varfe asi mifmos , i á tanta Gente, fe 
arriefgaiian á tomar Tierra nadando, 
(i con la Barca que quedaba , que 
era !a de la Nave Bermuda , los lleva- 
fe n haftadonde las Ondas, no rompían. 
Solo havia aquella Barca j porque de 
la Vizcaína , iá hemos dicho , que fe 
perdió en el Combate , i en todos los 
tres Navios , no havia mas que la refe- 
rida.para las necefidadesdeellas. Vien- 
do el Almirante el buen animo de ef. 
tos Marineros , convino en que eje- 
cutafen fu ofrecimiento , i la referi- 
da Barca los llevó halla vn tiro de 
Arcabuz de Tierra , á la que no po- 
día arrimai fe mas, fin gran ríefgo, por 
lo gruefo de las Olas , que rompían con- 
tra la Plaia •, defde aquí fo'o fe hecho 
al Agua Pedro de Ledefrna , Piloto 
de Sevilla , i con buen coraeon , iá 
encima, iá debajo de las Olas , llegó 
finalmente, á Tierra , donde ñipo* el 
eítado de los nueílros , i como to- 
dos decían á vna voz , que de ningún 
modo querían quedar vendidos, i íin 
remedio, como eraban , fuplicando al 
Almirante , que no fe fuefe fin reco- 
gerlos , porque dejarlos , era dejarlos 
condenados á muerte, i mas entonces, 
que con las Sediciones', ni obedecían, 
al Prefecto, ni á los Capitanes, i que 
todo fu eftudio, i ap'icacion era poner- 
fe en orden para quandó abonancafe, 
tornar alguna Canoa , i embarcarfe; 
pues con vna Barca fola, que les ha- 
vía quedado , no podían hacer eíto 
commodamenre, i que íi el Almirante 
no los recogiefe , en el Navio, que les 
havia quedado,huvieran procurado fal- 
varias vidas, i ponerfe al arbitrio de 
la Fortuna , antes que eftár á la dif- 
crecton de la muerte, que aquellos In- 
dios crudos carniceros , havian que- 
rido darlos : Con eíla refpuefta voí 



los de Tierra, fu muerte , ó fuga* por fi vio Pedro de Ledefma a la Barca, que 

ie 



Don Cíiiiistgval Colon 



i 17 



Jeefperabíi,i de alH á los Navios, don* 
de contó al Almirante lo que paiaoa. 

C/ÍP. C. Como el Almirante re- 
cogió fu Gente , que havia dejado en 
Bden y i defpues atravefamos a 
Jamaica. 

LUego , que Tupo el Almirante la 
rota , tumulto , i defefperacion 
de ¡a Gmte , refolvió aguardsr- 
los, para recogerlos, aunque no (111 
gran peligro ; porque teniafjs Navios 
en ia Plaia , (ín reparo alguno , ni ef- 
perang* de falvarfe, fi el tiempo em- 
peoróle t pero quífo Nueílro Señor, 
que en el termino de ocho dias , que 
eiluvo alli , abonando el tiempo ,de- 
modo , que los de Tierra pudieron 
empegar á recoger fus haciendas en 
la Barca , que tenían, en gruefas Ca- 
noas , pueílas bien en orden , i ata- 
das vnas con otras , para que no fe 
volcafen , i defeando cada vno no fer 
de los vltimos , fe dieron tanta prie- 
fa , que en dos dias no dejaron cofa 
alguna en Tierra , fino el Vafo del 
Navio , que por eítár todo agujerea- 
do de las Culebras , no podia nave- 
gar : i aíí con gran alegría de vernos 
todos juntos , nos hicimos á la Vela, 
llevando el Viaje de Levante ,1a Cof- 
ta arriba de aquella Tierra \ porque 
aunque los demás Pilotos decían, que 
tomando la Via del Norte podíamos 
volver á Santo Domingo, folo el Al- 
mirante, i el Prefecto, fu hermano , co- 
nocían qne eranecefario antes de atra- 
vefar el Golfo ,que ella entre la Tier- 
ra-Firme , i la Efpañola , navegar 
vn buen pedago , íiguiendo la Colla 
arriba , lo qual tenia muí defeontenta 
la Gente , que la parecía , quería vol- 
verfe el Almirante á Caftilla , camino 
derecho , íin Navios , i Biilimentos 
inficientes al Viaje ; pero como él fabia 
mejor , lo que convenia , fegu irnos 
nueílro Viaje , halla llegar aPortobe- 
lo , donde nos vimos precitados á 
dejar la Nave Vizcaína , por la mu- 
cha Agua , que hacía , i porque todo 
fu plan eflaba confumido , i roto por 
las Cu'ebras : i íiguiendo la Coila, fubí- 
mos , hada que paf*mos el Puerto del 
Retrete , i el de vna Tierra , que te- 
nia muchas Isletas, á las quales llamo 
el Almirante las Barbas j pero los In- 
dios , i los Pilotos, llaman á todo aquel 



contorno, del Cacique Pocorofaj defde 
aqui,pafando mas adelante, al fin que 
vimos de la Tierra Firme , llamó Mar- 
mol, que es el efpacioque eílaba á lo. 
leguas de las Barbas. 

Defpues,el Lunes primero de Maio 
del rniímo año de ifoj. tomamos la 
Via del Norte , con Vientos , i cor- 
rientes de la Vanda de Levante , por- 
que procurábamos íiempre navegar mas 
al Viento que podíamos. Todos los 
Pilotos , decían que iá habríamos pa- 
faio el Onente de las Islas de los Ca- 
ribes , fin embargo el Almirante , te»? 
mía no poder furgir en la Efpañola: 
i ello fe verificó j porque el Miérco- 
les i o. del mifmo mes de Maio , di- 
mos villa á dos Islas, mui peque- 
ñas,! bajas , llenas de Tortugas , de 
las quales efhvan llenas al rededor, 
que parecían E.ícollos ; por lo qual 
fe llamaron eftas Islas las Tortugas j i 
pafando de largo la Via del Norte, el 
Viernes íiguien:e,por la tarde,á 30. le- 
guas de aqui , arribamos al Jardín de 
la R.eina,que es vna cantidad mui gran- 
de de Isletas , fituadas al Mediodía de 
la Isla de Cuba : eílando furtos en 
eíle parage io.leguasdiftantesdeCuba, 
con bailantes hambres , i trabajos , por- 
que no temamos que comer , mas que 
Vizcocho , i algún poco de Aceite , i 
Vinagre , fatigados de dia, i de no- 
che, para facar el Agua con tres Bom- 
bas , porque los Nivios fe iban a fon- 
do, por los muchos agugeros , que los 
havian hecho las Culebras. Sobrevino 
de noche vna gran tempeilad,en que no 
pudiendo la Bermuda mantenerfe fo- 
bre fus Anclas , cargó fobre nueílra 
Nave , i ¡a rompió toda la Proa, aun- 
que no quedó ella fana en el todo , por- 
que perdió cali toda la Popa , hafta 
cerca de la Limeta , i con gran tra- 
bajo , por la mucha Agua , i Vien- 
to , quifo Dios, quefe aparcafen vna 
de otra , i hechadasal Mar todas las 
Anclas , i ¡as Gúmenas, que tenían, 
nada bailó para afirmar la Nave , i 
guando amaneció, hallamos el Cabo tan 
cortado , que fe mantenía folo en vn 
hilo.de fuerte, que fi dura vna hora mas 
la noche , huviera acabado de cortar- 
fe : maiormente fiendo aquel ficto 
afpero , i lleno de Efcoilos , i que no 
podían huir de dar en alguno , pues 
los tenían por Popa, no obftante qui- 
fo Dios librarnos , como nos havia 
librado de otros muchos peligros : | 
afi partiendo de aqui, con bailante fati- 
ga 












1 1 3 Historia del Al 

ga, fuimos á vn Pueblo de Indios en la 
Corta de Cuba , llamado Macaca,don- 
de haviendo tomado algún refrefco, 
partimos a Jamaica, porque los Vien- 
tos de Levante , i las grandes cor- 
rientes no nos dejaban ir á la EfpañoU: 
maiormente eítando los Navios tan 
agujereados , como hemos dicho ; pero 
de dia, ni de noche, no dejabamosde 
trabajar en facar el Agua , con tres 
Bombas , de las quales , íi fe rompía 
alguna , era precifo , que mientras fe 
aderezaba , íirviefen de lo mifmo las 
Calderas; con todo efto la noche an- 
tes de la Vigilia de San Juan , cre- 
ció el Agua tanto, que no havia reme- 
dio de vencerla, porque llegaba halla 
la cubierta , ¡ con gran fatiga , nos 
mantuvimosaíi, harta que venídoel dia 
tomamos en Jamaica , el Puerto bue- 
no •, i aunque lo es para reparar los 
Navios, ni tenia Aguapara poder re- 
cogerfe , ni pueblo alguno al rededor) 
pero remediando efto , lo mejor que pu- 
dimos , pafado el dia de San íuan, par- 
timos á otro Puerto, mas acia Orien- 
te , llamado San Gttritt , cubierto de 
Rocas , i hiviendo entrado dentro, 
no pudiendo foftener mas los Navios, 
los encallamos en Tierra , lo mejor 
que pudimos , acomodando vno cer- 
ca de otro , á lo largo, Bordo con Bor- 
do , i con muchos puntuales á vna , i 
otra parte , los pulimos tan fijos, que 
no fe podían mover , i aíl fe llenaron 
de Agua , hádala cubierta , fobre la 
qual en el CaftillodePopa, i en la Proa 
fe hicieron eftancias, donde pudiefe la 
Gente alojarfe , con intento de ha- 
cernos aquí fuertes, ii los Indiosqui- 
íiefen darnos algún daño , pues en 
aquel tiempo la Isla , no eftaba aun 
poblada , ni fujeu á los Chriítia-- 
nos. 

CJPITVLO Cl. Como el Almi- 
rante embib en Canoas, á dar avi- 
sb^defde Jamaica a la Efpañola^ 
i de que fe havia perdido con 
fu Gente. 

EStando fortificados los Navios, en 
cite modo , diftantes vn tiro de 
Billefta , de la Tierra de los In- 
dios, que era buena , i domeítica Gen- 
te , llegaron luego en Canoas , á ven- 
dernos fuscofas.i Baílimentosjporel de- 
feo, que tenían de adquirir las nueítras; 



) 

MIRANTE DE LAS INDIAS 

para que no huviefe difputa laguna 
entre los Chriftianos , i ellos en la 
compra, ni les llevafen mas de lo ho- 
nefto , i tomafen los otros lo que de- 
bían haver , nombro el Almirante dos 
perfonas , que tuviefeu cuidado de los 
Refcates , que llevalen , i que todos 
los días losdividiefen por fuertes , en- 
tre la Gente del Navio , porque en- 
tonces no teníamos en los Navios 
cofa alguna con que fu (tentarnos , pues 
nos haríamos comido la maior par- 
te de provifiones, la otra fe havia po- 
drido, i la otra perdido, al tiempo de 
embarcarfe en el Rio de Belén , don- 
de con la priefu,i la gana de embar- 
carfe, no fe havia podido recoger to- 
do lo que fe quería: iparafocorrernos 
de comida,quifo Nueftro Señor llevar- 
nos á aquella Isla, abundante debafti- 
mentos, baftantemente poblada de In- 
dios,defeofos de refeatar con nofotros; 
por lo qual venían de todas partes i 
traernos quanto tenían-, i para que los 
Chriftianos no faliefen en quadrillas 
por la Isla, fe quifo el Almirante forti- 
ficar en el Mar, i no acercarfe á Tierra, 
porque fiendo nofotros , por natura- 
leza , poco obedientes , ni el caftigo, 
ni el Prefecto bailarían á tener quie' 
ta la Gente , ni á impedirla que fue- 
fe á correr los Lugares , i Cafas de 
los Indios , para quitarles , lo que 
havian adquirido , i defpreciafen los 
hijos , i las Mugeres , de donde def- 
pues nacerían muchas contiendas , i 
tumultos , de que refultaria hacernos 
Enemigos , i quitándoles por fuere,» 
losBaftimentos , fe padecería entre no- 
fotros gran neceíidad , i trabajo : lo 
qual no fucediój porque la Gente ef- 
taba en los Navios , de donde no po- 
día falir fin licencia , i dejándolo 
notado : efto fatisfico mucho á los 
Indios ; pues por cofas de poquiíímo 
pre<rio,nos traían quanto necefíraba. 
mos , porque íi traían vna, ü dos Hu- 
tías, que fon como Conejos, les dába- 
mos en recompenfa vnerrete de Agu- 
jeta ; fi traían Hogacas de Pan , q UC 
llamaban Cacabi , hechas de raices de 
hierba , les daban , dos , ó tres 
cuentas de Vidrio, Verdes, ó Colora- 
das •, íi traían alguna cofa de gran can- 
tidad , fe les daba vna Campanilla , ¡ 
tal vez al Reí, i á los Caciques vn Ef- 
pegillo , algún Birrete colorado , ó 
vuas Tenacas.loqual les era cofa muí 
agradable: Con efte orden de refeate 
eftaba la Gente muiabaftecida, i abun- 
dan- 






^_- ■ 






Don Chrjstoval Colon 



danrc , de todo loque havia menef- 
rer , i los Indios, finenfado, en nueítra 
Compañía, i Vecindad. 

Pero íkndo necefarío bufear mo- 
do para volver á Caftilla , junto el 
Almirante á los Capitanes , i otros 
hombres de fu maior eftimaciou , pa- 
ra tratar con ellos el modo de falir 
de aquella priíion , i que á lo menos 
volvielen á la Efpañola , por que ef- 
tarfe allí con efperanga , de que al- 
gún Navio arríbafe,cra vna necedad, 
fin términos algnnos de ragon , i era 
impoíiblc penfar en fabricar alli algu- 
no de nuevo , porque ni tenían iriítru- 
mentos , ni Maeítrancja , que baftafc 
á hacer cofa buena , fino es en tiem- 
po mui dilatado, ó que no fuefeapro- 
pofico para navegar , fegun los Vien- 
tos , i corrientes , que reinan entre 
aquellas Islas * i van al Occidente, an- 
tes fe perJcria el tiempo , i procura- 
rían . nuelrra ruina , en lugar de im- 
pedirla : i aíi, delpucs de muchas con- 
sultas , determino el Almirante embiar 
a la Efpaúola á decir , que fe havia 
perdido en aquella Isla , i que le em- 
biafeu vn Navio , con Municiones,! 
Batimentos ; para efto eligió dos fu- 
getos , de quien fe fiaba mucho, i que 
lo ejecutarían con grande puntualidad, 
i gran coraron; digo con gran coragon, 
porque parecía temerario el pafo de 
vna Isla á otra, i impoíiblc hacerle en 
Canoas , como era precito, porque fon 
Barcas de vn Madero cabado , como 
queda dicho , i hechas de modo que 
quando eftán bien cargadas , no falen 
vnaquarta, fobre el Agua; demás, que 
era necefario, que para aquel pafo fue- 
fen medianas , que fi fueran chicas, fe- 
rian muí peligrólas , i fi grandes, no 
fervirian , por fu peío,á Viajes largos, 
ni podrían hacer el quefedefeaba. Efco- 
gidas, en fiii,dos Canoas apropoíito,pa- 
ra lo que queríamos, mandó el Almiran- 
te , en Julio de 1 5*05, que fuefe en vna 
de ellas Diego Méndez de Segura, 
Efcrivano Maior de la Armada , con 
feis Chriftíanos , i i o. Indios , que 
bogafen ; i en la otra embió á Bar- 
tolomé Frefco, Gentil hombre Ginovés, 
con otra tanta compañía 9 para que 
luego que Diego Méndez eftuvieíe en 
la Efpaúola, íiguicfe, fin parar, fu ca- 
mino ¿ Santo Domingo, que diílaba 
de donde citábamos cafi ¿fo leguas, 
i que volviefe Fiefco i traer noticia 
<ie que el otro quedaba pueílo en fal- 
vo , para facar de dudas » i temores 



1 I o 



de fi le havia fucedido alguna deígra- 
cia , la qual debia temerfe mucho, 
coníiderando,como hemos dicho,la po- 
ca renitencia de vna Canoa, en qual- 
quiera alteración de Mar ,i efpecial- 
mente haviendo dentro de ellaChrifa 
tianos, por que iendo Indios folos, no 
havria peligro tan grande; pues fon tan 
dicftros , que aunque fe les aneguen las 
Canoas en medio del Golfo , las vuel- 
ven á enderezar , nadando , ¡ fe meten 
cu ellas; pero porque la honra , i la ne- 
cefidad , hacen emprehender losmaio- 
res peligros , tomaron los referidos fu 
camino ,por la Coila abajo de la di- 
cha Isla de Jamaica , navegando acia 
Oriente , hafta que llegaron i la Pun- 
ta Oriental de la Isla , que llaman los 
Indios Aoamaquiquc , porvn Cacique 
de aquella Provincia , llamado aíi, que 
efta á 34. leguas de Maima , que era 
el lugar donde nofotros eftabamos for- 
tificados •, porque para atravefar de 
vna Isla á otra, era menefter navegar 
30. leguas , fin haver en el camino , fi- 
no vna Isleta , ó Efcollo , que difta 
ocho leguas de la Efpañola , i fué ne- 
cefario , para pafar por tal Golfo, 
en femejantes Bagelcs , que cfperafen 
aquí vna gran Calma , la qual quifo 
Diosviniele en breve. Haviendo metí»; 
do cada Indio en las Canoas , fu Ca„ 
labaca de Agua, i algunas efpecies,dc 
que vfan , i el Cac,abi , i entrado en ella 
los Chriftíanos , con fus Rodelas , i 
B^ftimentos,que neceíitaban, fe hecha* 
ron al Mar ; i el Prefedo , que havia 
ido con ellos al Cabo de Jamaica , por 
obviar que los Indios de la Isla no 1qs 
impidielenel Viaje en algún modo, fe 
eftuvo allí , hafta que venida la tarde los 
perdió de vifta , i fe vino poco á poco 
a los Navios , perfuadiendo de cami- 
no ala Gente del País, á que recibicf* 
nueftra amiftad, i comunicación. 

CAT1TVLO CU. Como fe rebe- 
laron los Torras , con gran paru 
de la Gente , contra el Almiran- 
te 9 diciendo , que fi iban d 
Cafttlla. 



P 



Amdas las Canoas á la Efpañola, 
empegó á enfermar la Gente, que 
quedaba en los Navios , aíi d® 
los grandes trabajos , que havían pa- 
decido en el camino, como de la rnua 
d»s»2a de comidas •, porque entonces 
I i no 









i 



IZO 



Historia del Almirante de las Indias 



no comían nada de Cartilla, nibebian 
Vino,ni tenían Carne , fuera de algu- 
nas Gutias , que alguna vez podían 
refeatar , de modo que pareciendo los 
que eftábán fanos , afpera vida eftar- 
fe tan largo tiempo encerrados , mor- 
muraban entre ellos , diciendo , que 
el Almirante no quería voWer á Ef- 
pañaj porque los Reies, le havian def- 
t errado , i que á la Efpañola podía 
ir menos ; pues al venir de Cartilla, 
fe le havia prohibido la entradaen aque- 
lla isla , i que los que havia embiado 
en las Canoas, iban a Efpañn, para que 
hiciefen fus negocios, i no para que 
traj'.'fen Navio, ni otro focorro, i que 
entre tanto que negociavan con los 
Reies Católicos , quería él eftarfe allí, 
obedeciendo fu deítierro , porque íi 
fuera otra cofa, iá huviera vuelto Bar- 
tolomé Fiefco , como fe havia publi- 
cado , que havia de volver. Demás, 
que no tenían certidumbre de que él, 
i Diego Méndez, no fe huviefen aho- 
gado en el tranfito , i íi fuefe aíi, ja- 
más tendrían focorro , ó remedio , íi 
ellos no fe difponian á procurarle 
por si mifmos ; pues el Almirante no 
fe hallaba en paraje de ponerfeen tal 
camino, por las referidas caufas, i por 
Ja gota , que tenia en todo el cuer- 
po , que cali no podía moverfe en la 
Cama ,bien lejos de meterfe entraba- 
jos , i peligros de pafar en Canoas á 
Ja Efpañola, i afi debían refolverfe con 
animo determinado i pues fe hallaban 
fanos, antes de caer malos , como los 
demás , loqual el Almirante no podía 
prohibirlos j i pueítos en la Efpañola, 
ferian recibidos, unto mejor, quanto en 
maior peligro ,le huviefen dejado ,por 
e! odio, i la esiemiflad , que le tenia el 
Comendador de Lares, entcncesGover^ 
nador déla Isla, i que en iendo á Caf- 
tiüa , hallarían al Obifpo Don Juan de 
Fonfeca , que les favorecería , i aun 
al Teforero Morales , el qual , por- 
que tenia por Dama vna hermana de 
los Porras , que eran las Cabecas de 
la conjuración, en las Naves ; i los que 
mas incitaban á todos, tenían por cofa 
cierta , que ferian muí bien acogidos 
de los Reies Católicos , delante de los 
qualcs fe atribuiría fiempre la culpa al 
Almirante , como havia fucedido en la 
Rebelión de la Efpañola con Roldan, 
i que ellos mas pteílo le prenderían, 
parí quitarles los Papeles , que tenia, 
que oblígarfe á obfervar ¿ loque ef- 
taba capitulado con él j con ellas co r 



fas , i otras feraejantcs , las repetidas 
perfu añones , que vnos á otros fe ha- 
cíanla efperanca, i fedicion de los Her.* 
manos Porras , vno de los quales era 
Capitán de la Nao Bermuda , i el otro 
Contador de la Armada , firmaron la 
conjuración 48 recibiendo a Porras 
por Capitán , i cada vno previno para 
el día , i hora , que determinaron , todo 
lo que era mas oecefario. 

Eít.mdolos Rebeldes en orden , i 
con las Armas, áti.i. de Enero, por 
la mañana, íalioá la Popa del Navio 
donde eítaba el Almirante , el Capi- 
raa Francifco de Porras, i le dijo: Se- 
ñor , que quiere decir , que no queráis 
ir a Q a fluid , i que os agrade teñirnos aquí 
h todos perdidas ; á que el Almirante, 
fínciendo tan arrogantes palabras, i tan 
fuera de la coitumbre , con que folia 
hablar , fofpechó lo que podía fer, il« 
relpondió con gran diíímulacion, i fo- 
íiego , no hallar modo de poder pafar 
harta que los que havian ido con las 
Canoas , le embiafen Navio , en que 
ir , i que mas , que ninguno defeaba 
la ida j por fu bien particular , j o e . 
neral de todos aquellos , de quien de- 
bía dar cuenta ; pero que íi pareciefe 
otra cofa , como en otras ocaíio- 
nes fe havian reducido los Capitanes 
i ios hombres Principales á exponer 
lo que fentian , i conviniefe también 
entonces , i quantas mas veces, fuefe 
necefario , lo mandaría ejecutar , para 
que cada vno difeurriefe por eí>e ne- 
gocio: A quereplicóPorras ,no haver 
iá tiempo para tantas palabras , fino 
que fe embarcafe luego, ó fe quedafc 
con Dios j i conefto, volviéndola ef- 
palda , repitió en voces altas : Ib me 
"¡>íi a Capilla , con los que quiíkren 
feguirme ■, i calo tiempo , todos los 
fequaces , que citaban prefentcs, em- 
pecaron á gritar fuertemente, diciendo: 
Queremos ir contigo , queremos i? contigo- 
i faltando, vnos por vna parte, i otros 
por otra, ocuparon los Caítilios , i ] is 
Gavias, con las Armas en la mano , ñn 
orden , ni juicio, gritando vnos, muera; 
i otros , a Cafti!ii,á Ca/Ulla-, i otros s /¿- 
ñor Capitán, qué haremos ; i ¡Hinque el- 
Almirante cuotices eftaba en ¡a Cama, 
tan poftrado de la Gota ,queno po» 
día tenerfe en pie , no pudo conrener- 
fe, fin dejar de levantarle, para andar, 
cojeando , por entre aquel rumor} mas 
apenas le vieron tres ,óquatro de los 
mas honrados fervidores luios, quando 
fe abracaron del , porque laGcnte cu- 
muí- 



Don Christoval 

mu'tuadanolc fnatafe,i le volvieron con 
gran trabajo á la Cama ; defpues fueron 
al Prefecto , que fe havia opueíto con 
animo valerofo , i vna Lai^aenla ma- 
no ,1a qual le quitaron por fuerza, i le 
llevaron con fu hermano , rogando al 
Capitán Porras , que fe fue fe con Dios, 
i que no quifiefe hacer tan malas cofas, 
que tocafen á todos, i que baftaba , que 
no huviefe impedimento , ni refiften- 
cia para fu partida , que (i fuefe caula 
de la muerte del Almirante , no podía 
efperar lino vn gran caftígo , íin elpe- 
ranga de vtilidad alguna. Sofegadovn 
poco el tumulto , tomaron los conju- 
rados 10. Canoas , que eftaban atadas 
al Bordo de los Navios, lasquales havia 
hecho el Almirante bufear , i comprar 
en la Isla , para valerfe de ellas en lo 
que fuefe necefario, por no quitarfelas 
á los indios , ni darles motivo de di- 
feuíion con los Chriílianos •, embarca- 
ron fe en eftascon tanta alegría, como li 
huvieran defembarcado en algún Puerto 
de Cartilla ; por lo qual otros muchos, 
que ignorábanla traición, defefperados 
de ver que fe quedaban, como penfaban, 
abandonados , llevando la maior parte, 
i los mas fanos, con fus haciendas, en- 
traron con ellos en las Canoas, con tan- 
tas lagrimas , i dolor de los pocos fie- 
les fervidores del Almirante, i de mu- 
chos enfermos, que havia, que imagi- 
naban quedaban para íiempre perdidos 
todos , i íin alivio alguno, i no ai duda 
que íi toda la Gente huv iera eftado fana, 
no huvieran quedado lo. hombres con 
el Almirante, el qual faiió á confortar 
fu Gente con las mejores palabras, que 
le dieron el tiempo , i el eftado de fus 
.cofas.. 

Los Rebelados,con fu Capitán Fran- 
cifeo de Porras , íiguieron en las Ca- 
noas fu Viaje , halla la Punta de Le- 
vante , defde donde atravefaron Die- 
go Méndez , i Fiefco a la Efpañola : i 
por todas partes por donde pafaban , ha- 
cían muchas injuriosa 'os Indios , qui- 
tándoles por fuerga losBaftimentos, i to- 
dos lo que les agradaba, dicien doles que 
fuefen al Almirante, que fe lo pagaría, i 
que fino lo pagafe , los daban licencia 
de que le matafen , en que harían lo que 
mas conveniente les fuefe •, porque no 
fo!o le aborrecían los Omitíanos , pe- 
ro él era la caufa de todo elmal délos 
Indios de toda la Isla, i que lo mifmo ha- 
ría con ellos, fino fe remediaban con fu 
muerte j pues con efte defignio fe que- 
daba á pobkir aquella Isla i caminando 



Colón izi 

de efte modo nafta la Punta Oriental 
de Jamaica , al primer buen tiempo, 
i Calma fe puíieron á pafar á la Efpaño- 
Ia , llevando contigo algunos Indios, 
que bogafen ; pero porque los tiempos 
eliaban poco firmes t i las Canoas muí 
cargadas , navegaban poco , i noeftan-i 
do á quatro leguas de Tierra, fe volvió 
el Viento contrario , lo qual les causo 
tan grande miedo , que determinaron 
volveríe á Jamaica ¿ i fucedió que co- 
mo no citaban dieftrosen governar Ca- 
noas , entró vn poco de Agua fobre e! 
Bordo , i tomaron por remedio alije— 
rarlas , arrojando al Mar quanto lleva- 
ban , íin dejar mas fque las Armas , i 
comida bailante para volverjpero refref- 
cando el Viento , i pareciendoies cor- 
rer algún riefgo para alijerarlas mas, 
determinaron hechar á los Indios en el 
Mar , como lo ejecutaron con algunos» 
i a, otros, que fiados en faber nad-r,fe 
havian hechado al Mar ; por el temor 
de h muerte, i iá muí cantados fe lle- 
gaban a! Bordo de las Canoas , para ref- 
pirar vn poco, lo« cortaban Jas manos, 
i los daban otras heridas , i afi mata- 
ron 1 8 no dejando vivos , íino algu- 
nos, que goveraafen las Canoas 3 por- 
que ellos no fabian hacerlo : i es bien 
cierto , que íi la neceíidad, que tenían 
de ellos , no los precisara a confesar- 
los , havrian puello en efecto entera- 
mente la crueldad maior , que fe puede 
penfar , no dejando ninguno de ellos 
vivo , en premio de haverlosfacadocon 
engaños, i ruegos, para fervirfede ellos 
en tan importante Viaje. Llegados á 
Tierra , huvo diverfos pareceres entre 
ellos , porque vnos decían, que era me- 
jor ira Cuba , i que defde allí adonde 
eltaban, podían tornar losV ientos Leban- 
tes, i las Corrientes á medio flanco, i pa- 
fando de efta forma, con prontitud, i fin 
trabajo , podrían arravefará la Efpaño- 
la , de vna Tierra á otra , no fabiendo, 
que eftaban 17. leguas diftantes ; otros 
decían, era mejor volver á los Navios, 
i ponerfe en paz con el Almirante, o 
quitarle por fuerga , lo que le havia que- 
dado, de Armas, i Refcate-, otros fue- 
ron de opinión , que antes que fe in- 
tentafe alguna cofa de eftas, fe efpen 
rafe allí alguna bonanza, ó calma, para 
volver aquel pafo , ioqusd tuvieron por 
mejor, i permanecieron en aquel Pueblo 
de Avamachiche, mas de vn mes,efpc- 
rando el temporal , i deftruiendo la Tier- 
ra : venida la Calma , volvieron á embar* 
carfe otras dos vecesj pero fin efecto, 

P®1 










Historia del Almirante de las Indias 












porque !os Vientos ¡es erancontrarios: 
por lo qiul defcfperados de confeguir 
lemejantc pafo, de Pueblo en Pueblo, 
íe fueron acia Poniente , muí difgnfta- 
dos, fin Canoas, i fin candido , comien- 
do ,á veces !o que hallaban, i otros, to- 
mándole á diferecion , fegnn el poder , ó 
reíillencia, que hacían los Caciques, por 
donde pafaban. 

CJPITVLO CIII.'Dekquehtfoel 

Almirante ^defpues que los Subleva- 
dos partieron á La Efpañolaj de fu 
advertencia para valer fe de vn 
Eclipfe. 

Volviendo aora á lo que higo el 
Almirante , partidos los Suble- 
vados , digo que higo folicitar, 
que á los Enfermos, que havian que- 
dado con él, fe les diefe el Vizcocho, 
que neceíltafen para fu curación , i que 



de haver vn Eclipfe de Luna; defdcJa 
prima noche , i mandó que vn Indio 
de la Efpañola , que citaba con nofo- 
tros , llámale á los Principales Indios 
de la Provincia , diciendo queria hablar 
con ellos en vna Metra , que havia de- 
terminado hacer •, haviendo venido el 
día antes de! Eclipfe los Caciques, les 
dijo; por el Interprete: que nofotrosera- 
mos Chi iii ianos, i creíamos en Dios, que 
habitaba en el Cielo , i nos tenia por 
fubdicos , el qual tenia cuidado de los 
buenos , i caltigsba á los malos ,Í que 
haviendovUtola Rebelión de los Chrif- 
tianos , no nos haviadejado pafar á la 
Elpañola , como havia pafado Diego 
Méndez , i Fiefco ; por lo qual havian 
padecido los peligros, i trabajos , que 
eran notorios en la Isla ,ilo mifmo lo 
que tocaba a los Indios; viendo Dios 
el poco cuidado , que tenían de traer 
los Baltimentos, por nueftra paga, i Ref- 
cate j porque eltaba tan irritado contra 
ellos, que tenia refuelto embiarles vna 
los Indios fuefen tan bien tratados , que grandiíima hambre, i pede, i porque no 



no dejafen de traer las Vituallas , que 
nos tta-ian -, eon amiftid, ídefeo denuef- 
tro refeate •, en que fe pufo tanta dili- 
gencia, i fe atendió tanto al modo, que 
en bre^e tiempo fanafen los Chriftia- 
nos , i algunos délos Indios proíiguie- 
ron en proveernos; pero porque fon Gen- 
re de poco trabajo para cultivar Cam- 
pos grandes, i confumiamos nofotros 
en vn dia , masque ellos en 10. havien- 
doles faltado entonces el defeo de nuef- 
tros Refcates.que iáeftímaban en poco, 
abracando el confejo de los Conjura- 
dos j pues vian tan gran parce de los 
nucítros contra nofotros, perdieron el 
cuidado de traérnoslas Vituallas , que 
necefirabamos , por lo que nos vimos 
en fumo trabajo ;pues fi queríamos to- 
marlo por fuerga , era necefarioque fa- 
liefemos todos a pelear, dejando al Al- 
mirante , que eftaba gravemente enfer- 
mo de íuG Ka,á gran riefgoen losN * vi os; 
i efperaráque de voluntadlos proveie- 
{cn , era apetecer mas miferia cada dia, 
pues les dábamos diez veces mas Ref- 
cates , que al principio , i fabian muí 
bien hacer fu negocio , pareciendoles 
tenían muí fegura fu ventaja •, por lo 
qual no fabiamos que modo tomarnos; 
pero como Dios nunca olvida, á quien 
fe le encomienda, como lo hacia el Al- 
mirante , le advirtió el modo que debia 
guardar para eítár proveído de todo, i 
fué efte. 

Acordófe, de que en el tercer dia havia 



le creerían , queria darles vna evidente 
feñal de eíto en el Cielo, para que mas 
claramente conociefe el caftigo, que les 
vendria de fu mano , í que afi aquella 
noche eítuviefen con atención al falirla 
Luna, que la verian venir airada infla- 
mada, denotando el mal,quequeriaDíos 
embiarlos: acabado el ragonamiento fe 
fueron los Indios , vnos con miedo , i 
otros , creiendo feria cofa vana } pero 
empegando defpues a falir la Luna, el 
Eclipfe quanto mas ibafubiendo,fe iba 
aumentando mas; tenían gran atención 
á efto los Indios , i les causó tan gran- 
de afombro, i miedo , que venían cor, 
riendo por todas partes á los Navios; 
cargados de Vituallas, con grandes llan- 
tos , i gritos , rogando al Almirante, 
rogafe a Dios en todos modos, que no 
ejecutafe fu ira contra ellos , prome- 
tiendo, que en adelante le traerían con 
gran diligencia , todo quanto neceíita- 
fe:áque el Almirante los dijo, queria 
hablar vn poco con fu Dios ; i fe en- 
cerró en tanto, que el Eclipfe crecía, i 
los Indios gritaban , que debia aíudar- 
losj i quando el almirante reconoció 
acabarfe 'a creciente del Eclipfe , i que 
volverla á aclarar , CdWó de fu Cunara, 
diciendo, que iá havia fuplicadoa fu Dios 
i hecho Oración por ellos, i que le havia 
prometido,en fu nombre, que ferian bue- 
nos en adelante , i tratarían bien á los 
Chriftianos , traiéndolos Batimentos, 
i las cofas necefarús ,i que Dios los 

per- 









Don ChriSToval Col 6n. 1x3 

perdonaba, í en feñal del perdón, verían, fecrecamente otraConju ración, para eje- 1 



que fe pafaba la Ira , é inflamación de 
la Luna ; los Indios viendo el efecto cor- 
refpondience a fus palabras, daban mu- 
chas gracias al Almirante , i alababan á 
fu Dios , i aíi eftuvieron , haíla que 
pasó el Eclipfe:De alli adelante tuvieron 
gran cuidado de proveernos de quanto 
necefitabamos, alabando continuamen- 
te al Dios de los Chríftianos ; porque 
losEclipfes quehavian vifto alguna otra 
vez, imaginaban ,que fucedianen gran 
daño fuio , i no fabiendo fu caufa, ni 
que fue fe cofa, que ha de fuceder,á cier- 
tos tiempos , ni creiendo,que ningu- 
no pudieíe faber en la Tierra , lo que 
pafabaen el Cielo , tenían por cofa cer- 
tifima , que el Dios de los Chriíllanos 
fe lo havia revelado al Almirante. 

CAPITVLO CIIU. Como entre 



cutar lo mifmoque ¡os primeros; pero 
viendo Nueftro Señor , el gran riefgo erc¡ 
que eftaba eIAlmirante,quifo remediar ef- 
ta fegunda fedicion, con la venida de vn 
Caravelon , el qual embiaba elGover^ 
nador de laEipañola: llego elle Bajel 
cierto dia por la tarde , cerca de los Na- 
vios , que eftaban anegados , i fu Capi-j 
tan , llamado Diego de Efcobar, fué en 
Barca á viíitar á el Almirante, diciendo- 
le, que el Comendador de Lares , Gover- 
nador de la Efpañola , fe le encomenw 
daba mucho , i que porque no podía 
embiarle prefto Navio, que baftafe para 
llevar roda aquella Gente, le havia era* 
biado á vifitarle en fu nombre , i le pre-* 
fento vn Barril de Vino, i medio Puer-j 
co falado , con lo qual fe volvió á la Ca- 
ravela , i fin tomar Cartas de ninguno^ 
fe partió aquella noche. 

Confolada la Gente con cita veni* 
los que havian quedado } con el Al* da, difimuló el tratado , que tenían orde- 
nado , aunque fe maravillaron , i fofpe- 



mirante , fe levanto* otra Conju~ 

ración , la qual fe fofegb con la 

venida de vna Car ave la 

EJpañola* 

HAviendo pafado ocho mefes, def- 
puesdela partida de Diego Mén- 
dez , i Bartolomé Fiefco , fin 
que fe huviefe tenido noticia de ellos, 
eftaba la Gente del Almirante con mu- 
cho pefar , fofpechando algunos , que 
el Mar , los havia anegado ; otros afir- 
maban, que los Indios de la Efpañola los dador Maior temia, i dudaba, que bue!« 
havian muerto \ i otros, que havian pe- to el Almirante á Caftilla , debían ref- 
recido en elcamino,por enfermedades, i tituirie los Reies Católicos fu Govier* 
otros trabajos; porque defde la punta mas no, i era necefario,que él le dejafe: poe 
vecina de Jamaica, nafta Santo Domingo, efto no quifo proveer opurtunamente, 
dondehaviandeirpor focorro,havia mas todo loque podía, para que el Almiran* 
de ioo.leguasdeMontes,afperifimos, por te pafafc á la Efpañola , i havia entibia^ 
Tierra,i de mala Navegación , por Mar, do aquella Caravelade Efpia ,parafabec 
por las muchas Corrientes , i Vientos con difimuló, el eftado del Almirante^ 
contrarios, que reinan fiempre en aque- i de qué modo podría obrar , para noper- 
11a Coila } i para aumentar mas la fofpe- derfe $ lo que íe conoció , de lo que fu- 
cha,alegaban,que algunos Indios havian cedió á Diego Méndez , el qual embi© 



charon mal de la priefa,con que vino el 
Capitán , i fecretocon que havia bueltOg 
i creieron fácilmente , que el Comen* 
dador Maior no quería, que el Alrai- 
tance pafafe á la Efpañola , el qual vaa 
liendofe de efto,los dec ia, que el lo havl» 
difpuefto, como havia fucedido § por* 
que no qneria partir de alli , fin llevar- 
los* todos juntos,á que no bailaba aque- 
lla Caravela , ni quería que de fu efta-; 
do , fe figuiefen otras platicas , é in- 
convenientes, por caufa de los Sublevan 
dos $ pero la verdad era, que el Comen- 



vifto vn Navio trabucado , i llevado, por 
la furia de las Corrientes, por la Cofta 
de Jamaica abajo, loque fe havia fernbra- 
do tanto por los Sublevados, para cor- 
tar del todo la efperanga del alivio á 
los que eftaban con el Almirante. Pues 
teniendo ellos entonces, por cierto, que 
no podía llegar focorro a'^uno , yn 
Maeftro llamado Bernardo Efpecial, Va- 
lenciano , i otros dos compañeros, lla- 
mados Zamora , i Viljat^ro , hicieron; 



eferito fu Viaje, con el Caravelon, que 
havia fido de efta manera. 

CAT. CV. Comofefupo lo que havia 

fucedido en fu Viaje , á T)iego Men$ 

dezj a Fiefco. 

Partiendo Diego Méndez , i Fiefco 
de Jamaica, en fus Canoas , aquel 
dia ,que tupieron buea dempo d« 
KK CaL> 







12-4 Historia del Admirante di las Indias 

Calma , con el qual navegaron , hállala je , que de lo. leguas j i 
tarde , esforzando , i animando á los In 



dios á bogar,con aquellas palas, de que 
vfan en lugar de Remos, i íiendoel ca- 
lor masintenfo, para, refrigerarfe , i re- 
mediarfe , fe arrojaban ¿d M=»r , para na- 
dar vn poco , i luego volvían frefcosal 
Remo , i navegando de efte modo , i 
raiendo el Agua , al ponerfe el Sol per- 
dieron de vida la Tierra, i mudandofe 
de noche , la mitad de los Indios, i de 
ios Chriltianos, para bogar, i hacer guar- 
da , aunque ¡os Indios no tenían in- 
tención de cometer traición , navegaron 



porque las 
Aguas , ¿eCdc Jamaica á la Efpañola, 
fon contrarias al Viaje , que fiempre fue- 
le penfarfe mas dilatado , por el que pa- 
dece mas, de manera, que venida la tar- 
de , haviendo hechado en el Mar vnc 
que havia muerto de fed ,eftando otros 
tendidos en el P !an de la Canoa , fe halla- 
ban tan atribulados de efpiritus , tan 
débiles , i fin mercas , que no hacían 
caíi ningún camino; pero íi poco apoco, 
tornando alguna vez Agua del Mar, para 
refrefear la Boca , que podíamos decir, 
que es remedio, que vsó nueftro Señor 



— «_._-». , — - D x -».v,, kjuv, . ov uin.ti.iv ocnor 

toda aquella noche fin parar, de modo, quando dijo Sttio : figuieron comopo- 



que con la venida del dia, citaban todos 
muí cantados ; pero animando cada vno 
de los Capitanes á losfuios, i tomando 
ellos mifmos alguna vez los Remos, def. 
canfados algo , í reftaurado el vigor, 
perdido de la noche pafada , volvieron 
á fu trabajo , no viendo mas que Agua, 
i Cielo , que era bailante para afligir- 
los mucho , i de ellos podíamos decir 
loque deTantalo , queteniendo el Agua, 
vna quarta diílante de la Boca, no po- 
día quítarfela fed, como fucedia aque- 
llos , los quales eftuvieron en grandiíi- 
mo trabajo: Por cito, i por el malgo* 
vierno de los Indios , que con el gran 
calor del dia,i de la noche pafada, fe bebie- 
ron toda el Agua , fin mirar á lo de 
adelante : Todo trabajo, i Calma, era 
infoportable , quanto mas fe levanta- 
ba el Sol , en el dia fegundo de fu 
partida, tanto mas crecía el calor, i la 
fed en todos: de manera, que al Medio- 
día , les faltaban a todos las fuerzas, 
i como en tales tiempos deben fuplir 
las faltas de los pies , i las manos , el 
cuidado, i vigilancia del Capitán , has 
liaron dos Barriles de Agua , con di- 
chofa fuerte, los Capitanes, i con eílo 



j . . o --w.w jo- 

dian , ím que la fegunda noche huviefen 
viílo Tierra. 

Pero como eran embiados por los que 
Dios quería falvar,los concedió la gra-i 
cía , que necefitabanentangran traba-) 
jo , permitiendo , que Diego Méndez 
vicfe al faiir la Luna , que falia fobre 
1 ierra j porque la cubría vna Islcta, á 
modo de Eclípfe , i de otro modo, no 
huvieran podido verla , porque era 
muí chica, i fer la hora , que era; ef* 
to les causó grande alegría , confortan- 
dolos , i enfeñandolos la Tierra , i los 
dio t<m grande animo, haviendolesre-l 
partido antes vn poco de Agua del Bar- 
ril , que bogaron , de modo que a la 
mañana figuiehte , fe hallaron fobre U 
Isla Ja qual decían , diftaba ocho le- 
guas de la Efpañola , llamada Navac;3, 
hallaron que toda era de piedra viva al 
rededor , i de media legua de circuito, 
i defembarcados , donde mejor pudie- 
ron , dieron muchas gracias á Dios, poc 
tanto focorro ; i porque no havia en 
ella Agua dulce viva , ni Árbol , fino 
Peñafcos , anduvieron , de vno en otro» 
recogiendo , con Calabazas , el Agua llo- 
vediza , que hallaban , de que Dios les 
focotnendo con algunas gotillas a los d.o tanta abundancia , que fué baftan^- 
Ind 10 s , los foftuvieron hafta el frefeode te para llenar los vientres , i los ba-< 
la tarde alentándolos ,i afegnrandolos, fos , i aunque algunos advertían á los 
que prelto llegarían a yna Isleta , lia- otros bebiefen con regularidad , anfio- 
mad.a Navaca queeitabaen el Viaje á fos con la fed , fe hartaron algunos In- 
8. leguas de dühncu de la Efpañola* dios, i f e murieron allí , i otrof «!•{ 



porque demás de la gran fatiga de la 
fed , i haver bogado dos dias , i vna 
noche, tenían perdido el animo , por 
imaginar , que havian errado el cami- 
no, aunque fegun fu cuenta , havian 
navegado entonces 20. leguas, i á fu 
parecer debian haverla vifto j pero lo 
cierto , es que los engañaba la fatiga, 
i flogedad, que tenían , porque bogan- 
do mui bien vna Barca , ó Canoa , no 
puede hacer vn d.ú,i vna noche,mas Via- 



fermaron. 

Ha viendo de fcan fado aquel día, haf- 
ta la tarde en la Isla , recreandofe , i 
comiendo loque hallaban enl« orilladel 
Mar; porque D\ca,o Mendez,havi a lleva- 
do configo los Inflrumentos de facar 
lumbre ,con mucha alegría de eftar á la 
villa de la Efpañola j i porque no les 
diele algún mal tiempo, difpufieron dar 
ha al Viaje , i volviendofeá embarcar, 
tomaron en derechura acia el Cabo de 

San 



San Miguel , donde fin tanto trabajo 
llegaron al diaíiguiente ,queerael quar- 
to , que havian falido de Jamaica. 

Queda Bartolomé Ficfco volver 
deíde aili, a dar quenta al Almirante del 
Viaje , i faceto de fu Navegación , como 
lo havia ofrecido -, pero los Efpaño'es, 
c Indios , que havian de venir con él, 
fe hallaron tan canfados , i defeaidos 
del trabajo delosriefgos antecedentes, 
que ninguno pudo feguirle, i Diego Mén- 
dez continuo fu Viaje , por Tierra, 
con gran priefa ; i atravefando muchos 
Monees , llegó á la Provincia de Suraña, 
donde eítaba el Comendador de Laresj 
Nicolás de Ovando, el qual le recivio 
con mueftrasde alegría, i compa6on,ofre- 
ciendole fo;orrer al Almirante, promp- 
tamente ; dándole á entender con pa- 
labras tnui fentidas , la laftima , que le 
caufaba eleílado en que quedaba ; pero 
fe conocía , que era difimulacion j pues 
dilató mucho tiempo cumplir , lo que 



Don Christoval Colón 



*%ff 



con efecto , fueron dos , ofreciendo 
el Perdón, i defpues de muchos con- 
fejos , que tuvieron entre ellos , cu 
que concurrían los Principales , fué fa 
refolucion i que no querían fiarfe del falvo 
conducho , i perdón , que el Almiran- 
te lesembiaba, fino que voluntariamen- 
te andarían por la Isla , con quietud, 
fi el Almirante prometiefe darles vil 
Niavío , ft víniefen dos , í íi no viníeíe 
mas de vno , la mitad 5 i entretanto, 
porque havían perdido fus haciendas 4 í 
Refcates en el Mar , que partíefe cora 
ellos ¿ lo que tenia : á que refpondie- 
ron los qne havian ido , que no eran 
condiciones razonables las que propo- 
nían i i interrumpiendo los, dijeron qué, 
pues efto no fe les concedía, por afec- 
tóle ellos lo tornarían por fuerga.á dife 
crecion fuía , con lo qual dieron licen- 
cia á los Embajadores para que fe fue-! 
Cen t interpelando en mala paítelas ofer- 
tas del Almirante, i diciendo á fus fe- 



mamteltaba por fus palabras, no obftan- cuaces * que era hombre cruel, i venga- 

te lacontinnada imnnrfunaí-inn de P)ip. m 4 w~ i -.,„ „ j i • r ? 



te lacontinuada importunación de D¡e 
go Méndez , í las infancias , que con 
diferentes rabones, hacia todos losdiass 
ial fin, defpues de muchosruegos , le 
permitió; ir á la Ciudad de Sanco Do- 
mingo , á comprar vn Navio, i abas- 
tecerle, á cofta del Almirante j paraeovs 
biarfele , como lo ejecutó Diego Men 



tivo , í que aunque nodebieíeii temer 
del , que tuviefe atrevimiento, para ha-> 
cer ninguna cofa eií fu daño , por los 
favores,que tenían en la Corte , con to- 
do efo era razonable, quiíiefe tomar ven- 
ganza de los otros , fo color, i con nom* 
brede caftígo, i que por ello Roldan, 
i fus Amigos , no fe havian fiado del, 



- ■ N x _ y, .Z ■"**"&"•' » "« «• "avian íiáuu aei, 

dez , el qual defpues fue a Cartilla ,para ni fus ofertas en la Efpañola, i ¡es havií 



dárcuenta álosReiesCatolicosde nuef- 
tra vltima navegación. 

CAPTTVLO CV1. Como los Rebe* 

lados ,/f volvieron contra el Almi* 

rante , no queriendo entrar en 

ajujle alguno. 

Viendo Porras , i íu Gente, la ma- 
la ventura , que fe le feguia , de 
eílar fuera de la obediencia, canfa- 
dos de las iniquidades, que hacían con- 



falido bien , haviendo fido tan favores 
cidos , que le embiaron con grillos £ 
CaíHlla, i que no tenían ellos menor cau- 
fa , ó efperanga de hacerlo; i parabor«¡ 
rar qualquier concepto , que fe forma- 
fe en la venida de la Caravela, con las 
novedades de Diego Méndez , daban 
á entender á todos , que la que havú 
venido no era Caravela verdadera, fino 
fingida , i fabricada por Nigromancias 
porque el Almirante fabia mucho de aquel 
Arte, i era verifimíl , que ñ realmente 
fuete Caravela , no huviefe tratado mas 
la Gente , que venia en eíla^ con la del 



, , ,. * , - * íi, 7 — » ^ ' *- ,ua vn «»ndj ton ia aei 

tra los Indios , los quales nos daban de Almirante , ni que fe defapareciefe tan 



comer de miedo i determinaron irfe al 
Almirante , i luegoquelo fupo, previ- 
no, que no fe tratafe con ellos; algunos 
los perfuadian , que no redujefen á la 
Gente á arrepeneirfe de lo hecho ^ima- 
ginando, como en efecto era, que el Al- 
mirante los embiaria perdón general; 
pero no fe pudo detener tanto la Gente, 
que no fupiefe las novedades , la ve- 
nida de la Caravela , la falud , i buen 
eftado de los que eftaban con el Almi- 
rante , i las ofertas , que los hacien , i 



prefto , antes bien era creíble , que quan> 

dofuefe Caravela, fe huviefe embarcado 

en ella el Almirante, con fu Hermano , í 

fu Hijo: con eftus, i otras femejantes pala» 

bras dirigidas al mifmo propofíco ,'vol- 

vieron á confirmarfe en fu Rebelión, í 

fe aprefuraron defpues á refolverfe á íc 

á los Navios , i tomar por fuerza lo 

que hallafen , haciendo priíionero al 

Almirante 

Í4£¿ 












ixó 



Historia del Almirante di las Indias 






ha- 



cer. 



CAPITULO CVIL Como 
'viendo llegado los Rebeldes 
ca de los Navios , /alio el Prefec- 
to a darlos Batalla. , i los ven- 
cid , prendiendo al Capi- 
tán Torras. 



P 



Erfeverando los Rebelados en fu mal 
animo , i propofito, llegaron halla 
vn quarto de legua de los Navios, 
á vn Pueblo de Indios llamado Maima, 
donde defpues fe pobló vna Ciudad, lla- 
mada Sevilla. Entendida por el Almi- 
rante la intención con que venían ,re- 
folvio embiar contra ellos al Prefecto fu 
hermano , para que con buenas pa abras 
los redujefe á juicio, i arrepentimien- 
to •, pero con compañía bailante , para 
que fi quiíiefen ofenderle, pudiefe reíif- 
tirlos : con ella deternainacioniacó el 
Prefecto zf. perfonasbien armadas ,di£ 



defpues de fu Rebelión , i otros rhUchós 
quedaron en Tierra mal heridos, i prefo 
el Capitán Francifco de Porras. Vien- 
dofe tan maltratados , como Gente vil, 
i rebelde , hecharon á huir ,á quien mas 
podia ; el Prefecto quifofeguír el alcan- 
ce ; pero algunos de los Principales le 
detuvieron •, diciendole, que era bueno 
el calligo j pero no con tanta feveridad, 
i no convenía matar muchos , porque 
los Indios , no entrafen en confideracion 
de poder dar lobre los vencedores ; pues 
iá fe ha vían todos pueílo en Arma, 
efperando el fucefo del Combate , fin 
arrimarfe á vna, ni aotraparte: teniendo 
porfeguro efte buen coníejo , recogió fu 
Gente el Prefecto, i fe volvió á los Na- 
vios con el Capitán, i otros prefos.donde 
fue bienrecividó del Almirante fu Her-¡ 
mano,í de los que havian quedado con 
éljdandomuchasgracias á Dios de tanta 
victoria, procedida de fu mano,en que 
los fobervios , i los malos , aunque eran 
mas fuertes , havian recibido fu caftigo, 



pueílasá pelear en qualquiercafo,havien- * perdido la fobervia, fin que de nuef- 



do llegado á vntiro deBallefta del Pue- 
blo, marchando por vna Colina ,defcu- 
biertos por los Rebelados, euibiaron á los 
dos que havian ido con la embajada pri- 
mero, para que volviefen á proteílarlcs 



tra parre , huviefe herido alguno , fino 
es el Prefecto, en vna mano, i vn Maef-j 
tre Sala del Almirante, que de vna heri- 
da brebe de vna Langa, murió. 
Pero volviendo á pos Rebelados, digo, 



la paz , i que fin hacer daño, fe abocafe el que Pedro de Ledefma ( aquel Piloto de 
Capitán con ellos quietamentejpero por- quien digirnos, quehavia idojcon Viccn- 



que no era menos el numero de los Re- 
beldes, ni inferiores , en valor los otros, 
por fer cafi todos Marineros, feperfua- 
dieron los Rebeldes,á que los que venían 
con el Prefecto,fuefe Gente débil, que no 
fe atrevería a darlosBatalla,por lo qual no 
quilieron queloshablafenlos Embajado- 
res , antes con las Efpadas defnudas, 
i las Langas, que tenían en las manos, 
hechos vn jEfquadron {, empegaron á 



te Iañez, a Honduras , i que fué á Tierra, 
nadando enBelcn)caió el dia de la Batalla 
por vnas Barrancas abajó, i eítuvooculs 
to , harta el figuientepor la tarde , que 
no fabiendo nadie de él, fino los Indios, 
i ignorando ellos, como cortaban nuef- 
tras Efpadas , le abrían las heridas con 
las Flechas , de las quales tenia vna en 
la Cabega , que fe le vían los fefos, 
otra en la Efpalda , de que tenía col- 



dar gritos, diciendo ■> mata, mata, i afal- gando el braco i otra en vn Muslo ,caí¡ 
tando á el Efquadron del Prefecto , ha- 
viendo jurado feis de los Rebelados , que 
eran tenidos por los mas valientes, de 
no apartarfe vno de otro, fino juntarfe 
contra la perfona del Prefecto , porque 
muerto él, no havia que hacer cuenta de 
los demás ; pero quifo Dios, que todo 
les íiicediefe al contrario , porque fue- 
ron tan bien recibidos , que al primer 
encuentro , caieron en Tierra , cinco , ó 
feis , la maior parte de los que venían 
conjurados contra el Prefecto , el qual 
dio fobre los Enemigos , con tanto va- 



lor , que en poco tiempo, fué muerto 
Juan Sánchez de Cádiz, de quien huió 



cortado el huelo, i otra en el pie ,como 
ñ le huvieran cortado vna foleta, def- 
de el carcañal á los dedos del pie : con 
tantos males ; quandole enfadaban los 
Indios , los decía , dejadme , porque fi 
me levanto , haré , &c. i con cftas ame- 
nagas, huían loslndiosde miedo j pero 
haviendofe fabido eíto en los Navios^ 
fué traído á vna cafa de paja , cerca de 
ellos , donde los Mofquitos , i la hu- 
medad bailaban á acabarle aquí. En lu- 
gar de Trementina , que era necefaria, 
le quemaban las heridas con Aceite , que 
eran tantas , demás de las que hemos 
referido, que juraba el Cirujano, que en 



Quivio , i vn Juan Barba , que fué el los primeros ocho días, que le curó, fiem 
primero á quien Yo vi facar la Efpada prc hallaba nuevas heridas j i por vltimo 



Don ChriIToVal Colon 

Taño , haviendo muerto vn Maeftre Sala, 
de quien no fe temía cfta dcfgracia; 
El dia figuiente , que era el Lunes zo. 
deMaio , los que havianhuido, embia» 
ron vn Memorial al Almiraate, fupli- 
eandole humildemente vfaíecon ellos de 
mifericordia , porque eftaban arrepen- 
tidos de lo quehavian hecho, i querían 
volver a fu obediencia , concediólo el 
Almirante á todos , i los dio Perdón 
General, con calidad, de que el Capitán 
quedafe prefo , como lo eftaba , para 
que no díeíe caufa a nuevo tumulto: i 
refolvióembiar vn Capitán con Merca- 
derías , á refeatar por la Isla, i aman- 
tenerla en jufticia , hafta que vínieferi 
los Navios que fe efperaban , acom- 
pañado de efta Gente $ porque íi fe jun- 
tara con la de los Navios , ferian fre- 
quentes palabras defagradables , entre 
vnos,i otros,de que nacen tuidos, i hacen 
revivirlas lujurias olvidadas,ó diíiinu- 
lacks , de que proceden defpues nuevas 
queíliones , i tumultos : i además de 
efto, porque no parecía poíibie, que fe pii* 
dicfealojar,con coi)veniencia,tanta Gen- 
te en los Navios, ni mantenerle, por- 
que empegaban á padecer mucho , por 
falta de Baílimentos , los que eraban 
allí. 



CJPITVlO CVIII.fvltimo, co- 
mo el Almirante pasb á la Efpa- 
ñola 3 i de alli a Cajiilla , donde 
fue Nuejíro Señor férvido di 
llevarle a fu Santa Gloria , en 
Valladolid. 

R Educidos ala obediencia los Chrif- 
tisnos , i los Indios , tuvieron 
eftos cuidado de proveerlos, por 
Refcates , en quepafaron algunos dias, 
i fe cumplió vn año , que haviamos 
llegado á Jamaica: En eíle tiempo llego 
vna Nave, que havia comprado Diego 
Méndez, í bíftecido en Santo Domin- 
go, con caudal del Almirante , en la qual 
fe embarcaron Amigos, i Enemigos , i 
á 28. de Junio , nos hicimos á la Vela' 
con bailantes trabajos, por fer mui con- 
trarias , continuamente, las corrientes, 
i los Vientos, comohemos dicho ,que lo 
fon fiempre,al volver de Jamaica,! San- 
to Domingo , en cu io Puerto entramos 
con el maior defeo dedefeanfará i5.de 
Aj?oíto de ifo4 donde el Governador 
referido , higo grao recibí miento al Al- 



mirante , i le dio fu Cafa para alojar- 
fe ; i como íi eftafuefe la Paz del Ef- 
corpion , por otra parte dio libertad 
á Porras , que havia (ido cabera , de 
la Rebelión , i procuró caftigar á los que 
intervieron en fu priíion , i quifo en- 
tremecerfe eií juzgar otras cofas, i de- 
litos , que folo tocaban á los Reies 
Católicos , que eran los que haviari 
embíado al Almirante por Capitán Ge* 
neral de la Armada. Hacía elGovema«j 
dor eftas caricias al Alniirantej con fai- 
fas rifas , i difimulos en fu prefencia¿ 
i duró efto, hafta que fe compufo nuef- 
fro Navio , i fe fletó vna Nave ,en qué 
fe embarcaron el Almirante ,( fus Parien- 
tes , i Criados , quedandofe la maioe 
parte de la otra Gente, en la Efpañola. 

Haciéndonos á la Vela á 1 z. de Sep- 
tiembre , falimos por el Rio , dos le* 
guas, al Mar, donde fe hendió el Arboí 
del Navio , hafta la cubierta, i nofo- 
tros fe güimos el Viaje á Cartilla , en el 
qual haviendo tenido buen tiempo caí! 
á el tercio del Golfo, nos embiftió tari 
terrible tempeftad , que pufo ala Nave 
en gran rieígo ai el dia figuiente, Sába- 
do 19, de Octubre ¿ haviendo ía, bo«* 
nanga ,- i eftando defeanfados , fe 
rompió el Árbol Maíor , en quatro pe- 
dagos : pero el valor del Prefecto , i el 
ingenio del Almirante , que fe hallaba 
entonces en la Cama poftrado de la Gotaj 
hallaron remedio , haciendo el Árbol mas 
chico de vna entena , i fortificándola 
mitad del quebrado, con cuerdas, i ma- 
dera de los Cadillos de Popa , i de Proa,' 
los quales deshicimos: En otra tempsf- 
tad , fe nos rompió la Coníramefana , í 
quifo Dios , que navegaíemos afi/oo. 
leguas, al fin de las quales , llegamos 
al Puerto de San Lucar de Barrámcda* 
i de alli fuimos á Sevilla, donde def- 
cansó algo el Almirante ,de fus traba- 
jos, hada el mes dcNfaio del año de fQf¿ 
que fué ala Corte del Rei Católico, por- 
que iá el año antecedente, havia pafado 
á mejor vida la Gloriofa Reina Doña 
Ifabél , infelicidad , que íintió el Al- 
mirante , con grandes dcmoítracioneSj, 
perqué era la que le manteuia,i favo- 
recia , haviendo hallado fiempre al Reí 
poco apacible , i aun contrario á fus 
negocios , lo qual fe vio mas claro eri 
la acogida, que entonces le higoj pues 
aunque en la apariencia, le recivió con 
buen fcmblante , i fingió volver á po- 
nerle en fu eftado % no tenia volun- 
tad de privarle totalmente, fino lo huvie- 
fe impedido la verguenga • que como 
Ll éh 



1 












2. 







07/75" 



ii,8 Historia del Almirante de las Indias 



dicen , tiene gran fuerga en los ánimos 
nobles fu Alreca mifma , i laSercnifima 
Reina, le embiaron quando partió áfu 
Viaje ; pero dando entonces las Indias, 
i fus Cofas , mueítra de lo que havun 
de fer , i viendo el Rei Católico la 
mucha parte , que en ellasjcenia el Al- 
mirante, en fuerza de lo Capitulado con 
él , inttmtataba quedarfe con el abfo!u- 
to dominio de ellas , i proveer á fu 
^voluntad losOficios,que!etocaban;por 
oqual empegó á mandar fe le;propufie- 
en nuevosCapitulos de recompenfa, á lo 
qual nodió lugar Dios, porque enton- 
ces el Sereniíimo Rei Felipe I. vino á 
rc inar á Efpaña ,| i al tiempo , que el 
Rei Católico faliódc Valladolid ,á re* 
cibirle, el AJmirante, quedó muiagrava 



perpetua Memoria de fus maravillo-. 
fos hechos, en el Defcubrimiencode las 
Indias ,vn &pttanQ,en Efpañol , que 
decia: 

A Castilla , y a León 
Nuevo Mondo dio Colón. 

Palabras verdaderamente dignas de gran 
confiderscion de agradecimiento ; por. 
que , ni en antiguos , ni modernos, 
fe lee de ninguno , que aia hecho ef- 
to i por lo qual , quedará Memoria Eter- 
na en el Mundo , de que él fué el pri- 
mer Defcubridor de las Indias Occiden- 
tales j como también, qué tiempos def- 
pues fueron álaTicrra-Firme , Hernan- 
do Cortés, i FrancifcoPigarro, defeu- 



do de Gota , i otras enfermedades , que briendo muchas otras Provincias,i Rei- 



no era la menor , el dolor de verfe caí- 
do de fu pofefion , i en eftas congojas 
dio el Alma á Dios, el diade fuAfcen- 
íion ,á zo. de Maio de Mdv. en la re- 
ferida Villa de Valladolid , haviendo 
cibido antes todos los Sacramentos de 
la Iglefía, idichoeftasvltimas palabras 



nos grandiíimos-, pues Cortes idcfcubrió 
la Provincia de lucatán , llamada Nueva 
E/pañá, con la Ciudad de México , po-? 
feida entonces del gran Morecuma , Em- 
perador de aquellas Tierras ; i Pic;arro 
defeubrió el Reino del Perú t que e$ 
grandiíimo, i de muchas Riquezas , vfur- 



IM MJNUS tUyíS.DOMINE , COM- pado por el gran Rei Atavalipa de cuias 

Provincias , i Reinos, fe conducen á Ef- 
paña tantos Navios, cargados de Oro, 
Plata, Brafil, Grana, Acucar , i otras 
muchas cofas de gean valor, fuera de las 
Perlas , i otras Piedras preciofas 5 por 
las quales , Efpaña , i f us Reies flo^ 
recen oi con abundancia de 
Rique^ai. 



M£NDO SPIRITUM MEUM, el qual 
por fu alta Mifericordia , i Bondad , te- 
nemos por cierto , ^ue le recibió en fu 
Gloria,<3¿ quam nosperducat. Amen. 

Su Cuerpo fué llevado defpuesá Sevi- 
lla , i enterrado en la Igleíia Maior de 
aquella Ciudad, con Pompa fúnebre , i 
de orden del Rei Católico , fe pufo, para 



LAUS DEO. 

































1